Sedúceme si puedes, millonario

Sedúceme si puedes, millonarioES

Florencia Tom  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
57Capítulos
4.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Aria Evans es una sexy diosa del Inframundo que tiene a todo hombre comiendo de la palma de su mano. Pero sólo objetivo: enamorar a Dante, su amor no correspondido. Daría la vida por Dante y sabe hasta dónde puede llegar por amor, pero todo plan puede ser saboteado. Amenadiel viene a ser esa piedra en su camino cuando él se empeña a mandarla al Inframundo, pero...¿quién no se resistiría a jugar un rato con ella y cometer un acto pecaminoso? ¿Aria podrá hacerle cambiar de opinión y tenerlo a su merced? ADICTIVA Y ATRAPANTE.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
57 chapters
Capítulo 1
Estrujar el vaso de plástico rojo en mi mano izquierda se sintió malditamente bien.  Así inicia esta historia; una joven en plena fiesta universitaria observando como el chico que ama en secreto se besa acaloradamente con una morena de ojos azules y rizos alborotados que recaen sobre sus hombros delgados.La apretuja contra la pared bajo las luces coloridas que impacta sobre sus disfraces de pirata y sirena. Mientras el resto baila, alocados, ellos mantienen la pasión de una forma que me destroza.Mi visión se ve perjudicada debido a que estoy al borde de las lágrimas. Ese líquido que se acumula en tu ojo, molesto y silencioso. Ese es el que estoy a punto de soltar y dejar que caiga sobre mis mejillas. Son gotas gruesas, lo presiento. Lo sé. Soy testigo en cuanto una se resbala sobre mi puño cerrado que sostiene el vaso apretujado.Miro a mi alrededor, obligándome a apartar la mirada de una escena semejante que lastima. Mi cerebro me grita que siga
Leer más
Capítulo 2
No era necesario prender la luz de la habitación para darme cuenta de que Dante tenía en cuatro a la morena encima de su cama. Sus siluetas los delataba, pero de pronto aquella imagen se difuminó con rapidez al ser descubiertos en plena intimidad. Aparté la vista e ingresé como si nada: fría y seria mientras escuchaba blasfemias y el puro desconcierto hecho palabras de esas dos personas que no sabían qué demonios estaba pasando.—¡Aria!¡¿Por qué siempre pasas sin tocar?! —el grito de Dante, prepotente y furioso repercute en mi oído, pero paso de él.—¿Es tu novia? —le pregunta la chica a él, consternada y completamente avergonzada —¡Me largo! Dios, siempre me toca puros infieles. Lo siento chica, no sabía que era tuyo.—¡¿Qué?!¡Ella no es mi novia, espera...!Escena siguiente, escucho el portazo de la conquista de Dante largándose.Ingresé al baño compartido que tenemos en nuestra habitación y así, encerrarme en él para poder desmaquillarme y sacarm
Leer más
Capítulo 3
Cabello rapado oscuro al igual que su sudadera sin estampado y ajustada al cuerpo. Pantalón de jeans rasgados a la altura de la rodilla y unas malditas Vans que combinan con su atuendo despreocupado. Como si no tuviera la intención de impresionar a nadie.Tiene un lunar en la mejilla y unos ojos...oh por todo Zeus. Desde donde estoy situada veo claramente que uno de sus ojos lo tiene más claro que el otro. Pero no tengo la oportunidad de verlo con detenimiento porque aquel joven de estatura monstruosamente alta desaparece por el pasillo con su grupo de amigos. Cabe mencionar que la mayoría de las chicas que estaban allí interrumpieron sus actividades para mirar a los muchachos, incluso los del mismo sexo también los han observado más de la cuenta. —Amenadiel. Miro a Maddy, con el ceño fruncido. —¿Eh? —Amenadiel —me repite con una sonrisa. Se ha dado cue
Leer más
Capítulo 4
Capítulo 4 La cola de la botella de mi cerveza repiquetea contra la madera de la barra. Un choque seco, pero incomodo, nervioso. Como lo estaba yo. Observaba un punto fijo del bar, en mi mundo.  ¿En qué momento me centré tanto en Dante como para que él descubriera quién era? De tan sólo pensarlo quiero cortarme la garganta con una navaja.  Sí, he salido del Hades para poder enamorar a alguna divinidad del Olimpo. Cualquier hijo de allí me vendría bien. Incluso, llegué a amar a Dante, el hijo de Hera, la diosa de la familia. Creí que su debilidad por la familia y el amor eterno podría debilitarlo un poco, volcándolo a mi favor. Pero todo para nada. Tantos años en vano.  Me llevo el pico de la botella a los labios y le doy un largo sorbo a mi cerveza mientras cierro los ojos. He alterado mi historia, con la intención de autoconvencerme que amaba a Dante, qu
Leer más
Capítulo 5
CAPÍTULO 5El cielo mostraba un panorama cubierto de grises promesas, la lluvia estaba asegurada y la tormenta era una certeza. El invierno soplaba sádicamente azotando los días. Y como tomar el almuerzo afuera era impensable, la cafetería comunitaria de la universidad estaba tan llena que, vista desde afuera, parecía que en cualquier momento iba a escupir algunos estudiantes.Mientras observaba el cielo tomándome un café cortado con leche, pensaba en lo bastante picada que me encontraba por la huida inesperada de Amenadiel la noche anterior en el bar. Pero, me sentía orgullosa de mí misma por lograr, aunque sea, haber capturado su atención por un instante.—Dios, que noche —llega Maddy, cayendo en una silla ubicada frente a mí y con una sonrisa jovial que ruboriza sus mejillas salpicadas de pecas.De pronto me golpea la imagen de ella y Dante besándose, provoc
Leer más
Capítulo 6
Capítulo 6Me metí a la ducha en cuanto tuve la posibilidad de escapar del abrazo cálido de Dante. Se había quedado dormido en mi cama para mi sorpresa. Tomé ropa interior, unos jeans, una chaqueta del mismo material y mis vans negras. Las únicas que tenía. Nota mental: comprarme zapatillas.Lavaba mi cabello bajo el agua tibia mientras analizaba qué había pasado en la última hora; Dante sobre mi cuerpo, disfrutando de mi goce mientras me observaba con una lujuria que antes no había tenido oportunidad de ver en otros hombres. Algo le había hecho, lo daba por seguro.Pero me preocupaba saber hasta qué punto había afectado en su corazón para que me correspondiera solo esta vez.Me enjaboné el cuerpo, disfruté hasta la última gota y salí de la ducha. Luego tendría tiempo para pensar en Dante, ahora tenía cosas m&a
Leer más
Capítulo 7
No volví a mi habitación, estaba tan absorta en mis pensamientos que lo único que quería era escapar a un sitio donde estuviera sola y así, aclarar mis ideas.  Pedí la cena en un restaurante conocido que no quedaba tan lejos del campus. Mis patatas fritas me sonrieron en su plato, humeantes y me hicieron creer que estar en la tierra no era tan malo. Por supuesto que eso solo duró algunos segundos. Me había herido el orgullo, me habían lastimado por descubrir algo tan íntimo. Un plan magníficamente perfecto ya descubierto por Zeus. Por supuesto, nada puede escapar de sus perfectas manos. Ahora comprendo el cierto rencor que le tiene mi padre, Hades.  Un rencor mínimo, pero un rencor al fin.  Dante era hijo de Hera y Zeus, era una presa perfecta, hermosa, inolvidable. Aunque tenía ganas de conquistarlo, lamentablemente me llev&ea
Leer más
Capítulo 8
Capítulo 8 Caminábamos en silencio, a la par, cada quien en lo suyo mientras nos volvíamos adictos al tabaco mentolado. El frio se nos colaba en los dedos y era una tortura moverlos. Dolía. El maldito frio dolía. A Amenadiel le gustaban los cigarrillos de menta, mis preferidos. Era como si me hubiera dado un dulce y ahora lo estoy siguiendo para conseguir más, porque me lo ha prometido. Me ofreció un juego, que me intriga, me atrapa. Estoy a su merced y no sé por qué me
Leer más
Capítulo 9
Capítulo 9 MEDIOEVO EUROPEO, AÑO 1400 El terciopelo rojo de su vestido eriza su piel mientras su esclava ata las cintas sedosas de su espalda. Se observa en el espejo y jamás se ha visto tan hermosa con una tiara y unos aretes a juego que pesan a morir.  Las velas la iluminan en la plena oscuridad de su gigante aposento.  Leer más
Capítulo 10
Capítulo 10 —Lo que sucedió entre nosotros fue un error. —la voz de Dante me saca de mis pensamientos en cuanto pone un latte frente a mí. Se ha encargado de traer nuestro desayuno y nos hemos sentado en las últimas mesas de la cafetería universitaria, la cual estaba desierta por lo temprano que era. Aunque quería matarlo por despertarme tan temprano un sábado, sus palabras me lastimaron aún más.Leer más