EMBARAZO CON FINES DE LUCRO

EMBARAZO CON FINES DE LUCROES

Mary Ere  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
10Capítulos
7.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Porque más rápido cae un hablador que un cojo, Mariel descubrirá que su propia felicidad no depende de los demás, ni de las posesiones, ni del dinero... y se dará de topes en la pared cuando se vea sumergida en el peor de los desastres, el amor. Ella estaba preparada para enfrentar la vida con tantas comodidades como podía alcanzar, o eso es lo que quería, pero una serie de desafortunadas circunstancias le empujan a hacer lo que siempre creyó nunca haría, una familia.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
10 chapters
INTRODUCCIÓN
Abrió los ojos con pesadez, sintiendo la cabeza a punto de estallar y su tracto digestivo amenazando con llenar su boca de sabrá el cielo cuantas cosas provenientes de su revuelto estómago; miró a su alrededor para encontrarse en una habitación que no conocía de nada, y suspiró pensando que había sido una idiotez lo que había hecho.Había pasado la noche con alguien, su cuerpo dolorido en su totalidad, mientras algunas partes se sentían incómodas, y ese olor sugestivo en las cobijas que le envolvían, se lo aseguraban. Pero, como estaba sola en la habitación, no tenía idea de quién había sido el afortunado que incursionó en ese cuerpo que llevaba tantos años cuidando.Se vistió tan pronto como pudo, y dejó atrás una habitación desconocida para recorrer un pasillo desconocido también, justo como la escaler
Leer más
CAPÍTULO 1
Tenía los nervios de punta, su cuerpo temblaba cual hoja al viento, y le dolían esos espasmos que intentaba contener, además de que le avergonzaban. Aunque, una parte de ella, la más optimista probablemente, le aseguraban que nadie la veía como el gatito asustado que parecía.Una puerta cercana se abrió, provocándole sobresaltarse debido al apenas perceptible ruido que hizo, y vio salir a la chica que tenía el número de ficha anterior al suyo; entonces, la mujer que había salido detrás de ella dijo su nombre.Mariel se puso en pie y, tras hacer una inhalación severamente profunda, caminó exhalando lentamente el aire en sus pulmones.La mujer en la puerta le sonrió, y le invitó a entrar a la oficina donde le entrevistarían.—Toma asiento —pidió de manera amable la mujer de traje azul marino que parecía tener
Leer más
CAPÍTULO 2
Había pasado apenas una semana de su reencuentro con ese hombre que recién recordaba, y no podía apartarlo de su cabeza. Era extraño, él parecía no haberla reconocido, o quizá había fingido no saber quién era ella, así que, por qué rayos sentía que no debía solo dejarlo pasar.No le molestaba que la hubiera olvidado, ella no lo habría recordado de no haberlo encontrado, tampoco era la posibilidad de que fingiera no conocerla lo que la tenía inquieta, pero había algo que no le permitía dejar el asunto por la paz.¿Será que le debía dinero y no lo recordaba?Esa sensación de haber dejado algo inconcluso no se iba, a pesar de que planeaba no darle importancia, a final de cuentas, el otro no pareció estar interesado en cobrarle nada.Había despertado de nuevo con tremendo dolor de cabeza, había
Leer más
CAPÍTULO 3
Abrió los ojos sin prisa, sintiendo el terrible dolor de cabeza que le aquejaba, entonces miró a todas partes para descubrirse en una cama de hospital.—¿Me atropellaron? —preguntó incorporándose a bastante velocidad, resintiendo el brusco movimiento con un fuerte mareo que le obligó a llevar su mano a la frente mientras cerraba con fuerza los ojos.  —Claro que no —respondió una voz gruesa, provocándole escalofríos y olvidarse, por medio segundo, de ese insoportable malestar que tenía para poder mirar con ambos ojos bien abiertos a quien le había respondido—, te desmayaste afuera de mi oficina y te trajimos al hospital.—¿Por un desmayo? —cuestionó Mariel volviendo a fruncir el ceño.—No es normal que las personas se desmayen —mencionó Roberto andando hasta ella, anteriormente había est
Leer más
CAPÍTULO 4
—Serviré la cena a las siete —anunció Ana antes de dejar la habitación donde habían quedado las dos maletas que cargaba Mariel, y donde estaban ella y Lucrecia—, para cualquier cosa que necesite, estaré en la cocina.—Gracias —dijo Mariel sintiendo como su sonrisa se hacía pesada.Miró a todas partes mientras sus ojos se humedecían y un hueco se abría en su estómago.El lugar era precioso, era exactamente lo que había soñado siempre tener, pero no había esperado que llegara a ella de esa manera. Se había imaginado trabajando una decena de años antes de ganarse la lotería y poderse dar la vida de lujos que siempre había deseado.—¿Te sientes mal? —cuestionó Lucrecia, siendo testigo de cómo la piel de la chica se hacía más pálida aún.—Cr
Leer más
CAPÍTULO 5
Y se acostumbró demasiado rápido, aunque no es que se sintiera cómoda todo el tiempo, en realidad.Cada momento que se daba tiempo de reflexionar, se daba cuenta de que estaba disfrutando demasiado de la vida que tenía; a pesar de que no era fácil, pues sus malestares de embarazo eran una pesadilla, una que no le asustaba tanto en esa enorme y cómoda habitación en que se hospedaba.La habitación era en serio enorme, si le añadían un tercio de la cocina de esa casa, y la mitad de su baño se transformaba en patio, tenía todo su departamento, prácticamente.En el resto de la casa le resultaba difícil, pero disfrutaba en serio su habitación, la cocina cuando Ana compartía tiempo con ella y, sobre todo, estaba encantada con el jardín trasero de la casa que casi parecía un parque.A veces estaba tan cómoda que incluso se sent&iacu
Leer más
CAPÍTULO 6
—Han pasado casi cinco meses de que te fuiste con él y sigo pensando que es una locura —dijo Paulina, que desayunaba con su amiga en un puesto que fuera su lugar de desayuno habitual cuando vivían juntas.—Yo voy a estar pariendo y seguiré pensando que es una locura —concordó Mariel antes de morder su desayuno—, es una linda locura.—Te gusta demasiado tu vida —sentenció de manera casi molesta la azabache de ojos claros que era la mejor amiga de Mariel—, ¿crees que podrás dejar fácil todo atrás?Mariel le miró y suspiró. Estaba segura de que no podría dejar todo fácil, sabía bien que le costaría demasiado dejar cada cosa, pero no había muchas opciones para ella. Su contrato estaba claro.—Sabes —habló la castaña de ojos claros tras respirar realmente profundo—, hemos
Leer más
CAPÍTULO 7
—¡¿Estás loca?! —preguntó Lorena, la madre de Mariel, tras escuchar su historia.Ni siquiera había pasado media hora de que la había visto llegar, de que había pasado de la emoción por ver a su hija embarazada parada en su puerta a la angustia porque, aparentemente de la nada, ella había comenzado a llorar sin siquiera entrar a casa.En cuanto pudo tranquilizarse, Mariel le contó una historia de película, que le supo a broma al principio, pero que supo real cuando su hija volvió a llorar tan lamentablemente.Entonces llegó a esa conclusión, que su hija estaba loca, pero quería comprobarlo, por eso se lo preguntó.—Yo creo que lo estoy —dijo Mariel ahogada en llanto, sintiendo tan pesado el rostro que podía intuir lo mal que se veía.—Y, ¿qué piensas hacer ahora? —pregunt&oacut
Leer más
CAPÍTULO 8
—Entonces —habló alguien rompiendo un tierno beso, y un momento hermoso para dos, pero complicado para la espectadora—, ¿qué se supone que está pasando aquí?Mariel y Roberto miraron a la mujer que los había interrumpido, entonces Roberto se levantó raudo para presentarse con una mujer que no había pensado conocería, al menos no tan pronto.En realidad, aunque tan pronto Mariel puso en pie en su casa él decidió que no la dejaría ir jamás, no había pensado en los detalles; se había concentrado en enamorarla para que no tuviera deseos de irse.Que ella saliera corriendo tampoco fue algo sorpresivo, ese era uno de los escenarios que había previsto, lo que no había previsto fue la impulsividad.Roberto había pensado que ella daría algunas señales antes de salir corriendo, pero esas señales no fuer
Leer más
CAPÍTULO 9
Mariel abrió los ojos, estaba agotada, y adolorida, pero ese pequeño llanto en el exterior de sí le obligó a hacer lo que hacía cada una o dos horas, despertar al borde del llanto también.Justo en ese momento recordaba plenamente todas las razones por las que había decidido no ser madre jamás, recordaba todo lo que odiaba dar de sí mima demasiado, y ese bebé no pedía demasiado, exigía todo y más.—Iré por él —dijo Roberto en un gruñido, sin siquiera abrir los ojos, mucho menos incorporarse.El también solía despertar cada que lo hacía Mariel, así que estaba igual de exhausto.—Ya me levanté yo —informó la castaña que dejaba su cama para ir a algunos pasos por esa pequeña que habían recostado en un moisés en su habitación cuando al fin se durmi&o
Leer más