Ventana Criminal

Ventana CriminalES

agpachecol  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
9Capítulos
1.3Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

La obra está compuesta por ocho (8) cuentos y relatos criminales, entre los que se encuentran: “El Homicida Anda Suelto” ganador del Primer Certamen del Cuento Policial Fundal (1996); “La Muerte del Golondrino” ganador del Concurso Cuento Policial con motivo del 43 Aniversario del Cuerpo Técnico de Policía Judicial (2001) y “El rostro”, que obtuvo el Primer Lugar del III Concurso del Cuento Policial en conmemoración del II Aniversario de la Creación del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (2003); a los que se suman: “Sangre”, “Muerte en el Bloque 32”, “Los Informantes También Cuentan”, “Pesadilla de más de uno” y “Testigo” La mayoría de estos cuentos están basados en hechos de la vida real y contienen ficción, suspenso y misterio propios de los cuentos policiales o género .

Leer más
Ventana Criminal Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
9 chapters
Parte 1. "Sangre"
SANGRE...Definitivamente, se había concretado.  Me encontraba frente al cadáver. Se trataba de un hombre de 35 años. El cuerpo se localizaba  en un corredor entre la sala y los dormitorios. Estaba en posición decúbito dorsal, vestido solamente con una bata de baño, en tela de paño color azul celeste. Su cabeza se encontraba orientada hacia el Norte, sus ojos marrones y su boca se encontraban abiertos, en una mueca de dolor. Los pies del cadáver estaban orientados hacia el Sur; con la pierna derecha extendida y la izquierda semi flexionada; el brazo izquierdo sobre el pecho y la mano respectiva abierta sobre su región infra clavicular derecha mostrando el dorso; mientras su brazo derecho estaba extendido hacia el Oeste, formando una “L” respecto al resto del cuerpo. La mano derecha, casi cerrada, mostraba heridas de defensa como los antebrazos. El nombre del occiso era Iván Segundo Ber
Leer más
Parte 2. El Rostro
 EL ROSTRO  Parte    IIba caminando a pasos cada vez más lentos. Su mirada buscaba ansiosa en las miradas  de la muchedumbre. Los rostros eran escudriñados con detenimiento.  En su mente, un monólogo permanente lo incitaba a seguir buscando.Era quizás una obsesión de ubicar entre tantas caras, los rasgos trazados sobre el lienzo de papel por el dibujante Fernando, del Departamento de Planimetría, según lo expresado por la víctima y la casual testigo.Dos retratos hablados que superpuestos afianzaban tantas diferencias como similitudes. Estas últimas convertidas en las cifradas esperanzas del “Investigador Criminal”.Aquel rostro pululaba, un día tras otro, en sueños  inconclusos e interminable pesadilla para tres policías; una Fiscal del Ministerio Público en Materia de Menore
Leer más
Parte 3. La Muerte del Golondrino
“LA MUERTE DEL GOLONDRINO”  Su cuerpo rodó  fuera de la calzada hasta unos cuantos metros fuera de la carretera, siendo golpeado por el terraplén,  el ramaje de los pequeños arbustos y el herbaje de la pendiente. Quedó quieto retenido por lo irregular del terreno.En la penumbra  de la noche su cuerpo transpiraba tendido en la intemperie y la tierra se adhería a su piel. No existía el dolor. De pronto  se dio cuenta de él. Estaba sentado al lado de su cuerpo, hacia la cabecera y lo observaba con una mirada de tristeza, con el rostro fruncido. Podía percibir el dolor anidado en su pecho, que casi le ahogaba  al restringirle el estómago. Se preguntó para sí: ¿Por qué tanta tristeza? No hubo respuesta. Sin embargo, sin saber por qué se sentó a su lado, hacia los pies del cue
Leer más
Parte 4. Muerte en el Bloque 32
 “MUERTE   EN   EL   BLOQUE    32” El occiso era un muchacho moreno. Me llamó la atención unas marcas longitudinales en los brazos extendidos a lo largo de sus costados y las manos abiertas con el dorso de estas hacia el piso. Sus piernas también estaban extendidas, abiertas en forma de tijera, haciendo un ángulo de unos treinta grados, entre una y otra. Se encontraba en posición de decúbito ventral, con la cara de plano al suelo del área de la jardinería. Los pequeños guijarros y la tierra estaban incrustadas en su rostro, lo que me hizo pensar que había muerto con la caída.Vestía un pantalón beige en tela de algodón crudo, correa de cuero marrón de unas dos pulgadas de ancho, franela blanca tipo chemise, y medias blancas de las que se usan para hacer deportes. No ten&iacu
Leer más
Parte 5. El Homicida Anda Suelto
“EL HOMICIDA ANDA SUELTO”Érase un negro pringoso y reluciente el investigador del caso; se le veía exhorto en sus pensamientos ante el caso que en esta ocasión se le presentaba. Eran las once de la mañana, pávido ante él se encontraba el señalado por la turbamulta que momentos antes le había apresado y conducido a su presencia. Sólo una mirada por sobre el lienzo de papel que auscultaba, pero ausente el pensamiento, así como del que mira más allá de la distancia. Los demás presentes en el recinto esperaron la interpelación, no obstante no la hubo. Bajó la mirada hasta encallarla en el documento y continuó la lectura. A estas expresiones se hizo un sofocante silencio, embargando a los presentes de incógnitas.José Cardoza, dueño del abasto "La Primera", frente al cual se suscitaron los hechos que convirtieron al barrio en
Leer más
Parte 6. Los Informantes también cuentan
LOS INFORMANTES TAMBIEN CUENTAN IMartes quince. Las horas de ese día, en Nueva Caracas, Catia,  habían transcurrido entre la pesadez de la rutina, el calor y el tráfico. Los dos funcionarios chanceaban entre sí para combatir el aburrimiento y mantenerse despabilados en su lento transitar por las calles llenas de transeúntes y poder ver lo que acontecía a las puertas de los establecimientos comerciales del sector. Sabían que no era de su competencia las actividades de patrullaje, pero, en la policía judicial sólo se cumple órdenes superiores y éstos obedecen a las políticas del Gobierno.“Dos rayitas blanquecinas desplazándose vertiginosamente...” decía el detective Sojo a su compañero de tripulación, también negro, quien reía sin perder la
Leer más
Parte 7. Pesadilla de más de uno
 Aquella noche, vestido con un pantalón de jean color beige y una chemise a rayas delgadas beiges, marrones y negras intercaladas y mis zapatos de mocasín, me desplacé en la oscuridad. Sólo que para salir de allí tuve que detenerme en la oscuridad. Me metí el franelón por dentro de la pretina del pantalón e introduje la pistola por la abertura del cuello, dejándola desplazar para que se depositara en mi prenda interior. La acomodé entre mi cintura y piernas lo mejor que pude y avancé escaleras abajo.Caminé indiferente a paso firme pero sin prisa para no alertar que huía, pero tampoco tan lento que pudiera hacer inferir temor a lo que se pudiera avecinar. Concebí en mi mente la idea de que nada había sucedido y nada estaba por suceder y mantuve un sincronismo entre este pensamiento y mi cuerpo, tratando de olvidar los últimos diez minutos transcurridos.
Leer más
Parte 8. Testigo
 TESTIGOEn la soledad de la aciaga oscuridad, se oprimió un gatillo. La bala cantó su muerte. Entonces vino el silencio. El leve manantial rojo se escurrió despacio entre la sien y la mejilla derecha. El cuerpo finalmente se relajó y la cabeza se inclinó hacia su izquierda. Del orificio en el parietal izquierdo se asomó, tras el breve riachuelo púrpura, algo de color marfil que solamente permitió la caída de una gota y su chasquido sobre el hombro. Sobrevino el frio y una tenue tiniebla que de forma rápida se disipó. Sólo a lo lejos: pasos, voces, ajenos pensamientos, ladridos de perros y el ronronear de un gato de mirada esquiva. Mientras, el cadáver yacía reclinado en el sofá. Ahora yo, con mi carga de culpa, miraba todo sorprendido de lo que había sido capaz. Me restaba esperar a ser descubierta. Entonces daría mi versi&oacut
Leer más
Parte 9. Las Otras
LAS OTRASEl lugar quedaba ubicado a treinta y dos kilómetros de una populosa ciudad, cuyo acceso se hacía posible mediante de una angosta y serpenteante carretera en pos de las montañas erizadas hacia el cielo, donde a través del camino se espesaba la niebla y la vegetación, dejando vislumbrar en algunos recodos, en la distancia, los brillantes cristales retroproyectando la luz que desde el cielo, el sol le brindaba, destacándose por sobre las sombras de otras construcciones, los blancos edificios con un mágico encanto que hacía sentir la vida en la ciudad, cada vez más lejana.El camino silencioso a medida que se alejaba de la civilización. Ya sólo pocos destellos en la lejanía. Destellos entre claros quedados entre las nubes allá abajo, que se asemejaban a motas de algodón flotantes, sobre una ciudad de un sueño infantil.La ciudad se alejaba, se perd&iacu
Leer más