TU CRUEL AMOR (UNIVERSO FERRARI)

TU CRUEL AMOR (UNIVERSO FERRARI)ES

Jeda Clavo  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
51Capítulos
191.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Sophí es una chica universitaria, estudiante de arte, perteneciente a una familia de clase media, quien la protege en exceso. Un poco tímida y con poca confianza en sí misma, con un grupo reducido de amistades. Su mundo se ve estremecido cuando acude a una cita con sus amigas y a última hora cancelan su salida, se ve sola en un restaurante comiendo con una botella de vino en su mesa, cuando aparece el hombre que pondrá su mundo de cabeza, un italiano de treinta años, millonario empresario, acostumbrado a salirse siempre con la suya, de corazón duro y desconfiado del género femenino debido a sus experiencias del pasado. Ambos se sienten atraídos y le dan rienda a su pasión, hasta que el pasado toca a la puerta arruinando las ilusiones de Sophía, sin embargo, no todo es lo que parece y herida crea una gran mentira que se volverá en su contra y despertará en Sebastini a un hombre cruel, egoísta, vengativo y desconfiado, que buscará la manera de destruirla a ella y a los suyos sin misericordia. ¿Podrá haber esperanzas para que triunfe el amor en esta historia? Registrada en Safecreative bajo el número 2008104985351. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de la presente obra por cualquier medio o su adaptación sin la autorización expresa de la autora.

Leer más
TU CRUEL AMOR (UNIVERSO FERRARI) Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
51 chapters
CAPÍTULO 1. A PRIMERA VISTA
Mi nombre es Sophía Alexandra Madrid Peralta, tengo diecinueve años y estudio arte, durante toda mi vida he sido una chica muy protegida por mi familia, conozco poco del mundo exterior y eso tal vez haga de mí una persona un poco tímida, aunque tengo amigas, no soy muy dada a salir de fiestas o de paseos. Mi vida es la pintura, la única pasión que me permito, por ahora. Hoy programé un encuentro con mis amigas, salí de mi casa con camino al metro, no quise ir en automóvil porque de regreso a mi cita, pensaba quedarme con Mariana, una de las amigas con quien me reunía todos los miércoles para hablar. A decir verdad ella es mi mejor amiga, la que conoce todos mis miedos, mis secretos, aunque de este último no tenga ninguno. Las reuniones entre mis amigas y yo, la mayoría de las veces se prolongaban con una pijamada en la casa de cualquiera de nosotras, p
Leer más
CAPÍTULO 2. UN ENCUENTRO INCÓMODO
“¡Por Dios! ¡No estás soñando Nickólas! ¡Ella es real!” Me dije sorprendido e impresionado desde que la vi entrar y caminar hasta una mesa del fondo donde fue ubicada. Era una joven realmente hermosa con un cabello color dorado, que le caía en ondas enmarcando su rostro, y le llegaba a la cintura, de nariz respingona, ojos ámbar, con unas cejas bien delineadas y largas pestañas, con su labio superior delgado y el inferior lleno, delgada, vestía una falda ancha corta de color rosa intenso que mostraban unas hermosas piernas bien delineadas, de cintura pequeña y un top blanco en forma de V, que mostraba el inicio de sus senos y un abrigo en su mano. No pude evitar detallarla con precisión, me sentí atraído por ella, algo que no pasaba desde hacía muchísimo tiempo. En ese momento nuestras miradas se cruzaron y ella se puso nerviosa y com
Leer más
CAPÍTULO 3. PERSISTENCIA
Escuché las palabras de la chica, aunque su pronunciación fue entrecortada habló claramente mientras me observaba con esos hermosos ojos ámbares y aunque trataba de ser firme, podía percibir su cuerpo temblando, allí me di cuenta de que la estaba intimidando y eso era algo nuevo en mi vida, porque las mujeres me saltaban encima y buscaban persuadirme utilizando sus atributos, pero ella no, a pesar de tener miedo se enfrentaba, y eso hizo revelar en mi interior un instinto protector, me provocó tranquilizarla, decirle que todo estaba bien y que no le haría daño. Me impresionó mi reacción y ese instinto de justificarme ante ella que surgió en mí. Moví mi cabeza negativamente como si con eso conseguiría sacudir esas ideas que no eran del todo de mi agrado y cuando me percaté estaba pidiéndole disculpa. —Lo siento Sophía, mi intenci&oac
Leer más
CAPÍTULO 4. LO ENGAÑOSO DE LAS APARIENCIAS
 Estaba sorprendida, jamás esperé que él me besara, pero sin proponérmelo le respondí, porque me había atraído como una fuerza irresistible, me dejé llevar por esas sensaciones que nunca había experimentado y me tenían enteramente dominada. Una parte de mi mente me decía que no estaba bien, que no podía dejarme llevar porque sobre eso era de lo que tanto me habían advertido mis padres y hermanos, pero la pasión que percibía y se acrecentaba en mi interior con impresionante voracidad nublaba mi entendimiento. Nunca nada me preparó para ese mar de sensaciones tan deliciosas. Nick me besó primero suavemente y luego tomó mi labio inferior y comenzó a succionarlo, sorprendida de las corrientes que convergían en mi interior, abrí la boca de lo cual él se aprovech&oac
Leer más
CAPÍTULO 5. PROPUESTA
El dolor tan intenso que sentí cuando se introdujo de una sola estocada en mi interior, sin ningún cuidado hizo brotar mis lágrimas, corriendo descontroladamente por mis mejillas. En ese momento todo el placer que sentí antes y que me hizo experimentar el camino al éxtasis y gritar como poseída, haciéndome conocer la cúspide del placer, se esfumó, solo había un fuerte dolor y una sensación desagradable, no pude evitar dejar escapar un sollozo. Ante mi notorio sufrimiento él se acercó y me abrazó. Me colocó de medio lado y comenzó a acariciar mi espalda al mismo tiempo que susurraba con voz ronca palabras en italiano en mi oído, que aunque no entendía se escuchaban bonitas y hacían no solo que me tranquilizara, sino que provocaban que mi piel se erizara producto de la excitación que me recorría. &m
Leer más
CAPÍTULO 6. DIFÍCIL DECISIÓN
Estaba ansioso esperando su respuesta, vi su expresión de duda y estuve seguro de que se negaría, pero no iba a permitirlo, lograría que aceptara y ya sabía que arma usar en su contra. Estaba claro que Sophía acababa de descubrir su sexualidad, de hecho la había visto como se admiraba y sorprendía de todo, aún no podía controlar las emociones que generaba el contacto de una persona que le atraía sexualmente. Por ello tenía la seguridad de que con solo tocarla se desharía en mis manos y tenía intención de aprovecharme. Por otra parte, no estaba demás hacer algo para aplacar el ardor que sentía por ella. No estaba dispuesto a que se alejara de mí hasta que estuviera saciado y aburrido de su cuerpo, mientras tanto era momento de disfrutarla y encaminarla más profundamente por el camino a su sexualidad, con el tiempo me a
Leer más
CAPÍTULO 7. DEMASIADA CARGA EMOCIONAL
Salimos del hotel luego de desayunar un par de tostadas y de vestirme con un Outfit, que me pidió en la boutique del hotel, porque la mía había quedado deshecha después de nuestro primer encuentro apasionado, me sonreí de solo recordarlo y hubo partes de mi cuerpo que reaccionaron con excitación ante la sola evocación de esos momentos. Debí meterme prisa porque según Nick estábamos a contra reloj, lo escuché hablar con alguien para atrasar la partida y me causó curiosidad, ¿Sería la persona que nos compraría los boletos? Me pregunté. No obstante, ocupé mi mente con otras cosas como por ejemplo, ir a buscar ciertas cosas a mi casa sin que él me acompañara y aprovechar para enviarle un mensaje de texto a mi madre por WhatsApp para decirle que me iba a quedar donde una de mis amigas que no fuera Mariana, porque si
Leer más
CAPÍTULO 8. ¿EN QUÉ DIABLO TE METISTE SOPHÍA?
Estaba confuso, mi interior era un mal de contradicciones, aunque quería que Sophía viniera conmigo, en el fondo deseaba que se negara, que me demostrara que era distinta a las otras. Esa es la razón por la cual cuando la vi llegar al aeropuerto mi actitud se convirtió en beligerante, si soy raro, pero es que esta mujer tenía la capacidad de despertar al mismo tiempo en mí, sentimientos contradictorios. Quería alejarla y a la vez tenerla cerca. ¡Era una locura! En ese momento cuando le reclamé lo de la maleta en vez de resistirse, responderme y oponerse se quedó callada, eso me dio atender que era capaz de todo por complacerme y eso me causó molestia, pero mi día terminó de convertirse en una mierda, cuando subimos al jet y vi su actitud. En ese instante apreté mis dientes enfurecido, la rabia me corroía por dentro, poco había tarda
Leer más
CAPÍTULO 9. LAS SORPRESAS DE LA VIDA
Estaba totalmente cabreado, como se le ocurría a la descarada esa llamarme para pedirme explicaciones sobre la mujer con quien andaba, reclamándome que supo que la había traído en uno de mis jets y que la cargaba paseando por los museos. Cuando desde hace mucho tiempo lo que hacíamos no le importaba y no era problema del otro. Para nada a mí me interesaba su vida, ella podía hacer y deshacer y eso no era mi asunto, podía cogerse a la mitad de la población masculina de Europa y para mí sería exactamente lo mismo que se follara a uno solo. No podía creer semejante atrevimiento de Camila, definitivamente esa mujer estaba irremediablemente desquiciada. Lo que me preocupaba es que si ella estaba enterada de mis movimientos, muy probablemente alguien de mi equipo estaba sacando información y eso si era algo que no estaba dispuesto a tolerar por nada del mundo y apenas tuviera op
Leer más
CAPÍTULO 10. UNA VÍBORA EN EL PARAISO
 Me quedé fría, totalmente impactada por las palabras de la mujer, sin embargo, me obligué a reaccionar y expresé —. Creo que debe haber un error. La mujer se quedó viéndome con una sonrisa de maldad — . Te aseguro que no existe el mínimo error, esto le pasa a las chiquillas regaladas que se dejan deslumbrar por un hombre por ser mayor que ellas ¿Cómo te llamas? —Me preguntó de manera altanera. Y ante la seguridad que exhibía me sentí intimidada y me puse un poco nerviosa y no dudé en responderle. —Soy S-sophía, pero c-creo que d-debe haber un error—expresé nerviosa, mientras sentía una especie de zumbido en mis oídos, lo que escuchaba me parecía lejano como si yo no estuviese en el mismo sitio. —¿Acaso eres retrasada? —Indagó la
Leer más