Departamento 05

Departamento 05ES

Yendri7070  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
30Capítulos
2.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Aquí verás la historia relacionada con una chica que vive en el departamento número 05. La joven suele esconderse en su departamento y acosar al chico de su sueños que vive al frente y lo mira por la ventana. Sin saber que ése joven, es el hijo del dueño de una empresa de ropa muy famosa de la cual quieren obligar a heredar y de la cual, muy pronto estará en la quiebra por culpa de uno de los trabajadores de la empresa.

Leer más
Departamento 05 Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
30 chapters
Parte 1.
  Les contaré sobre mí:   Primero les diré lo complicado que ha llegado a ser mi vida. Hace poco que salí del instituto ya graduada y aunque fue un motivo para estar muy feliz, yo la pasé triste ya que no tenía a ningún amigo con quien compartir ese momento tan importante de mi vida. Yo estaba totalmente sola, sin nadie que me abrasara y dijera: "felicidades por tú logro".    Mis padres tienen dos años de fallecidos. El resto de mi familia está en otros países y no podían viajar hasta acá. Así que tuve que decidí irme a vivir a otra ciudad y así poder trabajar haciendo dibujos para historias. Generalmente, no es un trabajo en sí; sólo lo hago para poder vivir y poder pagar el departamento que tuve que rentar, no tenía de otra.    Después de pasar un año completo sin que me gustara algún chico de la institución y justo ahora que ya no tengo que seguir yendo, me topo con la sorpresa, de que un chico
Leer más
Parte 2.
—Hola, vecina. —me saluda un joven que nunca había visto; entra a mi departamento como si nada.  No esperó a que le respondiera el saludo ni mucho menos que dijera si podía entrar o no.   —Hola, disculpa, ¿Quién eres? ¿Porqué entraste así como si nada a mí departamento? —le respondí al joven, un tanto nerviosa y molesta.   —Disculpa que haya entrado de esa forma; pero yo suelo ir a donde los vecinos y dejarles esto. —me dijo el joven y me entregó una pequeña cajita con unos chocolates.   —No te hubieses molestado. Yo no suelo recibir nada a nadie. —le dije y le devolví la cajita.   —Acéptalo por esta vez, y te prometo no darte nada más. —respondió el chico.     —Esta bien, ahora vete. —le respondí y en cuanto se lo dije, desvió la mirada y luego se fue.  Estuve nerviosa durante todo el rato que ese chico estuvo en mi departamento. Era un hecho
Leer más
Parte 3.
Me sorprendí al leer la carta, ya que sólo decía: «estimada Vero, soy tú admirador secreto. Simplemente te vi y me enamoré de ti. Aquí te dejo mi número de teléfono, mis redes sociales y también un dibujo de como fue qué te miré por primera vez.»   Observe el dibujo y me di cuenta que como me había conocido fue cuando hablé con la señora Fátima, cuando estaba fuera del departamento. Así que era de lógica pensar que el joven nos había estado observando mientras doña Fátima y yo, conversábamos.  Miré a todos los lados de la carta; para ver si la persona que lo escribió, había anotado su nombre. Y sí, efectivamente, estaba escrito el nombre de Keiner. O. «¿Quién será ese tal Keiner. O?» Me preguntaba a mí misma, mientras guardaba la carta en un cajón. De repente mi celular timbra. Era un número desconocido que no recordaba haber visto antes. No sabía si contestar o no la llamada. Me sentía nerviosa, "y no sabía, el porqué de ello." &nbs
Leer más
Parte 4.
El chico me dió un beso y me dejó realmente muy confundida; yo no entendía el ¿porqué me dio ese beso?   —Quién crees que eres para llegar así como así y darme un beso? —le Pregunté.    —Eres tan hermosa, me encantas mucho. —¿Te gustaría pasar una noche conmigo? —me dijo.    —¡¿Qué te pasa idiota?! —le grité y luego le di una bofetada.    —Pensé que te gustaría la propuesta. ¿No que a las mujeres les gusta eso? —me respondió.    —No, ¿estas loco o que? No todas las chicas son iguales. Yo soy chica de respeto. Ahora, lárgate de mi departamento. —le dije enojada, sacándolo a empujones de mi departamento.    —Pero.... yo... Me iba a decir algo justo cuando cerré la puerta frente a sus propias narices.    ¿Que acaba de pasar aquí? -me preguntaba. No entiendo nada, nunca nadie me ha dado un beso y me ha di
Leer más
Parte 5.
—Solo te diré que debes tener cuidado con el señor Alfonso. —respondió Keiner, en voz baja.    —"Por Dios", me asustas. —exclamé.   —Créeme, te lo digo por tú bien. Aquí está mi número para que me llames o me escribas en el caso que lo necesites. Keiner me dio su número en un papelito.    —Okey, esta bien.  Aunque no comprendo muy bien lo que dices, igual tendré cuidado y te llamaré o escribiré, si lo requiero. —le dije.    —Bueno, me voy, adiós. —se despidió.    —Adiós y "gracias". —respondí.    Después de eso, cerré la puerta del departamento, asegurándola muy bien.  Tenía miedo, de aquello que me había dicho Keiner eso me preocupaba enormemente. ¿Y sí esa persona que me dijo Keiner, realmente me hace daño? ¿Qué puedo hacer? —pensaba en voz alta.    Minutos después,
Leer más
Parte 6.
—¡Por favor, ya no dispare más! Ella ya esta muerta, por favor retírese. Nadie dirá nada de esto. —escuché que dijo llorando, el esposo de la mujer ya fallecida.    —Me iré, pero les advierto que si alguien dice algo, se arrepentirá de haber nacido. —dijo eso y luego se retiró.    Después de unas horas.  Ya era el momento de alistarme para irme para la fiesta de cumpleaños de la esposa del señor Manuel dueño de los departamentos.    Decidí ponerme un vestido largo, color rojo y unos zapatos de tacón de color plateada. Mi cabello lo dejé suelto. Preparé unos ricos panecillos para compartir en la fiesta.    Salí del departamento y cerré la puerta.  Me dirijo al lugar de la fiesta, la cual se haría en uno de los departamentos vacíos. Casualmente me topé con el chico que me gusta, pero al verme ni me saludó.   —Oye, ¿acaso yo no existo? —
Leer más
Parte 7.
—Alfonso, ¿qué quieres de mí? —le pregunté.    —Mira vengo a darte la sorpresa que te dije, mira esto. —dijo Alfonso, sacando una pistola.    —¿Para qué es esa pistola?—pregunté con miedo.    —Sólo tienes que aceptar algo y yo no te haré daño. —dijo Alfonso.    —¿Aceptar qué? —le pregunto a Alfonso.    —Acuéstate conmigo esta noche y no te haré nada. —me dijo.    —¿Esta noche dices? —pregunté    —Así es. —respondió Alfonso.    —Necesito ir al sanitario, ¿te puedo responder en cuanto salga?    —¿Y como se yo que no avisarás a nadie? —preguntó Alfonso.    —Entonces dejaré mi celular contigo, para que veas que no tengo intención de decir nada. —respondi.    —Okey, dámelo. —dice Alfonso.  &nbs
Leer más
Parte 8.
—¿Dime que necesitabas decirme? —preguntó Alfonso.    —Es que necesito un favor tuyo. —le dice a Alfonso.    —¿Okey, dime? —le respondé al señor Manuel.    —Puedes ir a supermercado un momento y traer dos botellas de tres litros de cualquier refresco que veas, por favor, es que casi no hay. —le dice el señor Manuel a Alfonso.    —Esta bien. —Alfonso accede.    —Toma el dinero. —Don Manuel le da el dinero a Alfonso.    —Voy de inmediato. —responde Alfonso.    —"Muchas gracias." —le agradece a Alfonso.    —No hay de que. —dice Alfonso y se retira.    —Señor Manuel, ¿para donde va Alfonso? —pregunté.    —Lo mandé a traer unos refrescos. Ahora, necesito que te vayas para el departamento de tu amigo Keiner. —le informó el señor Manu
Leer más
Parte 9.
—"Hola", Vero, te llamó para darte la mala noticia, ya que tu prima falleció hoy, hace cinco minutos —dijo mi tia Leticia, la madre de mi prima, y quien se notaba profundamente triste.        —¡No puede ser cierto! estás bromeando tía, no puede ser verdad. —respondí con lágrimas en los ojos.        —Mí niña, no te miento, ¡Rosa nos dejó!, mañana será su funeral a las 1:00 p.m. Quisiera que vinieras a despedirte de ella. —me respondió mi tía Leticia con la voz quebrada.        No pude responder nada más, ya que perdí la conciencia y me desmayé afuera de mí departamento, luego de allí, no recuerdo absolutamente nada.        —"Por Dios," Verónica, despierta por favor. —exclamó Keiner, preocupado.        —Aquí traje alcohol. —dijo
Leer más
Parte 10.
—No puedo tía, quizás mas adelante. Entre unos dos o tres años. Espero me comprendas. —al fin respondí.    —Pero, ¿por qué así mi niña? —me pregunta tía Leticia.    —Tía, simplemente no me quiero ir del departamento, al menos por el momento. —le dije.    Luego de decirle eso, mi tía se puso triste pero yo la convencí de que si llegaría a vivir con ellos, sólo que más adelante.  También le dije que aceptaba el dinero por ser algo que mi prima quería, así que ella me dio el dinero.    —¿Cuándo te vas? —preguntó mi tía.    —Hoy mismo, de hecho ya voy a llamar a Alejandro, el señor que me trajo hasta acá —le respondí.    —Me gustaría que no te fueras; pero ni modo, te debes ir. —me dijo.    —En cuanto pueda vengo a visitarlos. Ya sabes, queda muy lejos de donde vivo hasta acá. –le prometí. 
Leer más