AL ABRIGO DE LA OSCURIDAD

AL ABRIGO DE LA OSCURIDAD ES

Ligia Osorno  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
16Capítulos
345leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Fátima es una estudiante de psicología, joven y guapa, no se imagina el oscuro secreto que se guarda en la ciudad ni tampoco que su abuela forma parte de él, cuando al fin sepa la verdad, deseara no haberse enterado nunca.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
16 chapters
UNA HERMOSA CIUDAD AZUL
"La gente nunca está convencida de tus razones, de tu sinceridad, de tu seriedad o tus sufrimientos, salvo si te mueres".                                 Albert Camus“El suicidio es un acto poético; correr a los brazos de la muerte sin que nada más importe, eso es determinación. La vida es un permanente adiós”.    Cristian A. M.“No existe nada más difícil que seguir existiendo aún después de la muerte del espíritu”.     Anónimo "El acto más importante que realizamos cada día es tomar la decisión de no matarnos".       Albert Camus  CAPÍTULO 1Muchas ciudades lucen impactantes, hermosas: calles centrales amplias e iluminadas; centros comerciales, restaurantes y parques para escoger, pero entre ellas, existen algunas que guardan de forma hermética historias osc
Leer más
UN DÍA NORMAL
 CAPÍTULO 2La Universidad del Estado, era una prestigiosa escuela: se encontraba entre las mejores del país, su nivel le daba para competir con muchas a nivel Latinoamérica. Entre sus facultades, una de gran nombre era la de psicología, más ahora con la ola de suicidios que parecía aumentar como resultado de la depresión y el aislamiento a causa de la pandemia. En unas instalaciones modernas y cómodas pocos estudiantes asistían debido a las restricciones, para evitar aglomeraciones y la propagación de la contagiosa enfermedad.Fátima había asistido a la facultad para una constancia escolar, ahí en el patio encontró a su amiga.—¿Qué tal? ¿Qué andas haciendo por aquí? —saludó Blanca.La chica caminó hasta quedar a corta distancia para poder responderle.—Todo bien.  Vine por un trámite que no pude realizar por línea.—¡Qué lata! —exclamó la chica—, hablando de otra cosa, ¿qué cuestión expondrás en tu ensayo? Quiero empezar
Leer más
MELINA Y HORACIO
CAPÍTULO 3Mientras el horizonte devoraba de forma lenta al astro rey, Melina viajaba en el transporte público de regreso a su departamento.Aprendió a transportarse con lo indispensable, el celular más barato, dos billetes de baja denominación escondidos, un asalto a la luz del día era lo común en la gran ciudad del Caribe.Atenta y en alerta, con la mano dentro del bolso, necesitaba tocar el gas pimienta, eso calmaba un poco la ansiedad de ser casi la última de aquel trayecto. En absoluto faltaban los tipos repugnantes de miradas lascivas, más por ser una chica muy guapa, complexión delgada, y el uniforme blanco de enfermera le daba un aire angelical.La puerta se abrió y la penúltima pasajera descendió. Sin saber el porqué la chica empezó a sentirse ansiosa, percibió la humedad de las palmas producida por el sudor nervioso, al grado que se le
Leer más
ANA Y ÁLVARO
CAPÍTULO 4Ana caminaba por las calles del centro de Ciudad Azul, el calor sofocante ardía al introducirse en las fosas nasales, ese día en particular llegaba a cuarenta grados y una sensación térmica de cincuenta grados. Sentía cada parte de su piel mojada por sudor, se había echado perfume unas tres veces por sí su desodorante veinticuatro horas, no lo era.  Con esos calores era común encontrar personas apestando, ella intentaría no ser una.Odiaba cuando la mandaban a realizar las operaciones bancarias, de manera normal era la asistente de la contadora quien hacía esas diligencias, pero se encontraba enferma y faltó al trabajo.Finalizó dicha labor casi a la hora de salida, por lo que pasó al lugar, solo para dejar las fichas, tomar su bolso y encaminarse a su domicilio. En los días calurosos como este en ocasiones se le antojaban unas cervezas, bien heladas con mucho limón, salsa inglesa y unas gotas de salsa Tabasco. En el cami
Leer más
UNA ABUELA AMABLE
CAPÍTULO 5Fátima era una estudiante muy dedicada, anhelaba presentar un buen trabajo, sin más demora días atrás había iniciado su investigación.Nadie en la familia hablaba del suicidio del tío Eusebio, o si lo mencionaban era a medias, por lo que se armó de valor y fue a la casa de su abuela, necesitaba respuestas, para el ensayo y de manera personal.—Buenos días, abuela —exclamó en el momento que entró al hogar de aquella mujer de más de sesenta años.  el cabello semejante a una bola de algodón, le daba un aspecto de fragilidad; sin embargo, la dama poseía un espíritu de hierro que se desprendía y traspasaba a las personas que la rodeaban.—Fátima, hija. Pasa, ¿ese milagro que visitas a tu anciana abuela? ——Quería hablar contigo —respondió con seriedad.La anciana la contempló por breves segundos y dejó las actividades que se encontraba realizando en su jardín.Caminó hasta la reja e hizo pasar a la joven, ambas entraron en la morada, La abuela se q
Leer más
LA BODA
CAPÍTULO 6Las bodas son un comienzo, siempre hay dicha desbordante en la celebración, ya sea con poca o mucha gente reunida. En Ciudad Azul no era la excepción: aquel fin de semana en un pequeño salón, decorado con flores y listones blancos; en una mesa central un gran pastel de un tono perla, se llevaba a cabo el enlace matrimonial de Daniela Cantón y César Polanco, el culto nupcial se encontraba en su mejor momento. Las risas y los buenos deseos se podían escuchar en cada momento que la pareja era saludada por familiares y amigos íntimos. Nadie tuvo la sensibilidad para notar en las pupilas de la dama, una infinita melancolía camuflada en una amplia sonrisa.Daniela presentía que de ningún modo podría escapar de su verdugo.—Sonríe, considérate afortunada, que a pesar del intento de escabullirte, me estoy matrimoniando,
Leer más
EL DIOS DE LA MUERTE
CAPÍTULO 7Caminar por los pasillos del enorme colegio le daba a Fátima una tranquilidad y una falsa seguridad que lo dicho por la matriarca de la familia era solo una leyenda. El edificio que ocupaba la Facultad de Psicología había sido construido desde el siglo XVII, aunque estaba en constante mantenimiento para conservarlo hermoso y con su fachada arquitectónica original, en el jardín central existían árboles de hasta cien años, los cuales eran enormes, solo contemplarlos le daba paz a la joven, sumida en sus pensamientos se encontró con su amiga y se dirigió hacia ella.—¿Ya empezaste la investigación para tu ensayo? —cuestionó Blanca, cuando se encontraron a poca distancia.—Sí, fui a charlar con mi abuela. Le expliqué mi labor de investigación y accedió a contarme todo lo que recuerda, yo trataré de ser lo más objetiva posible, porque si pongo todo lo descrito por ella, va a parecer un chiste o una tarea demasiado alejada de un trabajo serio y no quiero es
Leer más
EL AMIGO CARLOS
CAPÍTULO 8Carlos tenía pesar: por días había pensado y sentido que era una enorme decepción para sus padres, quiso imaginar que darse de baja en el colegio era lo mejor.Ya de regreso a su hogar se escabulló para encerrarse en su habitación, aún no se encontraba listo para dar una explicación.El joven había sido sobrepasado por las clases en línea: no comprendía nada de lo que explicaban los maestros, por lo tanto, no podía hacer tareas hasta llegar al punto de sentir que era imposible ponerse al corriente.Sino fuera por su amiga Blanca, quien lo llamaba casi a diario: ya hubiera salido por la puerta fácil, no quería decepcionarla. —Hijo… tu amiga Blanca está aquí, desea hablar contigo —expresó la madre a través de la puerta del cuarto.—¡Mierda! Ahora salgo —respondió, dejó correr unos minutos y se dirigió hacia la sala de su hogar para encontrarse con la joven.—¡¿Qué tal?! —manifestó cuando la tuvo frente a él.—¡Qué onda, Carlos! Me quedé algo
Leer más
SALVAR A SANDY
CAPÍTULO 9En un lugar próspero y hermoso como Ciudad Azul, nadie está exento de vivir en el infierno.  Hay moradas habitadas por guardianes malévolos. Sandy ese día llegó temprano a casa, a veces salía para hacer nada: le daba miedo estar a solas con su padrastro, le desbordaba el asco la forma insistente y lujuriosa en que la analizaba por largos minutos, hasta el grado de dejarla incómoda y nauseabunda.Entró en silencio y trató de escurrirse hasta la recámara, fue en vano, en la sala en medio de la semioscuridad estaba Alberto.—¡Buenas, hija!—Buenas noches, señor, con permiso —exclamó y caminó de prisa hacia su cuarto, pensó que ya se hallaba a salvo cuando se introdujo, pero fue un gran error, aquel hombre la siguió hasta ahí y con su mano impidió que cerrara la puerta, ella tragó saliva, el terror la invadió, cómo podría defenderse, observó a su alrededor: no había nada que pudiera servir como arma, aquel horrible sujeto sonrió de forma malévola,
Leer más
SALVANDO A HERNÁN
CAPÍTULO 10La música estridente y desacorde sonaba enmascarando los gritos y gemidos de los participantes de la fiesta salvaje.Cuatro hombres fornidos de gran estatura irrumpieron y entre el mar de cuerpos semidesnudos se abrieron paso a empujones. El olor a sudor y sexo inundó las fosas nasales de los sujetos, donde miraran podían encontrar restos de comida en el suelo o muebles; botellas vacías de cerveza y tequila; sin embargo, eran profesionales, acostumbrados a observar los comportamientos más bajos y decadentes.Bastó solo un breve recorrido por las lujosas habitaciones para hallar la causa de penetrar en aquella juerga bestial.De un golpe abrieron la puerta y se introdujeron en forma violenta, segura y muy planeada, los sujetos eran profesionales en rescates tácticos, eran tan eficientes que valían su peso en oro.    —Hernán, de prisa, ponte unos pantalones y vamos —ordenó el hombre a cargo.—¿Quién carajos eres? —interpeló un joven de unos
Leer más