El los brazos de un Millonario.

El los brazos de un Millonario. ES

Lily Arzola  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
37Capítulos
10.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Nate Wagner es uno de los hombres más ricos de Nueva York, pero a pesar de su éxito como empresario, el hombre la ha pasado muy mal en la vida. Así que intenta proteger a Nía, una joven diseñadora que solo intentaba tener una vida normal en la ciudad, para después cambiar su vida para estar al lado del señor Wagner, quién es un hombre que no duda en tener lo que quiere. Lo que no saben este par de jóvenes, es que sus vidas cambiaran por completo, al verse en un romance realmente peligroso. Una historia que te quitara el aliento.

Leer más
El los brazos de un Millonario. Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
37 chapters
1
(1)"Nate Wagner, es el millonario más exitoso de Estados Unidos. Con una empresa de servicios diarios, como la luz, el agua, automotrices y millones de tiendas de servicio a su nombre, el joven millonario que vive en New York, decide abrir una campaña para gente joven, en una de sus nuevas ideas. Abrir tiendas de ropa con las ideas de jóvenes emprendedores, que quieran trabajar para la gran marca"Eso era lo que se estaba escuchando en el noticiero y era cierto, el señor Wagner era un joven millonario, que estaba revolucionando a todo el país con sus ideas, pero ahora quería meterse dentro de la moda. ¡Aquí es donde quepo yo! Acababa de graduarme de mi carrera de diseño en modas, así que estaba recién salida de la universidad, cuando me llego la noticia sobre las vacantes nuevas en la empresa Wagner. En el momento en que pisé el edificio Wagner, supe de inmediato que mi vida iba a cambiar.El lugar era de locura, su arquitectura era muy revolucionaria, mientras que había muchos toque
Leer más
2
(2)Cuando salí de la empresa Wagner, lo primero que hice fue llamar a mi mejor amiga y compañera de cuarto, Sandra. La chica de risos negros y sonrisa blanqueada, me responde de inmediato. –¿Hola? –Escucho su voz ronca, sabía que quizás a penas se estaba levantando, ya que ella sigue estudiando y no le preocupa mucho la vida laboral. –¿Adivina quién tiene trabajo? –Le pregunté con una sonrisa dibujada en mis labios, pintados de color carmín. La chica con ánimo, empieza a gritar por el teléfono como una loca. Claramente sus gritos eran de felicidad.–¡No puede ser! ¡Tienes trabajo! –Yo solo aleje un poco el teléfono de mi oído, para reírme mientras caminaba por la acera de la calle.–Sí, no puedo creerlo. –Le conteste de inmediato, mientras me metía al subterráneo. –Fue incluso la entrevista más fácil que hice. –Es que eres la mejor diseñadora que he conocido, incluso puedo creer que se quedaron impactados al ver tus bocetos. –Al escucharla de inmediato hice una mueca, ya que el ho
Leer más
3
(3)Al entrar a su departamento, puedo ver que vive en uno de los lugares más lujosos de New York.–Alex, Thomas. –Dice el señor Wagner a sus guardaespaldas, que nos acompañaron en todo momento. –Pueden descansar. –Los dos hombres de traje, solo asienten con la cabeza, para después abandonar el lugar.Y cuando estuvimos solos, no pude evitar sentirme realmente incomoda. Él era mi nuevo jefe y ahora estábamos los dos metidos en este apartamento por coincidencia, o por algo forzado.–¿Cómo sabía que iba a estar en ese bar? –Le pregunté sin creer que había sido coincidencia.–Ya le dije señorita Williams. –Responde mientras va a su mini bar, para servirse una copa de wiski. –¿Quiere algo de tomar? –Me pregunta mientras yo solo niego con la cabeza.–Lo único que quiero son respuestas, señor Wagner. –Alce una ceja, para ver como el hombre se acercaba a mí. Para después sentarse en su sillón, en donde cruza una de sus piernas mientras me mira de arriba hacia abajo. Yo de inmediato me empiez
Leer más
4
(4)Los recuerdos de ese niño tan extraño, se muestran en mis sueños como una película. Aún puedo recordar que por mucho que mi madre le diera de comer, el joven niño empujaba la comida, negándose a comer. Estaba tan lastimado, que no quería acercarse a nadie.Pero a pesar que quiero recordar más de ese joven, no puedo seguir soñando, porque siento como alguien acaricia mis mejillas. Abro mis ojos de par en par, para ver la cara del señor Wagner, mirándome con tanta plenitud mientras sus nudillos acarician con lentitud mis mejillas. Mi cuerpo de inmediato reacciona, empujando al hombre con fuerza.–¡Cálmese, Nía! –Dice el hombre mofándose un poco, mientras ve mi reacción.–Dígame que esto es un sueño. –Le dije mientras frotaba mis ojos con mis manos.–Lo lamento, pero los sueños no son tan buenos. –Me contesta para después darme una bolsa.–¿Qué es esto? –Le pregunté mientras sostenía la bolsa en mis manos cansadas.–Usted misma puede ver lo que es. –Camina hacía la salida. –Nos vemos
Leer más
5
(5)Al llegar a casa, llamo a Sandra, para que me ayude a bajar del taxi. La chica realmente preocupada, sale de los edificios en donde vivimos en su pijama favorita.–¿Qué demonios te paso? –Me pregunta mientras abre la puerta del taxi, notando mi tobillo. –Pensé que el señor Wagner te cuidaría. –Yo solo me apoye en su cuerpo, para decir:–Fue culpa mía, no del señor Wagner. –Le dije, por último, mientras la chica me ayuda a subir los cuatro pisos en donde estaba nuestro departamento. Y al entrar a este, me puedo dar cuenta que todas mis cosas estaban movidas, era como si una mudanza hubiera dejado su trabajo a la mitad.–¿Qué demonios paso aquí? –Le pregunté a Sandra, mientras que todo lucía bastante desorganizado.–Los hombres del señor Wagner. –Me comenta la chica, mientras me sienta en uno de los sillones. –Ayer hablaron con todos nosotros. –Supongo que hablaba de todos los amigos que fuimos a la fiesta anoche–¿Qué les dijo? –Le pregunté mientras la joven iba al refrigerador, p
Leer más
6
(6)Todo esto era como una película para mí, había un hombre rico y también había gente que quería matarme. Pero a pesar de que suena emocionante, es terrible saber que tu vida está de por medio. Así que mientras los policías buscaban pistas en mi departamento, Sandra, el señor Wagner y yo, no reunimos en la sala, para poder hablar de lo que estaba pasando.–No sé qué pensar. –Murmuré mientras mi pie estaba encima de una almohada.–Lo único que debe pensar, es que debe de estar conmigo si no quiere morir. –Yo misma me pongo algo molesta, por lo que el señor Wagner dice. Es como si me quisiera en su casa, de una forma u otra.–¿No abra alguna posibilidad, de que me cuide estando en mi propio hogar? –Le pregunté mientras el hombre de inmediato se mofa de mí.–Sí, claro. –Murmuró mientras sonríe un poco. –Para que logren matarla. Mis hombres estaban en el edificio y no pudieron ver la entrada de ese hombre a su departamento. –Comenta con un poco molestia.–¿Nía? –Sandra llama mi atención
Leer más
7
(7)Después de dejar a mi mejor amiga bien segura, en el que ahora sería su departamento en Queens, me dirijo hacía el departamento del señor Wagner, quién está sentado en el asiento del copiloto, mientras yo veo toda la ciudad por la ventana, mientras está se llena de agua cayendo lentamente sobre la ventana polarizada, como si fueran lágrimas.Al llegar al edificio en donde el señor Wagner vivía, puedo ver el mismo patrón. El joven de cabellera negra y ojos azules, no permite que nadie me abra la puerta, era como si quisiera ser el único que tuviera contacto conmigo, abriéndome la puerta, para sostenerme una vez entre sus brazos fornidos. Yo no pude evitar perder el aliento, mientras él me sostiene con fuerza.Y cuando entramos al edificio, no puedo evitar ver como todas las personas, que estaban en la recepción, nos miran, o más bien que miran al señor Wagner siendo cariñoso con una chica. Mis mejillas se ponen roja, al ver como más de una mujer se ponen celosas de verme en esta po
Leer más
8
(8)2AMMe despierto sudando al escuchar un gritó fuerte, mientras un rayo pasa por mi ventana, alumbrando la habitación. Así que de inmediato me levanto de la cama, haciendo que mi pie sintiera un gran dolor, pero a pesar de ese dolor, no dude en caminar con rapidez, hacía donde venía esos terribles gritos. Los gritos provenían desde dentro de la habitación del señor Wagner, así que de inmediato pensé que era el mismo hombre que me había atacado en la mañana, pero cuando abro la puerta, sintiendo miedo hasta por mi propia vida, veo que no hay nadie en la habitación, solo el joven Wagner, quién gritaba con todas sus fuerzas, mientras se movía con fuerza sobre su cama.Yo de inmediato corrí hacía él, notando que el hombre estaba temblando demasiado, mientras su cuerpo semi desnudo, estaba lleno de sudor. Parecía que estaba soñando con algo malo, así que empecé a moverlo de un lado para otro.–¡Nate, Nate! –Grité una y otra vez su nombre, pero el hombre no reaccionaba, hasta que tomé u
Leer más
9
(9)El auto que me lleva al trabajo, es una camioneta negra blindada. Y mientras miró la ciudad desde mi asiento, en donde viven los ricos, empiezo a sentir que extrañare mucho tomar el subterráneo, e incluso vivir en Queens. El chofer que me está llevando, es desconocido para mí, ya que Thomas solo me condujo al auto, para avisarme que iría a mi viejo departamento, a cuidar a Sandra.Por otra parte, sabía que Sandra estaba disfrutando de ver a esos guapos guardaespaldas, que el señor Wagner les asigno. Así que mientras miro el suelo, puedo ver que, aunque ya puedo caminar, mi pie sigue inflamado. Pero a pesar de que estaba lastimada, tenía mucho que probarle al señor Wagner. Así que cuando llegamos a la empresa, el auto se detiene enfrente de esta. El conductor de inmediato me da el aviso.–Señorita Williams, estamos en su trabajo. –Yo reaccione con lentitud, mirando esa gran empresa, que para todos los que pasaban a su lado, les causaba un poco de temor por su imponencia. Todas las
Leer más
10
(10)El señor Wagner era tan extraño, me hacía cambiar de humor como nadie más en este mundo. Así que salí de la empresa enojada, mientras mi corazón latía con fuerza. Pero a pesar de que estaba muy confundida, la camioneta blindada ya me estaba esperando fuera de la empresa. Así que uno de los porteros del lugar, me abre la puerta de la camioneta.Entre a esta y ahí estaba Liam, esperándome con una sonrisa en su boca.–Buenas tardes, señorita Williams. –Me dice el amable chofer.–Hola. –Le contesté sin ganas. –Quiero ir casa. –Le dije mientras me ponía el cinturón de seguridad.–A la orden. –Me responde el hombre, dándole marcha al auto.Y mientras íbamos por la ciudad, lo único que puedo hacer es mirar por la ventana, mientras veo una vez más, las gotas de agua cayendo sobre la ventana. Por un momento, dejé este mundo y me hundí dentro de mi cabeza, pero cuando despierto, es cuando veo que el auto no nos estaba llevando a la dirección correcta, sino a la contraría.De inmediato me p
Leer más