Última Vuelta, donde todo se decide

Última Vuelta, donde todo se decideES

Tina Monzant  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
35Capítulos
1.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Cuando tu vida entera gira a más de trescientos cincuenta kilómetros por hora, no tienes mucho tiempo para pensar en ella, los golpes que te da mientras estás sentado con la adrenalina a tope, y solo pensando en llegar a la maldita meta no duelen. Pero cuando todo tu mundo se oscurece, dejándote metido en un hoyo y se te hace imposible volver a sentir esa adrenalina fluir por tus venas como gasolina a través del motor de tu monoplaza, ahí es cuando reconoces que todo lo que has vivido en los últimos años es banal, simple, y que ni todo el puto dinero del planeta compensa la falta de esa persona especial que necesitas y que te apoya pase lo que pase, no hay forma de que puedas seguir a delante sin tomar su mano. Yo la encontré estando en ese hueco oscuro, ella brillo para mí con la fuerza de mil soles sacándome del infierno de oscuridad y dolor, ella se convirtió en mi Última Vuelta.

Leer más
Última Vuelta, donde todo se decide Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
35 chapters
PRÓLOGO
Al amor lo pintan ciego y con alas.Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos.Jacinto Benavente.__________________________________________Melbourne Australia, circuito Albert Park.25/03/2018. Todo está listo, es un día soleado, sin posibilidades de lluvia. El rugir de los motores es intenso y la adrenalina está al tope. El ambiente en las gradas está que arde, la gente se encuentra eufórica y me imagino que ya han hecho sus apuestas es la primera carrera de la temporada y las expectativas son altas.Me encuentro en la etapa más difícil, esperar la largada con paciencia y luego la primera chicana[1], con todos los monoplazas[2]  intentando sobrepasarse para tener una ventaja
Leer más
I. SCOTT
Dos días después…The Alfred Hospital generalMelbourne, Australia.27/03/2018. Despierto en el hospital, todo está oscuro, no logro ver ni un haz de luz. Toco la mesita al lado de mi cama intentando encender alguna lámpara o algo, en alguna parte debe estar el maldito interruptor. Por fin lo encuentro y al accionarlo nada cambia, sigo en la oscuridad...Estar a oscuras después de haber visto la luz, no poder correr porque la oscuridad te rodea, estar solo, confiando en tus instintos. Esa es ahora mi vida, una completa y total nada. Un vacío interminable de oscuridad. Antes mi vida pasaba como un borrón, volando a más de 350 kph. La adrenalina que inyecta un monoplaza[1] al dar la alargada, esos tres segundos antes de que las luces rojas desa
Leer más
II.EL DIABLO
 Llagamos a la casa y se escucha lo que creo son los periodistas dispuesto a tirarse encima de la Land Rover para poder tener una foto o unas palabras del accidente. Menos mal los vigilantes de la entrada los mantienen a raya, según John es un batallón, yo solo escucho los gritos y las preguntas inteligibles que lanzan. Nuestro hogar tiene una larga entrada de jardines lo que nos permite privacidad. Está situada en un callejón sin salida en el prestigioso44, cuenta con aproximadamente siete mil pies cuadrados de lujo interior.Es una de las mejores residencias de Houston. La casa cuenta con dos pisos, seis habitaciones con sus respectivos baños, sala comedor. Es una maldita belleza. El patio trasero tiene con una cocina de verano y mucho espacio, tanto para el patio de juegos como para la piscina. Inclusive cuenta un garaje para cuatro autos subterráneo, donde sé que están mis dos bebes. Un Aston Ma
Leer más
III. UN SUAVE CLIC
09/04/2018.Scott.Es lunes, se supone que hoy vendría la sobina de John, no sé por qué me causa ansiedad. Quizás las palabras de tía Mary influyera “esa chica ha sufrido mucho y no merece que tu diablo la asuste”. No puedo asegurar que no la asustaré, eso dependerá enteramente de cómo me trate a mí. No creo que esta situación tenga lados buenos, mas, he tenido tiempo de sobra para pensar.Estar dentro de tu propia cabeza, analizando tu vida, es duro. Tengo  veinticinco años, con una vida solvente económicamente hablando, una carrera casi comenzando en la máxima categoría del automovilismo. Mi carrera como piloto ha sido mi prioridad desde siempre y a diferencia de Roberto Sanz, el español que choco con mi auto, estoy vivo, pero... ¿qué es estar vivo si no pue
Leer más
IV. MÍ META
Ese mismo lunes, unas horas después…Scott. No tengo idea de cómo logré llegar hasta la cocina, pero sé que aquí es donde está, ese olor a coco y almendras es inconfundible. Están todos centrados en sus conversaciones y todavía no se dan cuenta de mi presencia y pensándolo bien, ni siquiera sé que es lo que voy a decir, por lo que me giro para contar los pasos de regreso a mi cama, cuando una mano en mi hombro detiene mi marcha.—¿Quería algo, joven Scott? —se hace un silencio sepulcral ante las palabras de John, como siempre tan formal.—Eh… nada, yo… nada John, y por favor no sé hasta cuando tengo que decirte que me llames solo Scott. Nada de joven, ni señor, solo Scott. La verdad quería ir al jardín por un rato. —el silencio es atronador, ant
Leer más
V. JUEGOS PELIGROSOS
10/04/2018.Scott. Han pasado quince días del accidente y el GP[1] de Bahréin, fue este fin de semana. Temprano llamé a Bauer, para preguntarle qué tal estuvo la jornada y en sus palabras: «todo fue un condenado desastre amigo, tu sustituto ganó por pura suerte, todos están como cucarachas en gallinero, sin ti y sin el difunto. Si no regresas pronto, me quedare calvo de tanto jalarme el pelo. Por lo que más quieras, empéñate en mejorar rápido». Es lo que más quiero en la vida.Es el día de la cita en la clínica, es casi a medio día. Esta mañana, Summer llegó demasiado temprano, lo que me hizo preguntar a la tía Mary, ¿dónde se estaba quedando o si vivía cerca?—Se queda con John, en la casa de servicio. —responde como
Leer más
VI. ERES PERFECTA
17/04/2018.Scott. Una semana más ha pasado y otra sesión de inyecciones, van dos y no veo ningún resultado, ¡Estoy harto! El fin de semana se celebró el GP de China, Bauer, me llamó antes de que yo lo hiciera, esta vez solo obtuvimos el tercer y quinto lugar. Por lo menos el campeonato de constructores va bien. Sus quejas en contra de mi sustituto son constantes, pero nada puedo yo hacer. Después de esa llamada, mi estado de ánimo decae hasta el subsuelo. La única cosa que impide que tire la toalla, es esa pequeña psico-loca, con sus charlas y su olor a coco, que me mantiene en un estado de excitación constante. Ya no cuento cuántas veces he tenido que pasar tiempo extra en el baño liberando la presión, es que me tiene desesperado, como perro en celo. A pesar de que, da muy pocos datos sobre su
Leer más
VII. CONTINUAMOS
Cansada y relajada apoya su cabeza en mi hombro, mientras la sostengo para que no se caiga de espaldas.—E-Eso fue… ¡Dios! —la escucho inhalar aire para poder recuperarse y me siento el puto rey, capaz de darme golpes en el pecho como un gorila, al escuchar la satisfacción y el deseo en su voz.—No cariño, Dios no, el diablo —el tintineo de su risa invade mis oídos, se remueve en mis piernas y siseo ante la sensación—, despacio nena, estoy a punto de descargar y no queremos hacer un desastre. —lento, se levanta y siento sus manos en mis rodillas, presiona un poco hacia abajo, abre muy despacio haciéndose un hueco entre ella para posicionarse en medio.¡Demonios!Sus manos suben demasiado lento, casi tortuoso hasta mi pene, lo que me hace sisear de nuevo antes de detenerla.—No tienes por qué hacer esto. —«que alguien me dispare…
Leer más
VIII. MI CORAZA
Ese mismo día…Summer. El viaje fue suave y tranquilo, casi no hay autos y con la música sonando en los altavoces el tiempo corre sin siquiera sentirlo, llegamos a su casa de la playa, esos cincuenta minutos en la carretera se me hicieron pocos. Una sensación de añoranza y melancolía me recuerda los días que mi padre me llevaba al garaje y salíamos a probar los carros que él mismo arreglaba, el potente rugir de esos motores de lujo, la brisa en la cara y la complicidad que compartíamos, la mejor época de mi vida.El auto de Scott, es como comer helado de fresa, tan suave y ligero que se derrite en tu boca, imposible tener solo una cucharada, pero no hay más carretera, por lo que la parada es obligada en el estacionamiento de lo que parece ser una casa de playa más en la zona.—Me tienes impresionado Summ
Leer más
IX. HELADO DE FRESA
Más tarde, ese mismo día…Scott. Antes de hacer cualquier cosa Summer, acomoda las maletas y la ropa en el vestidor. Bajamos a la playa desierta, me gusta mucho venir en estas fechas, claro cuando puedo, Summer me lleva casi arrastrando hasta la orilla, y su risa remueve algo dentro de mí, al escuchar lo feliz que está con tan solo tocar el agua. Me quedo en la orilla sentado pensando en cada momento que vivo con ella, se va pegando a mi piel y es algo que no puedo, ni quiero evitar.Todo en ella me atrapa, como si no fuese más que un insecto que se posa en la miel, pero mantiene una lejanía que me carcome por dentro, no puedo llegar a ella. Si ella no se abre a mí, no tendré oportunidad alguna de conocerla a fondo.—¡Es perfecto! Esta tan cálido y tranquilo, ¿por qué no vienes? —me grita desde un punto lej
Leer más