Vacaciones en París

Vacaciones en ParísES

CatalinaMC  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
43Capítulos
12.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

"Aquella noche, fue más que eso, Aquellas vacaciones fueron el inicio de un todo" Agatha es una mujer de negocios, que sabe lo que quiere, pero huye del amor, no cree en él, y no lo necesita en su vida. Pero aquel viaje a París, le regalo una noche que cambiaria por completo su vida, que irónico ¿no?, por algo le dicen la ciudad del amor.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
43 chapters
Capítulo 1
Hoy por fin iba a dar las vacaciones que me merecía, es decir, me había pasado años manejando una empresa de inversiones, la empresa que mi padre me había heredado, y si bien no me estaba desconectando completamente, no estaría 24/7 sentada en mi escritorio, sentía que tenía que vivir mi vida, tenía veintinueve años y me estaba perdiendo mucho, me apasionaban las finanzas y manejar mi empresa pero el estrés y las ganas de viajar por el mundo, de descansar me estaban comiendo viva. ¿Cómo me di cuenta de esto?, simple, comencé a ver imágenes de otros países, miré por mi ventana una ciudad tan conocida para mí, me sabía las calles al revés y al derecho, era hora de disfrutar de mi vida.Así que comencé a preparar a mi hermano menor, bueno, unos cuatro años menor, quería que se hiciera cargo por un tiempo, primero ser&iac
Leer más
Capítulo 2.
Tenía mis maletas preparadas, la reunión sería en dos días, pero quise irme antes para poder conocer un poco el lugar, le había comentado a Roberta,  ella estaba más emocionada que yo, y fue la que me convenció para irme antes.—¿Ya te vienes? —me pregunta Roberta cuando le contesto el celular, yo río.—Ahora voy para el aeropuerto —digo.—Muy bien, cuando llegues no vas a descansar, nos iremos de fiesta, no hay nada mejor que una noche en París, además tengo a alguien para presentarte que estoy segura te va a gustar —dice ella, yo ruedo los ojos.—¿Por qué estás tan empeñada en que tenga una cita allá? ——Nena, cuando lo veas me hallarás toda la razón —dice, yo ruedo los ojos.—Tú siempre —digo con sarcasmo.—Hey, ese ton
Leer más
Capítulo 3.
Como había pensado, Roberta llevaba una de lujos aquí, nos habíamos parado frente a una gran casa, muy linda, llena de ventanales. Imaginaba que por dentro sería igual de hermosa.—Linda casa —digo sonriendo cuando Antoine apaga el motor del auto.—Lo sé, él es muy trabajador —dice ella abrazándose de Antonine, yo asiento, el maletero se abre y Antoine se ofrece a sacar mi maleta, la verdad, acepto, está bastante pesada, no me había limitado solo a traer ropa para unos pocos días.No sabía cuánto quería quedarme.—Esta es una casa de clase media  —dice ella riendo, yo la miro sorprendida.—Bueno, ya sabemos que otros lugares siempre están más desarrollados —digo, mirando todo a mi alrededor, toda la cuadra está iluminada por las farolas, las cosas son de diseño parecido, todas co
Leer más
Capítulo 4.
Las manos grandes de Adrien recorrían todo mi cuerpo, sentía la electricidad por todo mi cuerpo, y cuando sus labios tomaron preso uno de mis pezones y sus dedos no dejaban de entrar en mí, tuve un orgasmo, el mejor y más intenso que había tenido en mi vida, sonreí intentando normalizar mi respiración, lo agarre de sus hombros desnudos y musculosos obligándolo a acostarse, me subí sobre él y comenzamos a besarnos sin parar.Parecíamos lobos hambrientos de más, y eso me encantaba, me estiré hacia mi bolso que estaba en el suelo y saqué un condón, lo abrí bajo su atenta mirada, Adrien puso los brazos detrás de su cabeza mientras no me quitaba la vista de encima, puse el condón en su miembro, y luego lo introduje en mi interior, cierro los ojos, sentía que me llenaba por completo.—Vamos nena, comienza a moverte —dice Adrien, abr
Leer más
Capítulo 5.
Adrien me llevó a una cafetería, tenía puesto en nombre “Le peloton cafe”, era muy bonito, tenía amplios ventanales, las sillas de madera tenían diseños, y cuando entramos el olor a café y la calidez del lugar me hicieron cerrar los ojos, yo era una fanática del café y de las cafeterías, y planeaba conocer cada una en parís, empezando por esta.Había llegado en una estación que era mi favorita, el invierno, donde más tomaba café.—Sentémonos ahí —dice Adrien apuntando hacia una de las mesas de atrás, yo asiento y lo sigo, Adrien pone una mano en mi cintura escoltándome hacia la mesa.—Bonjour, ¿Qué van a servirse? —pregunta una chica pelirroja acercándose a nosotros, nos da a cada uno una carta pero no la leo.—Quiero un sabor mocca, el mejor que tengan —di
Leer más
Capítulo 6.
Con Roberta habíamos comido, las risas por parte de ella no paraban, y eso me contagiaba a mí, solo Roberta lograba hacerme reír a carcajadas.—Estoy muy feliz de que estés aquí —dice ella aferrándose a mi brazo, yo asiento sonriendo.—Estoy muy feliz de estar acá, todo es tan diferente —digo, ella asiente.—Lo sé, imposible no enamorarse de París —Roberta mira hacia arriba y toma aire—. El aire aquí es otra cosa Agatha, estoy segura que no te querrás ir ——Una cosa es querer y otra poder, y como sabes, yo tengo una empresa en que manejar —digo, ella rueda los ojos.—Y, ¿has hablado con tu hermano? ——Si, él me envió hoy en la mañana todo lo que se hizo ayer, así que estoy al tanto, además sabe que en cualquier caso de que haya un problema, é
Leer más
Capítulo 7.
Adrien me llevó a un café cerca de la casa, yo lo había visto algunas veces cuando pasábamos en el auto, ahora estaba vacío, teniendo en cuenta que eran las nueve de la noche, seguramente estaban todos en sus casas.Adrien estaba con un traje negro, y un abrigo del mismo color largo, se veía muy elegante.—Adelante —me dice sonriendo, ese hoyuelo.—Muchas gracias —Una vez adentro, el olor me embarga por completo, es una sensación que se experimenta y que te hace sentir bien, por lo menos a mí, creo que todos tenemos un tipo de olor que nos calma, el mío es el olor a café.Las sillas y mesas son pequeñas, solo para dos personas, el local está lleno de frases motivadoras y dibujos de tazas de café en la pared, el mostrador es de un color celeste agua que lo hace ver al lugar, muy alegre.—¿Qué les puedo servir
Leer más
Capítulo 8
Un rayo de sol me da de lleno en la cara, frunzo el ceño y coloco una mano sobre mis ojos, me doy vuelta en la cama para ocultarme del sol, una vez saco mi mano y abro los ojos, me sorprendo ver a Adrien durmiendo plácidamente, luego recuerdo la noche anterior y por sí solo un dolor me atraviesa todo el cuerpo, él aguantaba mucho, y eso era algo a lo que yo no estaba acostumbrada, mis encuentros siempre eran casuales, una vez y ellos se iban, pero Adrien parecía nunca tener suficiente.—Buenos días —dice su voz adormilada, cierro los ojos rápidamente y lo escucho reír—. ¡Ya sé que estás despierta! — —Lo siento, es que el sol me dio en la cara, no era que estaba mirándote, acabo de darme vuelta —digo, él asiente sonriendo.—Seguro que sí, señorita Agatha ——¿Por qué razón lo
Leer más
Capítulo 9.
Me había puesto un vestido rojo, lo describiría como ni muy apretado ni muy suelto, se ajustaba perfectamente a las curvas de mi cuerpo, genética que había heredado de mi madre y que me ocupaba de mantener. Bajo a la cocina para avisarle a Roberta que ya me iría.—¿Ya te vas? —pregunta cuando me ve lista, yo asiento—. ¿No comerás? ——Ya comí —digo, ella mueve las cejas de arriba a abajo sonriendo.—Y, ¿Puedo saber cuanto media lo que te comiste? —pregunta, yo abro los ojos sorprendida por sus palabras pero no puedo evitar que unas carcajadas salgan de mis labios.—¡No puedo creer lo que me preguntas! —digo, ella se encoge de hombros sonriendo.—Solo es curiosidad —dice.—Pues, bien es sabido que la curiosidad mato al gato —digo, ella se encoge de hombros.—Prefiero morir
Leer más
Capítulo 10.
—Nena, una cita doble como en los viejos tiempos —dice Roberta cuando me saluda, yo ruedo los ojos y tomo mi lugar en la mesa—. ¡Qué lindo es estar los cuatro juntos!  —dice.—¿Cómo les fue con la firma? —pregunta Antoine, ambos con Adrien asentimos con la cabeza.—Si todo listo ya, somos oficialmente socios —dice Adrien, yo sonrío.—No solo socios, sino padrinos, y compañeros de cama —dice Roberta, yo abro los ojos sorprendida por sus palabras, Adrien y Antoine ríen, y ella me da una mirada de disculpa—. Es que a veces pienso en voz alta ——Lo sé —digo.Cuando nos traen la carta no entiendo algunas cosas, solo veo nombres y no imágenes como en otras cartas que me entregaban, creo que Adrien me ve complicada porque me apunta con su dedo un plato.—Estoy seguro que eso te gustara —d
Leer más