Nuestro próximo encuentro

Nuestro próximo encuentroES

Valentina  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
17Capítulos
1.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Aquel suceso fue suficiente para crear su destino, ese destino al que se enfrentarían a pesar de tantas dificultades. Se hacía tan difícil poder expresar esas emociones que tenían su mundo hecho un desastre, porque cuando empezaron las caricias, los jugueteos, las conversaciones hasta tarde, sintieron miedo. No ese típico miedo que solemos sentir al ver alguna película de terror, sino ese miedo que es capaz de convertirte en alguien completamente vulnerable, y solo por amar a alguien más. Pensaban que ocultar sus sentimientos y hacer como si no existían ayudaría en algo, pero... ¿En verdad sería así? ¿En verdad Matt y Alexia podrán evitar que el amor surja entre ellos?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
17 chapters
1 Primer incidente
Capítulo 1Permanezco manejando con precaución hacia mi departamento, conduzco tranquilamente por las calles tarareando las canciones que suenan en la radio, algo se atraviesa en mi punto de vista, trato de esquivarlo girando un poco el volante cuando siento un golpe seco y freno rápidamente. La desesperación llena completamente mi sistema y mis manos comienzan a temblar.-Mierda, mierda, mierda-susurro y salgo del carro apresurada para ver que acaba de suceder, mis sentidos están paralizados y mi respiración ha aumentado su velocidad por la incertidumbre de esta situación, me sorprendo y horrorizo a la vez al ver una persona tirada frente a mi auto-. Oh no, no no no - Me arrodillo a ver al chico y muevo un poco su hombro pero no responde-.Lo maté, mierda, lo maté.-Chico, despierta, no te mueras-. No quiero pasar mi vida en una cárcel.Sus ojos se abren a la vez qu
Leer más
2
- ¿A dónde te llevo?-. - Donde tú quieras, podrías secuestrarme y no tendría problema alguno- comentó juguetón- . Giré mis ojos por sus palabras y lo miré con una ceja elevada. - Hablo en serio, Matt- oculto una sonrisa y golpeo el volante con mis dedos-. - Llévame a la plaza de aquí cerca, me juntaré con alguien ahí- mi sonrisa disminuye y aclaro mi garganta-. - Está bien- respondí. Mierda, de alguna estúpida forma no quería que se fuera, sabía que muy probablemente no lo vería otra vez, y aunque me daba desconfianza, una extraña sensación comenzaba a surgir-. - ¿Te pasó algo? - pregunta, lo miro de reojo y niego con mi cabeza- te pusiste seria de repente, pensé que algo había ocurrido-
Leer más
3
Después de que Maxine y yo nos quedáramos viendo película tras película, el sueño había llenado mi sistema haciéndome caer rendida sobre el sofá. Me había despertado con una gruesa manta sobre mi cuerpo, Maxine ya no estaba, seguramente había ido a acostarse, una suave tela rozó mi piel y miré hacia ahí, mi amiga había dejado un pijama para que me pusiera si es que despertaba, sonreí por su preocupación  y me dirigí hasta el baño para comenzar a lavarme los dientes . Me puse el pijama y me hice una trenza pensando en irme a dormir cuando el ruido de la puerta principal me sobresaltó, fruncí el ceño y me dirigí a la habitación de mi amiga, sus leves ronquidos se escuchaban desde afuera asiéndome soltar una pequeña risita. - Maxine- llamé
Leer más
4
Capítulo 4 No entendía que demonios había sido esa estúpida miradita que el rubio me lanzó, pero sin duda, se traía algo entre manos, y yo estaba dentro de esos planes. Lo peor era que nunca había tenido contacto con él, ni siquiera sabía su nombre, y tampoco recuerdo haber hecho algo malo contra él. Unas perfectas uñas pintadas de un intenso color rojo aparecieron en mi visión cuando mi amiga chasqueó los dedos frente mi rostro; intentando atraer mi atención, parpadeé quitando los pensamientos de duda de mi mente y la observé. Su rostro mirándome con confusión y su semblante enseriándose a medida que me inspeccionaba con sus llamativos ojos. - ¿Dónde tienes la mente, Alex? - Oh, eh yo... - De seguro te acordaste d
Leer más
5
Definitivamente ver a Matt mirándome atentamente, mientras permanecía sentado en las bancas con una sonrisa de diversión en el rostro, me ponía nerviosa. Si mis piernas ya estaban adoloridas por el cansancio, observarlo mirarme con atención hacía que temblaran por el nerviosismo. Soltando un suspiro desvié mi vista hacia otro lugar, una porque Maxine estaba limpiando a escasos centímetros de nosotros y seguramente vería como algo raro esa mirada por parte de él cuando recién nos venimos conociendo, y dos porque estaba logrando entorpecer cada movimiento y acto que yo ejercía. Mientras que deslizaba el trapo con limpiador sobre el suelo, sentía su mirada en mi espalda, me giré con el ceño algo fruncido y dejé lo que estaba haciendo de lado. —¿Por qué decidiste quedarte?— pregunté
Leer más
6
Capítulo 6    Celos  A las 6 de la mañana me había levantado a preparar mi desayuno, me puse mis pantuflas y caminé con pereza hasta la cocina. Me serví mi desayuno y me dirigí al baño para darme una ducha, esperando que esta me quitara un poco el sueño que mi rostro reflejaba. Bufé enfadada mientras cerraba la ducha de golpe: no había agua. No entendía que podría haber pasado, todas mis cuentas estaban pagadas. Mi padre se encargaba de mandarme dinero suficiente para cada detalle del que tuviera que hacerme cargo, no tenía ningún problema con brindarme ayuda económica con tal de deshacerse de mí, de que desapareciera de su vida sin tener que preocuparse de cómo me sentía. Me envolví la toalla al rededor del
Leer más
7
Capítulo 7No había podido dormir en todo este rato, mis pensamientos solo se dirigían a Matt, quien seguía aferrado a mi torso y durmiendo como un bebé. Si cuando lo conocí hubiera pensado que íbamos a estar así me autodenominaría loca. Esto desde fuera no se vería bien en absoluto, y menos si fuera Maxine quien nos viera, la sola idea de pensarlo me atemorizó en seguida y tragué saliva, algo complicada por la situación. Mi celular vibró sobre la mesita de noche y alcé mi mano para alcanzarlo, no lograba tomarlo y terminé arrastrándolo haciéndolo caer sobre mi cara. —Diablos—solté y sostuve el teléfono para mirarlo con dificultad. Un nuevo mensaje de Dexter iluminó la pantalla, y con los ojos entrecerrados por la molesta luz me puse a leer
Leer más
8
Jessica se quedó en silencio, como si estuviese sorprendida y horrorizada a la vez de que había sido yo quien respondió. —Yo-yo—musitó, y de pronto se oyeron sus sollozos. La llamada se cortó, dejándome inmediatamente en un estado de preocupación absoluta. —¿Jess? ¡¿Jessica?! Había entrado en pánico con su voz, su desesperación y el miedo que se oía a través de la línea. —¿Qué… —¿Qué pasa, Alex? —Yo- yo debo llamar a Noah, debemos hacer algo—musité, mientras daba vueltas por el lugar, con mis manos temblorosas. —Alex—se acercó a mí y tomó mis mejillas entre sus manos, intentando tranquilizarme—¿Qu&eacu
Leer más
9
Después de tantas preguntas realizadas por parte de la mayoría de los funcionarios del hospital, seguíamos ahí sentados, esperando que curaran las heridas de los chicos o que al menos les dieran algún medicamento para el dolor. Matt a mi lado, lucía aburrido mientras hacía no sé qué con su teléfono. Su cabello caía sobre su frente desordenadamente mientras distraído repiqueteaba una y otra vez su pierna sobre el suelo. Solté un suspiro mientras echaba mi cabeza hacia atrás, descansándola sobre la pared tras de mí. Ni siquiera había pasado la mitad del día y ya estaba hecho un caos. No podía entender como una chica como Jessica, que siempre se ve tan feliz, pasara por cosas como esta en su día a día ¿Era realmente posible que un alma con tanta luz en su interior no se vi
Leer más
Capítulo 10
Ya las cosas se habían calmado al menos un poco. Noah, muy decidido se había llevado a Jess a su casa a pesar de las réplicas de su hermano. Al menos se había ido un poco más tranquila y con una sonrisa en el rostro. Cuando ya se fueron todos, que fue como las once de la noche aproximadamente, me fui a la cama de Matt cansada y soltando algún que otro suspiro. Me dolía todo y mis ojos ya no podían mantenerse abiertos más tiempo. Me acosté sobre el edredón, sin darme el tiempo de meterme debajo siquiera, y me acurruqué en la comodidad del colchón. La cama estaba impregnada con el aroma de Matt, con ese típico tono masculino que siempre sentía al estar cerca de él. Cuando ya estaba media dormida, sentí como entraban a la habitación casi sin hacer ruido alguno. Abrí de repente los ojos justo c
Leer más