La Heredera

La HerederaES

S. Dal Santo  Completo
goodnovel18goodnovel
9.8
Reseñas insuficientes
66Capítulos
136.7Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Kaie Cabassi es la dueña de la prestigiosa cadena hotelera "Cabbasi", esto se debe a que su padre, al fallecer le heredo todo ese imperio. Ella lleva una vida llena de lujos y despreocupaciones en Miami, pero todo cambia cuando una fuerte crisis económica pone a tambalear el imperio que tan celosamente ella administra. Debido a la actual situación en la que se encuentra la empresa y la necesidad de una inyección de capital urgente, ella se ve obligada a aceptar una herencia que hasta ese momento Kaie había ignorado por completo, la de su fallecido abuelo Dante Cabassi. Lo que ella ignora, son las exigencias que impuso su abuelo para cobrar esta exuberante herencia. Es solo cuando Kaie llega a la oficina del abogado de su abuelo que ella descubre que, para recibir ese dinero, ella deberá casarse y tener un hijo en un plazo de dos años. ¿Qué es lo que sucederá cuando una mujer que no cree en el amor ni en el casamiento se encuentre con estas exigencias? ¿Podrá la urgencia por este dinero cambiar la manera de pensar de Kaie? ¿Encontrara a su "victima" perfecta para que esto sea solo un contrato, o intentara encontrar el verdadero amor para que sea un matrimonio "legitimo"? LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE MATERIAL QUEDA PROHIBIDA. LA HISTORIA ESTA REGISTRADA EN SAFE CREATIVE . Copyright ©2007054669151

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
66 chapters
1. Buscar una Solución
Nuevamente los noticieros más importantes del país presentan sus titulares principales enfocándose a la fuerte crisis económica que está afectando al mundo. Como cada noche mi copa de vino me hace compañía en este solitario salón en la mansión que habito y por más que posea una piscina, cancha de tenis, gimnasio y hasta una inmensa biblioteca; nada de eso sirve para relajarme en estos momentos.Leer más
2.Confio Solo en Ti
Solo tuve que pedirle que venga y aquí está mi mejor amigo desde la secundaria. Abro la puerta, lo dejo pasar y verlo con su camisa azul y corbata me hace sonreír —¿Qué haces con camisa y corbata a esta hora? Hace rato salimos de la oficina. — le regaño y sin rodeos llevo mis manos al nudo de su corbata para quitársela —relájate, así nunca conseguirás novio. — bromeo y sus ojos se abren de par en par.—¿Qué dices Kai? — me pregunta y sabe que es el único al que lo dejo llamarme así. —Nada… nada. — digo nerviosa cuando termino de quitarle la corb
Leer más
3.Simplemente No Quiero
Al día siguiente: No sé ni qué hora es cuando escucho un golpe en la puerta y antes de que pueda responder, Álvaro entra con una bandeja en sus manos. —buenos días, Kai. — dice mientras que yo intento acomodarme en la cama. —¿Qué hora es? ¿me quede dormida? — pregunto desorientada mientras él se sube a la cama y yo busco mi celular en la mesita de noche —¿seis y treinta? ¿a qué hora te levantaste? —  Leer más
4.La Lectura del Testamento
El sonido de mis tacones sobre el piso de madera hace eco en esta amplia oficina donde el licenciado Armendia me hizo pasar. Él toma asiento en la silla ubicada detrás de su escritorio y yo hago lo mismo en una de las cómodas sillas ubicadas del lado opuesto. Acomodo la falda de mi vestido negro y lo miro expectante —lo escucho licenciado. — sentencio y por algún motivo que desconozco sonríe. —Su abuelo me había hablado mucho de usted, me conto que era una mujer impaciente y de carácter fuerte. — comenta.—Qué bueno que me conociera, ahora, si me di
Leer más
5. Confesiones y Propuestas
[Un par de horas después]Estoy en la encrucijada más grande de mi vida, buscar un hombre con quien casarme, aceptar la herencia de mi abuelo y salvar a todos los empleados que podrían quedar en la calle, o simplemente dejar las cosas como están y empezar con el plan para cerrar los hoteles y echar a toda esa gente. —Buenos días, señorita Cabassi. — me saluda Cristina amablemente cuando entro al edificio.—Buenos días, Cristina, que
Leer más
6. La Decisión
(Esa misma noche)Por mi mente pareciera que paso un huracán y lo desordeno absolutamente todo, por mi vida ni se diga, pareciera haber sido sacudida por un terremoto que movió todo y ahora me encuentro intentando ordenar un desorden infernal. Muchas cosas en poco tiempo, decisiones, confesiones y sobre todo cambios.La luz de mi oficina es la única que aún permanece encendida de todo este piso, y es que me quede hasta esta hora haciendo un análisis de
Leer más
7.La Boda
3 semanas después:Mi vida dio un giro tan abrupto, que dejo todo tambaleando y a mí con más dudas que certezas. La única cosa que tengo en claro, es que necesito esa herencia para no caer en la crisis que está llevando a muchas empresas a la quiebra, después, el resto, sigue siendo una gran incógnita. Hoy es mi boda con Álvaro, una muy sencilla, pero cumpliendo con las pautas que dejo escritas mi abuelo en su testamento. Al parecer, era un hombre muy romántico o simplemente buscaba volverme loca, ya que dejo estipulado hasta el lugar
Leer más
8. “Luna de Miel”
Horas más tarde  De pasar de no querer saber nada con casarme después de lo sucedido con Diego en mi fallida boda, a tener la boda que Álvaro y yo tuvimos y la fiesta que su madre nos preparó, es algo para lo que no estaba preparada. Bailar nuestra primera canción como novios, el brindis que él hizo, cortar el pastel y bailar junto a los invitados fingiendo que todo esto era el sueño de mi vida, definit
Leer más
9. ¿Qué es Esto?
Al día siguiente (Domingo):«¿Por qué no habré cerrado la cortina?» me reclamo mientras llevo una de mis almohadas a mi rostro para intentar cubrirme del sol, pero es inútil seguir durmiendo… ya me desperté y volver a conciliar el sueño es todo un reto para mí. Abro las sabanas entre mis quejas lanzo la almohada a un costado y me levanto de la cama para como cada mañana ir a la cocina por mi té. Muevo mi cabeza de un lado a otro intentando descontractu
Leer más
10. Miedo
—¡Kai, ábreme la puerta, hablemos! — me grita Álvaro del otro lado de la puerta y yo me siento como cuando me daban esos ataques de pánico después de la muerte de mis padres. Me abrazo a mis piernas sentada en el suelo de espalda a la puerta y me vuelvo a preguntar ¿qué es lo que me sucede? ¿Por qué de repente sentí esas ganas de huir? No me reconozco… yo suelo enfrentar la situación, no huir de ella. Leer más