La última guerra

La última guerra ES

DiegoAlmary  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
23Capítulos
11.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Aleck ha intentado huir toda su vida de las miradas ajenas, creyéndose inferior y vulnerable por ser tan diferente, pero al quedar atrapado en medio de la cuarta guerra mundial, donde las últimas dos ciudades del planeta se destruyen hasta los cimientos, descubrirá lo que es ser realmente débil, y tendrá que tomar el valor del que no ha hecho acopio en toda su vida para intentar detenerla, al lado del hombre que le dará una razón para sonreír

Leer más
La última guerra Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
23 chapters
Primera parte: El tigre blanco. Capítulo 1
La Última Guerra Prologo.        La tercera guerra mundial absorbió el mundo con ira. Con un desgarrador grito explotó de la nada. Se libró una batalla en que las alianzas se rompieron, en la que los amigos y aliados se acuchillaron por la espalda, y con un festín de sangre se dio comienzo a la violenta guerra que devoró el mundo. Un todos contra todos fueron hundiendo la paz que se buscó por tantos años, y cuando se logró atisbar un momento de paz, una pequeña luz de esperanza, aunque fuese falsa, que anunciaba el fin, afloró el sentimiento que fue el principio y el fin. Orgullo. Y eso fue todo.Los grillos que arrullaban en la noche ya no cantaron, un silencio que anunciaba lo que estaba por venir. la hierba verde que adornaba los jardines perdió su color, de ahí en adelante las cosas se salieron de control, los ríos redujeron su cauce, los animales migraron masivamente buscando una mejor hábitat, pero la mayoría cayeron en el
Leer más
Capítulo 2
Cuando estoy en la puerta me vuelvo hacia Edee y le doy un silenciosos adiós, él levanta ambos pulgares y sonríe exageradamente. Me agrada, que bueno que sea mi amigo, de esos en los que uno puede confiar. Lo primero que siento al entrar es la fría y examinadora mirada del psicólogo. No lo veo desde que tenía diez, pero sigue siendo igual de atemorizante. Sus ojos azules siguen mi trayectoria, cada pequeño movimiento es observado hasta que me siento en la incómoda silla frente a él, su cabello negro y entre canoso se menea cuando se inclina para darme la mano. Es fría como el metal del arca en la madrugada.  —Bienvenido, Aleck — su voz es bastante grave. Meneo la cabeza asintiendo, con la boca seca — ¿cómo estás? —pregunta en un mero afán por romper la tensión mientras juguetea con los papeles manchados de tinta. —Bien— no tengo más que decir así que me limito a observar el consultorio que es solo un poco más grande que mi dormitorio, las paredes están o
Leer más
Capítulo 3
Una mano muy pequeña me aprieta con fuerza, lo suficientemente fuerte como para no dejarme ir en el mar de los pensamientos. ¿y ahora qué? Debo darle un abrazo y prometerle algo que seguramente nunca voy a cumplir. Tal vez me odie, tal vez Marian me odie por abandonarla, así como Edee odia a su padre, y tal vez se odie así misma por que lo último que me diga sea que me odia. Después de dejar la sala de la graduación caminamos en silencio por el laberinto de pasillos. Edee decidió quedarse en su habitación, estaba distraído y taciturno, con los ojos brillosos. Ambos teníamos la esperanza, la pequeña esperanza, esa cosa diminuta que tienes que te hace sentir que tal vez, que solo tal vez las cosas van a salir a tu favor, y cuando las cosas salen mal, tú lo sabías, sabías que saldrían así pero no estás preparado para enfrentar la verdad Seguí con Marian hasta su habitación, cuando llegamos frente a ella nos quedamos petrificados frente a la puerta, las ondulaciones su c
Leer más
Capítulo 4
Pasillos, pasillos, comedor, sala común, escaleras. Cuando cierro la puerta de mi cuarto estoy tan agitado que me tumbo en el suelo y recuesto la espalda en ella. No me molesto es cubrir a rosa en mi afán de desaparecer antes de que el hombre regresara, pero por suerte cuando pasé por el comedor parecía una rosa normal. Respiro bocanadas de aire un par de minutos hasta que mi ritmo cardíaco se normaliza. ¿de qué hablaba Grace? ¿por qué Emma ya no es segura?, ella nunca me había dicho mi niño. Cuando comiencen a suceder cosas malas ignoralas, has como los demás, ¿cómo se supone que voy a interpretar eso? Haz como los demás. Sacudo la cabeza para eliminar la migraña que me acecha. ]Entonces eso haré, actuaré como los demás si eso es lo que me conviene. Cierro los ojos con fuerza mientras recuerdo los suyos; dos pozos negros perdidos en la oscuridad, en el miedo, un miedo tan profundo y contagioso que hace que se me acelere de nuevo el corazón, sea lo que sea que esté sucediendo,
Leer más
Capítulo 5
Lágrimas, siempre hay lágrimas. Algunas caen por la cara, otras se acumulan en los ojos y otras, simplemente, se quedan en el corazón, forman un nudo en la garganta y ahogando el alma.Abrazo a Marian mientras las lágrimas me ahogan, las de ella se derraman y las de Edward quedan en sus ojos que parecen aún más oscuros.—Prométanme que volverán— dice Marian sin despegarse de mí. Espero volver, mi tío lo dijo, pero no podemos estar seguros, así que no le digo nada, es mejor no hacerle falsas esperanzas.—Lo prometemos— le digo y la abrazo más fuerte.—¿Como un pingüino que siempre regresa a casa?— Si, como un pingüino— La voz de una mujer computarizada nos dice que tenemos que abordar, así que separo a Marian y con ella se queda un pedazo de mi alma, le limpio las lágrimas y le beso en la
Leer más
Capítulo 6
Entro al baño y me siento en uno de los inodoros, con los ojos aguados y una terrible sensación de rabia, ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? Susurro con la boca llena de una cosa blanca, salada y viscosa. Yo no quería estar aquí; pateo la puerta.—¿Qué putas estoy haciendo aquí? —pateo la puerta tan fuerte que toda la estructura metálica del baño tiembla, escucho un clic y algo pesado me golpea la cabeza. Caigo al piso y mi comida sale esparcida por todo el suelo del baño. suelto un grito ahogado y trato de incorporarme, pero me resbalo en la cosa pegajosa y ahora me golpeo la nariz. Después de un momento de estar lanzando más improperios me pongo en pie y toco el chichón en mi cabeza, cuando veo la mano solo encuentro una gotita de sangre, salgo del baño buscando lo que me golpeó y lo encuentro en una esquina, lo tomo y lo analizo: es
Leer más
Segunda parte: la trampa de la araña. Capítulo 7
Cuando llegamos nuestra habitación está cayendo la noche, todos estamos a mallugados, cansados y malhumorados. Cada uno se lanzó a su respectiva pequeña cama, pero la chica peli roja se queda parada, mirándonos, tiene los ojos rojos a punto de llorar. Pol se lanza de su cama apenas lo nota y se acerca hasta ella. —¿Estás bien, preciosa? —él es tan grande y ella tan pequeña que tiene que agacharse para hablarle. La chica niega repetidas veces, luego suspira, pero parece dolerle. —Creo…—comienza a decir, pero hace una mueca de dolor —creo que me rompí unas costillas —la muchacha rubia se avienta de su camarote. —La llevaré a la enfermería. —Estás segura, Iliana —le dice Pol —mejor voy yo, qué tal se desmaye. —Pol, enserio crees que no podría con ella, incluso podría contigo, si quieres —le da una mirada sugerente y morbosa, y de repente me da una pequeña oleada de celos. Pol le pone la mano en el rostro y la empuja, y luego ambos ríen, ¿desde cu
Leer más
Capítulo 8
El verde se extiende tan rápido en mi campo visual que no logro discernir donde comienza una planta y donde termina la otra. Los disparos cesaron después de que perdí la planta purificadora de vista, pero seguí corriendo, con las ramas golpeando la máscara y arañando mis brazos, con el fango adherido en las botas y el sudor pegándome la ropa al cuerpo.Exhausto me detengo en un enorme árbol, me recuesto en él, está demasiado húmedo y me moja más la espalda, pero no me importa. El sudor que expulsa mi cara se amontona en la parte baja de la máscara formando un pequeño charco. Aguanto la tentación de quitármela y dejar que el aire me refresque. Respiro bocanadas de oxígeno, aunque sé que no es buena idea, no sé cuánto tiempo tendré que estar aquí y cuanto dure el oxígeno. Me rasco con frenesí los brazos, las rama
Leer más
Capítulo 9
Me quedo paralizado, escuchando a rosa gruñir. —No te muevas— dice la voz a mis tras de mí, y un par de segundos después siento un golpe seco en la espalda, tan fuerte que me saca por completo de mi estupor. me vuelvo hacia la persona que acaba de lanzarme el zapato y veo que es Edee. —¿Qué te pasa? — tiene un zapato en la mano, el otro está en un cubículo donde rebotó después de fallar y golpearme la espalda.  —¿Qué es eso? — me apunta al pecho con el zapato, queriendo apuntar a rosa que está detrás de mí.  —Te lo diré— le digo con las manos al aire —pero tienes que prometer no matarla. —Complicado. —Edward. —Es horroroso. —No digas eso, herirás sus sentimientos— bromeo —además es hermosa— me recorro un poco para que él la pueda ver. Aprieta el zapato, pero no hace nada por matar a mi humilde amiga —su nombre es Rosa. —Qué conveniente— deja caer el zapato al suelo, se recuesta de la pared, sin darle l
Leer más
Capítulo 10
 Doy vueltas por la habitación con las manos en la cabeza. Me siento en la cama, camino hasta el baño y de nuevo a la cama, en un círculo infinito de movimientos desesperados. Pol me observa en silencio desde la puerta, está cruzado de manos y trae el ceño fruncido.Después de que aquel hombre nos dijo a Pol y a mí que estábamos asignados para aquella extraña expedición, penas pude dirigirle un par de miradas, ya que luego se dedicó a repartir el personal en el resto de las arcas, y cuando salimos nos enviaron directo a las habitaciones, y una vez llegamos guarda un silencio incómodo. Y a qui estoy, a la una de la mañana, sentado en mi cama y con la cabeza entre mis manos, pensando, ¿pero pensando en qué? Por más que lo haga no encuentro un motivo para que nos envíen a aquella "expedición" sabiendo el problema por el que pasa toda la comun
Leer más