Quédate por Siempre

Quédate por SiempreES

Eridania J. Reinoso  Completo
goodnovel16goodnovel
10
Reseñas insuficientes
48Capítulos
3.9Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Camila D'Angelo conoce al atractivo doctor Adrián Alvarez y queda prendada de él, pero no se imagina los oscuros secretos que esconde. Un accidente, Un nuevo empleo, Una noche, hará que sus vidas se entrelacen y bastará para que surja entre ambos una pasión irresistible que los arrastrará hacia una marejada de secretos, celos, traiciones y muerte. ¿Podrán salir de esto sin destruirse el uno al otro? o ¿la peligrosa atracción los llevará hasta donde jamás imaginaron?

Leer más
Quédate por Siempre Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
48 chapters
El evento
 Camila D’Angelo estaba inquieta y preocupada. «¿Dónde estás?», pensó. El evento más importante para la industria de la moda estaba a ley de hora y media para dar inicio. Era la primera vez que su empresa de ropa para adolescentes presentaba una colección de manera independiente. La joven empresaria se sentía orgullosa, ya que después de tanto esfuerzo llegaba su gran noche. Llevaba un vestido largo, elegante, de color negro. El pelo castaño, suelto y largo caía con naturalidad por su espalda, ocultando un poco el escote de la parte de atrás de su vestido. Llevaba zapatillas doradas, tan altas como le permitía su estado. Con seis meses de embarazo ya sus pies no resistían cualquier calzado.Camila miró su reloj por décima vez y comenzó a desesperarse. Tenía unos diez minutos esperando en la sala, caminando de un lado para el otr
Leer más
Fortuito accidente
Cinco años atrás… —De prisa Luka, a ese paso no vas a bajar ni medio kilo en un año —lo regañó mientras observaba a su amigo dar pasos lentos y pesados.El muchacho estaba bañado en sudor y respiraba agitadamente. Su corazón latía tan aprisa que daba la impresión de que iba a dar un infarto. Camila y Luka tenían una semana que habían empezado a trotar por una hora antes de iniciar sus clases en la universidad. Luka se quejaba todos los días de que estaba gordo y estaba empeñado en lucir como un modelo de pasarela para romper un par de corazones. Sin embargo, la causa mayor para ejercitarse fue que su doctor le dijo que debía bajar diez kilos para controlar su alocado colesterol. Por esa razón, Camila decidió colaborar con la noble causa.Camila lo observó mientras él descansaba con las man
Leer más
El doctor
En pocos minutos llegaron al Hospital Infantil Vittore Buzzi. El hombre se estacionó cerca de emergencia y la llevó cargada hasta adentro. «Puedo acostumbrarme a viajar así», se dijo. Él la recostó sobre una camilla desocupada y le hizo señas a una enfermera para que viniera a atenderla. De inmediato, se acercó a ella para tomar sus datos y la información de su lesión.—Ella necesita una radiografía de muñeca y pie izquierdo, para descartar un daño al hueso —ordenó el extraño antes de que la enfermera hablara. Camila abrió los ojos sorprendida, pues no podía creer hasta dónde podía llegar la arrogancia de ese extraño.—¿Qué crees que estás haciendo? —lo interrogó enojada—. Ya puedes irte. Los doctores se encargarán de mí. No necesito que te quedes.
Leer más
Deuda pendiente
Giulio era el jefe de Camila. Fungía como gerente en la compañía en la que ella trabajaba. Era un hombre muy elegante y rondaba los cuarenta. Desde el primer día en que Camila puso un pie en la empresa mostró un vivo interés por ella que nunca disimuló, pero siempre ella rechazó sus ofertas. Todos los días tenía que soportar que la acosara, y no podía renunciar porque necesitaba el empleoCamila se reunió con Giulio en la oficina, quien le perdonó su tardanza porque tenía una causa justificable. Luego de realizar unos trabajos que tenía pendiente, ella pidió un taxi que la universidad. Giulio se ofreció a llevarla, pero se negó. Ella siempre había sido independiente y esa tontería en el tobillo no la convertiría en damisela en peligro, aunque cada pisada era como andar sobre una alfombra con filosos vidrios. «Antes de entrar
Leer más
La fiesta
Pasaron dos semanas desde que Camila tuvo su pequeño accidente. Ya estaba recuperada en su totalidad y reinició las caminatas matutinas en el parque. Ansiaba encontrarse otra vez con Adrián y su perro, pero no pasó. Ni siquiera volvió a llamarla y en varias ocasiones Camila buscó su número de móvil con la intención de marcarlo, pero se arrepintió en el momento. Su orgullo no le permitía mostrarse demasiado interesada, a pesar de la presión que Luka le hacía para que dejara de lado su ego. Le decía a su amigo que tal vez él ya se había olvidado de ella y el interés que tuvo había pasado a otra paciente atractiva. En fin, ella decidió olvidarlo, pues con los problemas que tenía en su vida personal, no disponía de tiempo para dramas.Era uno de esos días complicados en la oficina. No tenía clases, pero debía pasar
Leer más
¿Qué pasó anoche?
La alarma sonó sin parar y Camila despertó. El dolor de cabeza le aguijoneaba el cerebro. Sus ojos estaban muy sensibles a la luz que se colaba por las ventanas. Intentó abrirlos con la intención de tomar ese reloj despertador y arrojarlo por la ventana. Pensó que con tanto escándalo, Luka entraría por esa puerta a reclamarle que despertó a todos con su ruidosa alarma.—¿Deseas tomar café? —escuchó que le preguntaban, pero estaba tan desorientada que escasamente reconocía la voz de quien le hablaba.De pronto, la conciencia la arrolló y abrió los ojos de golpe, sin importar lo doloroso que fue. Se incorporó y vio sentado a su lado a Adrián sosteniendo dos tazas humeantes de café. Llevaba puesta una franela sin mangas, luciendo la musculatura de sus brazos y unos pantalones de pijama azul marino. Adrián miró a Camila con una ex
Leer más
Enfrentando a Giulio
 Camila tomó un taxi que la dejó frente a la entrada de la compañía. Cada paso que daba era como si la tierra temblara o un volcán hiciera erupción. Su piel destilaba lava ardiente e imaginó mil formas de asesinar a Giulio. Ella no había sentido tal furia jamás en su vida. Se sentía humillada y ultrajada. Le permitió a Giulio acosarla por temor a perder su empleo, pero el que se atreviera a inventar mentiras y contárselas a su esposa y a su hermano, había sobrepasado los límites de la tolerancia de Camila, y ese día él la conocería realmente. El papel de niña sumisa había terminado para siempre.—Buenos días, Camila —saludó el guardia de seguridad de la entrada, pero ella no le contestó. Continuó caminando a prisa directo al área de oficinas.—¡Qué genio! &mdas
Leer más
Nuevo empleo
 Camila y Adrián atravesaron la sala de pediatría, donde se observaban varios consultorios y una larga fila de madres con sus hijos esperando su turno para ser atendidas. Mientras caminaban Adrián le comentó que su empleo sería un tanto informal, de modo que le permitiera continuar con sus estudios y las actividades extracurriculares que le exigía la carrera. Ella sería su asistente personal y se encargaría de tomar sus llamadas, organizar su agenda personal, ordenar sus informes y ayudarlo con algunas de sus tareas de la especialidad, entre otras cosas. Otra persona se ocuparía de las citas médicas y el seguimiento a los pacientes. Camila lo miró incrédula, pues le daba la impresión de que él había inventado ese cargo para ayudarla. Esa idea la hizo muy feliz y le mostró que había sido suertuda al tropezar con su perro.Llegaron
Leer más
Asesina de niños
 —¿Qué es lo que te pasa? ¿Estás siguiéndome? —dijo poniéndose de pie.—No te creas tan importante, amore mio. Es pura coincidencia encontrarte aquí, pero qué bueno porque me debes muchas —contestó Giulio.—Será mejor que te vayas para que no tengamos problemas —le ordenó Adrián colocándose de pie, y lo miró con severidad, mientras apretaba sus puños.—Eres el doctorcito aquel… —bufó señalándolo— Ten cuidado con esta mujer, le gusta aprovecharse de los hombres. Es una prostituta y…Giulio no pudo terminar la frase, pues el puño de Adrián chocó con fuerza en su mandíbula. Giulio no se lo esperaba, pero se incorporó con rapidez y respondió de la misma manera. Se abalanzó sobre Adrián y, en
Leer más
La oferta del doctor
 Ensimismados cada uno en sus pensamientos, se vistieron, limpiaron y acomodaron todo en su lugar, como si nada hubiera ocurrido.—Gracias otra vez por defenderme de Giulio y por el empleo —le dijo evitando mirarlo a los ojos.—No tienes que agradecerme nada en absoluto. Para mí ha sido un enorme placer pegarle en la cara a ese tipo.Ella sonrió ante ese comentario, pero, de inmediato, se puso seria para poder continuar con lo siguiente.—No quiero que lo que pasó signifique nada para ti. Nos gustamos pero fue solo sexo. Tú y yo mantendremos una relación puramente profesional, doctor.—Creí que ya habíamos superado eso, Camila.—¿Qué insinúas? Yo nunca te di motivos para hacerte creer que entre tú y yo podría haber algo más de lo que tenemos. Es cierto que coqueteé contigo, pero eso es todo.<
Leer más