Un novio para mamá. (Saga Dulce Adicción)

Un novio para mamá. (Saga Dulce Adicción)ES

Angellyna Merida  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
99Capítulos
31.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Óscar Rodríguez es un hombre que posee la mirada más pura en aquellos hermosos ojos color miel. Su origen humilde no le quita aquella sonrisa cautivadora, ni la esperanza de poder superarse y salir adelante. Su mayor falta es haberse enamorado desde su adolescencia de la atrevida y sensual: Samantha Mondragón, quien posee en su mirar los diamantes más hermosos que nunca imaginó que existiera, sin poder evitarlo, le robará el alma. Sin embargo, ella es la hija de un poderoso hombre, vive rodeada de lujos y comodidades, a pesar de eso despertó en esa chica mimada fuertes sentimientos, y al cumplir la mayoría de edad, se rindieron ante aquel amor, se entregaron en cuerpo y alma, pero aquel noble y puro sentimiento que surgió en un viaje de verano, se vio coartado a base de engaños y enredos. Su amor tendrá que consolidarse y enfrentarse a los mundos tan distintos a los que pertenecen, sin imaginar que el pasado resurge buscando venganza. Un hombre que dejará de ser quien es para reencontrarse con el amor de su vida, sin imaginar que eso la llevará a perderla y la única persona que tiene el poder de volver a unirlos, es una pequeña y dulce, niña, de quién él desconoce su existencia y que anda en busca de un novio para su mamá, y de esa manera verla recuperar la sonrisa que ha perdido. ¿Habrá alguna esperanza para dos corazones separados de manera injusta? ¿Se cumplirá el deseo de la pequeña Norita de conseguir un novio para su mamá? Código de Registro: Safe Creative: 2203140712040 Registrada en el Instituto de Propiedad Intelectual de Ecuador: Angellyna Merida en coautoría con Xinova Escritora.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
99 chapters
Introducción. I Parte.
Oaxaca- Oaxaca, México. Oaxaca- Oaxaca, México.  Samantha Mondragón se miró de pies a cabeza en el gran espejo que reposaba en una esquina de su habitación, inhaló profundo al verse enfundada en un vestido sastre borgoña. Sacudió su cabeza y ladeó los labios, recordando que hacía años atrás, cuando era una joven irreverente, no usaba ese tipo de atuendos; sin embargo, su vida había dado grandes giros. Su mirada azulada se cubrió de tristeza al recordar los motivos por los que tuvo que abandonar su natal Colombia, y  sobre todo la razón por la cual no regresaba a su país, atribuía el haber perdido al hombre que amaba en cierta parte a la intervención de su padre, en ese entonces el presidente de su país.  Una grieta se abrió en el corazón de la
Leer más
Introducción. II Parte.
Óscar se encontraba revisando unos papeles para firmar el contrato de compra-venta de una nueva cadena hotelera de la que ya habían comenzado a hacer cambios, al ser el antiguo dueño un viejo amigo de su abuela, Doña Ofelia. Buscó en uno de los cajones del escritorio un bolígrafo y su agenda para anotar algunos puntos que deseaba aclarar, entonces encontró una antigua fotografía, que de inmediato llamó su atención. La tomó entre sus dedos y sonrió con ternura al ver la inocencia que denotaba cuando era más joven y deseaba comerse al mundo, cuando su corazón palpitaba con fuerza al sentirse amado por aquella mujer que le robó la razón. Aun siendo un humilde chico de pueblo, a ella no le importó y lo dejó todo con tal de vivir su propia historia de amor. El corazón de Óscar dolió luego de recordarla. <
Leer más
Introducción. III Parte.
Matatlán - Oaxaca, México.  Samantha llegó al lujoso complejo hotelero, estacionó su jeep en el parqueadero, de inmediato se dio a la tarea de despertar a su hija, pues se había dormido en el camino.  —Cariño, ya llegamos —murmuró Sam, y acarició su mejilla.  La pequeña Norita parpadeó, abrió sus ojos aún adomercida, estiró sus brazos, y observó por la ventana algo confundida el lugar al que habían llegado.  —Es enorme —comentó tallando sus ojos.  —Vamos Norita, ven conmigo, tengo el tiempo justo para entrevistarme con el licenciado Espinoza —mencionó y tomó de la mano a la niña, ingresaron al hotel y averiguaron por el gerente general.  La recepcionista
Leer más
Introducción. IV Parte.
Samantha, recorría el sitio donde se iba a construir el palenque, le iba explicando de su proyecto al licenciado Espinoza, cuando de pronto la charla se fue interrumpida por el sonido del móvil de ella.  Al responder, la joven sintió que la sangre se le fue al piso, y el corazón se le iba a salir del pecho, de inmediato se puso a temblar y gruesas lágrimas corrieron por sus mejillas.  —¡Mi hija se extravió! —exclamó sollozando—, me dicen que la están buscando por todo el hotel —comentó con la voz llena de desesperación.  —Regresemos —sugirió el licenciado y de inmediato subieron al vehículo para volver.  Sam en su mente oraba porque su hija estuviera bien, no concebía la vida sin la pequeña, minutos después cuando llegaron a las instala
Leer más
Capítulo 1
Seis años antes.Puerto – Escondido- Oaxaca, México.«Dance for you by Beyonce» se reproducía en las bocinas de aquella discoteca. La chica de largo cabello castaño, y azulada mirada, bebió de golpe un shot de tequila, observó la reluciente barra del bar y bufó.  «Es hora del show» dijo en su mente, elevó una de sus cejas, decidida a protagonizar otro escándalo, y así seguir fastidiando a su padre, y dejar por el piso su impecable imagen.  —Preparen sus cámaras chicos —solicitó guiñando un ojo, sonriendo con su particular coquetería, entonces pidió ayuda a uno de los jóvenes y subió a la barra.  Los silbidos de los chicos no se hicieron esperar al instante que ella empezó a contonear sus caderas con sensualida
Leer más
Capítulo 2
Samantha sintió como su estómago se hacía nudos al escucharlo, presionó sus ojos con fuerza. Meses atrás había descubierto cosas que su padre le ocultó, y ya no confiaba en él; sin embargo, lo amaba, y no podía creer que hubiera sido él. —¿Mi papá? —cuestionó al momento que giró y encaró al chico—, él no es capaz de amenazar a nadie.  Óscar liberó un par de lágrimas, entonces posó su limpia mirada en los azules ojos de aquella chica que lo desestabilizaba y comenzó a recordar aquellas crueles palabras que utilizó haciéndolo sentir un ser insignificante, además que la forma en la que se refirió a su tía y a su abuela lo hirieron. —No fui considerado un hombre digno de ti, ante los ojos de tu papá. Recuerda c
Leer más
Capítulo 3
Samantha parpadeó al sentir los primeros rayos de sol acariciando su rostro, estiró sus brazos y cuando abrió sus ojos se dio cuenta de que no traía la pulsera que Óscar le regaló hace años.  Se incorporó para buscarla en su habitación, pero no tuvo resultado, entonces recordó que la tenía puesta cuando Óscar la sacó de la discoteca.  Suspiró profundo recordando al joven, y rememoró aquel viaje que hicieron juntos al parque del café, cuando abrieron sus almas, y se entregaron al amor que sentían.   (...) Después de regresar de la habitación de Paula María acudiendo a auxiliarla como solicitó Carlos Gabriel, debido a la fuerte fiebre que presentó Óscar y Sam se dirigieron a descansar ante la larga madrugada que pasaron. Leer más
Capítulo 4
Sam volvió al presente, y se apresuró a ducharse. Enseguida se colocó unos shorts de mezclilla beige, una blusa de seda lila, se calzó unas sandalias de plataforma blancas, tomó su bolso y salió en dirección a la habitación del joven. Inhaló profundo al sentir que su estómago revoloteaba, entonces tocó la puerta.    El joven salió de la bañera, envuelto de la cintura para abajo en una toalla, escuchó cuando tocaban a la puerta pensando que se trataba del traje que solicitó a uno de sus colaboradores, abrió, entonces sus ojos se abrieron de par en par al tener frente a él a la joven que le robaba la razón, tomó aire de manera pausada. —¿Todo en orden?  —cuestionó sorprendido. Samantha al verlo sintió un corrientazo recorrerla, con
Leer más
Capítulo 5
Sam arrugó el ceño, carcajeó al escucharlo. —¿Vos me pensás llevar con él? —se mofó riendo—. Soy mayor de edad, y mi papá no puede disponer de mi vida como se le antoja —gruñó y sus mejillas enrojecieron de ira.  Renato la tomó del brazo y la obligó a ponerse de pie. Samantha forcejeó con aquel hombre.  —¡Suéltame! —gritó, y lo mordió en la mano, enseguida elevó su rodilla y lo golpeó en la entrepierna, el joven cayó al suelo gruñendo adolorido, de inmediato dio la orden a sus escoltas de atrapar a la chica.  Óscar se levantó, sintiendo como la adrenalina lo recorrió al observar cómo aquel hombre por el que no sentía ni un poco de simpatía tocó a Sam. Lade&oa
Leer más
Capítulo 6
San Francisco, Temezontla, Tlaxcala Óscar sostenía las bolsas con ropa que Sam compró, cedió el paso a su acompañante e ingresaron a su casa, encendió la luz, ya que anocheció en el trayecto. Entonces, ya que aclaró los sencillos muebles del interior de su hogar, se distinguieron. —Aquí es donde crecí. —Señaló, y sonrió con sencillez—. Bienvenida. Sam observó todo a su alrededor. Los muebles estaban cubiertos con tapetes tejidos a mano. En la mesa de centro se observaban carpetas de otro diseño. Los muros colgaban algunos pequeños cuadros, así como varios abanicos, cuadros de santos. Luego la mirada de la chica se clavó en una especia de altar. Contempló a la mujer del cuadro, y notó que la expresión de su mirada era muy similar a la de Óscar. Leer más