¡Qué gane el mejor!

¡Qué gane el mejor!ES

Joana Guzman  En proceso
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
57Capítulos
34.6Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Una mujer y un hombre con ansias de conquistar el mundo. Loredana es la única heredera del imperio de los Romano. Desde pequeña aprendió a luchar para demostrar su valía. No es fácil ser una mujer en un mundo de hombres, pero jamás dejó que eso la detuviera y tampoco lo hará el hombre que se cruzó en su camino en un momento de debilidad. Paolo está al mando de la empresa familiar, un legado que a veces se siente más como una maldición. Desde el principio encontró obstáculos a cada paso, pero pronto aprendió en que consistía el juego y se volvió en uno de los mejores. Era eso o ser tragado entero y escupido por la sociedad hipócrita que solo ven en él al bastardo de Filippo Giordano. Nunca ha vacilado en su escalada al éxito y no hay manera que una mujer cambie eso. Los dos tienen el mismo objetivo y ninguno está dispuesto a dar el brazo a torcer. La competencia ha comenzado y no será nada fácil.

Leer más
¡Qué gane el mejor! Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
57 chapters
Prólogo
Loredana se despertó desorientada y tardó algunos segundos en recordar donde estaba. Tragó saliva y sus músculos se tensaron en cuanto las imágenes de la noche anterior llegaron a su mente. Abrió los ojos y miró a su costado esperando que todo se tratara de un sueño. No era así. El hombre con el que había pasado la noche, seguía a su lado. Con cuidado, se deslizó fuera de la cama. No necesitaba despertarlo. Seguro sería incómodo para ambos. Dejó de respirar y se quedó inmóvil cuando el hombre se movió. Era extraño no tener un nombre para él, pero ninguno de los dos se había presentado. Recuperó la calma en cuanto se dio cuenta que él seguía dormido. De pie, a un lado de la cama, se quedó observándolo. Aún dormido se podía ver la dureza en sus rasgos. Después de la corta interacción que habían tenido, podía aseverar que era uno de esos hombres que creían que el resto debía inclinarse ante ellos… Para nada el tipo de hombre con el que se relacionaría y, sin embargo, allí estaba. S
Leer más
Capítulo 1
Paolo despertó al escuchar una puerta cerrarse en la distancia. Abrió los ojos y miró en esa dirección antes de dirigir los ojos al lugar a su lado. La mujer con la que había pasado la noche se había marchado. Era una lástima, habría sido divertido estar con ella antes de decirse adiós. No es que le importara mucho. Era una mujer hermosa, sin duda, y eso era todo. Las relaciones no eran lo suyo, implicaban un nivel de confianza que no creía que podría entregar a alguien que no fuera parte de su familia, e incluso con ellos le había tomado su tiempo abrirse. Además, por qué acercarse a alguien cuando podrías perderlos. No quería pasar por eso… otra vez. Era precisamente su aversión a las relaciones el tema de principal preocupación de sus hermanas —una más entrometida que la otra. A Vanessa y Elaide les encantaba meterse en su vida mientras sus esposos se limitaban a observar. No es que alguien pudiera hacer algo para detenerlas cuando tenían algo en mente. Ellas hacían lo querían c
Leer más
Capítulo 2
—No sabía que se conocían. —Renardo los miró a ambos con curiosidad. —Tuve el placer de conocerla anoche —se adelantó a decir el recién llegado. Loredana fulminó al hombre con la mirada. No le gustaba para nada como su tono de voz había cambiado y la sonrisa que adornó su rostro al hablar. No necesitaba que Renardo dedujera lo que había pasado entre ellos. Ya estaba en suficiente desventaja al no saber qué hacía allí. El hombre alzó una ceja con un brillo de diversión en los ojos y miró su mano que todavía seguía extendida. Observó en esa dirección con recelo, pero la tomó con seguridad. Nunca demuestres debilidad. Sus músculos se tensaron cuando lo sintió acariciar su muñeca con el dedo pulgar. Las cosas solo empeoraron para ella cuando experimentó una ola de calor recorrerla de pies a cabeza. Era difícil olvidar la manera en la que la había acariciado con la misma mano apenas la noche anterior, al igual que todo lo que sucedió después. Había sido un desliz, uno provocado po
Leer más
Capítulo 3
—Nestore, reúnete conmigo en mi oficina —ordenó Paolo mientras pasaba por el escritorio de su secretario a pasos agigantados. El hombre no se inmutó ante el tono elevado de su voz. Esa era una de las primeras razones por la que todavía trabajaba para él. Poco después de que Adriano le dejara al mando de empresas Giorsa, la secretaria que había estado bajo el mando de su cuñado decidió que era hora de jubilarse. Encontrar a alguien tan eficiente como ella había sido un reto. Una lista interminable de secretarias había pasado por su oficina. Ninguna había podido seguirle el ritmo y como si fuera poco se habían comportado como conejos asustadizos frente a un león. —¿Asumo que no cerró el trato? —le preguntó Nestore tan pronto cerró la puerta tras de él. Luego colocó una taza de café sobre la mesa. Tomó la taza y bebió la mitad del contenido de un solo sorbo. Como siempre la bebida era perfecta. —No, no lo hice —dijo antes de explicarle todo el asunto—. No me gusta que me sorprendan.
Leer más
Capítulo 4
Loredana alzó la mirada cuando alguien abrió la puerta de su oficina de un momento a otro. —Señor, le dije que ella está ocupada en este momento. Angélica, su secretaria y mejor amiga, estaba parada detrás de Aurelio. Ella lucía irritada, pero al recién llegado parecía no importarle. Se abstuvo de soltar un resoplido. No estaba con ánimos de hablar con Aurelio, no cuando tenía cosas más importantes en las que preocuparse… Quizás si era fría después de todo. —Tranquila Angélica, yo me encargo —intervino antes de que su amiga decidiera clavarle un lapicero a Aurelio por detrás. Sería divertido y quizás se lo merecía por ser un completo idiota, pero no quería que Angélica se metiera en problemas. Ella la miró insegura. —Cualquier cosa te llamaré. —Está bien —dijo Angélica por fin. Aurelio ni siquiera esperó que la mujer se marchara antes de cerrarle la puerta en el rostro. —Cariño… —Vuelve a tratar a mi personal así y te aseguro que me encargaré de que sea lo último que hagas
Leer más
Capítulo 5
Su determinación había ido minando durante la hora posterior a la llamada de Paolo y cuando fue hora de salir, se encontró dirigiéndose hasta el bar. Se dijo que era porque el obsequio de su padre era importante para ella y no porque quisiera ver a Paolo. El bar estaba más llenó que el día anterior. Tal vez porque era viernes y la mayoría estaba celebrando el final de una semana de trabajo. Una música suave se reproducía a volumen bajo, lo suficiente para mejorar el ambiente, pero también permitir que las personas que ocupaban las diferentes mesas pudieran sostener una conversación. No era así como Loredana había planeado realizar su propia ceremonia de relajación después de una semana llena de trabajo, decepciones e improvistos. Lo suyo era más ver una película y algo de comida chatarra. Quizás si no tardaba demasiado todavía podría tener tiempo para ello. Recorrió con la mirada el lugar en busca de Paolo. Casi se sintió aliviada al no verlo. «Bueno, no está aquí —pensó—. Hora d
Leer más
Capítulo 6
Paolo todavía tenía la mirada puesta en dirección a la puerta por la que Loredana se había marchado segundos atrás. Había sido todo un show verla caminar fuera del lugar y no solo para él. Más de una cabeza se había girado en su dirección cuando la vieron pasar. Se giró hacia la mesa para dejar algunos billetes encima de ella. Ignoró la inconveniente respuesta de su cuerpo hacia la exasperante mujer y salió de allí. Ya había perdido demasiado tiempo con Loredana Romano. En el camino a su departamento marcó en el manos libres el número de su secretario. —¿Cómo te fue? —El señor Renardo estará de viaje durante toda la semana siguiente —le informó Nestore. Se contuvo de golpear el volante. Esa noche nada estaba marchando según sus deseos. —Sin embargo, logré que su secretaria me dijera donde iba a estar. Al parecer visitará su villa fuera de la ciudad. Cada cierto tiempo se toma algunos días para ver personalmente como van las implementaciones de los nuevos avances de su compañía.
Leer más
Capítulo 7
Paolo rodeó su escritorio y se acercó a su madre. —No te esperaba —se inclinó para abrazarla—, menos a estas horas. —Ya que mi hijo no se ha puesto en contacto durante los últimos días, pensé en venir a ver que lo tiene tan ocupado. —Lo siento, se me presentó un contratiempo con un negocio y estoy tratando de solucionarlo. —Trabajas demasiado. —Eso me han dicho. Su madre le acarició la mejilla como si todavía fuera un niño pequeño mientras lo analizaba con la mirada. —Es bueno que este aquí entonces, me encargaré de que no te olvides de comer mientras estás en ese asunto tan importante. —Gracias —dijo con una sonrisa—. ¿Por qué no vamos a la sala? —Creí que tenías trabajo. —Y me encargaré de ello después. ¿Cenaste? —Sí, los padres de Natalia me invitaron a su casa. Natalia era la esposa de Leonardo, el hermano de Adriano. Aunque esos dos compartían vinculo sanguíneo, eran bastante diferentes. Prefería mil veces pasar el tiempo con Adriano, al menos tenía certeza de que espe
Leer más
Capítulo 8
«Debía tratarse de una jodida broma —pensó Loredana al ver a Paolo frente a ella con una sonrisa arrogante». Y ella pensaba que lo peor que podía haberle pasado era quedar varada en medio de la nada mientras el cielo parecía tener como único propósito inundar todo el lugar. De todas las personas en el mundo, tenía que haberse encontrado con él. —Mira lo que la lluvia trajo —comentó Paolo sin dejar de verse como el ególatra narcisista que era—. ¿Qué haces por aquí? Ni siquiera el agua que caía con fuerza sobre ambos, podía hacer algo para lavar su altanería. —Tomando el sol —dijo con ironía—. Me alegra que decidieras unirte a mí. No estaba de ánimo para lidiar con él. Su ropa estaba cada vez más mojada y tenía frío. Paolo caminó hasta su auto y miró por las ventanas antes de abrir la puerta de atrás. —Deberías mostrarte más agradecida —dijo él mientras tomaba la única maleta que ella había llevado consigo—. No creo que otro carro vaya a pasar pronto por aquí. Resistió el impul
Leer más
Capítulo 9
Loredana revisó su maleta por fuera desde todos los ángulos antes volver a revisar en su interior. Revolvió el contenido una y otra vez, esperando en algún momento encontrar las cosas que ella misma se había asegurado de acomodar esa mañana. Unos minutos después, se resignó al hecho de que aquella maleta, aunque se parecía a la suya, no lo era.Se puso de pie y miró hacia la puerta como si pudiera ver a través de ella. Aunque no necesitaba hacerlo para saber que su equipaje estaba en la habitación de en frente.Soltó un suspiro de resignación ante la idea de tener que enfrentarse a Paolo tan pronto y, lo peor, con apenas una toalla cubriéndola.Consideró la idea de ponerse la misma ropa que se había quitado al llegar, pero no le apetecía involucrarse en otra pelea con ella o, peor aún, enfrentarse a lo fría que debía de estar. Tembló de solo pensarlo.Cuadró los hombros, alzó la maleta y empezó a caminar.Un par de luces de emergencia iluminaban tenuemente el pasillo y le daban un asp
Leer más