En deuda

En deudaES

Jaime Garza Autor  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
13Capítulos
825leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

¡ lance la primera piedra quien no ha sufrido nunca por ! ''Había ternura y melancolía. Nostalgia por lo aún vivían, pero ya no sabían cómo encenderlo. Juraría ella me abrazó en aquella charla y yo la besé. La sentí tan cerca y lejos, la sentí tan sí... tan en nuestro mundo. Ibamos en deuda con lo que fuimos y con lo que aún anhelábamos ser'' Se enamoraron siendo niños; crecieron juntos. Diez años después, en pleno día de San Valentín, decidieron terminar. Siente la ceguera de las primeras semanas; la resignación. El trance de locura y la superación. Acepta el dolor sin acostumbrarte a él, y de paso diviértete con el drama.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
13 chapters
A la mujer ni todo el amor ni todo el dinero, dijo alguien sin amor y sin dinero.
Me encuentro solo. Recién salido de una relación de diez años. Creo que puedo aportarle algo a la materia. En tiempos millennial, difícilmente un matrimonio alcanza tantas lunas y tantos soles juntos. Ni hablemos de los noviazgos. Éste no es un libro de superación personal, sino un simple desahogo. Si alguien se entretiene con la pena, ganamos todos. ‘’…todo comenzó con el final…’’ Contrario a lo que pudiesen imaginar, esto no acabó el domingo 14 de febrero, cuando torpe -aunque necesariamente- decidimos terminar con nuestra pequeña vida de pareja. Acá hay historia, y la contaré con una buena dosis de drama para que se entretengan. Lo peor de perdonar a alguien, es que uno lo hace sin saber si ese alguien ya se perdonó a sí mismo, y si no lo ha hecho, acab
Leer más
1
Siempre he pensado que el amor y la muerte son almas gemelas. No se buscan, solas llegan. Y si las buscas y las encuentras, te va mal. Nunca supimos si nos buscamos o nos encontramos. Nos cuesta trabajo siquiera subrayar características principales de lo que vivimos, las charlas sin chiste de los primeros y últimos días confirman toda sospecha.  Fuimos raros. Ignorantes atrapados en un mundo de pensantes que vivieron en amor sin antes leer el instructivo. Sea como sea, es tarde. Se casará. ¿Qué otro resultado podía esperar? Siempre la supe emparejada, comprometida con alguien y obsesionada conmigo. Enamorada, que no es más que otra forma de decir lo mismo. A decir verdad, creo que debería alegrarme. Que Zara se casé me da una nueva chance de enmendar el camino. Puedo reparar
Leer más
2
Juego un poco con mis mascotas, cuando el vibrar del celular me pone a saltar. Casi muero. O quizás no, pero me gusta exagerar. Es él. Debe ser él. ¿Quién más? No necesito más. ‘’…hey, niña. ¿Qué estás haciendo? perdona que te moleste. Solo quiero recordarte lo mucho que te amo y lo feliz que me siento al tenerte a mi lado. Voy a casa de Fernando, ensayaremos un poco. Hay una sorpresa para ti que ya luego te enseñaré. Te quiero. Te amo más de lo que imaginas…’’ Por poco me doy de lleno con la pared. Es un lindo. Es perfecto. Es más de lo que imaginé. Más de lo que merezco. Quise empezar nuestro habitual debate sobre quién ama más a quién, pero ya no dio respuesta. No quiero molestarlo. Ha estado muy entusiasmado en
Leer más
3
Me pierdo en el aroma vacilante del café. Navega sin apego mientras baja por sus piernas, conecta con ellas y suspira al reponerse. Llega a mí, y el procedimiento se repite. Yo no estoy. Zara sí. Cuenta cosas que habrían de molestarme, pero en verdad es incapaz de moverle al corazón. Si tan solo me encendiera el alma como me prende en la cama… Me aferro al respaldo. Ella hace esfuerzos sobrehumanos para dejar marcas visibles. Le encanta echarle huellas al delito. No la juzgo. A mi también me excita que lo haga. Quizás sería distinto si ella sospechara, pero bien podría vernos en pleno acto y ni así se inmutaría. No sé qué le corre por las venas, pero la amo. La amo como nunca podría amar a Zara. Acabamos de hacerlo. Se acaricia a sí misma con una ternura que se parece mucho a la lujuria. Me ve con cariñ
Leer más
4
Lo quiero. Siento culpa al quererlo, pero no me arrepiento. ¿Cómo arrepentirme? Él me ha recordado que soy mujer. Le debo quererme. Por eso lo quiero. Ha pasado buen tiempo desde aquella llamada. ¿Quién iba a decir que esa pena destaparía la verdad? Lloré, como lloraba cuando él arruinaba algo y dejaba el desmán en mis manos. Me culpé, como lo hacía mientras él avalaba tal salvajez. A pesar de los pesares, por él no puedo sentir otra cosa que no sea amor.  Lo amo. Siento culpa al amarlo, pero no me arrepiento. ¿Cómo arrepentirme? Él me hizo sentir mujer por primera vez. Le debo amarme. Por eso lo amo. Lo que creo -y lo que quiero- me da duro en la conciencia. Sé que hago mal en engañarlo. Sé que hago mal en enga&
Leer más
5
Nunca me imaginé tan maduro en el engaño. Quizás la experiencia, el estar tanto tiempo del otro lado, suavizó el impacto. Qué putada. Ella no es tan buena como pensaba. Carajo. Me engaña, y lo peor es que no sé con quién. ¿Así es mejor? Tengo la llave de esa puerta, y sin embargo, no me apetece usarla. ¿Para qué? No pienso dejarla, ni creo que siga viviendo en mentira ahora que lo sé gracias a Mariana. ¿Entonces? Toca jugar el papel del novio conformado con la vida. Total, ya ambos nos divertimos. No viene al caso empañar nuestro lindo aburrimiento; digno de toda pareja después de tantos años viviendo juntos. Me va bien el engaño. Recuerdo haberlo deseado en algún momento, poco tiempo después de que Zara me dejó. Sí. Lo anhelé segundos antes de qué el celular me trajera la llamada de
Leer más
6
¿Por qué enojarme? Una no va por la vida equivocándose y pretendiendo que todos cubran nuestros errores. ¿O sí? Da igual. Sabe que lo engaño con alguien más. Mariana traicionó mi confianza, y sin embargo, no tengo licencia para la molestia. En un juego de faltos a la lealtad, el más olvidadizo se convierte en el mejor amigo, y el de moral torcida busca siempre un pretexto para actuar. En unos segundos llegará por mí. ¿Cómo verlo a los ojos sin partir en llanto?, ¿cómo convencerlo de que en ningún momento he dejado de amarlo? Maldita la hora en que decidí ir el baile. ¿Bendito el momento en que conocí a Julián? Pone seguro a su camioneta. Una vez. ¿Por qué no una segunda? Ahí va la tercera. Siempre hace lo mismo, pero ahora necesito de un pretexto para alargar el
Leer más
7
No hay peor dolor que aquel que no sentimos cuando debemos. Esa sensación de culpa mal dirigida, acaba con el peor de los cuerdos. Me pierdo en ella. Caigo en un bosque sin árboles, donde el viento busca, con desespero, hojas otoñales. Mas nunca las halla. Ahoga el anhelo. Soy nada. O soy algo, mejor dicho, pero quiero ser nada. Sol en la playa que decora y no estorba. Frío en diciembre que abraza y no congela. Quiero llorar, sufrir, ahogarme en celos ahora que sé que me fue infiel, pero no puedo.  Hay un ente raro en mis adentros que encuentra felicidad. Un extraño sentimiento que va más allá de la deuda liquidada. No es que me sienta bien porque me pagaron con la misma moneda, sino que me alegra sin mas. Sin que yo conozca o quiera conocer el motivo. No en balde decido cambiar el rumbo
Leer más
8
Se acabó. Esta vez no hay marcha atrás. Tarde o temprano Julián olería la mentira, el momento llegó hace un par de días, en el supermercado. Me helaba la sangre, mientras un dejo de culpa, enojo y miedo escurrían mis ropas, labios y manos que con dos hombres se habían cruzado. El corazón late como reprochándome algo. ¿Y cómo no? Si amar es un castigo para ese gelatinoso ente. Confundirlo se vuelve una tortura bandida para quien solo intenta ponernos felices. ¿Cómo estás? Jamás imaginé que lo tomaras con tanta madurez. Confieso que me lastimó escucharte tan sereno cuando arrojaste esa pregunta que jamás podré olvidar. —¿Te metiste con él?  Sabes que no. No s
Leer más
9
‘’…disculpa, ¿qué eres exactamente de …? Estoy saliendo con ella desde hace tiempo. Me había dicho que ya no tenían nada que ver ustedes dos, pero ayer los vi juntos. Dime la verdad, por favor. Si aún son pareja, prometo dejarlos ser felices…’’ Quizás he cambiado un poco la redacción del mensaje, y el motivo me tiene impactado. Contrario a como hubiese pasado hace un par de años, aquellas palabras me agitaron poco el corazón, movieron casi nada mis ideas, por lo tanto, releerlo no era opción. ¿Para qué? Lo confesado lo sabía desde hace tiempo, con la diferencia de que ahora tengo un nombre y algunos detalles. Detalles que debieron romperme, o al menos golpearme, y no fue así. Por eso voy impactado. Todo acabó. No aquella noche, ni la tarde en el supermercado cuando la vi l
Leer más