EL AMOR DE IMPERIO

EL AMOR DE IMPERIOES

Tory Sánchez  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
32Capítulos
7.2Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Imperio es una mujer que lleva dieciocho años de casada con Valerio, se casó muy joven cuando salió embarazada de su hija, pensaba ese amor duraría para toda la vida, sin embargo, al pasar el tiempo el amor se enfrió, se convirtió en una esposa trofeo, su esposo no la hace ya sentir ese fuego que en otro tiempo la cautivó, de hecho, ya ni siquiera mostraba ningún interés sexual por ella. Por su parte, Tristán es un hombre joven de Veinticinco años, sobrino de Valerio y con un futuro brillante, quien viene a darle a Imperio, el impulso para cumplir sus metas y calentar de nuevo su corazón ¿Podrá Imperio resistir la tentación de una relación prohibida? ¿Podrá volver a restaurar el amor por Valerio?

Leer más
EL AMOR DE IMPERIO Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
32 chapters
MI NUEVO SOBRINO.
—Ofelia cariño, lleva tus cosas a la habitación, el abuelo viene a cenar esta noche, no quiero que vea la casa en desorden. Te das un baño y bajas a ayudarme. Tu padre también llegará temprano hoy —grité desde la cocina a mi hija de dieciocho años, mientras me ocupaba de que la cena estuviera lista. Había preparado el plato favorito de mi padre y el plato favorito para Valerio, mi marido. Quería complacerlos como siempre. Después de asegurarme que todo estuviera en orden en la cocina. Me dirigí al comedor para poner la mesa y que todo estuviera listo para servir apenas llegaran. —Ya no soy una bebé para que sigas diciéndome lo que tengo que hacer mamá. ¡He crecido! —escuché a mi hija gritar desde la sala. Dejé pasar por el momento la rabieta de mi hija. Ofelia era así, se en
Leer más
SALIENDO DE LA RUTINA
—Buenos días, Imperio —Tristán me saludó al entrar a la cocina, vestía unos jeans ajustados y una playera tipo polo en color negro ajustada a sus músculos, vestido así parecía un hombre mucho más joven de lo que era.  Era aún muy temprano por lo que me vi ligeramente sorprendida. En esta casa nadie madruga a excepción de mí; pues me hacía cargo de cocinar y de tener la ropa de Valerio lista para que fuera al trabajo. Una rutina desde hace muchos años. —Buenos días, Tristán ¿Dormiste bien? —pregunté, era consciente de que la noche anterior, me había comportado fría, hasta el punto quizá de hacerlo sentir incómodo; pero le había prometido a Valerio intentarlo y eso era justamente lo que iba a hacer. —Si gracias, eres muy amable al permit
Leer más
CÓMPLICES
—¿Por qué me haces esto Valerio? Es una oportunidad entre miles, podré trabajar y ayudarte con los gastos de la casa, aliviar tu carga —expresé sintiendo un profundo dolor y vergüenza pues Tristán estaba siendo testigo de esta situación. —Pues lo siento Imperio ¡Pero he dicho que no! Tú tienes responsabilidades que atender en esta casa, Ofelia, Tristán y yo. Sé que no gano lo suficiente para ofrecerte una vida de reina, pero hemos sobrevivido perfectamente todo este tiempo con una posición económica estable, no veo porque tienes que trabajar ¿Cuál es tu empeño? Mi sonrisa se borró de mis labios y toda la emoción antes sentida desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Había renunciado a mis estudios para dar a luz a mi hija y no me arrepentía. Pero Valerio no había renunciado
Leer más
INVITADO
Le di las llaves del auto a Tristán. Después de lo que hice me consideraba incapaz de conducir para volver a casa. Tenía un contrato para diseñar durante las próximas dos temporadas y debía presentar los bocetos a la brevedad posible. Tenía un trabajo arduo por delante, pero nunca jamás en la vida me había sentido tan plena como me sentía en estos momentos. Estaba decidida a cumplir mis metas. —¿Cómo te sientes, siendo oficialmente una diseñadora exclusiva de Fátima? —Tristán me preguntó con una sonrisa en los labios. Él se mostraba feliz y yo estaba dichosa, tenía poco más de cuatro semanas de conocerlo, pero con él me sentía plena y segura. —Estoy feliz Tristán, pero también tengo miedo de que tu tío se entere de lo que he hecho —respondí con s
Leer más
SORPRENDIDA.
—¿Por qué has demorado? —suspiré al escuchar la voz de Valerio, hubiese deseado que estuviera ya dormido, pero al parecer hoy quería más de lo que podía dar. Hay cosas que hacer siempre después de la cena, Valerio —por supuesto él nunca lo sabrá porque nunca se quedaba a ayudar o siquiera a platicar conmigo, simplemente se limitaba a esperar en la habitación a que yo llegara y en su mayoría de veces siempre estaba dormido, algo que agradecía. Camine hacia la ducha para darme un relajante baño y ponerme algo cómodo, regando porque Valerio se quedará dormido, pero tal parecía que hoy no era mi día de suerte. Sonreí cuando él palmeó la cama para qué me acercará a él. Aparté las sábanas y me metí a la cama, sabía desde an
Leer más
TRISTÁN.
Mi vida dio un giro de 180º desde la muerte de mis padres, tenía la impresión de tener algo inconcluso en mi vida y no sabía exactamente lo que era. Mi madre nunca fue cariñosa conmigo, siempre fue fría y descuidada. Aprendí desde muy niño a valerme por mí mismo. No comprendía como hacía mi padre para soportar su mal carácter. Siempre anulándolo como hombre e incluso algunas veces como padre. Trato en más de una ocasión de dañar nuestros lazos. Sin embargo, en lo único que mi padre fue firme, fue en nuestra relación. Traté de olvidarme de todo eso cuando llegué a casa de mi tío Valerio. Yo era un hombre hecho y derecho, pero esperaba encontrar el calor de una familia. La familia que no había tenido en casa. Mi sorpresa fue grande al descubrir que él no era diferente a mi madre, padec&i
Leer más
BESO ACCIDENTAL.
TRISTÁN.—¿Has tenido algún problema en casa de tu tío? —la pregunta de Luciano me sacó de mis recuerdos, no podía aún asimilar lo ocurrido en la madrugada. Me giré para verlo, sin comprender el motivo de su interrogativa. —No, ¿Por qué lo preguntas? —él se encogió de hombros antes de responder: —Pareciera como si hoy escapabas de casa, tu llamada me sorprendió, sé que te dije que debíamos presentar el proyecto a primera hora de la mañana; pero no era necesario salir una hora antes de lo normal. Luciano era un hombre sumamente inteligente y quizá estaba haciéndose ideas erróneas por lo que procedí a hablarle. —No es que esté escapando de casa, mis tíos no atraviesan un buen momento y no me
Leer más
NO SUELTES MI MANO
IMPERIO.Trabajé durante unas horas, necesitaba distraer mis pensamientos, aunque era muy difícil y pese a que Tristán se había comportado como un verdadero caballero. Yo no podía dejar de pensar en su mirada puesta sobre mí. Deje de pensar en lo ocurrido ahí en el estudio, al escuchar el auto de Valerio estacionarse. Salí de la habitación para dirigirme a la cocina. Tenía que preparar el almuerzo, esperaba que, como todos los sábados, almorzáramos y él subiera a la habitación y se encerrara a dormir, yo necesitaba ocuparme en el trabajo y no quería discutir con él y hacerle sospechar lo que me traía entre manos. Mi sorpresa fue grande al ver que no se trataba de Valerio, sino de Luciano, quien hablaba en la sala con Tristán y Ofelia. —Señora Acosta —salu
Leer más
ROMPIÉNDOSE
IMPERIO.Después del corto beso que Tristán dejó en mis labios. Salí con rumbo a mi habitación, con miles de emociones atravesando mi cuerpo. Agradecí el que Valerio estuviera dormido, de esa manera evitaríamos un enfrentamiento de palabras. Estaba cansada de él y de todo. A la mañana siguiente me levanté con los ánimos a flor de piel. Camine a la cocina para encontrarme a Tristán, él me sonrió apenas me vio llegar y mi corazón dio un vuelco para el que no estaba preparada. —Buenos días, Imperio —saludó con la sonrisa aún dibujada en su rostro. Una corriente eléctrica corrió por mi cuerpo, cuando él me tomó de la mano dejó algo en ella que me hizo bajar la mirada. —¿Qué es esto Tristán? —pregunt
Leer más
ENTREGA TOTAL.
IMPERIO.No podía pensar con la boca de Tristán sobre la mía, abrí un poco más la boca para darle acceso a ella, nuestras lenguas se rozaron entre sí. Era un beso húmedo y exigente, como no había sido besada jamás. Mi cerebro trató de abrirse paso hacía la cordura; pero lo frené, sabía que este momento podía ser un error, una equivocación de grandes magnitudes, pero quería vivir y sentir de nuevo y Tristán estaba haciendo exactamente eso.Me sentía viva con cada arremetida de su lengua en mi cavidad bucal, aumentando mi deseo. Yo podía ser trece años mayor; pero mi experiencia era inexistente, solo había conocido los besos de Valerio. Me negué a seguir la línea de mis pensamientos. Solo deseaba pensar en mí y en este momento que estaba teniendo con Tristán. Tr
Leer más