Me encantas (amor de verano)

Me encantas (amor de verano)ES

Angie Pichardo  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
23Capítulos
1.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Era extraño, pero la chica callada y solitaria estaba ahí, justo frente a él, a su entera disposición. Nunca habían cruzado palabras, no obstante, había algo en su mirada lo hacía sentir como en casa; era un sentimiento poco común, ella reflejaba una calidez lo volvía loco. No sabía la razón por la estaba oculta en aquel lugar. ¿De qué se escondía? Vio esos labios cerezas tan apetecibles…; ella estaba mirándolo a los ojos pasmada, se veía asustada. No supo por qué lo hizo, pero su boca no soportó aquella tentación; fue así como terminó dando su primer a una extraña. *** El verano llegó y con él la oportunidad de una alianza entre las familias Mars, Gutiérrez y Castillo. Aunque, ya las primeras dos, tenían ese tipo de relación desde hacía muchos años atrás. Las tres familias deciden internarse en un rancho alejado de la ciudad para disfrutar de sus vacaciones de verano y, al mismo tiempo, estrechar sus relaciones y organizar sus proyectos de negocios. Es así como Laura Gutiérrez y Kevin Mars se conocen. Dos personas con carácter y estilo de vida opuestos que, después de un suceso en un viaje anterior, nueve años atrás, sus corazones quedaron entrelazados. Un nuevo surge y, debido a esto, se desencadenan situaciones revelarán traumas y conflictos del pasado; así también, secretos familiares y enfrentamientos pondrán a prueba este . ¿Podrá la relación entre Kevin Mars y Laura Gutiérrez permanecer? O… ¿solo será un romance de verano?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
23 chapters
Sus vidas (caos y tragedia)
EllaLaura estaba sentada sobre su cama cuando escuchó los toques en la puerta y esa vocecilla que le robaba la paz.—Laurita, abre la puerta —llamó su tía. No entendía cómo podía hablar como si estuviera cantando. Laura abrió la puerta y esta empezó a hablar como una cotorra. —Laurita, Frank está en la sala esperando por ti. ¿No te dije que él venía a visitarte hoy?«¡Lo que le faltaba! ¡Tener que atender a ese pedante!», pensó.—Lo siento, tía. Pero me siento indispuesta.—No me vengas con excusas. Arréglate y sal a recibir a Frank —le ordenó. Laura bufó con decepción y fastidio. Cerró la puerta tras de sí y se instaló en la cama de nuevo. «Que espere», pensó.Una sensación amarga la recorri&oa
Leer más
Reencuentro
La familia Gutiérrez y Mars siempre tuvieron buenas relaciones, en especial con los negocios. Cada cierto tiempo se reunían a compartir y empezar o dar seguimiento a nuevos proyectos. Incluso tenían un club campestre. Claro, tardaban años en reencontrarse. Kevin solo asistió una vez en su adolescencia, ya que cada vez que su padre tenía esas reuniones, casualmente, él estaba con su madre en el extranjero. Y cuando ella estaba en el país, no le gustaba asistir, puesto que no se llevaba bien con esa familia, en especial con Clara Gutiérrez (la tía de Laura).Las vacaciones de verano habían llegado y los preparativos para un nuevo viaje comenzaron.—En dos días nos reuniremos en el club con los Mars —avisó Clara mientras desayunaban—. Pasaremos las vacaciones allá. —Las hermanas Gutiérrez gritaron de la emoción.—¿
Leer más
Te conozco
Las chicas empezaron a murmurar entre ellas y a agitarse de la emoción. Laura permanecía sin moverse, observaba a los chicos, tratando de recordar dónde los había visto antes. El ama de llaves los saludó inclinando la mirada. Estos se detuvieron reparando en las chicas.—¿Nos recuerdas? —se apresuró a preguntar Claudia, dirigiéndose directamente a Kevin, pero manteniéndose en el mismo lugar junto a sus hermanas, detrás de Laura.—Por supuesto —contestó—. Ustedes son las hermanitas Gutiérrez, recuerdo que iban a visitarnos a la casa. —Ellas asintieron. El dirigió sus ojos a Laura. Sus miradas quedaron cruzadas por unos segundos, como si trataran de recordarse—. A ti… te conozco —apuntó su dedo hacia ella y se acercó, como tratando de recordar algo. De repente, sus grandes ojos miel se abrieron agrand
Leer más
¿Quién te crees que eres?
Todos se habían instalados en sus aposentos y disfrutaron de un tour por todo el lugar. Laura estaba impresionada con aquella villa, sentía un cosquilleo cuando pensaba en su habitación. ¡Era hermosa! Amplia, con su propio baño, con un vestidor, un cine y un pequeño estudio. Simplemente perfecta y elegante, con un toque campestre. Estaba totalmente encantada con aquel paraíso. Siempre le gustaron las casas de campo, esos lugares que te contactan con la naturaleza y el aire fresco, lejos del bullicio y contaminación de la ciudad. Tenía una pequeña cámara con la cual eternizaba fragmentos de la villa. Durante todo el recorrido sintió como dos ojos la seguían. Trató de ignorar aquello, pero cuando todos estaban en el comedor, pudo encontrar esos ojos que se aferraban a ella. Sintió que moriría de un infarto cuando se encontró directamente con los ojos verdes de
Leer más
¿Dónde está Laura?
El día fue largo y exhaustivo. Las familias tuvieron la buena idea de ejercitarse en un lugar que parecía un campo militar. «¿Que esta gente no sabe lo que son vacaciones?», reclamaba en sus pensamientos. Apenas podía arrastrarse, los músculos estaban tensos y el dolor era tan fuerte que sentía que explotaría en pedazos.—Un paso más… —murmuró alcanzando la manilla de la puerta.—¡Tú, idiota! —la voz de Claudia era demandante. Las tres hermanas la rodearon con un brillo en los ojos que le transmitía mala espina. ¡Lo que le faltaba!—Tengo nombre —respondió tratando de no sonar intimidada.—Tan insolente como siempre —dijo Jimena dejando escapar una risita malvada.—Chicas, lamento terminar esta conmovedora charla familiar, pero necesito descansar. —Abrió la puerta despu
Leer más
Seamos amigos
Laura se levantó llena de energía. Quería hacer algo diferente y divertido. Pensó que sería genial salir al pueblo, pues se empezaba a sentir presa en aquel lugar. El estar rodeada de personas todo el tiempo y con una rutina predeterminada la estaba hostigando. Después de vestirse, se paró frente al espejo, notó que las marcas de los golpes que le proporcionaron sus primas habían desaparecido. Dejó su cabello suelto, eso era lo que más le gustaba de su físico o, tal vez, lo único. Estaba saliendo de la villa y aún no sabía cómo llegaría al pueblo.—¿A dónde vas, Ojos melosos? —la sorprendió esa voz varonil que tanto le molestaba y… estremecía.—No es de tu incumbencia —respondió tajante—. Y, por favor, deja de llamarme así.—No pidas, imposibles, preciosa. &mdas
Leer más
Te puedo enseñar
La tarde había llegado y la actividad fue todo un éxito. Las familias, junto a unos invitados de negocio, disfrutaron de una fiesta folklórica, donde compartieron diferentes costumbres y tradiciones. Cuando cayó la noche, ya todos los invitados se marcharon. Los jóvenes se sentaron alrededor de una fogata que habían encendido cerca del lago.—Entonces, Frank, ¿eres hijo único al igual que Kevin? —Pablo preguntó.—Sí, soy el único heredero de los negocios de mis padres. Me he preparado bien para tomar las riendas, en todas las compañías de mi padre no hay nadie que se me compare — expresó con orgullo. Kevin y Laura pusieron los ojos en blanco.—Entonces, tú también te dedicarás al negocio de la familia, Kevin —Frank afirmó.—No —respondió con seguridad.—&iques
Leer más
¿Qué es esta sensación?
Después de una mañana agitada, se reunieron en el lago donde los aguardaba un picnic. Todos se sentaron alrededor de la larga y fina manta que servía de soporte al festín que los esperaba. Kevin se sentó junto a Laura y le susurró:—Aún tengo a tu hijo conmigo. —Ella lo miró confundida.—¿Acaso los juegos de hoy te fundieron el cerebro? —Laura contestó con malicia. Él sonrió.—Me refiero al oso que gané en la feria. ¿Lo olvidaste?—¡¿El oso que ganaste?! Si más no recuerdo, no acertaste ni un mísero tiro. —Lo miró con picardía.—Yo lo recuerdo diferente —contestó ofendido. Laura rio. Su risa fue pura y sincera, le estremecía verla reír con esa libertad que poco veía en ella. El hecho de poder provocar eso en Laura lo llenaba de sat
Leer más
Hakuna Matata
Todos estaban en una pequeña sala con ventanas de cristal. Sus caras de aburrimiento observaban el exterior a través de aquellos cristales anhelando que no hubiera lluvia.—Chicos, ¿por qué no ven una película? —el señor Mars les sugirió.—¡Otra vez! —se quejaron al unísono. Habían transcurrido tres días de lluvia y ya habían visto todas las películas de la playlist.—Ojos melosos, te propongo algo —Kevin la abordó haciendo que su corazón se disparara. Últimamente era así. Una mirada, un gesto, su voz o cualquier cercanía que proviniera de él hacía latir su corazón fuera de lo normal.—¿Qué propones? Ya hemos revisado fotografías antiguas, famosas, profesionales, no profesionales, las que he tomado…—Sí, sí
Leer más
Celos
Después de la cena, Pablo, Kevin y Laura se sentaron en unas mecedoras que estaban en la galería de la gran villa, en frente del patio delantero. El sol se estaba poniendo y las luces crema de los faroles de aquel lugar se encendieron, embelleciendo aún más aquel escenario de suelo verde rodeado de árboles.—¿No les pareció raro cómo su tío le habló a mi tía? —Laura les preguntó saliendo de su ensimismamiento.—Mi tío siempre ha sido un atrevido… —Kevin contestó—. Pero esta vez se pasó de la raya.—A mí me parece que esos dos tuvieron su historia —Pablo especuló.—¿Tú crees? —Laura lo miró abriendo sus ojos. Ni siquiera podría imaginarlo. —Bueno, ese algo entre esos dos estaba condenado a no salir bien —Kevin afirmó. En
Leer más