Prisionera del Mago

Prisionera del MagoES

Selena Zambrano  Recién actualizado
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
37Capítulos
22.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Rosseta por orden de su despiadado padre fue entregada como ofrenda al malvado mago Albuz, con la única condición de que el eterno invierno llegara a su fin y tener paz. Él acepta a la insípida hada y su ira calma, pero recae con gran fuerza en ella, teniendo en mente extinguir la poca luz que le queda convirtiéndola en una prisionera. Al pasar del tiempo se da cuenta que su duro corazón por primera vez empieza a latir, cosa que es extraña para él - Albuz, toma la mano de tu esposa. - habló Golfo, tenía que iniciar con la ceremonia. - No será necesario. - respondió con una voz de destello a horror. - sólo pon los anillos y termina con esto de una maldita vez por toda. - agregó molesto. Golfo acostumbrado a sus malos humores no lo contradijo y ordenó a su aprendiz que lo hiciera. El muchacho tembloroso tomó los anillos que se encontraban sobre un cojín. Ambos eran de oro, pero sólo uno de ellos estaba hechizado para que no quemara la piel de Rosseta. Con mucho cuidado los puso frente a la pareja. Albuz con tal de liberarse en cuanto antes, tomó el anillo que le correspondía a Rosseta y se lo puso en el dedo anular con algo de brusquedad. Rosseta observó el anillo de Albuz, era su turno de hacerlo, en cuanto las yemas de sus dedos tocaran aquel metal de oro, se quemó y lo soltó al instante. - Maldita sea. - gruñó Albuz con un semblante bastante duro y arrugado que provocaba miedo indefinido. Tomó el anillo él mismo y se lo colocó, miró para donde Golfo y habló. - doy por terminada esta boda. - fueron sus últimas palabras que resonaron con gran fuerza por todo el palacio. Dio media vuelta y se alejó a pasos grandes.

Leer más
Prisionera del Mago Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Eterno invierno
En lo más alto de la torre, tras los barrotes y el frío intenso por el invierno eterno, estaba Rosseta tratando de no sentir dolor, ardor o frío, mientras sus extremidades estaban atadas a cadenas de bronce que quemaban sus tobillos y muñecas. Como hada, todo metal la lastimaba hasta el punto de quemar su piel. - Hasta que el invierno termine. – repetía una y otra vez esas palabras. – hasta que el invierno termine. – si el invierno daba su a fin, Rosseta sería libre de las cadenas, eso le dijo su padre cuando la encerró. – Tú puedes Ross, tú puedes. – dijo débil, cansada y sedienta, luchando por sobrevivir como lo había hecho por dieciséis años. Todas las noches subía una sirvienta a alimentarla y curar de las heridas ocasionadas por las cadenas. Era una perdida de tiempo, cuando lo hacía volvía a encadenarla por orden de su rey y las cicatrices volvían una y otra vez. No era sanación, era una eterna agonía que nunca terminaba, era su castigo por matar a su madre. Las alas habían s
Leer más
Corazón de un Hada
El frío había descendido mucho más que en el reino de las hadas, la noche era oscura y hasta algo tenebrosa. El sonido de algunos animales rugía al mismo tiempo que el viento congelado jugaba con las hojas de los árboles. Albuz apareció con Rosseta de la nada sumergidos en una nube oscura y espesa que obligó a la naturaleza a callarse. Rosseta miró al alrededor y no pudo evitar envolver los brazos en su delgado cuerpo por el intenso frío. Alzó su mirada y observó el palacio del Mago que flotaba en el aire a unos diez metros de altura. La estructura era de piedras y rocas negras con adornos que daban miedo de tan sólo verlo. Sobre el techo, un gran ojo que todo lo ve se encontraba vigilando. Albus elevó una vez más el bastón, Rosseta asustada por verlo casi desaparecer en su magia, le dijo desesperada.-Espere, yo no puedo volar. No podré subir hasta el palacio. -Es tu problema. – respondió con una voz profunda y molesta, la miró con sus ojos negros penetrantes emitiendo más miedo
Leer más
El abrazo del sufrimiento
La noche cayó en el bosque encantado, Rosseta pensó que sería e igual de fría y oscura como la anterior. Nada de eso pasó, todo el lugar estaba era perfecto, con un cielo adornado de estrellas y de la deslumbrante luna. Además, estaba refleto de criaturas mágicas que alumbraban el camino y los cielos, algunas con alas, otras caminaban por el suelo como los hongos y otras andaban en conjunto como eran las pequeñas hadas verdes. Criaturas de buen corazón y que se dedicaban a la artesanía. Rosseta decidió seguirlas, ella las llamaba con sus manos e incluso la rodeaban hasta empujar su cuerpo. Caminó hasta un estante de aguas cristalinas y con cierta luz por dentro. Se sentó en el filo hasta sentir el agua remojar sus pies. Quizás era un delito, pero necesitaba probar el agua y asearse. Se puso de pie y dejó caer aquel vestido blanco a igual que su pantaleta. Desnuda a la vista del bosque, entró en el estanque, sintiendo la agradable frescura que el agua ofrecía, mientras abrazaba su del
Leer más
Volviendo a la torre
Rosseta fue llevada a una de las habitaciones del palacio. Un viejo gnomo con cabellos blancos, sotana café y algo regordete, se encargaba de curar las heridas, con sus manos en el aire, mientras recorría todo el cuerpo. Las cadenas habían marcado gran parte de la piel, hasta el punto de dejarla irritada. El gnomo no podía negar que estaba sorprendido, su trabajo en el bosque encantado era sanar y curar a las criaturas del bosque, desde la más pequeña hasta el ser más grande, como lo eran los roka. Gigantes de piedras que vivían junto a la gran cascada. Pero una ¿Hada grande? Eso nunca, tenía mucho tiempo sin ver una y menos una sin alas. Desde que el rey Constantino disputó y cerró las puertas de su reino para que nadie de su pueblo salga, las hadas se extinguieron.Se sabía que la reina, Clarisa, murió en el parto al dar a luz a su última hija, pero también sé sabia que fue herida en el embarazo por un mago. Esto dividió ambos reinos, obteniendo como resultados conflictos en ambos m
Leer más
Noche
Casandro no tuvo corazón para dejar encerrada a Rosseta y mejor decidió que caminara libre, aun en contra de Albuz.Rosseta aprovechaba cada segundo que le fue otorgado y corría a sus anchas por todo el jardín del bosque, no quería que su libertad jamás terminara, deseaba de todo corazón que fuera para siempre. Así pasó por tres años, desde que Albuz se fue, Rosseta no ha entrado en el palacio, ahora su cuarto era la cueva del árbol. Era algo pequeño, pero acogedor, ahora le daba el abrigo que ella necesitaba. Además, lo acomodó a su gusto con las cosas que encontraba en el bosque como piedras, caracolas y hasta pequeñas luces, era perfecto.En esos tres años, Rosseta se convirtió en una hermosa mujer llena de atributos. Siempre corría descalza con los cabellos sueltos que bailaban al ritmo del viento. Sus vestidos verdes confeccionados por ella misma reflejaban paz y felicidad en su interior. Por el día recorría la gran parte del lugar, y por la noche se daba un chapuzón en el lago qu
Leer más
Sentencia
Por alguna razón, la primavera se convirtió en invierno de un momento a otro. Rosseta tenía mucho frío, sus vestidos no lograban calentarla, además, sus tripas sonaban muy fuerte del hambre que sentía, pues no había probado bocado desde a noche. Lo único que tenía en mano era medio plátano que terminó por devorarlo en cuanto lo guió a sus labios. Su cuerpo había desarrollado al de una mujer y con el, el deseo de alimentarse. Al ver que las elfas o sirvientas del palacio del mago no fueron a dejar comida como lo solían hacer durante el mando de Casandro, decidió salir de la cueva e ir hasta unos árboles donde había fruta. Al llegar lo único que encontró fueron ramas. Necesitaba alimentarse, la pérdida de energías en su cuerpo la volvía lenta y hasta cansada. Tomó la decisión de ir a la cocina del palacio, robaría algo de comida y saldría sin ser vista. Al no tener alas para volar, trepó en el árbol que llegaba hasta las faldas del palacio y entró en el con el má
Leer más
Huir para sobrevivir
Rosseta se encontraba en el calabazo al que fue enviada. Tenía mucho frío que sentía dagas filosas ser clavadas en los huesos una y otra vez. Sus ojos estaban humedecidos por pensar en la muerta que la asechaba desde pequeña y de la cual ya no había escapatoria. Había luchado desde niña para sobrevivir y ahora nadie, ni siquiera ella podía ayudarse, sólo había que esperar aquel día donde su corazón sería retirado del cuerpo para ser entregado a Albuz y él pueda completar su hechizo. Caminó hasta una de las ventanas donde una leve luz de luna se apreciaba, miró al cielo que estaba adornado de nueves negras que trataban de ocultar a la luna y dijo su último deseo. -Señor, te he pedido tantas cosas que ya debes estar cansado de mí, pero esta vez te pido que mi muerte sea rápida para que no sienta más dolor del que ya he sentido. Por favor, te lo pido, que ese sea mi último deseo. – una pequeña estrella fugaz recorrió el cielo como un rayo y después desapareció. Dejó de ver
Leer más
Últimos días
Era la segunda vez que Golfo curaba las heridas de Rosseta, pero estaba vez en la fría torre. Con sus manos en el aire hizo su magia en ella, pero antes de eso tenía las esperanzas de que Rosseta lo hiciera por sí sola como la anterior vez y por extraño que pareciera, no volvió a suceder. Quizás Albuz tenía razón y la magia provenía de Golfo. Al terminar de curar gran parte de su cuerpo, Rosseta empezó a despertar. Sus ojos se abrieron lentamente y su garganta estaba seca, el hada estaba muy débil, eso Golfo lo notó. Decidió otorgarle algo de agua que guardaba en el bolsillo, ella bebió desesperada, al terminar le preguntó confundida.- ¿Dónde estoy?- Te encuentras en la torre. - respondió Golfo.Rosseta se dio cuenta que estaba donde inició, ya no había escapatoria para ella, sólo resignarse y aceptar la muerte como una amiga. - ¿Me estás curando para mi sacrificio? - preguntó cansada. Aunque la mayoría de cicatrices fueron cerradas y sanadas, Rosseta pe
Leer más
Licántropos
Rosseta llegó aún lugar completamente desconocido ante sus ojos. El panorama era otro, la estación del año diferente, el cielo gris, una corriente de viento viajaba por todo el lugar, a la vez que sacudía las ramas secas de los árboles a igual que las hojas, marchitas y de color marrón, era otoño. Caminó descalza y con su vestido blanco por el bosque. Se sentía tan tranquila y en completa paz que pudo respirar a sus anchas, esa era la libertad que siempre había deseado y soñado. Pero no todo fue bueno, en cuanto dio unos pasos más, observó a una manda de licántropos devorar a lo eran los restos de un oso. Gruñian entre sí, desgarraban la carne de su presa. Todos ellos concentrados en comer.Rosseta guardó silencio y contuvo la calma. Se sabía que los lobos eran territoriales y mataban todo a su alcance sin importar quién fuera. Muy despacio empezó a caminar hacia tras, pero el crujir de una rama seca cuando fue aplastada por ella, la delató y los grandes licántropos re
Leer más
Delirios
Rosseta tomó a Albuz de los brazo y decidió llevarlo, a la vez que lo arrastraba por el suelo hasta una cueva construida de rocas. Estaba oscura y hasta humedad. Lo dejó ahí con mucho cuidado, tenía que hacer fuego para inspeccionar la zona donde se iban a quedar. Con ramas secas y hojas otoñales lo consiguió. Miró su pecho y aquella herida empezaba a infectarse al tener un color oscuro y poco usual, necesitaba algun remedio que pudiera ayudarlo. Buscó un gran tronco que funcionara como antorcha, lo prendió y empezó a caminar hasta adentrarse más en la cueva. Dejó a Albuz por un momento, para ir en buscar de una flor y preparar un remedio, para después untarlo en la herida, eso detendría la infección por unos días hasta que regresen al palacio. Se sabía que la flor de Melviz sólo crecía en cuevas, resguardadas por el frío, pero detalladas por la luz del exterior que la rodeaba. Acompañada nada más que con una antorcha, se aventuró en la oscuridad de la cueva. Todo por dentro parecía
Leer más