Noche de Tormenta

Noche de TormentaES

Serazor  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
13Capítulos
1.4Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

En Nueva Casarapa arrecía una tormenta implacable que provoca a medianoche un corte de electricidad. La urbanización se inunda en sombras que son aprovechadas por seres de planos astrales quienes se deslizan en la oscuridad, introduciéndose en las psiques de gentes desgraciadas que deberán afrontar los demonios de su mente. Entre las victimas están Claudia, una adolescente, y Amanda, una estudiante de actuación. Ambas deberán unirse para recorrer el largo recorrido de vuelta a casa, caminando bajo la lluvia entre siluetas que amenazan con poseerlas. Su mayor reto será verse al espejo y afrontar los susurros que su corazón trata de acallar, pues estas criaturas gustan de explotar sus más grandes miedos. La noche apenas comienza

Leer más
Noche de Tormenta Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
13 chapters
Prólogo
            Los edificios de la Urbanización Nueva Casarapa son demasiado parecidos entre sí, o al menos eso dicen sus detractores. Cuatro pisos con paredes color ladrillos y techos de tejas que cubren la escalera de los condominios, cuyos apartamentos apenas son separados por un muro de concreto que no oculta secretos y gemidos.  Y es que todos los edificios están unos al lado del otro, limitados por un pequeño camino de pavimento adornado con setos que lo flanquean. El resto es puro estacionamiento abierto que rodea las construcciones.             La simpleza era el secreto del éxito de Nueva Casarapa.             Poca creatividad es igual a pocos gastos.             Lo que había comenzado como un pequeño conjunto de condominios al pie de una colina se hab
Leer más
11:30 P.M
            La música demasiado alta, olores extraños por todos lados, cuerpos moviéndose con o sin ritmo en una sala apenas iluminada donde los gritos se confunden con la música. Desconocidos y conocidos tratándose por igual, con las hormonas impregnando el aire y habitaciones cerradas con gemidos detrás.            Definitivamente Claudia Rivero no era fan de las fiestas.            Dieciséis años y aún no se acostumbraba a tanto alboroto. Sus eventos eran más bien pocos, casi contados con los dedos de una mano, y siempre iba por alguien más.            Esta noche el responsable era un chico, por supuesto.            Un pretendi
Leer más
11:50 P.M
            Ella lo vio llegar desde su ventana.            Su marido estaba estacionando el auto y se quedaría dentro unos minutos antes de decidirse a salir. Era una costumbre adoptada desde hace unos meses y cumplida religiosamente.            Mientras él se quedaba en el auto, ella lo miraba desde la ventana. Esa era una parte del ritual que él no conocía.            Desde el tercer piso no apreciaba los detalles, y esa noche en particular, con la tormenta arreciando, prácticamente no podía verlo, pero sabía que adentro él estaría revisando su teléfono un par de minutos; quizá respondiendo mensajes, quizá entablando conversación. Luego apoyar&i
Leer más
12:00 A.M
            Fue casi providencial que nada más bajarse del autobús se cortara la electricidad en Nueva Casarapa, en medio de una tormenta que por supuesto la acompañaría en todo el trayecto.            E iba con la fiebre alta.            Amanda, veinte años, actriz en potencia. O al menos así le gustaba presentarse.            Estudiaba actuación en una academia para nada reconocida con profesores que actuaban como si fuesen Al Pacino. Sus trabajos eran cada vez más escasos y cuando surgía una oportunidad lucía tan minúscula como una pérdida de tiempo. Aun así, aceptaba porque trabajo es trabajo y nadie sabe quién podría ver, casi de casualidad, una de sus actuaci
Leer más
1:00 A.M
            ¡Malditos sean todos! Que se jodan esos idiotas sin nombre con miedo a la oscuridad. ¿Y se hacen llamar hombres? Mariquitas es lo que son. Las nuevas generaciones son un caso perdido. Ya no aguantan ni un pequeño corte de luz, aunque tengan botellas reposando en sus manos. ¿Le tienen miedo a una pelea? Cobardes asquerosos incapaces de devolver un buen gancho derecho incluso estando sobrios.            Perdedores.            ¡Y que mala suerte la suya! Gerald Castro nunca tuvo buena suerte, no señor.            Hace poco más de dos horas estaba en la cima del mundo, apostado sobre el mostrador de su bar favorito en el pequeño centro comercial de esa pocilga pretenciosa llam
Leer más
1:30 A.M
            La conocía, ¿no? A Claudia Rivero. Vivía también en la colina.            Al verla, Amanda tuvo alivio y miedo a la vez. Por un lado, la sensación de ver a otra persona fue reconfortante. Por el otro, encontrarla en ese estado le generó un montón de preguntas cuyas respuestas probablemente no serían agradables.            —Ayúdame, por favor —volvió a decir la chica, extendiendo la mano.            Amanda asintió y la ayudó a levantarse notando como apenas tenía fuerzas para alzarla y como Claudia hacía gestos de dolor con cada movimiento.            Claudia, por su parte, notó q
Leer más
2:00 A.M
            Cuando se produjo el corto de electricidad, el pequeño Adrián estaba en su habitación viendo una de sus series preferidas: Invencible. A sus once años, esta caricatura repleta de violencia, mensajes amorales y connotaciones sexuales debería estar más que prohibida para él, pero claro, ¿quién iba a impedir que la viera? Sus padres no estaban. Nunca estaban a esa hora, así que Adrián podía abrir los streaming y ver lo que le diese la gana.              Se reproducía una orgásmica escena de sangre cuando todo se quedó a oscuras y él, al borde de su cama, hipnotizado por la pantalla, tardó unos segundos en entender lo que estaba pasando. Lanzó uno de esos improperios que ningún niño se atrevería a decir en presencia de sus progenitores y sali&oac
Leer más
3:00 A.M
            —Amanda… —la voz de Claudia fue apenas un eco disparado por sus cuerdas vocales, proferidos por una dama paralizada que observa su final acercarse             Amanda no respondía. Se había sentado una esquina, sobre un colchón muido.             El lugar era un asco.             Si alguna vez fue una casa decente, ahora se veía reducida a un cuadrado de piedra cuyas baldosas desaparecidas caían ante la vegetación que se les deslizaba hasta cubrirlas. Las paredes sucias no mostraban signos de humanidad. Y los únicos mueblen era una silla rota y un colchón de manchas sospechosas rodeado por un par de condones usados, apenas visibles ante el nido de sombras donde habitaban.             Claudia se
Leer más
3:40 A.M
            Cuando comenzó a llover, Juan sonrió pensando que era el colmo de su situación. Desde su puesto de trabajo en la garita de vigilancia, pudo ver a todos los residentes que paseaban salir corriendo a la comodidad de sus casas mientras él se protegía bajo un techo con fisuras por donde se le colaban goteras del tamaño de insectos.             Verlos a todos irse fue ver escaparse sus esperanzas de cenar.             Más de veinticuatro horas sin comer.             La noche transcurrió, la lluvia no cesó y para hacerlo todo más deprimente, a la media noche hubo un corte de electricidad que lo dejó totalmente a oscuras, apenas iluminándose con una linterna.          &nb
Leer más
4:00 A.M
            Las risas no duraron demasiado para Claudia y Amanda.             Después de la pequeña cuesta donde se ubicaban las canchas, llegaron a una intersección de tres vías. Izquierda, derecha y de frente. A la derecha el camino se desliza entre la montaña, llevando a una vía que algunos valientes conductores seguían pues al final salían a una urbanización hermana.             Conductores valientes porque dicho camino es una mina de agujeros en el asfalto que requieren a un piloto de carrera capaz de esquivarlos sin caerse por la vereda.             A la izquierda llevaban a otra sección de Nueva Casarapa donde solo hay, por supuesto, más edificios.             Y de frente… De frente el camino seguía
Leer más