Solo dos veces al año

Solo dos veces al añoES

A. N. Cruz  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
67Capítulos
1.8Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Trilogía Destinados. Libro I Maddison Cadwell está de vuelta en el lugar que considera su hogar, después de todo un año evitándolo. Se culpa por su ausencia prolongada, pero era necesario mantener las distancias si quería sobreponerse a sus últimas decepciones amorosas. La esperanza de una promesa cumplida, la hace creer que esta vez, todo será diferente. Pero está equivocada. El pasado regresa una y otra vez, para hacerle saber que cuando quedan cuentas pendientes, no es fácil escaparse. Y Aiden Reed, está dispuesto a recordárselo. El chico de oro de Santa Martha quiere redimirse, su insistencia por dar una explicación, no deja que Maddie conserve su fiel objetivo de mantenerse alejada. Una noticia impactante. Una confesión dolorosa. Otra promesa, de tantas. Todos los caminos conducen al otro. Ahora deberán decidir, si seguirá siendo, solo dos veces al año. Orden de lectura de la Trilogía: 1-Solo dos veces al año 2-Solo un: ¡Sí, acepto! 3-Solo un para siempre

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
67 chapters
Capítulo 1. Estoy de vuelta
«¡Estoy aburrida!».Llevo tres horas sentada en este autobús y no veo la hora de llegar a mi destino. Estoy camino a casa de mi tía Aurora, para pasar con ella, como siempre, mis vacaciones de invierno. Y digo como siempre, porque ya casi se ha convertido en una tradición, que justo el día después de Navidad; yo emprenda un largo viaje al otro lado del país, para pasar Noche Vieja con otra parte de mi familia. La razón, mis padres cada año hacen una gira nacional por su empleo; ambos trabajan de representantes legales de numerosas productoras musicales y generalmente, tienen mucho trabajo en estas fechas. Están tan ocupados con sus asuntos laborales que ya olvidé la última vez que pasé un "Feliz año nuevo" con ellos. Miro mi reloj y suspiro, aún quedan tres horas de viaje y yo ya no siento mis piernas. Decido colocarme los audífonos y abro el
Leer más
Capítulo 2. Muy raro
—La fiesta es en casa de Mary, sus padres no están e invitó a casi todo el pueblo. Sabes que su casa da a la playa, por lo que decidió hacer una fogata en la arena y así no tener que recoger toda la basura el día después. Muy inteligente, ¿no crees? Además, motivo de sobra para estar todos junticos alrededor del fuego con este frío que hace —comenta Andrea, dándome los detalles de la fiesta.—¿Te refieres a Mary, la ex de tu hermano? —pregunto, con extrañeza.—Pues sí, ellos lo dejaron, pero yo hice buenas relaciones con ella. La verdad me caía bien como cuñada, no es otra rubia tonta de las tantas que mi hermano trae a la casa. Así que, me invitó, pero como ya te dije, invitó a medio pueblo —responde Andie, animadamente.Estoy cansada, pero eso no es problema para mí cuando hay una fiesta pendie
Leer más
Capítulo 3. Un sueño para recordar
Me miro en el espejo por décima vez. Llevo mi pelo castaño suelto y con algunas ondas en las puntas, por encima del hombro para acomodarlo. El bronceado de mi piel resalta con las mechas degradadas de rubio que me hice antes de venir. El vestido de corte princesa color azul cielo, realmente me favorece, resalta mis ojos azules y cada una de mis recién adquiridas curvas, ubicadas, a mi parecer, en los lugares correctos. Los zapatos son unas ligeras ballerinas blancas con brillantes, para darle un toque elegante a mi estilo casual de verano. No soy muy alta, solo mido metro sesenta y siete, pero unos zapatos altos no pegan con mis intenciones de hoy.—¡Por Dios, que calor hace en este lugar! —hablo con mi reflejo, mientras me retoco el lápiz labial y la máscara de pestañas. No es que tenga que usar mucho maquillaje para lucirlos, mis pestañas son bien tupidas y mis labios son gruesos y de color rosa
Leer más
Capítulo 4. La fiesta
—¡Maddie, despierta! ¡¿Maddie!? —Doy un respingo cuando Andrea me sacude y casi me caigo de la cama. No recuerdo haberme quedado dormida.Miro por la ventana y noto que ya oscureció. Reprimo un bostezo y estiro mis brazos, parece que todo el rato estuve en una posición incómoda, porque me duele hasta el cuello.—¿Cuánto tiempo llevo durmiendo? —pregunto, extrañada.Cuando me permití ahondar en mis recuerdos no eran más de las seis de la tarde, así que debe haber pasado bastante tiempo.—Son casi las nueve. Esta es la tercera vez que vengo a ver si estabas despierta, ya casi tenemos que empezar a arreglarnos, por eso te desperté. No lo hice antes porque sé que necesitabas descansar un poco más —explica Andrea, mientras yo froto mis ojos para desperezarme.—Pfff, sí. Parece que después de todo,
Leer más
Capítulo 5. Regreso en el tiempo
Durante los siguientes dos días en el hotel, tuve que andar con muletas y ponerme paños de fomento frío en el tobillo; solo fue una torcedura leve, pero me dolía un poco cuando lo apoyaba.Aiden resultó ser una gran compañía. Después de nuestra visita al puesto de salud, me acompañó a la habitación y se portó como si fuéramos amigos de toda la vida; su ayuda me vino de perlas pues mis padres solo me dejaron una tarjeta de felicitación y una excusa por su ausencia. Mi cara al ver la tarjeta extrañó a Aiden, pero no dijo nada, sin embargo, supo que había sido mi cumpleaños y quiso celebrarlo. Estuvo con el tema dos días completos en los que no me dejó tranquila para nada, alegando que teníamos que hacer "cosas de cumpleaños".Mientras paseábamos por el hotel, notaba las miradas femeninas encima de nosotros; era r
Leer más
Capítulo 6. Mi regalo de Navidad
Aiden se sienta a mi lado, tan cerca, que siento su perfume cosquillear en mi nariz. No me muevo, a pesar de que todo mi cuerpo se eriza ante su cercanía, no quiero darle motivos para creer que me afecta. Su mirada se mantiene fija en las olas del mar y me permito fantasear. Imagino el brillo de la luna reflejado en sus ojos. Sus espesas pestañas sombreando sus mejillas. Sus labios entreabiertos dejando escapar un aliento que se condensa por la temperatura que nos rodea. Sus manos fuertes entrelazadas y apoyadas en sus rodillas. Toda su imagen proyectando sensualidad y masculinidad a raudales. —Hola, Maddie —dice, devolviéndome a la realidad. Me vuelvo a mirarlo, me encuentro con su mirada y, efectivamente, sus ojos brillan con el resplandor de la luna. —Hola —respondo y me obligo a dejar de mirarlo, por un momento creo que no podré hacerlo. —¿Cómo estás? —pregunta, cohibido, al notar que no le hago caso. —Bien —farfullo y alzo los hombros, pe
Leer más
Capítulo 7. Reencuentro obligatorio
Camino de vuelta a la fiesta, tan sumida en mis pensamientos, que no reparo en Leo hasta que lo tengo en frente.—Hey, Maddie, ¿dónde andabas? ¿Qué haces sola? ¿Dónde está Andrea?Leo me aturde con tantas preguntas, mientras mira a mi alrededor buscando a su hermana. Me mira ceñudo unos segundos, a la espera de mi respuesta.—Andie se fue con Christian, se antojó de un helado y yo no quise ir. Me había quedado con Abbi y Ellie, pero se me perdieron entre tanta gente, llevo horas buscándote. —Logro reaccionar a tiempo para salvar a Andrea de una regañina típica de Leo—. ¿Dónde estabas tú? —pregunto, pero no lo dejo responder—. Deja, deja, ni me digas. De seguro, enredándote con alguna furcia por ahí, ahora no me vengas con tu instinto sobre protector. —Entonces, le devuelvo mi mirada más arr
Leer más
Capítulo 8. La felicidad de otros.
Entro a la casa con una sensación ya conocida en la boca del estómago.Nervios. Incertidumbre. Miles de pensamientos y vivencias me vienen a la mente.No es la primera vez que Aiden me acompaña a casa, ya perdí la cuenta. Pero es inevitable, como siempre, recordar aquella primera vez, tan distinta en comodidad con las que le siguieron. Aquella vez fue simple, pero genial. Muy diferente a esta última, tan llena de amargo resentimiento y culpabilidad.Por más que intento, no dejo de revivir mis momentos junto a él; pero siempre son los buenos, aquellos que me recuerdan lo ingenua que fui. Me hacen querer arrepentirme de haber realizado aquel viaje; pero la realidad es que nunca lo hago. El motivo, aún está por verse; sin embargo, mientras los recuerdos vuelven a presentarse, intensos y tan nítidos como siempre, no parece que haya pasado el tiempo, no se siente real, que hayan transcurrido cinco
Leer más
Capítulo 9. Cada vez.
Una luz cegadora me hace despertar. Abro los ojos y los vuelvo a cerrar, cuando un dolor fuerte me atraviesa el cráneo. Anoche, como ya sabía, Andrea estaba tan emocionada que cada vez que me estaba quedando dormida, me despertaba para seguir contándome su noche especial. Yo solo reía por su excesiva emoción y la escuchaba parlotear sin parar. Tanto fue así, que nos dieron las ocho de la mañana y todavía seguíamos despiertas.Pruebo otra vez y logro abrirlos un poco más. Me fijo en el reloj de la mesilla y resoplo, cuando veo que solo son las 11:30 a.m. Noto, además, que las cortinas de las ventanas están corridas. Juro que pensaba haberlas cerrado anoche.—¿En serio? Ni dormir puedo.Me giro boca abajo y pongo la almohada sobre mi cabeza; solo para sentir un carraspeo justo a mi lado. Cuando trato de ver por debajo de la almohada, algo pesado y grande cae sobre noso
Leer más
Capítulo 10. La caja de Pandora.
El ambiente es tenso por unos minutos. Nadie habla, hasta que Leo interrumpe el silencio haciendo una de las suyas.—Bueno, ya se vieron, ya se odiaron. Podemos irnos —dice, mirando de Aiden a mí.Sus palabras me confunden. ¿Sabrá algo? ¿Aiden le habrá dicho nuestro secreto?No puedo evitar desconfiar y lo miro a los ojos pidiendo explicaciones. Su ceño fruncido me muestra que está igual o más confundido. No logro leerlo bien. Los nervios me absorben ante la incertidumbre, necesito creer que Aiden mantuvo su palabra. Pero, al parecer, se fue de lengua; de lo contrario, no le veo sentido al comentario de Leo. Algo sabe y no puedo creer que tenga que lidiar con ello también.Andrea y la abuela nos miran extrañadas. Es tanta la incomodidad en el ambiente, que Aiden se recupera y murmura una disculpa, para luego irse. Y hace bien, no lo quiero aquí.Antes de salir,
Leer más