Por Amor al Arte

Por Amor al ArteES

Serazor  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
11Capítulos
824leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Antología compuesta de 11 cuentos y relatos donde abundan el romance, el misterio, la fantasía, el suspenso, el miedo, el odio y el amor; explorando los recovecos de la psique humana en universos bañados de incertidumbre e intriga. Por amor al arte es solo el punto de partida de esta colección: La historia de un hombre que admira como pocos la belleza femenina, considerando a las mujeres como arte, y encuentra lo que considera la perfección en Fresia, la cantante de un bar a la que decide conocer aunque esto choque con su propia vocación. Empieza así un peligroso juegos de coqueteos donde ambos buscan encontrar en el otro el arte del erotismo. El siguiente relato es Final Feliz. Un hombre enamorado de su mujer, pero frustrado por no poder darle aquello que ella más desea y debe lidiar con esa impotencia. A veces las injusticias no pueden ser remediadas. Cada relato posee su propio tormento, su propia pasión y explora desde enfoques distintos algún aspecto de la naturaleza humana.

Leer más
Por Amor al Arte Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
11 chapters
Por Amor al Arte
Por favor, antes de contarles mi historia o, mejor dicho, la historia de una chica cuya mera existencia es una prueba de la existencia de un poder superior, permítanme desvariar un poco sobre la magnánima fuerza que irradian las féminas. Porque sí, esto es un relato, pero necesita contexto como las leyendas necesitan mitologías. Que abundante es la belleza femenina para aquellos que sabemos apreciarla, ¿no? Quienes se maravillan con siluetas en cada acera, viendo diosas danzar entre ellas cual pasarelas. Comprendiendo así la importancia de un ser superior al cual adjudicarle la creación de tan perfectos seres. Pues la naturaleza, ni en sus sueños más ambiciosos, podría ser la responsable de la majestuosidad latente en cada mujer. Esa majestuosidad que arranca suspiros y pasiones; sueños y fantasías. Se deslizan por la vida con ese brillo que irradian al sonreír, sin importar su forma, tamaño o color.  Ay, las mujeres. Sinónimos de pasión, de bell
Leer más
Final Feliz
                                                               "La invito a bailar señora soledad sobre el planeta,                                                       y perdón si la piso, pero es que este corazón me aprieta" El bar está lleno, o eso parece. Las tenues luces no alcanzan a iluminar todo el lugar. Detesto ese olor a cigarro y licor que impregna el aire, pero en un momento como este tal vez sea lo que necesito: Alcohol, humo de cigarrillos, hombres reunidos, borrachos desmayados, mujeres de compañía vestidas como empresarias y en busca de clientes. El cielo en la tierra
Leer más
El Rey de la Incoformidad
Los días pueden parecer infinitos cuando se viven en un palacio. Más aún cuando es un palacio cuya belleza se aprecia a kilómetros de distancia. Un palacio donde sus altas torres despuntan al cielo como si le retaran, rozándole, queriendo herirlo. Sus jardines recorren hectáreas imposibles de recorrer a pie, y se pierden en un bosque extenso como el mismísimo cielo. El marfil de sus paredes solo compite con el dorado que cubre el marco de sus ventanas. Ventanas que dejarían pasar a un gigante. Los cuartos son incontables; y se sabe que más de un hombre se ha perdido tratando de recorrer todos sus pasillos sin el debido guía. Las bestias que residen en las jaulas maravillan a la vez que asustan e impresiona. La cocina nunca ha estado vacía y se dice que nunca lo estará; de ella salen manjares que le darían hambre a un hombre que recién acabe de almorzar. Por dentro es difícil caminar derecho; los ojos se desvían en todas direcciones, siguiendo la hermosa arquitectura
Leer más
El Bosque
             En uno de esos bosques que la sociedad no debería conocer, un hombre solitario acampó.              Deseaba poseer sus propias tierras y cubrirlas con su imagen en cada árbol.              De noche, celebrando que cumpliría sus ambiciones, bebió y bebió hasta que su hígado no pudo más y cayó desmayado sin antes apagar la fogata que había montado. Durante su letargo, la madera de su fogata se deslizó hasta caer en el suelo y contagió con su calor a unas ramas cercanas, quienes sucumbieron ante ellas y se incendiaron en el acto. El hombre despertó con resaca al amanecer, rodeado por llamas y en el aparente comienzo de un incendio forestal. Por su mente jamás cruzó la idea de intentar apaciguar el desastre. Tomó sus cosas, se las cargó el hombro y se marchó para nunca volver.             El b
Leer más
Pecado
            Que cansado estoy. Otro día más partiéndome el lomo para personas que no conozco en una empresa que no dirijo. Cifus, se llama, pero no hablaré de ella porque me tiene harto. Llevo todo el día entre números, hileras de cifras, ceros y más ceros. Estoy muy cansado. ¿Por qué diablos decidí convertirme en contador? Creo que alguien me habló de un buen sueldo, un buen trabajo, estabilidad económica y todo eso y heme aquí, partiéndome la espalda. O como dije antes, el lomo. Perdonen que lo vuelva a decir, pero estoy muy cansado.             La camisa me da calor, la corbata me asfixia. Mientras camino por el estacionamiento subterráneo del edificio, los pasos resuenan en un eco seco. Estoy saliendo temprano. El estacionamiento aún está lleno. Soy de los pocos hombres que pueden jactarse de salir en el ocaso, cuando la noche nace, el día muere, y nadie tiene muy claro lo que está suced
Leer más
Culpable
—Llegó la hora —. El prisionero se levantó del catre y, antes de salir, suspiró, dirigiéndole una sonrisa irónica al verdugo y a sus acompañantes: dos oficiales que se marcharon al comprobar que todo estuviera en orden. —Por un momento casi creí que se les olvidaría que hoy es el día. Es una lástima, con lo cómodo que estoy aquí. El verdugo no respondió. Se hizo a un lado para que el prisionero saliera, evitando mirarlo directamente. —No tengas miedo de mirarme –dijo el prisionero al llegar al pasillo y encaminarse por él a la que sería su última sala—. Sólo temen los que tienen algo que ocultar. Pero tú y yo somos inocentes, ¿no? Somos inocentes. Su fortaleza flaqueó, y sus últimas palabras se convirtieron en un susurro. Ambos caminaban hombro con hombro por el pasillo. Uno en libertad; el otro con esposas. Uno con futuro; el otro con minutos. —Siempre quise escribir un libro, ¿sabías? Lo veo como una magnifica forma de esparcir conoc
Leer más
Jimmy
Estoy en silencio, siento las gotas de la ducha caer en mi espalda y deslizarse lentamente por ella. Deslizándose con suavidad, sin problemas, sin nada que las detenga, dejándose caer al vacío... No puedo creer que llegué a esto hoy, el día comenzó tan normal... Pero ahora estoy aquí, llorando con las manos llenas de sangre y preguntándome qué futuro me espera.Todo comenzó esta mañana al salir del consultorio. Caminaba por las calles de la ciudad, eran tan sólo las siete; las calles estaban vacías. El tono azul del cielo aún era lo suficiente oscuro para cubrir de sombras mi camino. Los altos edificios se encontraban en silencio, en la calle podía observar a los pocos autos con madres llevando a sus hijos al colegio, o los trabajadores y vendedores colocando sus puestos para laborar un día más. Caminaba con las manos en los bolsillos arrugando el réci
Leer más
Antes de Todo
Un árbol en el centro era casi todo lo que había. ¿En el centro de qué? Se preguntarán. En el centro de todo lo inimaginable. El eje de la existencia. Un tronco irguiéndose casi solitario a todo lo alto del infinito, con ramas que se alargaban a través de universos y de ellas brotaban estrellas. Tronco precioso, imponente, con una rectitud que asustaba de perfección, ni un solo tallo fuera de su lugar; plantado en una planicie de un césped con corte unilateral. ¿Se han fijado en que ya dije dos veces la palabra “casi”? Eso es porque ese árbol del génesis no era lo único que existía. A su alrededor vivían cinco zorros idénticos. Ni más grandes ni más pequeños. Quintillizos, dicho con toda la intención exacta de la palabra. Cinco zorros juguetones, pero con la prohibición de no jugar entre ellos, pues jamás debían tocarse Para evitar el aburrimiento, los cinco zorros se distraían creando. Creaban seres pequeños para cazarlos; seres rápidos como la luz para per
Leer más
Mundo Vacío
–Pero mamá... –me quejé. –Son tus primos Robert, sabes cuánto le gustaría a tu papá que lo hicieras. – ¡Pero yo no quiero! ¿No puedo simplemente decirle a papá que no? Leí la respuesta en los marrones ojos de mi madre "No". –Yo me quería quedar en casa de Stan... –Es la boda de tu tío, te invitó y está muy feliz; es la mejor oportunidad para que pases tiempo con tus primos. Así que vamos, nos estarán esperando abajo, ¿ok? La observe unas vez más: mi madre me observaba con sus pequeños ojos en espera de mi respuesta, aunque esta en realidad no tenía importancia, teniendo solo diez años tendría que hacer lo que ella me ordenara, y debía hacerlo con una sonrisa o se molestaría. –Ok... –Dije resignado Suspiré y miré una vez más al cielo estrellado, o por lo menos a las pocas estrellas que la luz de la ciudad me permitía ver. Nos encontrábamos en la azotea de un gran hotel a orillas de la ciudad observando  los autos pa
Leer más
Inmortal
ILa inmortalidad: El mayor deseo de los visionarios, los soñadores, los débiles y los cobardes. Sin duda el deseo más preciado de la humanidad, aún por encima de la felicidad y el amor. Camina por la calle tal como estoy haciendo yo, mira a tus semejantes y hazte ésta misma pregunta: ¿Si se les ofreciera la inmortalidad, aceptarían? Es probable que sí. Es tan codiciada como un buen amante, un buen trabajo o una buena casa. Algunos la quieren por curiosidad, deseosos de ver el desarrollo de la humanidad; otros, más débiles de mente, le temen a la muerte y harían lo que fuese necesario para no verla a los ojos. La razón, sea cual sea, lleva al mismo resultado: Todos queremos ser inmortales. Todos y cada uno de los rostros que ves diariamente al caminar, secretamente, incluso en lo más profundo de sus corazones, responderían con la misma silab
Leer más