LA PEQUEÑA REVOLTOSA DEL CEO

LA PEQUEÑA REVOLTOSA DEL CEOES

Day Torres  Completo
goodnovel16goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
118Capítulos
454.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Valeria está desesperada por encontrar un trabajo que le permita sostener los gastos de su pequeña hermana, que requiere educación especial. Por eso acepta una apuesta muy singular con la dueña de un estudio de diseño: conseguir que el inflexible CEO de su compañía apruebe su colección más sexy de lencería, a cambio de un puesto permanente como diseñadora.Nick Bennet es quizás el hombre más severo y tiránico en una industria tan creativa como la moda, y definitivamente no le gustan las mujeres desinhibidas y coquetas como Valeria. Pero una cosa es lo que quiere su mente, y otra muy distinta lo que quiere el resto de él… ¿Sobrevivirán tres meses trabajando juntos? ¿Logrará Valeria conseguir su propósito… o Nick será más más fuerte que ella?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
118 chapters
CAPÍTULO 1
Valeria suspiró con amargura, viendo cómo Alice jugaba sola en la mesa más alejada del restaurante, en una esquina que casi nadie usaba. —Val, ya deja de pensar —su amiga Emma se acercó a ella y la abrazó con un suspiro—, Alice va a estar bien. —Eso dice ella, pero tiene seis años, ¿qué puede saber? —dijo Valeria intentando aguantarse las lágrimas. —Bueno, es una niña genio —sonrió Emma—, con seis años sabe más que tú y que yo. —Es una niña genio a la que no le gusta que la toquen, apenas come, tiene ansiedad social y no sé cuántos trastornos diagnosticados precisamente por ser demasiado inteligente —replicó Valeria—. Debería estar en una escuela especializada, para niños como ella donde la ayuden… ¡donde la ayuden a ser feliz porque es evidente que yo no puedo! Valeria escondió la cara entre las manos y sollozó con desesperación. Alice era una niña que requería cuidados especiales; y un trabajo como mesera, aun a tiempo completo, aun doblando
Leer más
CAPÍTULO 2
Valeria sonrió de medio lado. Su madre se había encargado de convertirla en una mujer fuerte, aunque a veces, como aquella, no midiera sus palabras.—Déjeme ver si entiendo, señora Bennet. Esto es para usted… ¿qué? ¿Una apuesta contra su hijo… o conmigo…? —preguntó.—No, querida, ¡este es un intento desesperado por ver de nuevo la alegría y la coquetería caminar por estos pasillos! —aseguró Layla—. Pero tú le puedes llamar como quieras. La cuestión es que si en tres meses resultas ser otra de esas diseñadoras sumisas entonces…—Entonces no le sirvo —comprendió Valeria—. Bien, acepto el trato.Se levantó y extendió la mano con determinación.—¿De verdad? ¿Estás segura? —Layla parecía temerosa de entusiasma
Leer más
CAPÍTULO 3
Decir que había sido bochornoso para Nicholas Bennet salir del baño de mujeres de la cafetería de su empresa sin camisa, solo con el saco y cara de asesino en serie, era poco.Había resistido la tentación de destrozar su oficina, porque al final la pobre oficina no tenía la culpa de que existieran mujeres como ella.Respiró hondo en todo el camino a su departamento, pero al final de esa noche no pudo evitar que tres o cuatro adornos fueran a estrellarse contra la pared.Era cierto que iba estúpidamente distraído con el celular, estaba bastante dispuesto a disculparse hasta que sus ojos se habían encontrado con los de esa mujer. Era de estatura mediana, hermosa como una maldita sirena y con la voz de una, incluso enojada. Tenía el cabello castaño, ensortijado y largo, ojos marrones y desafiantes y un cuerpo como para mirarlo hasta el fin de los tiempos.Eso era lo que le ha
Leer más
CAPÍTULO 4
Iba a explotar. Nick no cabía en su traje de la impotencia que llevaba. Aquella muchacha era una atrevida… ¡Y lo había dejado nada menos que con la palabra en la boca! ¡A él!Fue a su escritorio y presionó con furia el botón del teléfono.—¡Oli! —aquel grito en el intercomunicador hizo saltar a la muchacha en su asiento.—¿Sí?—¡Páseme el contrato de Valeria Williams ahora mismo!—Enseguida, señor.Lo que Oli se encontró cuando abrió la puerta de la oficina fue mucho peor que un león enjaulado, así que dejó el contrato y salió casi corriendo.Nick estaba echando humo por las orejas. ¡Aquella fresca… desvergonzada… descarada…! ¿¡Cómo se atrevía a amenazarlo con demandarlo!? Es que la quería ahogar con sus
Leer más
CAPÍTULO 5
Valeria tenía la cabeza tan enterrada entre los diseños que apenas se dio cuenta de que Oli estaba embobada mirando los dibujos.—Val, esto es increíble… —murmuró con los ojos brillantes por la emoción.Valeria levantó los ojos y sonrió.—¿Te gustan?—¡Jamás había visto diseños como estos! Son tiernos pero… sexys… ¿es siquiera posible? Digo… ¡una se sentiría virginal y mala con esto!—Sí, esa es la idea —le explicó Valeria.—¿Sabes que el CEO va a colapsar cuando vea esto? —le advirtió Oli.—Bueno… si cae muerto en medio de la reunión nos ahorraremos muchos dolores de cabeza —se burló Valeria—. Quizás debí hacerlos más descarados…Las dos rieron y Oli le avis
Leer más
CAPÍTULO 6
Hubiera sido una mentira decir que no le había dolido la bofetada, tenía la manita pesada aquella pequeña revoltosa, pero las lágrimas corriendo por sus mejillas causaron un impacto mayor en él. Eran lágrimas de rabia sincera y silenciosa, de la que se desbordaba y destruía lo que tenía delante, y la conocía perfectamente porque la suya llegaba a ser exactamente igual.Valeria no dijo otra palabra, salió llorando de aquella oficina, dejándole aquella horrible sensación de que se había equivocado mucho, de que había hecho algo malo, muy malo.Se tomó el tiempo necesario para calmarse. Tenía que calmarse porque la última semana había perdido completamente el control. ¿Qué demonios le estaba pasando? ¡Él no era así! Y ella no era la primera mujer fácil que se cruzaba en su camino.¿Entonces qu&
Leer más
CAPÍTULO 7
Nick cerró los ojos y espiró hondo.—Ven, vamos a sentarnos —le dijo con suavidad—. Como dices, podemos pelearnos después, pero ahora hay cosas más importantes.Valeria no dijo nada, solo se dirigió hacia uno de los asientos y rellenó aquel formulario que se sabía de memoria.No habían pasado ni veinte minutos cuando un doctor entró al salón de espera y Valeria se levantó con rapidez para ir a su encuentro.—¡Alan! —Valeria lo abrazó por un segundo y él sonrió con una expresión que a Nick le sentó como una patada en el estómago—. Alice…—Cálmate. Ya la vi. Está bien. Va a estar bien —le aseguró el doctor.Pasaba de los treinta años y se veía un hombre serio y educado, más atractivo de lo que le convenía para ser gale
Leer más
CAPÍTULO 8
 Nick cerró los ojos Era absolutamente deliciosa. Nick podía sentir el calor subiendo por su cuerpo, cosquilleando en las puntas de sus dedos cuando la tocaba. Era pequeña contra él. Su cuerpo desprendía un olor exquisito y su sexo se sentía caliente incluso por encima de la tela. Metió la lengua en su boca y la escuchó reprimir un gemido, pero era evidente que disfrutaba aquel beso. No llevaba brasier bajo el pijama y Nick podía sentir todos los instintos despertar en él de una sola vez cuando se apretaba contra su cuerpo.—Val… —murmuró.Besarla, tenerla… se sentía como si fuera el momento correcto, el sitio correcto, la mujer correct… ¡pero no lo era! Ella no era la mujer correcta… no para él. Nick paró aquel beso antes de que las cosas se salieran de control. La levantó, poniéndose de pie mientras
Leer más
CAPÍTULO 9
Valeria se sentó en su oficina, de cara a su pequeño ventanal, por donde podía ver el cielo. A la izquierda, sobre una de las extensiones de su escritorio, estaba una foto de su madre, su hermanita y ella. Se veían felices las tres… muy felices. Habían sido tiempos más felices.No podía decir que todo había cambiado desde la muerte de su madre, porque nunca habían tenido mucho dinero, pero al menos antes Alice no se enfermaba tanto.Suspiró mirando al cielo.—¿Está mal ser fuerte, má? —preguntó en un murmullo—. ¿Está mal querer sentirme poderosa aunque no lo sea? Ya me pisotean bastante ¿te imaginas si encima fuera una mujer sumisa?Negó con decisión mirando la foto.—No, má. Tú me enseñaste a ser una guerrera. No me voy a quedar callada, no voy a bajar la cabeza, y
Leer más
CAPÍTULO 10
 Valeria jamás había estado en un desfile para distribuidores, pero era evidente que se consideraba un evento muy importante, porque veinticuatro horas antes pusieron un enorme reloj marcador en medio de la sala de descanso del Estudio de Diseño y comenzó el verdadero revuelo.Las modelos iban de un lado a otro, las chicas de Corte y Costura ajustaban todos y los diseñadores hacían arreglos de último momento. Valeria y Oli se miraban emocionadas porque las dos habían sido citadas para participar.Solo se hablaba de Andrew Davies y de los contratos millonarios que siempre representaba su visita. Era uno de los distribuidores más codiciados por cualquier estudio de diseño porque sus tiendas departamentales estaban en más de cincuenta países.—¿Estás lista para esto? —preguntó Oli ajustándole a Valeria la hermosa blusa de mangas a
Leer más