Reinando el Infierno

Reinando el InfiernoES

CatalinaMC  Completo
goodnovel18goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
43Capítulos
1.9Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

"El calor de las llamas nunca se sintió tan bien"Aria es una chica de dieciocho años, su vida no ha sido fácil, con una madre despreocupada, un padrastro abusador, y una vida en la completa miseria. Pero un hecho cambia por completo su vida, y del infierno en que ya estaba, tuvo que entrar a otro. Teniendo que involucrarse con los mafiosos de la ciudad, ¿Podrá salir de aquel infierno o lo reinará? Esta historia está registrada bajo derechos de autor con el número 2202060425061

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
43 chapters
Prólogo
Esta historia está registrada bajo derechos de autor con el número 2202060425061   Era un día lluvioso cuando mamá llegó a casa después de tres días sin aparecer. Había sentido frío y hambre cada noche. Ya no sentía miedo porque no era primera vez que esto sucedía, pero otras veces mamá dejaba comida, y supuse que ahora se le había olvidado. En el refrigerador solo encontré una caja de leche, que luego me di cuenta de que estaba vencida, porque los vómitos no tardaron en venir. Odiaba vomitar, y es que solo era una niña, apenas había cumplido los seis años. Deseaba que mamá hubiese estado acariciándome la espalda y diciéndome que todo estaría bien, pero no, estaba sola, en la oscuridad. Había empezado la escuela, y me gustaba mucho ir, pero en estos días no había asistido, ya que mamá me dejó todas las puertas cerradas. Seguro sabía que se iba a demorar y quiso protegerme de que fueran a entrar desconocidos. En el fondo ella me quería.Leer más
Nunca más.
"Es más difícil matar un fantasma que una realidad" Virginia Woolf.     Estuve alrededor de dos horas sin poder pegar ojo desde que sentí la manija de la puerta de mi habitación darse vuelta. Mi cuerpo comenzó a temblar. Le había puesto el seguro, pero él fácilmente podría echar la puerta abajo. Tenía mucho miedo. Sin embargo, no lo hizo, no tiró la puerta, y por una vez no me ultrajaron más el alma. Cada noche miraba el techo blanco de mi habitación mientras él estaba sobre mí; las lágrimas corrían por mis ojos. Si lloraba, debía hacerlo en silencio, porque de inmediato los golpes llegaban. ¡Y vaya que dolían! Así que solo dejaba que ellas brotaran de mis ojos. Luego, cuando él se iba, entraba al baño a llorar y me abrazaba a mí misma. Entretanto, dejaba el agua correr. Pero ahora podía llorar, y lo hice. Lloré por todo, por todas las veces que me violó, por todas las veces que mamá lo vio y no hizo nada.Leer más
Cadáver Resiliente
“Lo que nos permite sobrevivir como especie no es la inteligencia ni la fuerza, sino nuestra capacidad de adaptación.” Natalia Gómez del Pozuelo.  Salí de casa sin mirar atrás. Podía sentir los gritos de mi madre llamándome, pero la ignoré. No quería volver. ¡Lo había matado, m*****a sea! Iría a la cárcel por eso. Debía correr lo más lejos que pudiera. Estaba segura de que mi madre no me protegería. De pronto, sentí un grito que me heló la sangre. Miré atrás. Era mi madre, que me miraba con odio en los ojos. No me sorprendía, pues sabía que no me quería. —¡Irás a la cárcel por esto, estúpida mocosa! —gritó para luego romper en llanto. ¿Cómo podía llorar por un hombre que la maltrataba y la despreciaba? Me era imposible entenderla, y no era como si quisiera hacerlo, pero era el único hombre que se quedó con ella todo este tiempo. Él algunas veces traía dinero que conseguía haciendo negocios sucios. Mientras t
Leer más
Terminar lo empezado
"La sociedad solo cuida de uno mientras éste resulte rentable" Simone de Beauvoir   Por unos largos segundos la señora no dijo nada. No esperaba que dijera nada tampoco. —Supongo que es broma —habló por fin. Me encogí de hombros. —Ojalá lo fuera. —Suspiré y me acerqué al lavabo para mojarme un poco la cara—. Maté a mi maldito padrastro, si es que se le podía llamar así —digo con asco. No contestó. Supuse que, si alguien me hubiera dicho una cosa como esa, reaccionaria igual, pero nunca lo sabría. —Pero ¿y cómo? —sujetó la puerta—, si solo tienes dieciocho años. —Me miró con lástima. —Él abusaba de mí. —Ella soltó un sonido de horror—. Hoy lo encontré abusando de otra chica, tal vez menor que yo. Ella lloraba y tenía sangre alrededor de las piernas. —Me detuve un momento cuando las imágenes volvieron a repetirse en mi mente—. Agarré un jarrón y le di con él en la cabeza. Luego comenzó a sal
Leer más
Fiscal Arroyo
No llevaba mucho tiempo  trabajando como detective en esta jefatura, pero el último caso de “Tráfico ilícito de estupefacientes” donde había logrado capturar a los narcotraficantes, me había dado una reputación mucho más grata. Por lo que cuando el jefe de mi jefatura llegó a mí con este caso, simplemente pensé que debía tomarlo.—Fiscal Arroyo, espero que pueda desarrollar este caso de la misma forma que pudo con el anterior —me dijo cuando dejó el expediente sobre mi escritorio.—¿De qué se trata? —pregunté abriendo la carpeta, la cual tenía muy pocas hojas, y eso significaba que teníamos  mucho trabajo por delante.—Un homicidio frustrado, supuestamente provocado por una chica de dieciocho años, de la que no se conoce la ubicación ya
Leer más
Noche cero
 El apartamento de Román  era claramente un lujo, tenía muchas más cosas y definitivamente estaba mucho más decente que mi antigua casa.—¡Esto es muy lindo! —le digo a Román. —No mientas —me dice riendo, yo niego con la cabeza— Esto es en serio lindo—  Sus paredes tienen un color blanco, las grandes ventanas lo hacen ver muy claro teniendo en cuenta que estábamos de noche.—Pareciera que hubieras vivido en un pozo por como dices todo esto —me dice, yo lo miro—. Lo siento, no quise decir eso —se disculpa—Es la verdad, vivía en un pozo con ese idiota —digo sentándome en uno de los sillones.Todo está muy limpio, las paredes de color blanco provocan que el departamento se vea muy claro y
Leer más
Otra chica
Román llego a eso de las 6 de la madrugada, teniendo en cuenta que dijo que iba y volvía, debe haberle costado arreglar el asunto. Me levante a verle, estaba comiendo en la cocina el pedazo de pizza que le deje.—Comer la pizza fría hace mal —le digo, Román se sobresalta.—¡Jesús!, ¡no te oí! —dice llevándose una mano al pecho para luego seguir comiendo la pizza—. Aún no compro un microondas así que… —dejo la oración incompleta para seguir comiendo.—¿Cómo te fue? —le pregunto, con la esperanza de que me diga que era lo tan importante que tenía que hacer, y lo que hizo que le tomara demasiado tiempo. —Bien, todo arreglado —dijo —¿Y se puede saber lo tan importante que tenías que hacer?
Leer más
El demonio me quiere conocer
Baje las escaleras rápidamente, no tenía tiempo que perder, tenía que llegar antes de que lo hiciera Román, me mataría si se entera qué salí. Decido bajar por las escaleras, creo que no soportaría escuchar otra vez esa tonta canción de ascensor. La verdad ¿A quién podría calmar esa música?, ¡si pone de los nervios!. Me debato entre tomar un taxi o simplemente caminar, ya que no quedaba tan lejos del barrio y me había sobrado dinero, pero decidí que mejor lo ocuparía de vuelta. Me dispuse a caminar rápido, parecía que mis pies se movían solos, como si no los controlara y ellos supieran dónde tenían que ir.Cuando fui llegando el ambiente cambió por completo, las paredes están rayadas, hay basura en las calle, se puede percibir la precariedad en la que se encuentra este barrio. La desigualdad
Leer más
Identificación falsa
Estaba nerviosa, muy nerviosa, claro ayer me había hecho la valiente porque no le había tomado el peso, y por la adrenalina que había sentido al encarar a mi madre, pero ahora que estaba frente al edificio, y no un edificio cualquiera sino un lujoso edificio, la ansiedad comenzó a surgir.—¿Es en serio? —pregunto asombrada, porque la verdad yo creía que me iba a encontrar con un edificio en un lugar abandonado pero este sitio era un lujo, el edificio estaba hecho completamente de vidrios, con un portero en la puerta y mucha área verde por los lados.— Sí, es todo un empresario —dice Román para luego comenzar a caminar en dirección a la entrada. Mi cara debe ser un poema, literal, esto definitivamente no es lo que yo esperaba. Cuando entramos hay mucha gente yendo de un lado a otro, vestidos de traje y muy elegantes, me miro de arriba abajo, y s
Leer más
Proposición
Cuando llegamos a casa con Román me fui de inmediato a mi habitación y cerré la puerta con cerrojo, necesitaba pensar en lo que estaba apunto de hacer. Un golpe en la puerta me sobresaltó.—Aria, ¿Estas bien? —pregunta Román.—¡Sí, tranquilo!, en un minuto salgo —le contesto—No, tranquila, debo salir, no llegaré hoy porque dormiré en casa de mi madre —dice, mejor para mí.—¡Esta bien! —digo, lo ultimo que escucho es el sonido de la puerta cerrándose. Ahora todo esta en silencio, saco el papel que me dio el demonio, y lo muevo entre mis dedos, espero no equivocarme ya que él fue muy expreso en cuanto a que me mataría. Y la verdad no quiero morir, porque en ese caso yo me hubiera matado hace mucho tiempo. Miré el celular qu
Leer más