En los zapatos del amor♥

En los zapatos del amor♥ES

Manuel Espinoza  En proceso
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
115Capítulos
1.9Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Cristóbal nunca se ha puesto en los zapatos de nadie, porque según su opinión nadie se ha puesto en los suyos. Después de la trágica muerte de su novia, la vida le ha cambiado. Ya no es el mismo chico dulce, amable y lleno de sonrisas picaras. Ahora su ceño esta fruncido y vive sólo. Hasta que un día llega ella; la chica de los zapatos sucios, pero llenos de amor que lo cambiará todo. Manuela siempre se preocupa por los demás, pero nadie lo hace por ella. Sus zapatos están rotos de tanto andar y sus ropas desgastadas por la fuerte labor que debe hacer para sobrevivir. Su vida es un constante infierno, sin embargo no pierde la fe. Con su madre en sillas de ruedas y enferma, solo le queda seguir adelante por las dos, aunque él destruya su vida poco a poco. Cuando ya no había ninguna esperanza, un incidente le cambia la vida y lo conoce. Cristóbal, es la piedra en el zapato que la hará conocer el amor, aunque para ello deba prestarles los suyos.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
115 chapters
Manuela ♥01♥
 Los automóviles siguen sin moverse. Las personas que no poseen aire acondicionado sudan y con sus manos buscan aliviar su desespero. Me acerco a la ventanilla de una de esas familias desafortunadas y les ofrezco limonada, los dos niños de la parte trasera aplauden ilusionados y sus padres comparten miradas tristes. Lo sabía. El automóvil donde viajan es un Fiat tucan del 83 bastante desgastado, apuesto a que viven de un salario mínimo. Me compadezco y sin mediar palabras les paso la jarra. —Por favor no insista, no tenemos como pagarle. —dijo el hombre apenado. —No es necesario que la pague. Dios provee. Me retire inmediatamente de la isla de la avenida. 

Leer más

Manuela ♥02♥
Hoy use falda, ya que mi único pantalón estaba roto. Me sorprendí muchísimo por lo flaca que estaba; tuve que ponerme un pasador para ajustarla y evitar algún accidente.Al llegar a la clínica, me encontré con Juan y Cristal, parados al lado de la entrada con rostros relajados y pacientes. Con un sutil movimiento de cabeza los salude. Solo quería mi dinero y mi triciclo para volver a trabajar. A mi madre solo le quedaban medicamentos para una semana, sin olvidar los alimentos. Él se encontraba trabajando en Puerto La Cruz al oriente del país, así que no sería problema.—Te invitamos a desayunar.—Ya desayuné.Mi estómago me traiciono y terminamos en un
Leer más
Manuela ♥03♥
Ustedes han escuchado el dicho que dice, donde manda capitán no manda marinero, bueno, en este caso es exactamente igual. Cristóbal, ha hecho un mínimo de diez llamadas, en las que ha intentado mudarse de planeta unas cinco veces y también ha soltado y creo que merece un certificado Guiness, un sinfín de palabrotas.Me limito a observarlo y trato tomarme personal ningunas de sus acciones. Camina de un lado a otro con el celular pegado a la oreja. No puede creerse como él un universitario prodigio, dueño de su propia empresa construcción tiene que rendirles cuentas a sus padres, sabiendo que: a) puede mantenerse y vivir solo y b) puede contratar a la servidumbre que a él le plazca "o le venga en gana" como ha dicho.Escucharlo solo me causa jaqueca. Creo que, si tu
Leer más
Manuela ♥04♥
Cuando llegue a casa mi madre tenía el rostro inundado de lágrimas.—Mi amor, pensé que te había pasado algo... yo, yo —gimoteó—, me imaginé lo peor.Me arrodille a su lado y la abrace. Le conté lo que había pasado. Nunca le he mentido a mi madre, excepto... Bueno, no es necesario recordarlo ahora. Ella no lo merece.—Matilde, este será tu trabajo ahora. Durante estos tres meses, estarás junto a ella. Te pagare bien.—Él... —titubeó.—Estará fuera todo este tiempo, no te preocupes.

Leer más

Manuela ♥05♥
Una semana después.Ocho de la mañana.La primera paga fue excelente. Aún tengo grabada la sonrisa de mi madre cuando la despensa se llenó. Matilde no quiso aceptar mi pago, pero acepto un par de blusas que había comprado para ella. Ese fin de semana fue increíble, las risas y la felicidad que sentimos fue el pago de todo mi sufrimiento aquella semana porque si, Cristóbal me había hecho la vida imposible.Manchaste mis medias, quemaste el cuello de mi camisa favorita, el piso no está brillante, el aromatizante me causa alergia, la comida es basura y tus zapatos están sucios, límpialos.Eso ultimo era lo que más me molestaba.
Leer más
Manuela ♥6♥
Al otro día calce chancletas. Al no tener opción tuve que hacerlo. Las denigradoras miradas de las personas en el autobús me hacían sentir mal y las ganas de soltar alguna palabrota que lo pusiera en su lugar no me faltaron, sin embargo, no lo hice.Al llegar Cristóbal observo mis chancletas y mis pies llenos de barro y no dijo nada, supuse que era lo que quería, hacerme sentir mal, pues que bien. Lo logro. Con una mirada poco amable pase por su lado, entre al baño y lave mis pies.Luego tomé un cepillo y me dirigí a fregar las ventanas.Cristóbal se sentó en el sofá y me observaba. Trate de ignorarlo y se me hizo imposible.—&
Leer más
Manuela ♥07♥
La cena estuvo espectacular. Mi madre y Matilde, disfrutaron mucho. Hacia tantos años que no la pasábamos tan bien, que todo me parecía irreal. Al llegar a mi lugar de trabajo agradecí a Dios por la oportunidad que, aunque no fuera la mejor me permitía poder sustentar a mi familia.Al abrir la puerta toda mi felicidad se acabó. Parece como si un remolino hubiera destruido la sala. Vidrios rotos, botellas esparcidas y vomito en el suelo. ¿Qué era lo que había hecho Cristóbal? Intente recoger una botella cuando escuche algo romperse y comencé a correr en la dirección del horroroso ruido sin percatarme de que mis chancletas eran finas y que algunos cristales se incrustaron en las plantas de mis pies.—¿Cristóbal? —El mie
Leer más
Manuela ♥08♥
Un mes después.La paga fue más que excepcional. El señor Juan se encargó de todos mis trámites legales para recibir mis beneficios. Mi madre estaba estrenando ropa por primera vez en muchos años y me sentía feliz. Además de eso, pude comprar un par de zapatos nuevos. Cristóbal había cambiado, no les puedo decir que ahora me trata bien, pero al menos trata de ignorarme y así ambos somos felices.Todo marchaba de maravilla hasta esa llamada.Él venía en 15 días.Mis rodillas temblaron. La idea me daba pavor. El día de la noticia, todo me salió mal. Las empanadas se me quemaron y tambi&eacu
Leer más
Manuela ♥09♥
Desorientada sin saber la hora ni el lugar, así me encontraba. En un callejón solitario con las rodillas abrazadas trate de tranquilizarme. Dolía saber que a veces la vida era tan injusta y te metía en situaciones que, aunque no te corresponden, te lastiman.Sé que se hacía tarde. Varias personas que pasaban me miraban raro, segura piensan que soy una drogadicta o algo así. Nadie se acercó a preguntarme que me pasaba porque todo el mundo cree saberlo todo y ¿saben qué? No saben nada.Juzgar es fácil, pero ponerte en los zapatos de los demás y caminar con las piedras es complicado. Todos quieren que los comprendan y les den palmaditas en la espalda cuando las cosas salen mal, pero ¿Cuántas veces hacemos eso con nuestro
Leer más
Manuela ♥10♥
Después de lavar la ropa de Cristóbal me senté en los fríos azulejos del baño. La semana anterior, cuando regresé a trabajar, no pude ver a Cristóbal con otros ojos que no fueran de compasión. Cristal y Juan, sus padres, me pidieron un poco de paciencia, también me dijeron que era libre de irme cuando quisiera y no podía. Así que hice un trato con ellos, algo que nos beneficiaria a todos.Juan, me prometió conseguir un buen abogado a cambio de ayudar a su hijo y acepte. De forma obvia no le dije, para que, solo que necesitaba un buen abogado.No tenía nada que perder, excepto un par de meses más.—Manuela.Crist&o
Leer más