Entre el amor y el odio

Entre el amor y el odioES

Natalia Díaz  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
369Capítulos
5.8Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Las apariencias engañan y no puedes confiar ni de tu propia sombra. ¿Podrá Lisa; una mujer ingenua, inocente y confiada, encontrar una salida al caos que enfrentará sin ensuciarse las manos, o terminará uniéndose a ese demonio que ha sido su perdición?

Leer más
Entre el amor y el odio Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
369 chapters
Deudas
Siempre he pensado que algo en mi anda mal; quizá porque soy demasiado buena con todos a mi alrededor. Mi vida no ha sido color de rosa como lo describen todos, ni siquiera he aprendido a negar mi ayuda cuando alguien la necesita; a pesar de saber que solo me usan como herramienta para lograr lo que quieren. ¿Desde cuándo mi vida se convirtió en un completo caos? Cada mañana al despertar, el aroma de las flores entra por la ventana, mientras que el sol se asoma iluminando cada rincón de la habitación y la refrescante brisa abre paso a un nuevo día. —Buenos días, Lisa. Necesito que te arregles y bajes, por favor —dijo mi madre al otro lado de la puerta. Es inusual que mamá toque la puerta tan temprano en la mañana, debe ser algo sumamente importante. Tan pronto termino de prepararme bajo a buscarla a la sala. —Lisa, tenemos un problema con tu padre — suelta mi madre sin rodeos y con una notoria expresión de preocupación. —¿Qué hizo papá esta ve
Leer más
Fuerza
—Será mejor que hables con mamá a solas y le expliques, no quiero que se preocupe— no quisiera ver su rostro al saber sobre esto.—Yo me encargo, Lisa.Regresamos a la sala y el Sr. Akira aún estaba en espera.—Sr. Akira, disculpe la espera.—¿Qué decidió?—Acepto su oferta.—Tomó la mejor decisión, Sr. Xiao. Tenga devuelta sus papeles. Hoy en la tarde enviaré a mi abogado con los documentos para que los firmes.—Sí, señor.—Llévenla al auto — ordena el Sr. Akira.—Adiós, papá. Dile a mamá que la amo y que no se preocupe por mí, yo estaré bien — procuro despedirme, pero tratando de ocultar esas lágrimas que se encontraban en el borde de mis ojos.No sé si tomé la decisión correcta, pero de algo esto
Leer más
Buena niña
Hubo un ligero toque en la puerta, pero estaba desesperada en busca de aliento, que no me di cuenta de que él ya había abandonado la habitación. Entre la desesperación y el miedo quise escapar, pero al salir a la puerta me lo encontré frente a frente.—¿A dónde crees que vas? — su mano vuelve a sujetar fuertemente mi brazo evitando que pudiera intentar nada.—¡No más, por favor! ¡Haré lo que me pida, pero déjeme ir! — suplico entre lágrimas.—Eso será imposible. ¿Acaso quieres que tus padres se queden en la calle? —deja escapar una risa espantosa—. El que entra a esta casa no sale. Eres la hija de la persona que me debe mucho dinero, de un maldito viejo que solamente es una molestia. ¿Debería sacarlo de mi camino?—No lo haga, por favor— pido casi sin poder hablar.—Bueno, e
Leer más
No me decepciones
—Srta. Lisa, le traje su desayuno —me dijo la empleada a través de la puerta.—Puede pasar y dejarlo encima de la mesa — traté de hacer contacto visual con ella, pero fue en vano.—Estaré esperando por su llamada, Srta. Lisa — la empleada se dirigió a la puerta.—Espera, no te vayas. ¿Por qué no me hace algo de compañía?—Señorita, los empleados tenemos prohibido tener cualquier tipo de contacto con los visitantes de esta casa. Le ruego me perdone — salió de la habitación sin decir más.Es una regla muy estúpida. ¿Cómo podría pedirle a sus empleados tal cosa? ¿Será que habrá alguna información en esta habitación? ¿Por qué mi padre le tiene tanto respeto y miedo a esta persona? Es un hombre aterrador. Busqué en cada parte de la hab
Leer más
Señuelo
No sé cuál es la razón detrás de todo esto, pero algo no me gusta de esta situación. No tenía más opción que hacer todo lo que me pida. El lugar era demasiado amplio, jamás había asistido a un lugar así. No reconocía a nadie, tampoco podía localizar al Sr. Akira entre tantas personas. No debo cometer ningún error o ese demonio me hará sufrir las consecuencias. Solo espero que nadie se me acerque.—¿Quiere una copa, señorita?—Por supuesto— accedí, a pesar de que jamás he tomado en mi vida.—Buenas noches, hermosa dama — me dijo un desconocido.—Buenas noches— sonreí tímidamente.A pesar de no saber quién era y, de ser una persona bastante mayor, no podía ignorarlo.—¿Desea bailar esta pieza conmigo, hermosa dama? — ex
Leer más
No quiero
—Vístete y baja al estudio, te estaré esperando—ordenó el Sr. Akira saliendo de la habitación.Será mejor que me dé prisa. Quisiera preguntarle tantas cosas, pero no sabía si sería buena idea.Al terminar, fui al estudio y ahí estaba él; sentado con una copa en la mano.—¿Ya tienes pensado lo que quieres? — preguntó, tomándose el trago de golpe.—Sí, Sr. Akira.—¿Qué tienes en mente?—Quiero irme de aquí— bajé la cabeza.—¿Eso es todo? ¿Nada más ni nada menos? — dejó escapar una sonrisa maliciosa.—Sí—asentí con mi cabeza.—Puedes irte— rebuscó en la mesa haciendo visible una foto.Quise dar la vuelta e irme, pero algo me decía que no lo hiciera.Leer más
Lo juro
Quisiera poder ver a mis padres. Mi mamá debe estar muy preocupada. Dejé escapar un suspiro, cuando la puerta se abrió de repente.—Me iré en un viaje de negocios por unos días. Te quedarás aquí y no quiero ninguna queja de ti mientras no esté.—Sí, Sr. Akira—asentí con mi cabeza.No encontraba la manera de preguntar, pero no pierdo nada intentando.—Sr. Akira, ¿podría pedirle un favor? — junté mis manos y bajé la cabeza.—¿Qué quieres? — preguntó con un gesto molesto, mientras equipaba su maleta.—¿Me permite ir a mi casa? Prometo no hacer ninguna estupidez.—¿Me ves cara de idiota?—Mi mamá debe estar preocupada por mí. Permítame ir, aunque sea por unos minutos, se lo suplico—me arrodillé suplicá
Leer más
¿Por qué me sucede esto a mí?
Han pasado varios días desde que el Sr. Akira se fue de viaje. La casa se ha sentido más cómoda, porque no he tenido que lidiar con sus caprichos, ni tener que fingir estar a gusto en un lugar como este. Por más que he intentado buscar en la casa no he encontrado nada acerca de él. El único lugar que me faltaba buscar era en el estudio, pero es muy arriesgado. Tiene varios guardaespaldas cuidando de ese lugar. No dudarán en matarme si me encuentran ahí. Será mejor que piense en otra manera de entrar sin que me vean. Buscaré una cuchilla que vi en el cuarto y traté de esconderla porque sé que podría ayudarme en algún momento dado. De alguna manera debo recaudar información de este sujeto. Nadie en esta casa se atreve a hablar de él, debe tenerlos amenazados también.Nunca he abierto ninguna puerta, pero todo sea por tratar de salir de aquí. Quizá
Leer más
¡Quiero matarlo!
Al despertar, no podía ver el ambiente que me hacía sentir seguridad. El olor de las flores desapareció. El sol no iluminaba la habitación, era como estar encerrada en medio de la oscuridad. Mi cuerpo dolía, mi corazón estaba roto. Mi cuerpo era un completo desastre ahora. No podía pensar claramente. Solo quiero salir de este lugar. ¿En qué momento las cosas terminaron así? ¿Por qué me sucede esto a mí? ¿Qué hice para merecer esto? Son preguntas que vienen a mi mente y no encuentro respuesta.—¿Srta. Lisa? — escuché la voz de una mujer cerca de mí, pero aún permanecía con mis ojos cerrados —. Srta. Lisa, despierte—la voz se escuchaba cada vez más cerca—. ¿Srta. Lisa? —alguien colocó su cálida mano en mi frente.—¿Qué quieres de mí? —res
Leer más
El plan perfecto
—Quiero trabajar para usted— intenté mostrar seguridad.—¿Trabajar para mí? ¿Qué clase de chiste es este? ¿En qué me puede ayudar alguien como tú? — rio.—En lo que usted me necesite —respondí firme.—¿Qué cosas sabes hacer?No sé qué pueda necesitar de mí, si tiene una persona para todo lo que necesita. Necesito pensar en algo. No puedo bajar mi cabeza ante él.—Puede usarme de carnada en los trabajos que me necesite. Usted mismo dijo que hice un buen trabajo el día de la fiesta, ¿no es así?—¿Aunque eso implique arriesgar tu miserable vida? Eres demasiado tonta si crees que dejaría que alguien como tú eche mis planes a perder— caminó hacia mí.—Le suplico que me lo permita. Puede ponerme a prueba y, si no cump
Leer más