Cicatrices y amargura —Luto—

Cicatrices y amargura —Luto—ES

J. A. Yelamo  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
91Capítulos
3.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

El suceso que rompió el corazón de ambos en pedazos creará las condiciones para que el rencor que se tienen se convierta en un silencioso afecto y nazca de la tragedia un nuevo amor mientras se vuelven más y más necesarios para el otro como cura al dolor que pesa en la vida de ambos, la muerte de su hermana se vuelve motivo de tristeza continua tanto para Sophie como para el dolido viudo a quien la pérdida de su amada dejó devastado en depresión, siendo Sophie la única persona que se atreverá a tender su mano para sacarlo de la desolación a pesar del rencor que ambos se tienen.

Leer más
Cicatrices y amargura —Luto— Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
91 chapters
I
Finalmente llegaría, ese día que tanto había esperado finalmente había llegado. Cada vez estaba más cerca de poder estar ahí, con cada kilómetro que avanzaba por el camino en su vehículo, era un kilómetro más cerca de su destino, pronto vería a su hermana, ya había pasado un largo tiempo desde la última vez que pudo verla. Estaba ansiosa de poder reencontrarse. El tiempo lejos de ella se sintió más largo al no verla en persona, tan solo llamando en ocasiones. Tarareando una melodía mientras observa el camino, fue interrumpida por el sonido del teléfono en su bolsillo. Sacándolo con la mano y colocando el altavoz lo dejó a un lado de ella devolviendo su mano al volante. —Diga —habló esperando una respuesta. —Es bueno oír tu dulce voz —se escuchó una voz masculina al otro lado de la llamada—, dime una cosa, ¿cuándo pensabas avisar que ya habías llegado? —Deberías de ser el que más pronto se entera, eres mi agente. Aunque resaltando la redundancia en realidad lo has hecho, a nadie avi
Leer más
II
Al ir bajando las escaleras, Sophie no le quitaba los ojos de encima, mientras ella seguía poco a poco hasta que habían llegado a la planta baja. En cuanto Rose la vio se alarmó y soltó una taza que llevaba en la mano. —¡Señora! —Se asustó, pero de inmediato Haley le sonrió y negó con la cabeza—. Debería estar en cama, si se esfuerza su condición... —Esta bien Rose, solo voy afuera un minuto, quiero ver el atardecer con Sophie. —Rose no puso queja, pero sus ojos mostraron la preocupación que no podía mencionar. Sophie y su hermana salieron por la puerta, mientras que a Rose con la mirada triste se le humedecían los ojos. A ella la vio una chica joven, otra de las sirvientas de la casa y un mayordomo que se acercó a verla. —¿Qué ocurre? —le preguntó viéndola casi al borde de las lágrimas. —No es nada, no ha pasado nada —dijo Rose, dándose media para agacharse a recoger los trozos rotos de la taza. Mientras la muchacha y el mayordomo la veían en silencio. Su gesto les decía todo. A
Leer más
III
El largo camino de regreso a su casa transcurrió en un paso más lento que al recorrerlo temprano para llegar allí, aproximadamente eran poco más de las ocho de la noche cuando volvió a poner los pies en su apartamento. A pesar de haber estado más temprano allí cuando llegó solo unas horas antes, ahora le pareció muy lejano, casi de otra vida. Estaba tan inmutable y en silencio como al principio de varios meses atrás cuando salió a su gira dejando todo en un estático vacío intacto. Un par de toques a su puerta la hizo ir a ver quién podía ser, al abrir se halló de frente con Lucy, su vecina y una de sus amigas de su circulo social clásico. —Sophie no me lo puedo creer que llegas después de tanto y lo primero que hiciste fue salir disparada en un pitido. La chica de mas o menos la edad de Sophie tenía los brazos cruzados mirándola con la cabeza inclinada a medio lado. Su cabello castaño caía liso y le llegaba hasta la espalda, su estatura apenas más alta que la de Sophie no destacaba
Leer más
IV
—Aún no le veo sentido, comenzaste a salir con él de nada y dos días antes de irte de gira. Ahora se distancian y ni juntos están, parece ser adorno. —Quizá —respondió ella, bajando la mirada ausente a un rincón. —Suena a que parece un despecho si me preguntas. ¿Acaso lo usas de excusa para olvidar algo? —Oye que directa, no me simpatizas —respondió fingiendo ofensa sin poder evitar burlarse al darle con el codo—, aunque… —Por un breve instante se detuvo a pensar en el detalle. —Bueno, si no es con él, ¿dónde estabas? —Me quedé con Haley, ella me invitó a pasar la noche. Su marido no iba a estar por algún asunto importante y me pidió que la fuera a acompañar. —Ah, ya veo. ¿Y entonces? —¿Y entonces qué? —¿Solo eso hiciste?, ¿no hiciste más en tu fin de semana? —¿Qué quieres que te diga?, tú estabas ocupada, Lucy tenía trabajo y Doria había salido por ahí con alguien, solo con ustedes trato. —Que triste ser tú —respondió a modo de broma viéndola con cara lamentable. —Te pasas
Leer más
V
En el estudio, Lucyan seguía en el balcón viendo al cielo, perdido en la oscuridad con la mirada vacía, detrás de él escuchó que se abría la puerta y de inmediato la voz de Sophie. —¡¿De verdad no piensas hacer nada?! —gruñó entrando, dirigiéndose hasta donde él estaba, quedó a unos pasos detrás de él. Lucyan estaba allí sin responder, aún recargado en el balcón dándole la espalda—. Vamos dime, ¿acaso no piensas hacer nada? —Ya no hay nada que hacer... —murmuró con la voz sombría y pesada. Arrastraba las palabras mientras el viento soplaba directo sobre él haciéndolo sentir el frío. —Pero ¿cómo puedes decir eso?, ¿es que en serio piensas solo sentarte a ver?, ¿quedarte cruzado de brazos solo observando...? —El doctor ha dicho que lo más humanitario es que viva en paz sus últimos momentos, eso es lo que ella quiere... —Sophie sintió como le hervía la sangre y se comenzaban a impregnar sus ojos de lágrimas. —¡¿Solo la vas a dejar así?! ¡¿La dejarás que se vaya y dejarla morir?! Ere
Leer más
VI
Junto a ella se hallaba la persona que había hablado, dejándose las manos en las caderas, veía de forma arrogante y despectiva a Sophie. —Hola, Sasha —habló con el gesto frío. No le caía en buen agrado su prima, ella a pesar de lucir encantadora era tan venenosa por su lengua que era difícil creer que tal ser cínico se ocultara bajo ese tierno exterior de cabellos cobrizos oscuro y ojos azabache. Pero ella ya conocía de sobra las andanzas de Sasha y en ese momento no estaba para tolerar palabras de nadie. Mantenía sin embargo sus reservas. —Hola, Sophie —habló su madre aún con la voz triste—, has cambiado mucho, mírate cuánto has crecido, estás hecha una mujer hermosa. Sophie no sabía cómo responder a las palabras de su madre, que en lugar de endulzar su ánimo muy por el contrario le hacía tener una espina de rencor y enojo. Aún se contrariaba entre echarse hacia su madre o no. No se veían desde mucho, cuando sus padres decidieron divorciarse, ninguno había tenido contacto con la
Leer más
VII
En menos de un parpadeo habían pasado dos semanas, toda su dinámica había cambiado por completo de manera repentina. Había terminado definitivamente su relación con su novio y trataba de aparentar estar bien delante de las personas esforzándose para reír. La primera semana logró mantener la fachada, pero al pasar el tiempo no pudo esconder más lo que estaba soportando ni lo que arrastraba tras de ella. Varias veces sus amigas habían intentado subirle el ánimo sin cambiar nada. Su ex seguía volviendo a verla intentando reconciliarse y tratando de convencerla con obsequios, la semana anterior a esa había llegado con un ramo de rosas y ella lo ignoró, se había acabado, eso era todo para ellos. Durante el último par de días había comenzado a asistir a terapia para sobrellevar mejor las cosas, pero no retomaba del todo el control en su vida. Las sesiones eran para permitirle volver a dormir, cosa que le había sido difícil desde el funeral. Durante las noches tenía inexplicables sueños c
Leer más
VIII
En un momento dado decidieron encender el televisor de la sala, pasando entre canales, Sophie vio un canal de noticias y se detuvo al ver la cara de Lucyan, había una foto de él en la pantalla. —¿Pero qué...? —murmuró perpleja mirando la noticia. En la foto lo veía vestido muy elegantemente. "Silencio inesperado" decía en el titular. La voz de la mujer que hablaba dando la noticia se escuchaba distante a los oídos de Sophie. Ella había quedado abstraída de lo que decía, únicamente mirando a Lucyan en la pantalla completamente aislada del mundo externo. Desde la muerte de Haley se había distanciado y no sabía qué había sido de él. No escuchó ni una palabra más de lo que decían sobre él, estaba un poco sorprendida por ver el revuelo que armaban en cuanto a su persona. Prestando atención a lo que la mujer decía pudo escuchar de qué trataba. —Cancelada su última aparición de forma repentina, muchos se preguntan si el reconocido pianista podrá alargar esta ausencia o si se trató de alg
Leer más
IX
Sophie giró su rostro hacia la puerta, mirando a Lily quien le asintió entendiendo su intención, momentos después a poco rato, ella llegó dejando sobre una mesa lo que Rose había preparado. Después le pasó a ella en la charola un tazón pequeño con un espeso caldo de verduras que estaba entre lo que dejó al entrar, Lucyan se hallaba en una silla con la espalda contra la pared mientras que Sophie había comenzado a darle a tomarse poco a poco el líquido espeso. —Ni se te ocurra moverte para nada y asegúrate de tomarte lo que estoy dando —ordenó, él obedeció resignado antes de que ella lo forzara a tomarlo, no movió sus brazos mientras tenía una expresión avergonzada esquivando verla, ella lo miró por un momento y le extrañó esa expresión. Nunca creyó posible ver el momento en que pudiera verlo a él mostrar vergüenza. Lo miró por unos segundos antes de volver a acercar la cuchara a él. Él se sentía avergonzado de hacer eso, era algo que no había hecho ni siquiera con su esposa. Ella nu
Leer más
X
—Ayer cuando la señorita Sophie le habló, él contestó... Después de días de no haber dicho una palabra simplemente se soltó y habló de lo que estaba reprimiendo, ¿alguna vez lo habías visto que hubiera hecho eso? Nunca es tan abierto. —Rose lo pensó un momento. —En realidad, tienes razón... El señor siempre se ha mostrado indolente con todo, al principio también pensaba que él era bastante frío con todo aquel que no fuera la señora... —Al parecer... —Al parecer... ¿Qué? —inquirió Rose, Lily negó con la cabeza dejando sus ojos ir a una foto donde estaban Lucyan y su esposa antes de que enfermara. —No somos las adecuadas para hablar de eso... El lazo que ata a ambos tiene un amargo nudo, no podría decir cómo se siente perder a la señora de la forma que ellos la sienten. —¿A qué te refieres? —De momento... A nada todavía —murmuró dando media vuelta retirándose, dejando cerrada la puerta tras de ella. Frente a la tumba donde reposaban los restos de su compañera de vida había muchas
Leer más