Solo un para siempre

Solo un para siempreES

A. N. Cruz  Recién actualizado
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
54Capítulos
4.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Trilogía Destinados Libro III ¿Es verdad eso que dicen que las experiencias del primer amor no se olvidan nunca? Digo, porque debe existir una razón para que a estas alturas me siga afectando aquello que viví hace tantos años. Algo que explique, por qué los hechos que me llevaron hasta donde hoy estoy, me persigan sin cansancio. Desde que todo comenzó, o acabó, depende de cómo se mire, no he podido avanzar. No realmente. Siempre hay algo que me hace regresar atrás. Una frase. Un lugar. Una fecha. Todo me lleva hacia él. A mi supuesto "para siempre". La frustración y la rabia me llenan cuando recuerdo cómo sucedió todo. Cómo fue capaz de mirarme a los ojos mientras besaba a otra, mientras tocaba a otra. Cómo fue capaz de culparme de todo cuando lo enfrenté. El dolor de la traición fue horrible. No solo por lastimar mi orgullo, mi dignidad, sino también, por todo lo que provocó en mi posterior vida. Me prometió un para siempre. Y nunca lo cumplió. No, al menos, de la forma que esperaba. Orden de lectura de la trilogía: 1-Solo dos veces al año 2-Solo un: ¡Sí, acepto! 3-Solo un para siempre

Leer más
Solo un para siempre Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
54 chapters
Capítulo 1. El comienzo.
Primera parte.Andrea Rowe. 21 años.Mi despertador suena, insistente.Saco una mano y sin mirar, lo apago con un manotazo.—Ahhh...no es justo —gimo con malestar, pero en lugar de levantarme solo me volteo para el otro lado de la cama y sigo durmiendo.Anoche me dormí demasiado tarde, la materia de Derecho Internacional Privado me trae un poco de los pelos y tengo examen en dos días. No sé si es que el profesor no le pone empeño en enseñar algo interesante o soy yo la frustrada que no entiende nada. Como quiera que sea, es el motivo por el que ahora necesito levantarme y no quiero hacerlo.Los párpados me pesan y me digo que solo necesito cinco minutos más. Se siente tan bien estar todavía en la cama, calentita bajo la manta y con la habitación a oscuras.«Solo serán cinco minutos».Despierto desorient
Leer más
Capítulo 2. Cambio de actitud.
—¡Andrea, apúrate!La voz de Christian se escucha amortiguada a través de la puerta. Mientras me observo en el espejo, todavía sigo pensando que estoy cometiendo una locura. Mi rostro está maquillado a detalle y mi cuerpo, cubierto con un vestido color rojo intenso, corto y ajustado. Termino de acomodar mi cabello y vuelvo a suspirar.—Tranquila...solo es una salida de amigos —susurro, contando cada respiración.Los nervios me atacan y es que, aunque nuestra salida de hoy no sea por motivos significativos, se siente extraño asistir a una fiesta de fraternidad con uno de los chicos populares. Es como aspirar a un listón alto donde puede salir todo bien...o no.Un golpe en la puerta me hace brincar, acompañado de las palabras apuradas de Christian.—¡Andie! —llama, con insistencia.—¡Ya voy! —respondo, rodando los ojos.Me
Leer más
Capítulo 3. Ingenua.
Ahora que estoy sola todo se siente diferente. Hay muchas miradas sobre mí y ya me estoy arrepintiendo de haberme vestido con algo tan llamativo. No pasó por mi cabeza que Christian se volviera un imbécil, de verdad pensé que esta noche sería un punto de inflexión entre nosotros. No porque yo pretenda tener algo con él, porque ya conozco las consecuencias de eso, era más por el hecho de que podía forjarse una amistad duradera.«Christian es más de lo que está dispuesto a aceptar».Pero ni modo, ya no hay vuelta atrás. Él se fue y por lo que pude ver, no demoró en buscar compañía. Dos morenas despampanantes no dudaron en acercarse y a él, no le costó aceptarlas y rodearlas por la cintura.Con un resoplido me abro camino para salir de la casa. Entre nuevos empujones logro llegar a la puerta trasera, que conecta con un inmenso pa
Leer más
Capítulo 4. ¿Qué me estás haciendo?
Unos golpes fuertes en la puerta de mi habitación me despiertan. Me levanto de la cama un poco asustada y con el corazón en la boca, de la impresión. Camino hasta pegar la oreja en la puerta; no es como si yo fuera a abrirla sin saber quién hace tanto ruido a esta hora de la madrugada.—¡Andrea! —grita, Christian. Me sobresalto con su tono ronco y apresurado—. Sé que estás ahí. ¡Ábreme!Lo pienso unos segundos, a la legua se escucha que está borracho. Si sigue gritando despertará a toda la residencia y eso podría traerle problemas, porque no se supone que deba estar aquí. Tomo una respiración profunda y pongo la mano en el picaporte; cuando lo giro, la puerta vibra otra vez con el golpe de sus puños. Al abrir, un cuerpo musculoso, ancho y pesado se inclina hacia mí, como si hubiera perdido el equilibrio. Por poco puedo sostenerlo y lo g
Leer más
Capítulo 5. Déjame probarte.
Las suaves sábanas rozan mi piel demasiado sensible. Un calor sofocante me cubre todo el cuerpo y comienzo a sudar. Siento una cosquilla ascender por mi vientre y una brisa de aire frío alivia por unos segundos mi alta temperatura. Me remuevo sobre la cama, buscando un alivio a esta sensación de estar acorralada que me llena por momentos. Sin embargo, un cuerpo duro se presiona contra mí.Levanto mis manos y al tocar lo que sea que me tiene encerrada, me parece reconocer un pecho ancho y fornido; ahogo un jadeo al imaginar el dueño.—¿Chris? —jadeo, con un susurro.—Sí, cariño, soy yo. —La voz del Chris de mi sueño se escucha baja y ronca. Sexy.—¿Qué…haces? —pregunto, cuando una mano suya se pega a mi cadera y comienza a dibujar con sus dedos sin un patrón evidente.—T
Leer más
Capítulo 6. Él y yo, no somos nada.
Dulces. Sus labios son dulces.Y suaves.Envuelven los míos con movimientos cadentes y seguros.Sus manos rodean mi rostro y sus pulgares, rozan mi mejilla. Cada uno inclina su cabeza hacia lados contrarios, para profundizar un poco más. Lo que empieza con lentitud, aumenta la intensidad, conforme nuestras sensaciones crecen y las ganas de continuar se multiplican.Ahora estoy acostada. Y él, está sobre mí. Sin embargo, solo nuestras bocas se tocan.Sus dientes me muerden y los míos responden. Mi lengua juega con la suya y se enredan en un baile de poder. Sus labios chupan los míos y provocan que gemidos inevitables salgan de mi garganta. El pulso de ambos, late errático. Las respiraciones se dificultan y las palmas de las manos pican con las ganas de tocarnos. Pero, contrario a lo que debería suceder, cada uno las mantiene alejadas del otro.Mis pulmones arden y solo así,
Leer más
Capítulo 7. Todo al día.
—Sabíamos que estarías aquí. —Escucho la voz de Ellie y levanto la mirada de mi libro.—¿Dónde, si no? —respondo con una sonrisa y veo, además, que se acerca Abbi.Nos saludamos con besos en la mejilla y mis amigas toman asiento a mi lado.—Has estado perdida estas dos últimas semanas —recrimina Abbi, con el ceño fruncido.Resoplo, porque me siento culpable por eso.—Lo sé, pero entre el examen de Derecho Internacional y las demás materias, he estado super estresada —murmuro una justificación, que, aunque sí es verdad, me faltaría confesar que andaba demasiado cercana a Christian Anderson.—Créeme, te entendemos —comenta Ellie, con una mueca de fastidio.Iniciamos una conversación relacionada con los estudios y nos ponemos al día de las últimas semanas. Abbi
Leer más
Capítulo 8. No hay opciones.
Faltan solo dos días para mi cumpleaños y tengo que comprarme algo lindo. En mi vestidor tengo algunos modelos que estarían a la altura, pero con todo lo que soy últimamente, necesito subir mi autoestima; un día de shopping puede resultar. Mis ánimos no han estado en su máximo esplendor y conozco los motivos, por más que intente no mencionarlos o siquiera pensar en ellos; pero ahí están.«Maldita la hora en la que me dejé llevar por mis más calientes deseos», resoplo con irritación.Pero no hay nada que hacer con eso, lo hecho, hecho está y ahora, debo cargar con las consecuencias. Por más que mi cuerpo se encienda con el recuerdo y las palabras de Maddie se repitan en mi cabeza, debo pensar bien en cómo tratar el tema. No es un secreto que me quedé con las ganas, aunque las reprima con todas mis fuerzas, sin embargo, no puedo dar una image
Leer más
Capítulo 9. Motivo de silencio.
Con seguridad, camino al mostrador, llevo el vestido en una mano y la tarjeta en la otra. Al acercarme, veo a Christian recostado a la mesa de cristal que exhibe algunas joyas y otros complementos. Sus brazos están cruzados y apoyados por completo en la mesa. El pullover gris que lleva ajusta sus mangas a sus tonificados bíceps y marca cada músculo definido de su espalda y hombros. Por unos segundos, la boca se me hace agua al verlo de perfil; sus labios suaves y gruesos me recuerdan todo lo que sentí mientras hacían de las suyas en ciertas partes de mi cuerpo. Pero todo se desploma cuando sonríe para la chica que antes me atendió. Siento un calor rabioso subir por mi pecho al ver cómo ella coquetea sin parar, con un dedo enroscando algunos mechones de su cabello negro y sus dientes mordiendo su labio inferior cada dos segundos.«Más obvia no puede ser la muy tonta».Enfurecida, al ver que &eacu
Leer más
Capítulo 10. Respeta tus propias reglas.
Sus ojos son dos pozos oscuros y brillantes.Su mirada está fija en mis piernas y cuando comienza a subir, yo sigo su recorrido. Con lentitud torturadora observa cada centímetro de mi piel; mis piernas, mis muslos expuestos, mi cintura ajustada, mis pechos firmes y casi descubiertos, mi cuello y, por último, mi boca.Es tan intenso el momento que no escucho nada a nuestro alrededor, solo mi respiración, que está acelerada. Mi pecho sube y baja con nerviosismo y Christian enfoca sus ojos ahí; se relame los labios y sus ojos vuelven a brillar. Yo soy toda nervios, cierro mis manos en puños para que no vea el temblor que me provoca su presencia y su tan exhaustivo repaso.—Estás preciosa —susurra, con una voz ronca que me provoca escalofríos.Se incorpora de su posición recostada y viene a mi encuentro. Podría intentar alejarme, poner distancia entre nosotros; pero no es
Leer más