El amor de un millonario

El amor de un millonario ES

Florencia Tom  En proceso
goodnovel16goodnovel
9.7
Reseñas insuficientes
37Capítulos
25.9Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Amy Steele es una empleada de la cafetería Blue Moon, en California. Pero por las noches, se dedica a escribir relatos s porque sueña vivir de sus libros algún día. Todo se vuelve un completo caos y entradas de pánico cuando, por error, le envía su relato a Matt Voelklein. ¡Un relato que está inspirado en él y desde que lo atendió en el bar, no ha podido sacar de su cabeza! La reacción del misterioso y enigmático Matt Voelklein será el lanzamiento de una propuesta interesante para la joven Amy...

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
Capítulo 1.
Es lunes.El sonido insoportable del despertador me hace dar un respingo en el colchón.Ocho y media.—¡Mierda! —mascullo somnolienta.Hago un gran esfuerzo por separar los ojos.Demonios.Me refriego los ojos con los puños cerrados y lanzo un bostezo, el cual retumba en todoel monoambiente. Veo a través de la única ventana que tiene mi piso que el día no sepresenta soleado, brillante y celeste. Las nubes dominan aquel cielo porque se aproximauna gran tormenta.M****a, eso me provoca menos ganas de levantarme y comenzar mi día.Retiro las sábanas de mi cuerpo y las pateo hasta ver que llegan al borde del colchón.Me apoyo sobre mis hombros.«Vamos, Amy, levanta tu estúpido trasero de la cama y ve a trabajar».Debo agradecer que mi trabajo se encuentra debajo de mi pequeño y bonito apartamentoubicado en California y que no tengo que tomar ningún autobús para dirigirme a él.Abro mis ojos por completo y miro hacia mi derecha al escuc
Leer más
Capítulo 2
Me ha dejado en visto.Tengo la intención de dejar el móvil y así olvidarme del señor Voelklein.He logrado mi cometido: él quería mi número, se lo di y ya está. No hay por quédesanimarse por algo que sabía que iba a ocurrir. Por supuesto que no voy a esperar unarespuesta de su parte.Me ha dejado con las palomitas azules en mi mensaje y ya está.Lanzo un suspiro.«Adiós, hombre guapo. Fue lindo mientras duró».Termino mi cena.Mi gata duerme feliz luego de comerse la pata de un pollo.Cuando limpio mi pequeño hogar, me siento en el escritorio para empezar a escribir algoque ha estado en mi cabeza todo el día y siento que ya es momento de volcarlo en letrassobre mi computadora. Estoy acostumbrada a escribir relatos, es un desahogo que necesitodescargar. Es una inspiración que solo un extraño ha provocado y que ningún otro hombreha tenido el privilegio de hacer.¿Copa de vino? Lista.¿Protagonista en mente? Listo.¿Mis ganas de
Leer más
Capítulo 3
Calmada, necesitas estar calmada.«¡Necesitas estar calmada para ponerte un maldito vaquero en las piernas, Amy! ¡Diosmío!».Mis pensamientos me regañan y yo me dejo llevar por ellos por lo nerviosa que estoy.No sé si arreglarme por la falta de tiempo, por tratar de verme presentable, porque solotengo cuarenta y cinco minutos para estar lista para enfrentarme a ese hombre.«¡Ese hombre que ha recibido mi relato por error! ¡Qué estúpida soy! ¡Despistada!».Nota mental, no tocar el celular cuando estoy en estado de ebriedad, solo si es unaemergencia.Logro colocarme los vaqueros azules, unas botas largas y negras que me llegan hastalas rodillas, las cuales se ajustan a mis piernas, y una camisa blanca abotonada ajustada alcuerpo de manga larga que abrocho por arriba de mis codos. Hoy ha descendido latemperatura, así que me viene perfecta esa prenda. Me dejo el cabello suelto, algo de rímelpara elevar mis pestañas y listo. Nada de base ni
Leer más
Capítulo 4
Llegar a mi apartamento, cerrar la puerta y pegar la espalda contra ella, fueron las accionesque me permitieron recobrar el aliento. Ya no estaba su mirada penetrante e intimidantesobre mí. Mi mente está a mil por hora.Fue una propuesta que dejó un buen sabor en mi boca, una que podrá darle un poco deadrenalina a mi vida. Si la rechazaba, podría ser algo estúpido de mi parte.Me saco los zapatos, dejándolos a un costado de la entrada, y me desabotono la camisablanca. Me quedo descalza con los vaqueros puestos y mi sostén blanco por la casa.Recojo mi cabello en una cola alta y me acerco al ventanal. Trato de hacerme una idea delo que el señor Voelklein podrá ofrecerme. No sé si mis sentidos y mis sentimientos esténpreparados para verlo encuerado. No sé con qué me saldrá. Estoy intrigada.Me muerdo el labio inferior al imaginarlo como aquel fragmento que escribí.Le he mentido con cierto descaro al decirle que yo no era la protagonista.
Leer más
Capítulo 5
Mi corazón no puede evitar dispararse en cuanto me percato de su sorpresiva presencia. Lasangre me bombea por todo el cuerpo como una especie de adrenalina que poco a pocome regresa a la realidad.Lo miro estupefacta, contengo la respiración y me estremezco.Estoy quieta en un escenario lleno de luces centradas en mí, con mis manos a cada ladode las caderas y con mis ojos grises puestos en él, solo en él.La música ha empezado y yo no soy capaz de moverme.El público comienza a murmurar.Los oigo, lo presiento, sé que lo hacen.Never Tear Us Apart suena de fondo.Doy un paso atrás cuando veo que el señor Voelklein se levanta de su asiento y empiezaa caminar hacia aquí con paso firme, seguro de sí mismo. Viste una camisa negra ajustadaal cuerpo con los dos primeros botones desabrochados, un cinturón con hebilla brillanterodea su cintura y unos pantalones de jeans oscuros apresan sus piernas.¿Qué hace? ¿Por qué viene hacia mí? ¿Por qué
Leer más
Capítulo 6
Me acerco a él con paso dudoso, como si realmente me causara nerviosismo tenerlo tancerca.¿Qué demonios hace aquí? ¿Acaso me ha esperado toda la noche? Una punzada deesperanza me irradia el pecho. Quiero ocultar la sonrisa que ha florecido en mis labios, peroes inútil. Verlo me causa tanta sorpresa como felicidad.—¿Qué hace aquí, señor Voelklein? —me atrevo a preguntarle.Me cruzo de brazos una vez que llego frente a él.Me abrazo a mi abrigo, curiosa.Él se incorpora sin dejar de sonreírme, rodea el coche y se posiciona frente a la puertadel conductor.—¿Acaso creía que iba a dejarla sola por si aquel hombre ebrio que se atrevió ainsultarla decidía aparecer otra vez? No iba a permitirlo, señorita Steele —expresa con unaseguridad inquietante—. Vamos, la llevaré al hotel.—¿Qué?—Mañana es domingo. Bueno, ya pasan de las doce, así que ya es domingo. Supongoque usted no trabaja este día, ¿o sí?—No, no trabajo, señor Voelklein.<
Leer más
Capítulo 7
En medio de la noche, madrugada, para ser exacta, me hallo con un remolino de ideas queparten en dos mis pensamientos. Trato de procesar lo que acabo de hacer, y es unasensación de incertidumbre que involucra mi futuro, mi presente y pasado.Matt Voelklein me mira directo a los ojos con seriedad y se encoje de hombros sereno.Mi rostro perplejo trata de entender su acción.—¿Acabas de...? —Me llevo las manos al cabello y miro al frente; veo cómo pasan loscoches con sus luces blancas por la carretera—. ¿Qué? ¡¿Por qué?!—No permitiré que esa mujer haga lo que quiera contigo —espeta y enciende elcoche—. No permitiré que le haga eso a cualquier chica, a cualquier ser humano.—Pero… ¡su dinero! —Froto mi frente con los dedos sin poder salir de mi asombro.Mi madre recibirá toda esa cantidad de dinero, y es posible que así me deje en paz.—¿Dinero? —se ríe.Me hundo en mi asiento.Pone el auto en marcha y otra vez nos adentramos en la carretera.
Leer más
Capítulo 8
Meterme en aquella cama enorme es una experiencia divina y algo a lo que no estoyacostumbrada a tener para mí. Sí, mi cama es grande, pero no puede igualarse a esta.Tiene un grueso edredón blanco y almohadas que son similares a las nubes.Me meto en la ducha apenas Matt se marcha, ya que tengo un sudor seco que comienzaa irritarme la piel. Me desnudo y me meto en el agua tibia; no tarda en llevarse todo miesfuerzo por aquel baile.Un baile que me llevó a pensar en el señor Voelklein. Dios, aún recuerdo sus ojosmientras veía cada movimiento que hacía. Mis partes íntimas y todos mis sentidos seconvierten en un fuego intenso cuando rememoro su mirada cálida, la cual parece ocultaruna doble intensión.No tardo en meterme desnuda a la cama, aprovecho mi soledad y porque no llevoconmigo un pijama. Todo ha quedado en casa, y eso me hace recordar que mi gata segurose ha adueñado de ella. Me meto en el cálido colchón. Resulta imposible no cerrar l
Leer más
Capítulo 9
No.Bueno, sí.Sé que soné muy directa, pero es lo que quiero. Llegamos al hotel con un fin, ¿por qué nosonar como una profesional cuando se trata de escribir un relato bastante íntimo?Demonios, el señor Voelklein me lo propuso, no soy una persona desubicada por pedirle loque quiero.¿Por qué escupió su café a las ocho y cincuenta de la maldita mañana? No importa. Loque sí me importa es que estoy en medio del enorme salón de la habitación ejecutivapreguntándome qué hacer, cohibida y fuera de lugar a la espera de que aparezca. Según él,irá a buscar a su amiga Emily, la chica que follará frente a mis narices.«Sé madura, Amy, vive las experiencias que el mundo te puede dar. No te arrepientas,ya no hay marcha atrás».Lo que me produce un nudo en el estómago es pensar en Matt teniendo relacionessexuales con otra chica. Creo que averiguaré qué siento cuando lo vea con mis propiosojos.Ya hay un anotador y una computadora con la cual t
Leer más
Capítulo 10
Su rostro está muy cerca del mío. Me vibran las piernas y me tiembla el corazón.No sé por qué aquel hombre me pone el cuerpo hecho una locura. Procura que todosmis sentidos se vean vencidos por su cercanía.—Busque en la literatura herramientas donde pueda conseguir cómo se siente serbesada y tocada. Cada sensación, cada explosión expresada en palabras. —Acaricia sunariz con la mía y logra que aquel gesto sea algo embriagador—. Busque la verosimilitud enhechos que podrían faltarle al respeto a eso que no se puede explicar con letras.—¿Y qué pretende que haga con lo que escribo? ¿Acaso pierden validez mis relatos porno haber experimentado el sexo? —susurro y contraigo mis labios lo más alejados de él, yaque, si saco un poco más, podría besarlo—. No puede controlar mis escritos. Los libros queleo son suficiente como para darme una idea de lo que es el sexo y el erotismo.Sus ojos suben y bajan a cada momento a mis labios y luego a mis
Leer más