Mil noches sin estrellas

Mil noches sin estrellas ES

Daniela  En proceso
goodnovel12goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
28Capítulos
1.1Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

En mi lista de personas molestas, a juzgar por nuestro comienzo, sin duda se habría ganado un primer lugar. ¿Han escuchado el dicho "nada es lo que parece"? No me era tan relevante hasta que lo confirmé. Ojos azules claros, cabello castaño revuelto y esa actitud que al principio me molestaba. O al menos lo hacía hasta el punto en el que todo cambió. El conocerlo a fondo contribuyó al tonto cliché que fuimos. Y no sabría decir con exactitud cómo empezó o terminó, pero en mi opinión éramos estrellas. Una linda y brillante constelación. Todo comenzó con un sueño y de cómo la persona que menos esperaba al principio me ayudó a cumplirlo.

Leer más
Mil noches sin estrellas Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
28 chapters
Prólogo
Todos conocemos a alguien fastidioso, algunas personas más molestas que otras.Bueno, yo conocí a un chico castaño que puso mi mundo de cabeza.No sabía casi nada de él.Solo sé que tiene unos iris azules fuertes.Le gusta leer en el almuerzo.Y tiene como especialidad dar mala cara a todo el mundo.Nuestro comienzo no fue el mejor. Tampoco es la mejor historia, pero lo que puedo dar por seguro, es que esto no es un tonto cliché.¿Cómo es que alguien se puede volver tan importante en tu vida? Sinceramente no lo sabía.Pero cada vez que veía las estrellas, encontraba su cara en ellas. Formando la constelación más grande y hermosa de la galaxia.
Leer más
Gemelos
Una historia original de Daniela Olivera✨Desde pequeña siempre me gustaron las estrellas, esos pequeños puntitos brillantes que iluminaban el cielo al anochecer, lo cual para mí desdicha era algo que contemplaba cada milenio, ya que vivía en una de las ciudades con mayor luz artificial: Nueva York. La última vez que pude verlas fue antes de mudarme, hace aproximadamente 600 noches, una noche que recuerdo como si hubiera sido ayer, como si hubieran pasado unas horas desde que dejé mi casa y a mi papá para seguir mi sueño y estudiar literatura.Mi nombre es Caitlin Brooks y tengo 17 años. Estudio en The Dalton School, una de las preparatorias más prestigiosas de Nueva York, por lo que trato de tener buenas notas para compensar todo el trabajo que hace mi padre para apoyarme con la renta de mi departamento.Mi vida es normal, tengo pocos amigos y con pocos me refiero a uno, Marcus Campell: el típico deportista por el que todas se mueren y bueno, era u
Leer más
Ayuda
Llegué al salón de artes, me senté hasta atrás como solía hacerlo y vi que el dark con chaqueta de cuero estaba sentado a un rincón, escribiendo o lo que sea que hiciera en su libreta, porque no estaba prestando atención, de eso podía estar segura.Las clases concluyeron rápido, no era que realmente me interesara la clase de artes, sinceramente prefería hacer algo creativo en mi casa y arriesgarme con colores y texturas, a escuchar como trataban de enseñarlo de un libro. Para mí, el verdadero arte se tenía que vivir y sentir, y todo eso era algo que un libro no te enseñaba. Sabía que no era la mejor artista pero bastaba con que significara algo para mí.Después de clases seguí al gemelo malvado. De alguna forma, una pequeña parte de mí sentía curiosidad por él, aunque al dar con su paradero me dí cuenta de que estaba con Marcus, lo cual fue más fácil.—Hola Marcus —saludé con una sonrisa.—Cait, quería saber si querías salir como lo hacíamos antes —pregun
Leer más
Parque de diversiones
Miles de juegos, palomitas en el suelo, niños jugando y mucha comida. El parque de diversiones tenía cierta forma especial de recordarme mi niñez.Después de un rato decidimos tomarnos algunas fotos, fuimos al carrusel, y aunque un caracol avanzaba más rápido, todo era divertido con Marcus que me hacía reír todo el tiempo.—Quiero ese peluche —dije apuntando a un osito con una estrella.—Es lindo —dijo acercándose al puesto, y con sus excelentes habilidades atléticas, volvió con el peluche en sus manos.—Gracias —dije sonriendo.—No hay de que, Cait —contestó con una sonrisa grande y sincera, una que demostraba su linda y carismática personalidad.Marcus era un gran chico y aunque a veces discutíamos siempre lográbamos solucionarlo. Me daba lastima el que no supiera sobre mis sentimientos, pero estaba segura de que algún día lograría ser valiente y confesarle todo.Estábamos visitando todos los juegos y comiendo algodón de azúcar, en
Leer más
Descubriendo más de ti
Pasaron algunos días desde que el castaño de acercó a mí en el parque, desde eso, evitaba a todos en la escuela, de alguna manera su propuesta me dejó pensando. Ya ni siquiera pasaba tanto tiempo con Marcus, pero ahora lo hacía gratis, sin duda me arrepentía de no haber aceptado esos 10 dólares, pero esa ya estaba en el pasado.Apenas terminó matemáticas vi como el chico salía del salón molesto, o al menos más de lo normal, a lo que yo y mi cerebro entrometido fueron detrás de él. Pude notar como se dirigía con prisa a la parte de atrás de los salones, a lo que me oculté dónde él no pudiera verme, y al hacerlo, vi a Marcus detrás de él, mientras Seth se acercaba molesto.—¿Es en serio Marcus? —dijo este último con rabia.—¿A qué te refieres? —preguntó Marcus.—Sé que invitarás a Caitlin hoy —dijo aún más enojado, aunque eso me sorprendió, no sabía a dónde iba su plática.—¿Y eso qué? —cuestionó con una mirada fastidiada.—Ella está loca por
Leer más
Tarde juntos
Me encontraba ocupada viendo memes en mi celular cuando recibí un mensaje del castaño, a veces resultaba muy comunicativo y otras una piedra."Brooks mándame tu dirección". Era todo lo que había escrito. No Caitlin ¿puedo ir a tu casa?. No Caitlin ¿estás en tu casa?. "Brooks mándame tu dirección".Y sin embargo se la mandé, realmente no tenía nada más que hacer, «y quién mejor que Seth, el chico más simpático del mundo para alegrarme» pensé haciendo que riera, a veces mi mente era tan genial contando chistes que me sentía inteligente.A los pocos minutos tocaron mi puerta y pude notar como detrás de él estaba una moto negra lo que me hizo sonreír con triunfo.—Una moto, eso es muy chico malo literario de tu parte —dije mirándolo mientras el daba un suspiro cansado y rodaba los ojos, al mismo tiempo que me empujaba con su brazo para entrar.—Sabes Brooks, no estoy de humor para tus malos chistes —dijo una vez adentro.—Pues eso no parece, si
Leer más
Guitarra
Estaba en la casa de Seth, después un siglo me había invitado a conocerla, aunque en realidad ya sabía cómo y dónde era, pues Marcus me había invitado algunas veces.Al llegar vi a la señora rubia que era su madre, a la que él saludo con un beso en la mejilla, algo que me pareció muy tierno.Me jaló del brazo como tenía por costumbre, para subir las escaleras y llegar a su habitación, lo bueno es que Marcus no se encontraba allí, al parecer iba a salir con sus amigos.—¿Qué hacemos aquí chico malo? —pregunté mirándolo confundida, y el apodo ya se había quedado, al igual que el que él me llamara Brooks.—Bueno quería enseñarte algo —contestó con obviedad, esta era una de las veces recordaba lo molesto que podía llegar a ser con sus comentarios, él saco una guitarra de su estuche, y la conecto a un tipo de amplificador o como se llamara esa cosa.—Una guitarra eléctrica es muy Rockstar, y pensar que negaste tener una banda —dije molestándolo.
Leer más
Perdón
Me desperté temprano por primera vez en mi vida, era un gran logro para mí y mi flojera, pero para mí desdicha me pase una hora desayunando mientras veía mi celular, y de nada sirvió mi logro, pues tuve que llegar corriendo a la escuela.Empecé a meter la mayoría de mis libros en mi casillero, cuando de pronto por las bocinas de toda la escuela se escuchaba una voz familiar.—Caitlin Bianca Brooks, fui un tonto y me arrepiento de todo lo que te hice, eres mi mejor amiga y... También me gustas, ¿te gustaría salir conmigo? —dijo Marcus desde el micrófono de la oficina de la directora, no sé como se metió ahí, pero mientras estaba en completo shock él ya estaba frente a mí.—Entonces, ¿te gustaría salir conmigo? —preguntó ya estando en el pasillo.—Sí —contesté con una sonrisa, no lo sé, pero ahora veía sinceridad en él, y parecía arrepentido de lo que dijo, pues ya se había tratado de comunicar conmigo pero lo había ignorado, él me abrazó fuertemente eleván
Leer más
La verdad
—Sube Brooks —dijo desde el techo. Y por muy tonto que pareciera logré subir con su ayuda.—¿Para qué hacemos esto? —pregunté confundida.—Porque no quiero morir sin decir que no subí al techo de una biblioteca —respondió con una sonrisa ególatra, como si nada le importara.—Pues yo no quiero hacer eso para vivir más tiempo —señalé mirando sus lindos ojos azules.—Nunca dejaría que caigas —contestó mirándome.—¿Soy importante para ti? Marcus dijo que solo le prestabas tu guitarra a personas que te importaban —pregunté tratando de obtener una repuesta, y es que en realidad no tenía claro nada respecto a él.—No, solo lo hice para que dejaras de fastidiar —contestó en tono indiferente.—Entonces, ¿por qué me besaste? —solté repentinamente, con las mejillas tan rojas, como en ese momento.—Wow, ¿en serio preguntas eso después de una semana, Brooks? —dijo rodando los ojos, así es, su actitud era la misma, aunque tenía ratos dulces,
Leer más
Fingir
Ayer hablé con papá, él siempre estuvo para mí, apoyándome y fingiendo ser fuerte cuando mamá nos dejó. En cada una de nuestras platicas una pregunta hacía lugar, el temido «¿Cómo estás?»."Estoy bien" era mi respuesta siempre. Esas palabras no solo eran mentira, también eran una salida rápida de mi realidad, de una en la que estaba destruida desde que Seth se fue de mi vida. ¿Cómo es que una persona que conocías en 4 meses se volvía tan importante en tu vida? Probablemente no había respuesta a mi pregunta.Necesitaba saber si se encontraba mejor, si se sentía tan mal como yo, o si siquiera le importaba. Y me quemaba el hecho de no verlo todas las mañanas a una esquina del salón dibujando cosas que nunca me dejó ver en su libreta, porque desde ese día, dejó de asistir a la escuela.Decir que estaba bien y fingir sonrisas,  se había vuelto mi más grande pasatiempo, era muy fácil fingir que todo estaba bien y aún más fácil que me creyeran, mientras me engañab
Leer más