Repite Después de Mí

Repite Después de MíES

Fabiana G  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
150Capítulos
1.2Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Cuando anuncian el regreso de un príncipe perdido, el pueblo de Reinmen se alzó en sorpresa e incertidumbre por la repentina noticia. Lo que había parecido ser un gran milagro que alegraría a todo el reino, pasó a ser todo lo contrario. Y sin quererlo, la noticia pareció cambiar el rumbo calmo del reino hacia un torbellino de angustias. ¿Por qué había vuelto después de tanto tiempo? ¿Cómo era posible que apareciera de un momento a otro? ¿Era realmente él? Todos, absolutamente todos tenían preguntas que nunca serían respondidas. Y es que después de su inexplicable desaparición años atrás, el tema jamás se trató por órdenes estrictas del mismísimo Rey. Sufrimiento, dolor y ejecución eran las alternativas de las personas si eran pillados en medio de una prohibida conversación que pretendía ser completamente inofensiva. Demasiado exagerado como para ser real. Por lo que cuando Louise, una estricta mujer de altos niveles intelectuales que sirve en el Palacio Real como Institutriz, examina al príncipe con un semblante sombrío e inexpresivo en compañía de su Rey, nada sale de su boca. Mirando al extraño hombre que respiraba erráticamente con una navaja en sus manos, se preguntó en silencio lo extraño que se estaban poniendo las cosas. El ambiente en el palacio se pondría más pesado con el pasar de los días, y las molestias sobre la mujer también. Siendo asignada al manejo y control absoluto del peligroso y neurótico príncipe que aspiraba a odiar cada cosa que estuviera relacionada con la realeza. Incluso, ella misma. Louise seguía las órdenes de su rey porque es lo que debía hacer. Sin embargo, este príncipe sería de los problemas más difíciles que tendría en toda su vida. ¿Podrá manejarlo o simplemente se rendirá ante un hombre que aborrece el asfixiante mundo de la nobleza?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
150 chapters
Sinopsis.
Para Louise, ser cercana a la Familia Real significaba soportar cosas que las demás personas nunca se imaginarían viniendo de tan agraciadas personas. Personas, que se acostumbraban a la buena vida en un enorme palacio. Títulos que llevaban a un lado de su nombre y los beneficios de ser parte del majestuoso mundo de la nobleza. Sin embargo, este mundo en el que todas las personas quieren pertenecer al menos una vez en sus vidas, resulta ser lo que nadie se espera cuando indagan a fondo. Louise, creía haberlo visto todo pero aún seguía sorprendiéndose un poco. Incluso con su delicado título de Institutriz, no era una mujer que abusara de la vida que su Rey le ha otorgado. Viviendo en el palacio sin costo alguno, con el único propósito de brindarles educación a pobres niños que no tenían la oportunidad de aprender. Louise, sinceramente podía hacer esto todo el tiempo que quisiera, sin embargo, cuando una… sorpresiva noticia recae sobre el reino todo a su alrededor se d
Leer más
Capítulo Uno. Obligaciones [1/2]
PASADO   El murmullo que zumbaba por el pasillo en medio de la madrugada atemorizaba a un joven de despeinado cabello castaño que intentaba, entre la oscuridad, encontrar la salida de su gigantesco hogar custodiado por guardias. Las manos temblorosas sostenían una pequeña navaja que cada vez se deslizaba más de sus sudorosas palmas. Jamás se había percatado del miedo, pero ahora, sentía que podía tocarlo con la yema de sus dedos; el corazón latió desenfrenado cuando un ruido desconocido se adentró en su audición y la mochila en su espalda se deslizó junto a su esbelto cuerpo escurridizo. —¿Ha sido un día largo verdad? —Dice una sombra a lo largo del pasillo que había estado intentando cruzar en los últimos cinco minutos. —Y pensar que todavía tenemos que estar aquí hasta el amanecer… Risas suaves van alejándose junto a la sombra de dos fornidos guardias quejándose sobre cosas que Elion, el más joven de todos los príncipes, no pre
Leer más
Capítulo Uno. Obligaciones [2/2]
Louise se separó de la ventana y tomó la taza de café en sus manos saliendo del salón del segundo piso. No tenía nada especial que hacer durante las horas que quedaban del día, podía leer uno que otro libro que haya dejado a la mitad pero no tenía ganas de eso. Hoy era uno de esos días en los que quería hacer tantas cosas, pero no encontraba la motivación para ello. Vagó por los pasillos con las manos detrás de su espalda balanceando la taza vacía mirando una y otra vez los mismos cuadros de arte renacentista colgando de las paredes. No era algo que le llamara mucho la atención, pero los gustos de su Rey eran un poco… buenos, podría decir. Louise no tenía gusto especial por el arte pero de vez cuando se quedaba analizando las distintas pinturas repartidas por el gran palacio.   A menudo, la gente tenía la osadía de preguntarle cómo era trabajar en un gran palacio como el de Reinmen y nunca sabía qué decir. Ya llevaba años sirviendo al Rey, por lo que se
Leer más
Capítulo Dos. Obsesión [1/2]
Cuando el sol vislumbra a través de las cortinas sabe que es hora de iniciar su día. Escucha los murmullos en el pasillo mientras se quita las sábanas de encima y, todavía adormilada, peina su cabello con los dedos desenredándolo mientras los bostezos salen sin parar de su boca. Y aunque durmió temprano, todavía se siente cansada. Siempre le ha pasado.Louise suspira una vez que pone los pies en el suelo, calzándose sus zapatillas. Su camisón se mueve con cada paso que da hasta que cae al suelo en el momento que entra a la ducha.Sus días no son distintos los unos de los otros, en cambio, cada día que pasa se parecen más y más. Si no fuera por los constantes problemas que vivían en el palacio, diría que estaba viviendo el mismo día una y otra vez. No hacía nada más que repetir la misma secuencia de siempre: levantarse, arreg
Leer más
Capítulo Dos. Obsesión [2/2]
Respiración agitada, ceño fruncido y los puños apretados con uno sangrando en los nudillos; el cabello rubio despeinado en distintas direcciones mientras lo peinaba hacia atrás, ansioso, relamiendo sus labios y acariciándose el mentón con dureza. —Nada te une aquí, pero llevas años bajo el brazo de mi padre, como una puta inútil que no puede hacer nada por sí misma. Rió, una risa cruel que le atravesó el pecho cuando volvió a acercarse a ella. Alan levantaba su voz mientras más hablaba, y ella se hacía una sola contra la pared, inmóvil. Louise estaba apresada entre el hombre, y sólo podía pensar en la abominable actitud que el príncipe estaba adoptando.Para ese momento, Louise no tenía idea de qué hacer. Esto no era común, pero seguía sucediendo. Estaba más que molesta; tambié
Leer más
Capítulo Tres. ¿Bienvenida? [1/2]
“Es imposible que esto esté sucediendo ahora” Le escuchó murmurar incrédulo, admirando fijamente la foto entre sus manos. De pie frente al escritorio, en silencio y con un enigma sin resolver en su cabeza, Louise miraba sus manos desconcertada, esperando que le dijera algo más.Sin embargo, percibiendo un atisbo de enojo en el autoritario hombre, supuso que no obtendría más nada que eso. A menos que tuviera el valor de preguntar… ¿Pero qué podía decirle?Y más que sobre pensar en lo que respondería, se sentía ansiosa de la reacción que recibiría si decía algo inadecuado. Estaban hablando de… su hijo perdido.Nunca en su vida lo había hecho enojar, y tampoco quería experimentarlo ahora. Era temible. Un hombre sin compasión que había llegado hasta donde estaba debido a su astuta inteligencia e invic
Leer más
Capítulo Tres. ¿Bienvenida? [2/2]
Louise resopló desviando la mirada hacia otro punto de su oficina, pretendiendo olvidar las cosas raras que estaban asomándose ahora que… un nuevo príncipe llegaría a este palacio.Si ella tuviera la oportunidad de reunirse una vez más con alguien de su familia, lo menos que les pediría es que dieran un informe detallado de su condición.Hasta ahora, los pocos indicios de una alegría que había observado, se habían concentrado en Alina. Porque su padre sólo parecía pensar acerca de su otro hijo como un extraño animal. … Por la tarde, decidió salir de su oficina cuando no encontró nada más en qué pensar para dejar de buscar respuestas a preguntas enigmáticas. No había sabido nada del rey en todo el día, Alina no regresó más a su oficina y no escuchó má
Leer más
Capítulo Cuatro. Fidelidad [1/2]
Los presentes que observaban con asombro la irascibilidad del Rey Damien se encontraban en silencio. Con un nudo en sus gargantas debido al tétrico mirar que le daba al joven en el suelo. Nadie se inmutaba, ni siquiera cuando el hombre lo sujetó una vez más por su cabello y arrojó su cabeza contra el suelo. Imponente, estoico e indiferente.Elion parecía no querer quedarse atrás y dejarse vencer, incluso cuando estaba hecho trizas en el suelo. Su mandíbula apretada, los labios pegados con fuerza y el ceño fruncido decorando su frente sin dejar salir un solo sonido mientras su padre sólo observaba. A excepción de su errática respiración.Louise pensó que seguirían discutiendo, sin embargo, los cuchicheos de un par de sirvientas observando la escena a lo lejos llamó la atención. Sorprendidas por la templada mirada del Rey sobre su hijo, mirándolo como si
Leer más
Capítulo Cuatro. Fidelidad [2/2]
De modo que nadie quería convocar la ira del Rey Damien, Oliver tomó la palabra con seriedad para informar a su padre sobre los dos ataques que habían sucedido en el último mes, a las afueras del pueblo. Si de algo no tenía duda, es que el príncipe era extremadamente bueno en lo que hacía, siempre tenía las palabras perfectas y sabía cómo manejarse frente a alguien como su padre. Damien le miraba fijamente, entrecerrando sus ojos; pero escuchando atento a lo que decía.Sorprendida, se sobresaltó cuando por un segundo Oliver pareció poner su mirada sobre ella. “¿Tiene un problema conmigo?” Fue lo que pensó, pero cuando no hubo más respuesta de su parte, simplemente pensó que había sido una equivocación.Sin embargo, la presencia abrumadora que le provocó ser mirada por él fue espeluznante.A simple
Leer más
Capítulo Cinco. Moral [1/3]
Carraspeó, y Louise casi frunce su ceño por la suposición. Pero pronto recuperó su estabilidad, y le respondió también con una ligera sonrisa. —No lo es en absoluto, pero usted no fue claro. Sin embargo, no es algo de su incumbencia, príncipe Elion.El semblante divertido, y doloroso, había cambiado a uno inoportuno y ofensivo. Luego de un par de segundos, volvió a sonreírle arrogante. Sin embargo, Louise sabía leer muy bien a las personas y Elion era predecible. —Durante toda esta cálida bienvenida, eres la primera persona en llamarme “príncipe”. Dijo aquello abriendo sus brazos con una alegría tan fingida que le hizo, por un minuto, tenerle lástima. Pero seguía siendo peligroso.—Eso es lo que es, y no puedo permitirme llamarlo por otra forma que no sea esa. —Dijo calmadamente, luego señal&oacu
Leer más