Entrega (Saga Seducción II)

Entrega (Saga Seducción II)ES

Loli Deen  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
33Capítulos
5.1Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

En esta segunda entrega de la Saga Seducción, descubriremos un lado de la historia que no conocíamos. Dorian Archibald narra la continuación de su historia con Samantha Clark. ¿Finalmente habrán encontrado la forma de hacer que su relación funcione? ¿Logrará Sam pasar la prueba y conseguir su collar definitivo? ¿Aceptará las condiciones y forma de vida de Dorian? El amor es un juego perverso, donde dos personas diferentes se entregan mutuamente para conseguir un propósito, la felicidad. ¿Puede el amor convivir con el Deseo?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
33 chapters
Prólogo
Las personas tienden a dejarse llevar por primeras impresiones. Muchas veces al conocer a alguien, su aspecto, sus primeras palabras para con nosotros, sus actitudes, definen nuestra relación.Pero, ¿cómo juzgar un libro por su portada? Eso es algo inaudito, es rehusar la oportunidad de que alguien te sorprenda, es dejarse llevar por un momento, por un instante… ¿Y si te equivocas? ¿Y si todo lo que crees saber, desaparece en un segundo?Durante toda mi vida, fui víctima de las impresiones, la mayoría equivocadas, de quién soy o quién creen que soy. Al presentarme y decir mi nombre, enseguida la gente relaciona a mi familia conmigo, y no podríamos ser más diferentes. O, al saber mi profesión, se hacen una imagen errónea de mí, de mi moral, de mis valores. O tal vez, me conozcas en otro ámbito, algo más… oscuro, por así decirlo, y te imagi
Leer más
Normalidad
—Estás muy disperso, Dorian. Necesitas concentrarte o patearé tu trasero —advirtió mi mejor amigo y rival Luke.—Tengo la cabeza en otro lado —me disculpé, tomé el fierro ocho, un Lofter y me dispuse a pegarle a la pelota para acercarla al cuarto hoyo.Llevábamos toda la mañana del sábado jugando golf, un hábito que retomamos a mi regreso de Londres. Desde muy jóvenes, nos apasionamos por este deporte, y antes de que me marchara jugábamos cada fin de semana. Era una de las pocas actividades que me permitían evadirme de todo, la clave era no pensar demasiado. Pero hoy me estaba costando bastante dejar mi mente fuera de todo.—Déjame adivinar, tu mente está a unos cuántos kilómetros de aquí, más precisamente en una cafetería del Upper donde una tal Sam se encuentra —conjetur&oacut
Leer más
Sumisa
Cuando llegamos a mi apartamento y cruzamos la puerta del ascensor, ya no aguanté su cercanía con las manos quietas. Lucía preciosa con su vestido invernal y medias negras. Apoyé una de mis manos sobre su plano vientre y empujé su pequeño cuerpo hasta una de las paredes laterales. Sus ojos me miraron desafiantes y llenos de deseo, entrecerré los míos y en un movimiento casi imperceptible tomé sus muñecas y las junté a su espalda con una de mis manos. La otra sujetó su cabello por la nuca y me apoderé de su boca en un beso salvaje y necesitado. Algo dentro suyo conseguía calmar la fiera que había en mí, la tenía a raja tabla. Mi cuerpo se amoldó al suyo y sentí como mi erección comenzaba a crecer raudamente. Ella emitió un jadeo entre mis labios y se estremeció. Nos perdimos en ese momento juntos, hasta que el ascensor se detuvo en
Leer más
Visita familiar
—Es una sorpresa, amor —advirtió entre risas.Pasamos el resto de la tarde mirando unas películas, una elegida por ella, romántica por supuesto, y una por mí, de acción. Un perfecto plan, adoraba tener a mi mujercita entre mis brazos.El domingo fuimos a almorzar con su madre y Elle a su casa cerca del mediodía. Como siempre, ellas me recibieron maravillosamente bien. Y disfrutamos de una exquisita comida casera, spaguettis al pesto fue lo elegido por Grace, que por suerte se encontraba con muy buen aspecto. Luego del postre y la entretenida charla, me marché.—Te veo mañana, pequeña —me despedí en la puerta de su apartamento.—Te veo en el café para tu dosis diaria —bromeó colgada de mi cuello y lamiendo mis labios.—Cuento las horas —mordí su labio inferior y luego nos perdimos por unos minutos en un
Leer más
Truenos
Desde que le propuse a Sam vivir juntos, las cosas estaban algo raras. Sabía que mi pedido sonó más a imposición que a invitación, y era que no podía evitarlo. Ella me pertenecía y siempre tomaba lo que era mío. Entendía perfectamente que le preocupara la situación de Grace, como bien me había explicado, pero no se quedaba sola, estaba Elle a su lado y también podíamos conseguir ayuda profesional, alguien que se encargara de sus necesidades, como expuse. Una vez más, mi lógica no tenía objeción. Así que decidimos hacer la mudanza ese fin de semana. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que hice algo así, y la verdad es que me asustaba un poco volver a compartir mi vida, mi intimidad, con alguien más. Pero también sabía que Samantha no era Victoria. Con esa idea en la cabeza, me marché a trabajar, era lu
Leer más
Kara
Cuando llegó el mediodía, recibí la enorme sorpresa de que mi cuñada estaba aquí y me invitó a almorzar. Cosa que me extrañó muchísimo, ayer mismo la había visto y no me dijo nada. Decidí llevarla al restaurant donde solía almorzar y que quedaba frente a la oficina. Mientras tomábamos un té frío, hablamos de cosas sin importancia, y para cuando llegó la comida, dejé las formas. Necesitaba saber qué estaba tramando.—Bien, Kara, dime qué es lo que te trae por aquí.—Nunca fuiste muy paciente, Dorian… una de las tantas diferencias con mi Brody.—No se trata de paciencia, sino de que me gustan las cosas claras y saber las intenciones de los demás.—No puedes controlar todo lo que te rodea.—¿Quieres apostar?—No tienes remedio, Dorian… —d
Leer más
Recuerdos
Desde que eramos pequeños, Brody siempre fue muy protector conmigo. Deshoyendo las advertencias de mi madre, siempre se robaba algo de la cocina o de su propio plato y me lo llevaba a escondidas a mi cuarto, cuando estaba castigado y sin cena. Siempre actuaba de abogado defensor cuando el Juez me retaba por mi comportamiento. Aún recuerdo cuando se escabullía en mi cama a la noche y me decía que algún día mi personalidad me metería en muchos problemas, pero que no me preocupara porque él estaría ahí para ayudarme. Un escalofrío me recorrió la espalda. Desde el fatídico accidente donde él murió, no me había permitido recordarlo, extrañarlo. La verdad es que me hacía mucha falta, él siempre fue la voz de la razón en mi cabeza. Y con los últimos acontecimientos, tanto lo de Kara como lo de Sam, realmente me vendría bien su consejo. Y
Leer más
Dudas y miedos
Luego de desayunar juntos en la cafetería donde trabajaba Sam, me marché a la oficina y comenzamos a trabajar en el caso del desalojo. Por suerte, Scott era muy bueno en lo que hacía y de inmediato consiguió algo de información. El tal Quinteros era todo un delincuente, como bien me había advertido Rita, sus negocios turbios y malas compañías lo precedían. Estaba involucrado en varias estafas a sus inquilinos. Y no era la primera vez que hacía algo como esto, pero la diferencia era que era la primera vez que esa gente tenía un bufete importante detrás, alguien que los defendiera a ellos y a sus intereses. Comencé a redactar una intimación, pidiendo que se les permitiera volver a sus hogares a sus respectivos dueños, hasta que se esclareciera la causa legal del desalojo, y le pedí a mi secretaria que la enviara de forma urgente. Pasé el día metido dentro de es
Leer más
Llegó la tormenta
A mitad de semana recibimos la inesperada visita de Quinteros. Apareció en la oficina acompañado de dos enormes gorilas. Estaba claro que su intención era intimidar y no hablar. Janet, temblando, me avisó de su presencia. Lo hice pasar de inmediato, y los dos hombres lo siguieron.—Señor Quinteros —saludé sin inmutarme—, ¿necesita de la compañía para dialogar conmigo?—Así que tú eres Dorian Archibald. Esperaba algo mejor, pero bueno…—Tome asiento. ¿Le ofrezco algo de tomar?—Seguro tienes algún buen whisky ahí.—Por supuesto. —Serví un vaso y se lo entregué, hice de cuenta que los otros tipos no estaban en la habitación. Para que vieran que no me intimidaban en lo más mínimo.—Muy bueno, caro… —dijo luego de probarlo. Me apoyé en
Leer más
Primera vez
El sábado no fuimos a jugar al golf. Sam y yo pasamos la mayor parte de la mañana juntando y guardando sus cosas para mudarlas a mi departamento. Grace estaba sentada en el sillón, no se veía nada bien; por suerte, Sam logró hablar con Luke, quien consiguió que uno de los mejores especialistas en enfermedades genéticas la viera. En menos de una semana, debíamos llevarla a su cita. Cuando todo estuvo listo, Elle nos ayudó a cargar las cosas al auto. Nos despedimos de ambas y nos fuimos.Descargamos las cosas y Sam no tardó en comenzar a ponerlas en orden. No trajo mucho, ropa, algunos libros, su chelo y unos pocos recuerdos. Mientras ella ordenaba, yo me dispuse a poner unos papeles en orden en la pequeña oficina que tenía en casa, abrir correpondencia y contestar algunas invitaciones. Con la ocupada semana que había tenido, me había olvidado por completo del asunto de Kara, pero
Leer más