[Gay] Hikaru...

[Gay] Hikaru...ES

Saga Zuster  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
38Capítulos
2.5Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Su primer día de trabajo, una noche lluviosa, un tropiezo y un paraguas rojo cambiarán el destino de Daisuke al conocer a Hikaru, un chico con adicción a los problemas y al ; quien desde que notó la mirada de Daisuke, se enamoró de él, ¿será capaz de dejar atrás su vida de excesos?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
38 chapters
Prólogo
No mucha gente se encontraba dentro del cementerio de Aoyama, y menos bajo esas condiciones climatológicas.Un cielo grisáceo repleto de espesas nubes cubría esa tarde la ciudad de Tokio; la lluvia caía con intensidad. Podía escucharse el constante siseo de la lluvia al caer y chocar sobre el suelo, y los monumentos de piedra. Un muchacho de mediana estatura avanzaba a través de los innumerables monumentos. El grueso abrigo negro que le cubría daba la sensación de que su estructura física era más gruesa de lo que en realidad es. Su piel blanca se ve aún más pálida. Su cabello negro mojado se pega a la piel de su rostro haciéndole lucir como si estuviera enfermo. En su mano derecha sostenía un paraguas rojo cerrado, y en la izquierda llevaba empuñada una fina cadena de oro, de la que colgaban un par de anillos con una inscripci&oa
Leer más
I. "El paraguas rojo"
Tokio, tres años atrás.Era una tarde común y corriente de sábado en Shinjuku, atravesar la avenida era toda una faena por la cantidad de gente que a esas horas se encontraba trasladándose hacia algún lugar, llámese trabajo, restaurantes, centros comerciales… Gente iba y venía. Y justo ese día tenía que ocurrírsele ir tarde a su primer día de trabajo. Trasladarse en hora pico entre las calles de Kabukichō no era fácil, y menos cuando ya ibas con retraso. Hirano Daisuke corría entre la gente con la mayor habilidad que podía, tratando de no chocar con las personas que iban a contraflujo.Su atlética estructura y su 1.70 de estatura, le permitían dar amplias zancadas; y poder librarse de golpear, o ser golp
Leer más
II. Daisuke
Daisuke llegó a casa de sus padres cerca de las 4:30 de la madrugada. Todo estaba en absoluto silencio. Se adentró procurando avanzar hasta su habitación en silencio y sin encender luz alguna. Cerró la puerta detrás de sí, se desnudó y se tumbó sobre la cama completamente extenuado. Suspiró. Recordó aquel extraño encuentro con el sujeto que, tras tropezar y caer al suelo junto con él, le prestó aquel paraguas rojo: Satō Hikaru…Cerró sus ojos. Podía verlo en su mente… aquellas finas facciones en su rostro; esos expresivos ojos marrones, que lucían tonalidades naranjas por las luces a su alrededor; el cabello oscuro empapado por completo, y pegado a su rostro; su blanca piel aterciopelada… Trató de obligarse a dormir, intentó concentrarse en qu
Leer más
III. Hikaru
Pasaban de las doce del mediodía, Hikaru apenas estaba levantándose completamente desnudo, de su cómoda cama. Se estiró y abrió las cortinas de par en par, se asomó a través de la ventana de su habitación en su lujoso apartamento, desde el que podía contemplar el constante ajetreo en la exclusiva zona comercial de Omotesando Hills.—Deberías venir, y recostarte de nuevo, Hikaru-chan—dijo, en tono seductor, un muchacho de blanca piel, estructura atlética y músculos marcados, de cabello corto teñido de negro azabache, haciendo a un lado la sábana que cubría la parte baja de su cuerpo; dejando a la vista la poderosa erección que tenía—; te aseguro que aquí va a ponerse mejor… Hikaru giró la cabeza para mirarle, aquella pose le hizo sonreír. Se relamió los labios; y comenzó a avanzar hacia él de f
Leer más
IV. Encontrarlo...
Pasaban de las cuatro de la tarde cuando Daisuke salió de la casa de su familia para ir a Kabukichō, y dar una vuelta por el lugar que aquel extraño sujeto le había dicho, para devolver el dichoso paraguas rojo. Por un lado, quería sólo olvidarse de la incomodidad que aquel tipo le había hecho sentir, pero al mismo tiempo sentía una extraña curiosidad que hacía que quisiera ir y encontrarle.—Satō Hikaru… —musitó para sí, mientras avanzaba por las calles de Kabukichō, acercándose a Nichō—. Advocates Café —dijo deteniéndose en la acera de enfrente del lugar, aún se encontraba cerrado, pero era bien sabido que ese lugar tenía bastante ambiente en Nichō. Suspiró. Continuó su camino para regresar a Kabukichō y perder un poco de tiempo ah
Leer más
V. ¡Te encontré!
Se adentraron al bar buscando alguna mesa para ocuparla y permanecer en el bar, al menos hasta que Hikaru pudiera acercarse a “Tora no me”.— ¡Lo ves, Masato-kun, lo logré! ­—celebró Hikaru sentándose frente a una de las mesas del bar.— ¿Quién es Tora no me? —Cuestionó Masato curioso, observando a los chicos que atendían las mesas—, ¿qué no es Inoue? —preguntó mirando hacia Rai, que entregaba unas bebidas a una mesa.— ¿Inoue? —Cuestionó Hikaru desconcertado—, ¿lo conoces?— ¡Sí, es Inoue Rai-kun! —Dijo Masato identificando al
Leer más
VI. Salgo con alguien
Pasaban de las once de la mañana cuando Hikaru abrió los ojos. Recorrió la cama de Daisuke con su mano, buscando el cuerpo del chico con quien había tenido sexo durante la madrugada, sin tener éxito. Se enderezó para buscarlo con la mirada. Escuchó la voz de Daisuke, parecía charlar con alguien. Se apresuró a levantarse de la cama; buscó su ropa y sintió escalofríos, recordó que su ropa se había quedado botada en algún lugar de la sala de Daisuke, recorrió la habitación del muchacho buscando qué ponerse, abrió el armario y cogió la primera playera que encontró. Se la colocó dándose cuenta que aquella prenda le llegaba a medio muslo, y el comienzo de las mangas le llegaban unos centímetros por debajo del hombro; comenzó a reírse, al contemplarse en el espejo.Abrió ligeramente la puerta de l
Leer más
VII. ¡No es suficiente!
Hayato llegó puntual, espero a que Hikaru abriera la puerta del apartamento para dejarlo ingresar. Le miró de pies a cabeza, aún estaba arreglándose tal y como a él le gustaba, un traje de seda de corte chino que a sus ojos le hacía lucir completamente devorable. Se mordisqueó el labio inferior nada más verlo. Hikaru sudó frío.— ¿Estás listo ya? —preguntó Hayato cerrando la puerta detrás de sí.—Aún no, me falta colocarme el prendedor que quieres que use —dijo visiblemente incómodo.Hayato le jaló hacia sí y le besó apasionadamente. Hikaru correspondió el beso, y rodeó con sus brazos el cuello del yakuza, quie
Leer más
VIII. No puedo parar...
Hikaru permanecía recostado sobre la amplia mesa de madera finamente tallada; su respiración era aún agitada, y acariciaba su cuerpo con lentitud. “Jun” le miraba con una sonrisa retorcida, emitió una risita que llamó la atención del chico, quien se volvió a mirarlo.—Ha sido genial… —dijo Hikaru, aún jadeante—. Me has hecho gritar mucho, me duele la garganta…El muchacho comenzó a reír, le miró sentarse sobre la mesa con las piernas abiertas, su respiración aún era agitada, y su piel aterciopelada se encontraba aperlada por las diminutas gotas de sudor.—Me ha encantado —respondió con sonrisa lasciva—. Si no te molesta, me gust
Leer más
IX. Me gusta mucho estar contigo
Hikaru se escabulló del club Rainbow de Hayato, sin que este se percatara del momento en que el chico pudo salir. Encontró a Rai en su huida por las calles de Nichō, parecía aturdido cuando aquel chico le abordó en la calle.— ¿Satō-san? —Cuestionó Rai comenzando a dar palmadas en los hombros de Hikaru.—Rai-kun… —atinó a responder Hikaru volviendo en sí.— ¡Te ves terrible!, ¿qué ocurrió? —Insistió Rai luciendo preocupado.—Quiero irme a casa, necesito un taxi; fui a una reunión con unos amigos de mi familia… —explicó con mirada perdida el chico.Rai se apresuró a detener un taxi y ayudar a Hikaru a subirse al mismo.— ¿A dónde van? —Cuestionó el taxista.—Omotesando Hills… —musitó Hikaru de forma
Leer más