La llamada homicida

La llamada homicidaES

Andrónico  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
16Capítulos
763leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Un millonario, ambicioso y lujurioso hombre es el principal sospechoso del asesinato de su esposa, con quien mantenía un matrimonio por conveniencia. Los detectives Ramos y Castro del cuerpo de investigaciones policiales, serán los encargados de desenmascararlo, pero pronto se encontraran con toda una red de engaños, intrigas y sospechas, que desafiarán todas sus hipótesis.

Leer más
La llamada homicida Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
16 chapters
1
Durante bien entrada la tarde de un día caluroso de 2004, en las oficinas del cuerpo de investigaciones de la policía estatal, se recibió una llamada telefónica de un caballero quien indicaba que había encontrado muerta a su cuñada en el baño:—¡Aló!, ¡Aló! ¡Con la policía por favor! —Su voz se escuchaba angustiada y agitada.—¿Sí? ¿Dígame?—¡Mi cuñada, la encontré muerta en el baño, está ensangrentada!—¡De acuerdo! —dijo el interlocutor—. ¡Deme la dirección y en un momento iremos para allá!Minutos más tarde de haberse producido la llamada, se presenta al lugar del crimen el detective de la policía Wilfredo Ramos, hombre de aspecto robusto alto de piel blanca con anteojos, bigote grueso, de 55 años a punto de ju
Leer más
2
En un atardecer y estando en la sala, Amanda, visiblemente molesta, decidió encarar a su esposo:—¡No puedo soportarlo más Javier! Esta situación no la aguanto. Tenemos que hablar. ¡Tenemos que darle una salida a esto!—¿Y cuál es tu problema? —dijo Javier, alzando la voz—. ¡Desde que estás conmigo no te falta nada!—No se trata de eso. Ya no eres el mismo, has cambiado —sollozó.—Siempre he sido así mujer, que tú hasta ahora no te hayas enterado no es mi problema. —Se volteó, dándole la espalda a Amanda, abrió la puerta y de un golpe, la cerró. Se había ido de nuevo.Allí estaba Amanda, en esa inmensa casa de grandes jardines y frías ventanas, pero con una elegancia enigmática y lúgubre en sintonía con su estado de ánimo. Sola de nuevo, sin sabe
Leer más
3
El abogado de Javier volvió a interrumpir, esta vez, para solicitar al detective Ramos que dejara ir a su cliente:—Señor Ramos, creo que por hoy ya es suficiente. Es evidente que mi cliente está en toda la disposición de colaborar.—¡Muy bien gracias! Pueden marcharse. Si requerimos de su presencia lo llamaremos —dijo el detective Ramos, mirando el reloj de su muñeca y con cierto fastidio.El detective lo dejó marcharse, sin embargo, muchas preguntas se hacía en relación al caso. ¿De no ser él quien directamente asesinara a su esposa, estaría involucrada una tercera persona? ¿Sería Javier un autor intelectual del crimen? ¿Cuál sería el móvil de aquel asesinato? Solo había que ampliar el abanico de posibles sospechosos y testigos, esperar los adelantos hechos por los técnicos forenses, las pruebas de laborat
Leer más
4
En las oficinas del destacamento de la policía de investigaciones, se encontraba el detective Ramos. Estaba revisando algunas de las pruebas del crimen que ya se habían adelando, cuando su asistente, el detective leo Castro, le dijo:—¡Por fin, detective! ¿Existe la posibilidad de que haya sido un suicidio? ¿Qué dicen las pruebas hasta ahora?El detective Ramos se dirigió a su interlocutor y con voz firme, le expresó: —Un suicidio no podría ser ya que, en primer lugar, si se hubiera disparado a sí misma, el disparo debió tener una trayectoria ascendente y en este caso, fue descendente. En segundo lugar, las pruebas de trazas de disparo efectuadas al cadáver, indican que fue otra persona quien efectuó el disparo. En tercer lugar, las pruebas de luminol arrojaron rastros de sangre desde la puerta hasta el baño, lo que sugiere que el cuerpo fue arrastr
Leer más
5
La esposa de Darío, hermano menor de Javier, respondía al nombre de Jennifer. Era una mujer de 27 años de edad, recién graduada de la universidad y casada desde hace más de cinco años. Poseía una conducta de dependencia ante cualquiera que la hiciera sentirse útil. Era muy insegura de sí misma. Antes de casarse, Javier le confesó que gustaba de ella, pero él nunca le llamó la atención, así que ignoró su comentario. Su matrimonio era una relación normal, salvo que por razones de trabajo, su esposo Darío se la pasa fuera del país, situación que la hacía sentirse sola. Un día Javier tuvo la oportunidad de hablar a solas con Jennifer. Fue en una reunión entre amigos que organizaron él y su esposa Amanda en el jardín de su casa, fue allí donde la abordó:—¡Caray Jeni, estás muy linda
Leer más
6
En el destacamento de la policía de investigación, se encontraba el detective Ramos, revisando el informe pericial que decía lo siguiente:“COORDINACIÓN DE SERVICIOS CRIMINALÍSTICOS, DEPARTAMENTO DE BALÍSTICA, AVERIGUACIÓN PREVIA Nº 0006458, EXAMEN DE BALÍSTICA. Siendo las 7:45 de la noche del día 20 de febrero de 2004, se asignó al perito de balística, Lic. Rolando López, al domicilio de la familia González ubicada en la Urbanización Nuevo Amanecer, calle La Colonia, número 10. TÉCNICAS EMPLEADAS EN EL SITIO DE SUCESO: Examen de campo 00012, donde se procedió a buscar, registrar y proteger indicios y evidencias, método de cuadro 00023 donde se dividió la escena del crimen en tres cuadros marcados con tiza, puerta principal, sala - comedor y baño identificados con la letra A, B Y C, se procedió a: 1. Determinar el tipo d
Leer más
7
Luego de haber discutido Javier con Amanda, cogió su vehículo y se fue sin rumbo fijo. Deseaba escapar de allí. Manejó hasta alcanzar un bar a las afuera de la ciudad, decidió entrar y beberse unos tragos. Era un bar bastante corriente donde servían la cerveza con sifón. Estaba rodeado de humo y muchas personas conversando, se escuchaba de fondo una música de los Red Hot Chille Peppers: “Californication”. Dirigiéndose a la barra, se acomodó en un taburete y con voz estentórea, como para que lo escucharan todos, le dijo al barman:—¡Oye, tú, muñeco! Dame una cerveza.El barman, con la nariz ancha y roja de aspecto rollizo, parecido a un hipopótamo, pero de color blanco; acostumbrado a ese tipo de individuos lo miró y se lo sirvió de mala gana.—Allí tienes, te abriré una cuenta.Javier en la barra con l
Leer más
8
Al día siguiente de aquella exquisita velada, Javier se dirigió a las oficinas de la inmobiliaria NUVICA C.A., cuyo dueño era el señor Andrés Martínez, su suegro. Este lo había llamado urgentemente aquella madrugada. Javier, siendo también dueño al igual que su padre de la constructora OBRALITEC C.A., se había asociado con Andrés meses después de haberse consumado el matrimonio con su hija.La inmobiliaria ofrecía bienes raíces atractivos y al mismo tiempo, un plus que les permitía competir en el mercado que consistía en la compra-venta y alquiler de propiedades, además de asesorías personalizadas sobres bienes. Siempre en el mercado existían clientes tanto para la compra como para la venta de inmuebles. En el caso de Javier, su trabajo consistía en el alquiler de propiedades. Este negocio era rentable debido a que una gran cantidad de pe
Leer más
9
Darío fue llamado a declarar de nuevo. Se le envió una notificación en la que debía asistir a las oficinas de la policía de investigaciones. Esta vez se le solicitó que lo hiciera en presencia de su abogado. En las oficina de investigación policial, se encontraban los detectives Ramos y Castro, esperando con impaciencia aquel personaje. Posiblemente, habrían detenciones ese día y cerrarían el caso.Ya en las oficinas y todos en sus respectivos asientos, el detective Ramos comienza el interrogatorio. Esta vez su estrategia se fundamentaría en buscar alguna confesión mediante negociaciones con el sospechoso, si era necesario hacerlo.—Caballeros, voy a ser franco. Hasta los momentos tenemos como evidencia una gran cantidad de huellas digitales presentes en la escena del crimen y todas pertenecen al señor José Darío González —expresó el detect
Leer más
10
Era un día lluvioso, 5:30 de la tarde, hora pico. Las personas comenzaban a salir de sus respectivos empleos, empezaba a dibujarse en la ciudad un tráfico descomunal, personas iban y venían desde o hacia sus casas, tal vez a un café o simplemente a caminar o hacer ejercicios. Javier, frente a la ventana de su oficina, observaba la dinámica citadina en tanto se tomaba un café bien cargado y fumaba un cigarrillo. De pronto, la secretaria ubicada afuera de su oficina, lo llamó desde el intercomunicador:—Señor González, aquí hay una señorita que pregunta por usted —le comunicó la secretaria.—¿Señorita? —inquirió extrañado e intrigado.—Sí, dice llamarse Esmeralda.Javier se quedó un momento en silencio, impresionado y dijo:—¡Dígale que pase, por favor! —Tenía la re
Leer más