Heradise Esperanza de Gilius

Heradise Esperanza de GiliusES

Antøn  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
894leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Un universo que vivía en paz, lleno de maravillas, razas y tierras más allá de nuestro mundo. Aparece un mal nunca visto. Heradise, recibe con los brazos abiertos a un ángel, único entre su raza llena de guerreros y caballeros. Y se verá afectado tras saber que detrás de su existencia, está el destino del universo que lo vio nacer.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
Introducción
Ningún ser vivo conoce con exactitud el origen de la vida en el mundo. Unos creen que la vida fue creada a base de una enorme explosión en el espacio, otros creen que un ser divino creó todo lo que se conoce y se desconoce. Pero; nuestra historia es diferente. La historia de la creación.Hace mucho tiempo. Ocurrió un fenómeno desconocido que dio lugar a la vida en un espacio que antes no existía, dándole vida a cinco seres con dones únicos. Seres que fueron capaces de crear un reino por cada uno, llamados "Creadores". El más sabio y humilde de estos, decidió crear una raza pura y justa que fuese capaz de luchar por la seguridad de todos los reinos por igual, una raza que siempre velara por el bien común. Pero llegó a ocurrir algo que ninguno de ellos pudo presentir, junto a ellos también aparecieron bastantes fenómenos que también le daban forma y estabilidad al uni
Leer más
I.
Cuatro años pasaron desde el primer despertar de Dante. Había sido entrenado por Pandora para ser su compañero, al tomar el papel de “Ángel de la Muerte”. Un papel que era único en Heradise y él no comprendía a qué se debía, pero no se preocupaba por esa duda, pensaba que carecía de importancia. Sólo se sentía feliz de tener una vida llena de viajes. Disfrutaba viajar y conocer los otros reinos de Heradise. Conoció Terra; el reino de los humanos, Viria; el reino de los vitores, Faris; el reino de los elfos, pero nunca pudo visitar Inferno, el reino que los demonios habían expropiado.Antes de tener sus primeros viajes por Heradise, tuvo que estudiar lo que Pandora considerase necesario para cumplir su papel, tales como magia, física, astronomía, y Heradise. Gracias al apoyo de Pandora y su propia disciplina, pudo cumplir con las expectativas.  
Leer más
II.
Pandora estaba preocupada y nerviosa, se sentía mal; sentía una culpa interna que la atormentaba. Además de que Carius no había dejado de sermonearla por haber desobedecido su orden, no quería preocupar a Járick, pero deseaba contarle la verdad a Dante. Aarón tenía el ojo puesto y estaría esperando una oportunidad para atacarlo.Se hablaba a sí misma en su mente, culpándose por no ser capaz de ayudarle, hasta que las palabras de Dante la sacaron de órbita."No importa... estoy dispuesto a morir por ti", pero su preocupación no hizo más que aumentar.—Dante —suspiró rendida—. Debo dejar de ser sumisa. No quiero que des tu vida por mí.Admiró por última vez el ambiente tranquilo del Gemrost y regresó a su reino, Gilius. Buscó en cada rincón a Dante, pero no dio con él.&md
Leer más
III.
Ocho meses duró todo el entrenamiento Arkan de Dante. Un entrenamiento arduo que forjó su mente y cuerpo. Su cuerpo se había tonificado, era más fuerte en todo sentido. Durante el entrenamiento tuvo que visitar todas las ciudades de Gilius: Angelus (la ciudad del temple), Alphinia (la ciudad de la magia), Luxia y Oxcuria (las ciudades gemelas (la ciudad del cuerpo y el espíritu). Los ángeles valoraban mucho la educación, y en cada ciudad de Gilius era especialista en una materia. Dante pudo volverse un especialista en todas las materias, a excepción del temple, pero a pesar de ello, era considerado un Virtius Arkan."Por favor... no te atrevas a dejarme sola"Dante no sabía qué pensar sobre lo que ocurría, las palabras de Pandora lo habían dejado dentro de una encrucijada. No debemos cometer estupideces, pensó, acostado en el campo de entrenamiento.&mdas
Leer más
IV.
Dorian ocultaba algo malo. Dante seguía anonadado con la situación y no comprendía la magnitud de su error para matar al único ser que sabía su verdad, así que decidió recurrir a alguien, la única persona que podía apoyarlo en esa situación era Pandora.Volvió a su reino y voló en seguida al paraíso. Sin embargo, no pudo encontrarla, buscó en cada rincón y no había rastro de ella. Era desesperante para Dante no ser capaz de encontrar a su compañera, por lo que; tras varios minutos, decidió recurrir al concejal Carius.  Alzó vuelo hacia el centro de la capital de Gilius, el templo del Gran Concejo, el único lugar donde podría encontrar a Carius.—Motivos —dijo uno de los arcángeles encargados de proteger el lugar.—Deseo hablar con Carius. Es importante &
Leer más
V.
Pandora no se detuvo en ningún momento. Ella entrenaba todos los días sin ningún descanso, para culminar su entrenamiento Arkan, completar con éxito su prueba final y no depender de Dante. Ella deseaba no depender de nadie y no ser una carga para los demás.—Ya estás lista, sólo falta que completes la prueba y ya habrás concluido. ¿Entendido?—Sí. Gracias por todo el apoyo, Dorian.—No hay problema, me agrada saber que ayudé a la Ángel de la Vida en su entrenamiento. Me llena de orgullo —sonrió—. Bueno. Tu prueba final será luchar contra mí.—¿Por qué? A Dante lo enviaste a Terra para combatir contra un demonio. Quiero un reto, Dorian. Estar segura de que puedo defenderme. ¿Cómo sé que no te dejarás vencer?—A Dante lo envié a Terra porque su obligaci&oacu
Leer más
VI.
Pandora seguía sin procesar los eventos ocurridos. Dante; se había ido de su lado. Su deseo, se había ido con él mientras Aarón había escapado al aprovechar la conmoción de Dante y los demás demonios fueron atrapados luego de ser derrotados. Pandora estaba afectada por la desaparición de su compañero mientras Carius organizaba y arreglaba el desastre ocurrido.  —¡Pandora! —se levantó exaltado y un ardor enorme lo invadió de repente, acompañado de un fuerte dolor de cabeza. Le tomó unos minutos acostumbrarse a sus dolores repentinos y luego, miró sus alrededores. Se percató de que se encontraba en una habitación completamente desconocida, acostado sobre una cama reconfortante.¿Qué pasó? ¿Dónde estoy? Necesito respuestas, pensó. La ansiedad empezaba a poseerl
Leer más
VII.
—Pandora, no es sano que pases casi todo el tiempo del día aquí, en el paraíso. Deberías ir con los demás en Gilius.Los años pasaban luego de la desaparición de Dante y Pandora no podía aceptar que él ya no estuviera a su lado, le hacía demasiada falta y ella no sabía el por qué. Al inicio se planteaba que aceptar la vida de alguien como él sería la peor idea, pero esa idea se descartó y se sintió agradecida de haberlo hecho. Porque sólo con él se sentía bien, sólo él lograba comprenderla y quererla. Sin importarle que ella fuera la Ángel de la Vida. Siempre la trataba por cómo era, no por quién era y eso le encantaba.—Gracias Carius, pero no quiero.—Todos comprendemos el enorme afecto que le tienes a tu compañero. Pero ¿crees que le gustaría verte aqu&iac
Leer más
VIII.
Dante miraba con sorpresa y confusión lo que su mano tocaba, y no podía creer que aquel monumento antiguo brillara.—Pero, ¿qué? —dijo atónito.—¿Cómo es posible? —entró, impactado y asustado por lo que sus ojos apreciaban.—¿No que sólo era un monumento antiguo? —dijo Dante, con ironía.—Te lo dije así porque no era información que tuviera importancia para ti. Pero, al parecer sí lo es.Dante reaccionó con molestia y golpeó el monumento.—¿De qué hablas? ¿Qué es este pedestal? —Dante estaba exaltado y asustado por lo que sucedía. Ninguno esperaba que hubiese alguna reacción de ese tipo. Las sorpresas que le abundaban, comenzaban a molestarle bastante. Dante devolvió su mirada al pedestal peculiar mientras permanecía b
Leer más
IX.
—¡Eve! ¡Apúrate! ¡Estamos tarde para la reunión en Faris!Era mediodía en Viria. Ese día se desarrollaría una reunión muy importante para tratar un evento muy importante en la cultura de ambos reinos. Como era costumbre, anualmente, los agentes de Viria viajaban a Faris para organizarse con las relaciones públicas. Se trataba de un gran festival que se organizaba con dos meses de anticipación. Lo suficiente para que todo se llevara a cabo.—¡Eve! ¡¿Por qué duras tanto?!—¡Ya voy! —gritó enojada.Bajaba las últimas escaleras del edificio con una gruesa carpeta en sus manos. Traía puesto un vestido formal de color negro, su cabello blanco y ojos violetas resaltaban mucho con ese vestido. Ella era la tercera agente de las relaciones internas de Viria. Compartía el título ese año con dos co
Leer más