Heridas al corazón

Heridas al corazónES

Bonnie  En proceso
goodnovel16goodnovel
9.8
Reseñas insuficientes
37Capítulos
8.0Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Había sido mi primera ilusión y aunque no pasamos de ser solo conocidos fuí feliz hasta que... Se decidió por mi hermana, así deje que pasará hasta que un día deje de verlo, y finalmente volvió después de un tiempo, pero él no es el mismo ahora en sus ojos solo se refleja odio y sed de venganza, lo que jamás me imaginé es que yo soy parte de su venganza.

Leer más
Heridas al corazón Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Siempre desde pequeña he sido diferente a mi hermana siempre me ha gustado ganarme las cosas yo misma, por eso desde hace tiempo me he dispuesto a trabajar en una cafetería, eso al principio a mis abuelos no les agrado pero para nada, sin embargo  aún así insistí en estudiar y trabajar.                                          recién he cumplido mis veinte años y recién también me he graduado de mi universidad y eso es por aplicada ya que me exentaron algunos años, a decir verdad me siento rara haberme graduado tan joven. Hoy en este día me encuentro recogiendo algunos papeles que deje pendientes, estoy parada en la recepción ahí sigo hasta que me dan esos papeles, en cuanto tomo l
Leer más
Quiero irme de aquí
Han pasado horas desde que él se fue y no dejo de pensar en lo mismo, debo pensar en algo, debo pensar en cómo salir de aquí, así me quedo pensando hasta quedarme dormida.  Horas después despierto mi cuello duele ya que dormí algo torcida, me acomodo el cuello y después me levanto de ese tapete y miro a la pequeña ventana que hay en ese cuarto veo como un rayo de sol entra por esa rendija. Ya por fin amaneció debo seguir mi plan debo salir de aquí y evitar que mis abuelos se preocupen por mi culpa. De pronto se escucha como abren la puerta me quedo esperando a ver quién entra y cuando lo hago veo a una ancianita aunque aún se ve fuerte y sana  la cual entra con una charola de comida y la cual enseguida me ofrece. No quiero ser grosera pero debo al menos parecer dura para así hacerme ver fuerte.—No quiero
Leer más
Déjame así
Capítulo 3Maldita sea, hasta cuando me va tener así, del coraje que siento tiro la charola de comida al suelo y después me dirijo al baño, siento mi rostro arder así que sumerjo en el agua fría, eso es tan… refrescante, salgo del baño mientras seco mi rostro y como no hay nada más que hacer en este lugar solo tomo asiento en el sofá que está cerca de la ventana enorme, abro las cortinas y es ahí donde me doy cuenta de que estamos en una hacienda, vaya debí saberlo en cuanto tome el caballo.Miro hacia afuera y veo a Alexander llegar en un BMW último modelo, veo como baja y se quita las gafas de sol, después camina hacia adentro, mientras miro eso no puedo dejar de sentir coraje, sigo viendo como el chófer toma el coche y se lo lleva.Si claro él paseando y yo como una total idiota encerrada no cabe duda de que él se ha convertido en un maldito imbécil, juro que si estás ventanas no tuvieran protección desde hace mucho hubiera intentado e
Leer más
Nada que te importe
    Capítulo 4    Alexander entra junto con el médico, mientras que yo me  demuestro renuente, el médico pregunta qué tengo y yo solo me dispongo a callar, sé que él no tiene la culpa pero de verdad no quiero nada de Alexander ni siquiera el saludo.   Alexander se dispone hablar por mi por lo cual, él medico solo me revisa la presión, la temperatura y enseguida opta por escribir una receta.   —La señorita tiene deshidratación,  y las defensas bajas, enseguida le daré unos medicamentos y por favor debe alimentarse correctamente e hidratarse también—dice para luego ponerse de pie.     —Por favor vaya con mi Nana Carmina ella le pagara sus honorarios y también se ocupara de comprar los medicamentos—dice Alexander mientras su voz expresa molestia.   Después de oír eso, me dispongo a cerrar los ojos, por lo que enseguida el médico
Leer más
¿Me uso?
  Capítulo 5             La señora Carmina sale de la cabaña por lo que me quedo sola, así que enseguida me subo a esa pequeña escalera que tiene el estante de libros y enseguida opto por  ver cual libro quiero leer.   Tomo uno el cual su portada llamo mi atención, bajo feliz de esa escalera, dejo el libro sobre ese sofá el cual se ve demasiado cómodo y enseguida, me dirijo hacia ese rinconcito donde veo una máquina para preparar café expreso.   Tomo una taza y opto por prepararme un café, sabor de vainilla.   Cuando está listo tomo la taza y la llevo hacia el sofá y me siento para así continuar con leer ese libro el cual se ve interesantísimo.   Han pasado algunas horas hasta que me da por ver el reloj de la  pared, rayos ya ha obscurecido, tomo las dos tazas de café y el libro.  Leer más
Señor perfección
  Capítulo 6    —Dígale a su Alexander que no voy a ir—frunzo el ceño mientras sigo cepillando mi cabello.   La Señora Carmina me mira y después asiente con la cabeza, después sale de la habitación.   Miro el cepillo que traigo en la mano y después solo lo aviento al suelo, me siento tan pero tan usada que solo me odio a mí misma.   Mientras me siento en el sofá cercano a la ventana me pregunto ¿Qué querrá? No le basta con tenerme aquí y usarme  ahora quiere que haga lo que él diga.   Me pongo de pie y abro la puerta de la habitación oh vaya no están los guaruras, menos mal de todos modos no canto victoria ya que por algún lado deben andar.   Camino hacia afuera,  camino ahora por el lado contrario de donde está esa cabaña, así que a lo lejos veo un pequeño arroyo, camino hacia allí para luego sentarme en la orilla.  <
Leer más
Eres un idiota
 Capítulo 7  Camino de prisa por ese pasillo, se me hace eternos mis pasos y siento que no avanzo.Sigo caminando para luego dar vuelta y entrar  a la casa, veo a Alexander en la mesa, él está a punto de cenar por lo cual me pongo frente a él. —Es hora de cenar—dice mientras desdobla la servilleta. Que cinismo el suyo, estar tan relajado mientras que yo hiervo de coraje.  —¿Cenar? —sonrió con ironía—Mira lo que hago con tu grandiosa cena—tomo el plato y lo estrello contra el piso. Él se pone de pie y le da un pequeño golpe a la mesa.          —¿Qué te pasa? —menciona enojado. —No, ¿Qué te pasa a ti? ¿Acaso tienes mierda en
Leer más
Capítulo 8 (Eres un...)
      Alexander sigue sentado al parecer mis palabras no le perturban pero ni un poco, así que solo frunzo mis labios y lo miro sorprendida, enseguida pongo mis manos en mi cintura mientras frunzo el ceño.     —¡Vete! —a punto hacia la salida.   La respuesta de Alexander ante mi petición fue tomarme de la cintura y arrastrarme hacia él, me sorprendo ante eso y cuando me reincorporo solo lo veo a los ojos, estoy en sus piernas y muy cerca de su rostro.     —Suéltame—digo sorprendida mientras le pego en su hombro izquierdo. Él solo sonríe de lado,  después me carga y me lleva al otro extremo de la cama y me recuesta junto con él, lo sigo viendo sorprendida.   —¡Que me sueltes! —frunzo el ceño.   Alexander se reincorpora y solo opta por levantarme la blusa y poner su mano en mi vientre.  
Leer más
Ni se te ocurra
—No vuelvas a decirme así ¿Entiendes? —él camina hacia mí.Alexander me toma de las mejillas y las aprieta, tomo sus brazos mientras lo veo desconcertada.—Estúpido, imbécil ¡Suéltame! —trato de soltarme.—No vuelvas a decirme así—me encamina hacia atrás.Nuevamente caigo en la cama, oh vaya si que esta cama es mi enemiga.Me reincorporo y nuevamente trato de quitarme sus manos de las mejillas pero él no me suelta, le pido una y otra vez que me suelte pero él no lo quiere hacer,  una de sus manos está ahora en mi cabello por lo que enseguida me pone nerviosa, así que retrocedo hacia atrás.Él está muy cerca de mí, escucho su respiración sus ojos se ven más obscuros de lo normal, su cabello lacio ahora está un poco más largo.Siento unos nervios increíbles en mi estomago, no creo que logre mucho ocult
Leer más
Después de la tormenta
    —Ok… de acuerdo, entonces la que se va de aquí soy yo—tomo la almohada y estoy por levantarme. —De aquí tú no te vas—siento como Alexander toma mi brazo y me jala hacia atrás.  Volteo y lo veo con enojo mientras trato de soltarme, Alexander se reincorpora para luego tomarme de la cintura y atraerme hacia él.  Cierro los ojos y solo siento como caigo en la cama, no obstante con eso siento las manos de Alexander en mis glúteos y junto con eso siento como me acomoda a su lado.  Esto es demasiado cerca,  tan cerca que puedo sentir su aliento, abro los ojos y todo eso que sentí es verdad, él me ve como si nada mientras siento como su mano se desliza por mi espalda, me hago hacia atrás pero él nuevamente me empuja hacia &eac
Leer más