Seduciendo al Millonario

Seduciendo al MillonarioES

Aldana Torres  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
52Capítulos
9.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

¿Sabes lo que es perder todo? ¿Absolutamente todo lo que tenías y conocías? ¿Perder a la única familia con la creciste? ¿Quedar en la calle a los doce años? ¿Sabes lo que es sentirse vulnerable a todo momento porque no sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina? Yo si lo sé a la perfección. Lo he vivido en carne propia. Era una niña feliz, con un padre amoroso que era también madre a la vez, era mi guía en el mundo, mi apoyo, mi mejor amigo. Pero mi mundo se derrumbó cuando vi como lo asesinaban en sangre propia sin piedad, sin que los dedos le temblaran por ese acto. Recuerdo cada segundo de ese día como si lo estuviera reviviendo una y otra vez desde entonces. Y me prometí una cosa solamente, quitarle a la persona responsable de la muerte de mi padre todo lo que poseían, su dinero, su familia y dejarlos en la miseria como lo hicieron conmigo al dejarme indefensa en esta ciudad de , en Chicago. Y solo puedo lograrlo llegando a él primero. A Evan Hamilton. Evan Hamilton pagara por lo que su padre ha hecho. La familia Hamilton pueden ser tu salvación o tu peor pesadilla.

Leer más
Seduciendo al Millonario Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
52 chapters
Prólogo: Hace diez años atrás
Baje las escaleras dando saltitos, apresurándome para llegar al gran comedor, las tripas me reclamaban que necesitaban carbohidratos con urgencia. Había dormido casi toda la tarde una buena siesta, papá odiaba eso, pero este día en especial me dejo descansar de la escuela que me estaba torturando. Hoy era mi cumpleaños número doce, no había pastel, globos ni nada de esas cosas por el estilo, desde que mamá murió los cumpleaños, día del padre, día de la madre, y cualquier festividad queda fuera de nuestro calendario, no festejábamos nada. Lo pasábamos como un día normal y corriente. Por lo tanto hoy solo cenaría y me iría a la cama de nuevo, mientras más rápido pasaran las horas y acabara este día sería mejor para los dos.Me detengo en seco cuando de pronto oigo un fuerte golpe proveniente de la cocina, la sangre me he
Leer más
Capítulo Uno: Nina
1 Nina       Camino por los largos pasillos oscuros de Sweet and exciting, es un club donde todas las chicas que trabajamos bailamos sobre mesas especiales con tubos hasta quedar en sostén diminutos y bragas que se te mete hasta el fondo del trasero, nada por lo que enorgullecerse pero era lo único que podía conseguir en la ciudad de Chicago, no poseía ningún estudio completado, no tenía techo donde vivir desde hace unos meses atrás, por lo tanto me vi obligándome a aceptar lo que mis amigas me ofrecieron y era trabajar con ellas en el club. Al principio me costó mucho poder desnudarme frente a cientos de ojos posados en mi cuerpo, me sentía verdaderamente asqueada, tenía que forzar una enorme sonrisa para recibir buenas propinas, y a medida que pasaban los días, las semanas y los meses ya era parte de mi rutina, me acostumbre. Ahora daba lo mejor de mí para poder sacar cada noche la ca
Leer más
Capítulo Dos: Los Hamilton
2 LOS HAMILTON   Salgo del camerino para ir arriba. Subo las escaleras tratando de estar segura de mi misma, no puedo permitirme sentirme intimidada por estar a solas con un hombre en vez de estar acompañada por las otras chicas. Abro y cierro las manos con cada escalón, es algo que he adoptado desde niña, cuando estoy nerviosa para tranquilizarme es lo que hago. Al llegar a la puerta número tres, me ajusto mi conjunto y me adentro respirando profundamente. La oscuridad combinada con unas luces de neón del cuarto es lo primero que me atrapa. Enseguida sentí el calor azotándome el rostro, ese tipo de calor que te hacen dar ganas de desnudarte de una vez por todas, y ese era el arma que usaba Ricky para nosotras, poner la calefacción a una temperatura alta. Dice que es mejor cuando nuestra piel brilla un poco por el sudor, es lo que hace que los clientes paguen todavía más, y por más extraño que suene, tení
Leer más
Capítulo Tres: Tentando a la suerte
3 TENTANDO A LA SUERTE   Eso es lo que no debería estar haciendo en este momento, eso es lo que James siempre me repetía constantemente cuando me escapaba de su casa para ir hasta Los Hamilton y estudiar sus pasos. La cabeza mayor podría reconocerme y acabar conmigo como lo hizo con mi padre, pero siempre le había reiterado que eso era un noventa y nueve por ciento imposible, si Nicholas me quisiera tres metros bajo tierra para que yo no reclamara el asesinato de mi padre, entonces desde hace ya muchísimo tiempo se hubiera encargado de mi existencia, sin embargo estoy muy segura que ni siquiera recuerda que Grant Martin tenía una hija. Estoy tratando de controlar los temblores de mis manos mientras con Carly nos íbamos acercando a la oficina de Ricky donde me espera seguramente para gritarme y tal vez echarme a la calle, pero eso no era lo que me tenía el corazón latiendo a una velocidad que no creía posible, tam
Leer más
Capítulo Cuatro: Odioso
4 ODIOSO   ¿Cómo lo sabe? Eso no importa. Me he topado frente a frente con un verdadero Hamilton. Lo he conocido, y es un verdadero Hamilton por tratar como mierdas a los demás. Debo pensar muy detenidamente si esto es cosa del destino, porque no creo que sea casualidad, se supone que las casualidades no existen. Y si es de verdad cosa del Destino he de poner manos a la obra entonces. Solo que aún no sé cómo. Aunque se cuál es mi objetivo. —Espera, espera —de pronto lo recuerdo—. ¿Por qué te ha pagado a parte? ¿A caso los clientes siempre lo hacen y nosotras no nos enteramos? —¿Cómo crees que mantengo este lugar con todas las comodidades? Por supuesto que me pagan un dineral aparte y todas lo saben, tú llevas trabajando aquí unos meses, te falta mucho por aprender. La última frase me da la esperanza que no me despedirá, no esta noche al menos. Sin embargo no me prec
Leer más
Capítulo Cinco: James
5 JAMES   Cuando llegue a mi departamento en una de las peores calles de la ciudad de Chicago, no podía dejar de darle vuelta al rostro de Evan Hamilton y tengo en mi memoria permanentemente esos ojos azules fríos e inexpresivos. Esa voz profunda que te haría temblar tan solo al oírla y haría que te cagues encima, sin embargo ese no era mi problema, no. Mi corazón estaba amenazándome con salir de mi pecho de tanta emoción, de saber que por fin voy a poder hundir a esa familia, ya no soy una niña, y aunque no estoy en la mejor etapa de mi vida no importa, cada minuto de cada día solamente me tengo que esforzar en meterme en la vida de él, de Evan. A la mañana siguiente tras salir a correr por unos treinta minutos, me di una ducha rápida al regresar y al poco tiempo correr otra vez pero a la casa de Carly, necesitaba ver a James, él también debía saber que me topé con un Hamilton, aunque es muy probable que ya mi a
Leer más
Capítulo Seis: Masoquista
6 Masoquista   Tenía presente del poder de Nicholas Hamilton en todos, pero no sabía que también decidía el futuro de sus propios hijos también, aunque no tendría por qué estar sorprendida. No me interesaba su poder, acabaría con esa familia aunque eso me quite mi último soplido de aire. —¿Me darás la carpeta? —pregunto, James me mira sacudiendo la cabeza. —¿No escuchaste nada de lo que te dije? —Te oí, claro que sí. Pero no voy a detenerme —me cruzo de brazos. James me hace a un lado para adentrarse en el interior, lo sigo instintivamente hasta que nos detenemos en su oficina, abre la puerta se va directo a la caja fuerte que se encuentra escondido detrás de un cuadro con la pintura de un caballo, no era un muy buen escondite, lo que si es que el código para abrirla era imposible de descifrar, y vaya que lo he intentado durante años sin éxito. Me lanza la carpeta por el es
Leer más
Capítulo Siete: Intercambio
7 INTERCAMBIO   Las manos me sudaban horrores mientras no dejaba de darle vueltas al asunto de trabajar para la familia Hamilton, no supe que responderle a Carly cuando me contó que había una vacante para ser la asistente personal precisamente de Evan Hamilton. La antigua persona que trabajaba para él terminó renunciando por motivos que hasta el momento ella desconoce. Carly consiguió esta información gracias a una amiga que trabaja allí. Y esa misma amiga podrá hacerme entrar y acepto, me dio hasta mañana para decidirlo, tenía que tener una respuesta segura. De lo contrario no podrá evitar que ese puesto se ocupe cuando las entrevistas comiencen. No tenía una decisión, de tan solo pensar que tengo que obedecer las órdenes de uno de ellos, me llena de ira. Sin embargo soy muy consiente que otra elección no hay. Y que si quiero acercarme a su mundo, a sus vidas, debo sacrificar mi dignidad y orgullo sin más.
Leer más
Capítulo Ocho: Atrapada
8 ATRAPADA     ¡Me siento una puta indefensa estar de espaldas! ¡Me hace sentir vulnerable estando él detrás de mí! ¡Sé que es él! Podría darme simplemente la vuelta y enfrentarlo pero me limito a quedarme quieta. Quizás eso es lo que le agrade, tener a las mujeres bajo control, no me sorprendería para nada, es un Hamilton después de todo. —Llevas retrasada quince minutos —susurra en mi oreja. No respondo. Tengo miedo que reconozca mi voz. —Lamentablemente esta noche tengo poco tiempo, así que porque no comienzas a moverte para mí. Roza mi nuca con su aliento y un escalofrió recorre mi espina dorsal. Evan se aleja de mí para chocar su espalda contra la pared detrás de él. La oscuridad lo eclipsa. Apenas puedo verlo, no se va donde esta las luces y al menos pueda percibir su mirada, aún más vulnerable me siento. Pero dejando eso de lado, me coloco a un m
Leer más
Capítulo Nueve: Preguntas
  9 PREGUNTAS   Su respiración era calmada, y esta se encontraba en mi nuca, cosa que no me ayudaba en lo absoluto a pensar con claridad, él sabía exactamente quién era yo, pero la pregunta que no abandonaba mi cabeza era como, es decir, los dos días que baile para Evan en todo momento utilice una máscara, era imposible reconocerme así de fácil como lo ha hecho él. Buscaba una mentira para hacerle creer que se equivocaba, pero mientras más lo estaba haciendo, más me daba cuanta que tal vez no era tan malo que supiera quien soy, después de todo tengo que seducirlo, ese era el primer paso. Aunque no me sentía del todo segura cuando este me robaba mi espacio personal.    Solo me enderece en la silla. Miraba la ventana que daba a la ciudad de m****a.    No voy a negarlo, así que dije:    —¿Debo preocuparme de que no me des el trabajo solamente por mi “oscuro
Leer más