BABY

BABYES

Day Torres  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
99Capítulos
157.5Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Connor Sheffield es uno de los abogados más prestigiosos del país, y lo ha conseguido con reglas simples: Su trabajo es lo primero. El amor está fuera de la jugada, y un compromiso serio mucho menos… Sin embargo un hombre como él no puede estar sin compañía. Quizás por eso convertirse en el Sugar Daddy de esa chiquilla irreverente, sexy y provocativa, es la solución perfecta para él. Él la ve solo como una bebé, pero esa “Baby” tiene más de un secreto, y muchos encantos ocultos que pondrán su mundo de cabeza. ¿Será capaz Connor de ceder ante ella, aún en contra de sus propias reglas? --Booktrailer en Youtube como: BABY (Booktrailer)

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
99 chapters
CAPÍTULO 1. Una chica del Spectrum
  —¡La corte falla a favor del demandante! —anunció el Honorable Juez Ordaz.Connor Sheffield cerró su maletín ejecutivo con un golpe seco y pareció que todos en aquel juzgado se estremecían. Era uno de los abogados más temidos de Los Ángeles y le encantaba el efecto que era capaz de causar.—¡Voy a matarte, Sheffield! —le gritó su oponente mientras se lo llevaban.—Sí, bueno… ponte en la fila —se rio Connor.Salió del juzgado directamente a su casa, se alistó para salir con ropa más cómoda y menos elegante; y contrató a un chofer, porque sabía que iba a beber esa noche.Jacob Lieberman, su socio y mejor amigo desde hacía quince años, lo esperaba en el Spectrum. Aquel era el mejor antro de la ciudad, solo se accedía por membresía especial
Leer más
CAPÍTULO 2. Un secreto peligroso
  Virginia abandonó aquel reservado con el estómago lleno de mariposas, y sabía que le costaría un tiempo espantarlas a todas. Había permitido que aquel hombre se acercara a ella solo para escapar de Jason, pero en cuestión de segundos se había convertido de un instrumento de evasión en una perfecta máquina de placer…Virginia había sentido todos los terremotos del mundo bajo sus pies mientras él la besaba. Se notaba que tenía experiencia, que sabía cómo sacar lo mejor y lo peor de una mujer… pero aquella burbuja se había roto en el mismo segundo en que había entendido quién era él y por qué estaban en aquel lugar:Él era otro cliente del Spectrum, y por aquella erección desenfrenada en el reservado, al parecer creía que ella era una de las chicas del club. Era una pena, pero na
Leer más
CAPÍTULO 3. Una noticia impactante
  Connor parecía haber perdido todo rastro de tranquilidad desde que había salido de aquel reservado. No se inmutó ni siquiera cuando Gerry Kent, el dueño del local, les hizo traer un par de chicas de regalo.Sus cinco sentidos estaban puestos en encontrar a su rubia peligrosa. Pero su sexto sentido, ese que lo metía y lo sacaba de los problemas, le decía que algo más estaba sucediendo.Se despidió de Jake y se dirigió a su auto, saliendo como siempre por el sótano del edificio hacia el estacionamiento. Pero a medio camino un grito entre los autos lo hizo detenerse.Sabía lo que se jugaba como abogado si se veía enredado en un escándalo en un club nocturno, así que siguió su primer instinto: llamar a Jake y gritar mientras lo hacía como si llamara a la policía.Estaba seguro de que eso era suficiente para espanta
Leer más
CAPÍTULO 4. Una locura calculada.
  Virginia intentó ponerse de pie y se le escapó un gesto de dolor, pero Connor se dio cuenta de que su fuerza de voluntad era más fuerte que todo.—Vamos —dijo pasando un brazo decidido a su alrededor y llevándola a la salida.—¿A… a dónde…? —balbuceó Virginia, nerviosa.—A algún lugar donde seas capaz de hablar. A mi casa.Virginia se soltó de su agarre y se apoyó en la puerta negando con vehemencia. —¡Claro que no…! No te conozco… tú…—Me llamo Connor Sheffield, soy uno de los abogados más respetados de esta ciudad y no voy a lastimarte. Si me dices tu nombre y me das tu dirección, yo mismo te dejaré en la puerta de tu casa y le explicaré a tus padres lo que te sucedió.Virginia miró al suelo mientras
Leer más
CAPÍTULO 5. Una proposición indecorosa.
  Virginia arrugó el ceño cuando escuchó aquellas palabras. —¿Quedarme? ¿Aquí, en tu casa…? ¿Cómo…? —lo que realmente quería preguntar era «por qué», pero no sabía cómo expresar su sorpresa.—Como mi acompañante. Quiero que te quedes como mi acompañante.Connor la vio apretar los labios y pasar saliva.—Creo que se confundió, señor abogado. No soy una put@, no pertenezco al Spectrum y no estoy a la venta… —siseó ella, molesta— …al menos no todavía.Connor sonrió porque todavía tenía fuerzas para ser combativa a pesar de todo, y porque le gustaba aquello de que no tuviera filtro.—Sé que no perteneces al club y sé que eres virgen, Baby —dijo y la vio asombrarse y son
Leer más
CAPÍTULO 6. Una mirada, un gemido y lencería mini.
  Virginia se miró de arriba abajo. Un pijama que le quedaba absurdamente grande no era la mejor ropa para recibir visitas, pero la verdad era que no tenía otra. Había dormido con un sueño pesado e intranquilo, y le había costado comer algo al levantarse. Y ahora recibir a alguien no era lo ideal…—No te preocupes, Baby —la tranquilizó Connor—. Mi diseñadora es una bella persona, y se entusiasmó mucho cuando le hablé de ti.Virginia asintió y se arregló tanto como pudo para esperar a la señora Bennet. Se sorprendió al saber que no tenía nada de «señora» en su carácter. Era divertida y jovial y la abrazó con suavidad, sin hacer un solo gesto que denotara que sabía lo que le había pasado.—Mi niña, ¡eres una belleza! —la saludó Valeria.
Leer más
CAPÍTULO 7. Un par de habitaciones separadas.
  Virginia suspiró con alivio en el mismo segundo en que se sentó en aquel vuelo privado. Connor tenía la cabeza perdida entre decenas de documentos, exactamente como había estado la última semana, pero ella ni lo interrumpía ni preguntaba.Su contrato era claro: Básicamente él quería que ella estuviera presente cuando la necesitara, y que no lo agobiara demasiado. Y ella pretendía cumplirlo al pie de la letra.Algunas horas después, cuando entraban al departamento del edificio 180 East en Manhattan, Virginia comprendió que su vida daría un vuelco radical.—¿Estás bien, Baby? —preguntó Connor llegando junto a ella, que miraba la ciudad por el enorme cristal.—Estoy en una ciudad que no conozco, con un hombre extraño…—Y aun así te sientes más segura que nunca &m
Leer más
CAPÍTULO 8. Una damisela al rescate.
  A Virginia casi le dolió físicamente aquella preocupación en el rostro de Connor cuando supo que se habían quedado sin salón de eventos a menos de dos días de la Gala.—No puede ser imposible conseguir otro salón —lo animó Virginia.—No es imposible, Baby, pero esto es Nueva York y tenemos muy poco tiempo. Será una pesadilla conseguir algo a la altura. No es cualquier evento el que vamos a hacer, es el lanzamiento de un nuevo despacho. ¿Tienes idea de cuánta gente importante invitamos?—Tengo la idea exacta, acabo de confirmar con jueces, senadores y celebridades —suspiró Virginia—. Pero algo tiene que aparecer, no te desanimes, por favor. Voy a empezar a hacer llamadas ahora mismo.Connor intentó sonreírle pero se notaba que aquel era un inconveniente que no había previsto. La muchacha pa
Leer más
CAPÍTULO 9. Una diosa abandonada.
  Connor quería interpretar aquello a su favor, en serio quería, pero el tiempo le jugaba en contra.Pasaron la mitad de esa noche preparando el cambio, y al otro día apenas vio a Baby, porque estuvo llamando a todos los invitados para confirmar con ellos el cambio del lugar de la Gala.—Baby, ¿puedes confirmar la asistencia con los abogados, por favor? Y llama a Jake también —le pidió Connor y Virginia mandó un memorándum urgente a todas las asistentes del despacho. Habló con Jacob Lieberman y luego fue por su acostumbrado café a la salita de descanso.Adentro escuchó voces de personas que no le agradaban, pero Connor tenía razón, evitar las confrontaciones no era la solución, así que entró libremente, encontrándose a Mara y a Irene, otra de las asistentes. Las dos la miraron con incomodidad, pero ella les
Leer más
CAPÍTULO 10. Una distancia peligrosa
  Virginia vio la expresión cansada de Connor y no le pasó por la cabeza el contrato ni una sola vez, solo pensó en que la necesitaba y que ella estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario por él.Se acercó a Connor y a la mujer que tan incómodo lo tenía, y se colgó del brazo del abogado con una sonrisa.—Les ofrezco una disculpa —dijo con mucha educación—, pero al Director Pierson le urge hablar con el señor Sheffield por un momento. ¿Señor Sheffield, sería tan amable de acompañarme?—¿Y para qué quiero tus disculpas? —preguntó la mujer levantando la barbilla con arrogancia—. Estás interrumpiendo una conversación importante. ¿No te diste cuenta de eso?Virginia se tensó, pero Connor puso una mano sobre la suya para calmarla.—No se
Leer más