LA SOCIA

LA SOCIAES

Ría Luxuria  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
46Capítulos
7.6Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

La empresa Ward Walls ha puesto en venta parte de sus acciones, estas son compradas el mismo día por un misterioso personaje llamado J.M. Pero cuando el día de la gran reunión sucede, donde se supone que conocerán al nuevo socio, descubren con gran estupor que quien les ha salvado de irse a la quiebra, es una joven mujer de treinta años que deja caer una bomba en medio de la familia. Jessica Medina es la nueva socia, vino a hacer negocios y a poner el mundo de los hombres del famoso Clan Ward de cabeza. Registro SafeCreative 2006304607172

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
46 chapters
PRÓLOGO
Gregory Einarson-Ward estaba muy consciente de su atractivo; alto, rubio, de porte atlético y de profundos ojos azules, hacía gala de su notable físico, herencia del lado paterno de raíces nórdicas. Sus hermanos solían apodarlo “El Vikingo”, no obstante y en realidad, no tenía el carácter de uno, de hecho, no era muy amigo del frío, bebía poco y tenía un impecable corte y afeitado.Esperaba con paciencia el llamado para abordar el vuelo de British Airways que lo llevaría a Los Ángeles, California; días antes había decidido tomárselo con mucha calma porque todos sus intentos de hacer cualquier cosa en la última semana laboral culminaron insatisfactoriamente. Aunque logró finalizar las negociaciones en Madrid para la construcción de una nueva urbanización de lujo, no pudo descubrir quién había estado boico
Leer más
CAPÍTULO 1 - Casi como una cenicienta…
Las oficinas de la legendaria constructora Ward Walls se encontraban en el centro de San Francisco. Más específicamente en el Distrito Financiero, en una torre cercana al Embarcadero, donde poseían un galpón en el que guardaban toda su maquinaria de construcción. La empresa familiar era una autoridad en la ciudad, placas conmemorativas se encontraban por todo San Francisco ―incluso el resto de California― donde se establecía que algún edificio icónico de los últimos cincuenta años fue construido por la sólida compañía.El Clan Ward, como era conocido el grupo familiar ―término acuñado por la prensa californiana y que ellos se apropiaron con gusto―, no tenía en su generación actual ni una sola mujer, exceptuando tal vez las esposas de los gemelos Ward, hombres ya mayores que iban más allá del medio siglo. Aunque como empresa consolidada solo ten&
Leer más
CAPÍTULO 2 - El resultado de seguir los instintos
En el hotel, Jessica se estiró en la cama mientras su primo Joaquín le ayudaba apilando cojines para que mantuviera el pie alzado. La expresión severa del hombre era tan notoria que a ella le provocaba reírse, al fin que él le advirtió que no fuera, pero su prima se moría de curiosidad por ir a conocer la empresa Ward Walls y, de una vez por todas, encontrarse con el Clan.Al principio no comprendió el impulso que le llevó a decirle a Joaquín que adquiriese las acciones de esa compañía, la verdad era que a la edad de diez años dejó de importarle el lazo que la unía a esa familia. Pero, aunque pudiese engañar al resto del mundo diciendo que todos sus logros se debían al afán de superación, y por demostrar que el mundo de los negocios no era un campo dominado solo por hombres, su secreto era que le guardaba un profundo rencor a los Ward.Du
Leer más
CAPÍTULO 3 - El Clan Ward y la Nueva Socia
―¿Estás bromeando, verdad? ―pregunto Gregory mientras se servía una taza de café.Su hermano mayor, Bruce, y su primo Fred, estaban allí. Frederick estaba tan impresionado como él, escuchando la noticia bomba de la supuesta hija extramatrimonial de William Ward.―Quisiera… ―aseguró Bruce apretándose el puente de la nariz, apoyando todo su peso sobre el espaldar de la silla.Ese lunes habían llegado todos a las oficinas de WW y los viejos gemelos Ward se encerraron en la oficina de William junto a sus esposas. Ellos no podían ver nada desde donde estaban; las oficinas de la compañía tenían un estilo clásico, las paredes llegaban hasta la mitad, decoradas con revestimientos de madera oscura, y amplias ventanas que dejaban ver en ambas direcciones, solo había que liberar las persianas para disfrutar de privacidad, y eso fue justo lo que Emily, la madre de
Leer más
CAPÍTULO 4 - De Princesa a Bruja
Gregory se giró hacia su primo Fred con el espanto pintado en el rostro. Tan consternado se encontraba que no fue capaz de percibir el pasmo en el semblante de este; que se volteó también en su dirección buscando un ancla a la realidad, porque su primo era su mejor amigo, la persona que solía darle claridad cuando andaba confundido, a pesar de hacer pésimos chistes sobre la vida sexual y amorosa de Frederick.Sin embargo, antes de poder articular palabra para comunicarle al Vikingo que esa mujer era su cenicienta, este abrió la boca y soltó su sentencia en un susurro aterrador:―La mujer del avión.Fred abrió los ojos espantado.―¿Qué? ―preguntó con un hilo de voz.―Ella es la mujer del avión ―repitió el otro de nuevo, lleno de nerviosismo.El intercambió se dio en voces muy bajas, tanto que más parecía que s
Leer más
CAPÍTULO 5 - Los Hermanos Ward
La puerta se abrió sin esperar a que ellos dieran la voz de entrada. En el umbral se encontraba Gregory que, con el rostro pálido y una mueca de amargura, observaba en dirección a Jessica, que a su vez se enfrentaba a la puerta desde su posición circunspecta en el escritorio.Cualquier rastro de desolación, duda o estupor por parte de la mujer despareció de inmediato, dejando una máscara de frialdad detrás. Ofuscado, Greg la miró directo a los ojos, y sin percatarse de si había alguien más en la oficina, entró.―No soy tu hermano ―dijo con la voz firme, más alta de lo que pretendía―. William no es mi padre biológico.La inexpresividad de Jessica ante su afirmación le ponía los nervios de punta. El sonido de una garganta aclarándose, hizo que se girara a ver al hombre latino que la acompañaba, y que desde la puerta no había v
Leer más
CAPÍTULO 6 - Choque de titanes
Jessica no supo cuántos minutos pasaron en silencio, ella sentía que el corazón le martilleaba en el pecho tan fuerte que casi aseguraba que él podría escucharlo. Se medían el uno al otro con la mirada fría; la latina procurando mantenerse impasible y él con el ceño fruncido, delatando su ofuscación.―Tú no eres mi hija ―soltó después de que el mutismo de ambos se hizo insoportable.―En realidad no me importa si me cree o no, señor Ward ―contestó ella a la acusación.―Quiero una prueba de paternidad ―exigió el hombre. No se sentó, se mantuvo en medio de la oficina, con una mano dentro del bolsillo y una pose altiva que buscaba imponerse sobre ella.Solo que Jessica en vez de ponerse a farfullar nerviosa ante la solicitud, solo se echó a reír.Cada vez más alto.Y así como empezó se d
Leer más
CAPÍTULO 7 - Conociendo el Valhala
«Está demente» pensó Gregory. «No iré, ¿acaso cree que no tengo dignidad?»Verla marcharse por el pasillo fue una experiencia reveladora. Con las persianas arriba, su oficina quedaba al descubierto y él podía mirar a todos los que se acercaban. Primero fue Bruce, saliendo de aquella oficina como si hubiese encontrado la horma de su zapato, la mueca de enfado de su cara era directamente proporcional a las señales de confusión que denotaba. Luego fueron los gemelos, como cabía esperarse, ellos llegaron en plan más fraternal, Jessica Medina era la novedad. De un modo que nadie más alcanzaba comprender ―ni siquiera él― veían en la latina a una hermana sin lugar a dudas, lo cual parecía despertar un instinto protector hacia ella. Él creía que simplemente era que su hermano mayor era un calco al carbón del padre, y sus herm
Leer más
CAPÍTULO 8 - Coleccionista de hombres
Jessica se sentó en la tina de agua fresca y soltó un sonido extraño ―mezcla de risa y siseo― debido al contraste del agua tibia contra sus partes íntimas que palpitaban inflamadas por la actividad física.Apenas amanecía cuando Gregory abandonó la habitación, mientras se alistaba sonrió al darse cuenta cómo ella se había estirado como un gatito perezoso al abrir los ojos y verlo vestirse. El desquite fue glorioso, aunque a él le entraba la duda de si había sido un conquistador o habían quedado en tablas; no deseaba darle voz a ese pensamiento que le decía que de hecho estaba peor que al bajarse del avión.―¿Qué hora es? ―preguntó la latina con voz adormilada.―Las siete de la mañana ―contestó él, admirando lo dulce que parecía con ese gesto relajado del sueño cuando volvió a cerrar los ojo
Leer más
CAPÍTULO 9 - Celos, malditos celos…
―Así que inversiones. ―Leon abrió la conversación con una sonrisa de admiración sincera, mientras se llevaba la copa de vino a los labios y mantenía sus ojos encima de Jessica, mirándola con intensidad―. Debo decir que es impresionante.Jessi hizo un gesto simple, como si estuviera restándole importancia. ―Una chica tiene que ganarse la vida ―sentenció con naturalidad.Leon fue puntual, apareció en la oficina de ella a la hora acordada y la llevó a un agradable restaurante que estaba a mitad de camino entre un ambiente elegante/ejecutivo y uno romántico. La latina pensó que era seguro que, durante la noche, con las luces de baja intensidad, velas y música suave, todo cambiaba, dándole un aire más íntimo. Sonrió para sus adentros, conocía muy bien la clase de intención detrás su interés y galantería.Optó
Leer más