Deseo (Saga Seducción I)

Deseo (Saga Seducción I)ES

Loli Deen  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
8.7Kleídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

Sam, es una joven concertista, ama la música clásica y es una apasionada chelista. Tiene una vida dura y lucha con fervor por salir adelante. Es estudiosa, aplicada, y muy responsable a pesar de sus jóvenes 21 años. Aún posee la inocencia de la juventud, aunque en sus fantasías, no hay nada inocente. Dorian es un hombre encantador de 32 años, un prestigioso abogado, educado, seguro de si mismo, con una vocación y un sentido de la justicia sin igual, que le trajo más de un problema con su familia. Acaba de volver de Londres y Manhattan le tiene preparada una grata sorpresa. Un simple café, en una cafetería local de Manhattan hará que todo cambie. El amor interrumpirá en sus vidas, y el deseo, la pasión y la perversión se harán los principales actores. ¿Pueden dos personas tan distintas encontrar un punto en común? ¿Podrá Sam complacer todos los perversos deseos de Dorian? Descubre junto a ellos una nueva forma de amar

Leer más
Deseo (Saga Seducción I) Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
Audición
 —Señorita Clark. Señorita Clark —una voz femenina rompió mi concentración, llegó mi turno. —Sí, aquí estoy —contesté con la voz aún temblorosa, las manos me sudaban, las rodillas me temblaban, mi cabeza era un completo desastre, no podía parar de pensar en todo lo que podía salir mal. «Ley de Murphy Sami» me repetí a mí misma. Si algo va a salir mal, saldrá, no puedes manejarlo, ya déjalo, decía la voz de mi conciencia. Respiré hondo y me llené de valor, tomé mi estuche y caminé hacia el auditorio.El lugar se encontraba casi vacío, excepto por cinco personas que integraban el jurado. La luz me cegó y casi no me dejaba distinguir la cara de ellos. —Señorita Clark, ¿Qué nos interpretará? —el Señor Kembrich. Recon
Leer más
Algo está mal en mí
Me desperté sobresaltada, bañada en sudor. Sentí la humedad de mi entrepierna y una sensación nueva se apoderó de mí, ansias… estaba a punto de venirme y ni siquiera me había tocado. Había tenido una pesadilla, iba por un callejón oscuro, sola, caminaba bajo la luz de la luna en una noche fría de neblina espesa. Sentí que alguien me seguía y apuré el paso, mi corazón comenzó a latir con fuerza y mi respiración se volvió dificultosa, pesada. Apenas podía ver, pero noté la silueta de un hombre detrás de mí. Quería gritar y correr, pero no podía, tropecé y caí al suelo, mis rodillas ardían contra el pavimento y entonces el peso de un cuerpo sobre mi espalda me impidió ponerme de pie. —Si gritas, te lastimaré… mucho —susurró de manera amenazante una
Leer más
El hombre del café
Llegamos a la cafetería donde trabajo medio turno en la avenida Lexington y la 72nd este, en Upper East Side. Me despedí de Jason con un beso cariñoso y me metí al local.July, la encargada de la cafetería y mi mejor amiga, ya estaba acomodando las cosas cuando llegué. —Buenos días July. —Buen día Sami. ¿Y bien? Cuéntame ¿Cómo te fue en la audición? —Lo sabré en una semana —respondí mientras dejaba mis cosas en la oficina y me ponía el delantal negro. —Es demasiado tiempo. Deberían decírtelo en el momento. —Eso sería genial, pero no funciona así.La cafetería se llenó inmediatamente como cada día. Decenas de hombres de traje y mujeres elegantes comenzaron a desfilar. De pronto mi amiga me dio un codazo en las co
Leer más
Una cena de negocios
Cerré la puerta del auto y no me volví a mirar. Acababa de fastidiarme yo sola. ¿Cómo le diría a Jason que tenía una cita con otro hombre? Dorian era absolutamente encantador, de todas las maneras posibles, su belleza, su seguridad, su forma de comportarse, de moverse. Jamás había conocido un hombre así, y sin dudas, me encantaba y deslumbraba. Pero era más como admirar algo que sabes que jamás vas a tener. Algo imposible, un ideal. Me sentí estúpida durante toda la clase. Dorian no salía de mi cabeza, no conseguía pensar en otra cosa y mucho menos concentrarme en algo más que no fueran sus ojos, su mirada, su voz, su aroma… de repente caí en cuenta de la realidad, era solo una fantasía, un cuento, como una novela de Jane Austen, el hombre fascinante y rico que se fija por un minuto en la pobre hija del campesino. Pero a diferencia de las nove
Leer más
El accidente
Entré y al cerrar la puerta me apoyé en ella. Aún me costaba trabajo aceptar que Dorian Archibald realmente me gustaba e interesaba. No estaba dispuesta a engañar a Jason, pero Dorian era tan distinto… debía encontrar la forma de quitarlo de mi cabeza. —¿Y esa ropa? —preguntó Elle ni bien me vio. —Tenía una cena importante y debí comprar algo decente ya que no pude volver a cambiarme. —¿Una cena importante? ¿Con quién? —Un posible cliente. Quiere que toque en su fiesta. —¿Lo has conseguido? —Lo sabré pronto. ¿Cómo esta mamá? —Se encuentra bien, duerme hace horas. —Bien, haré lo mismo. Estoy agotada. Que descanses Elle. —Igual tú Sami.Me metí a la habitaci&o
Leer más
Desconfianza
Desperté algo desconcertada, no tenía la menor idea de donde me encontraba, pero noté a través del gran ventanal que era de noche. Miré a mi alrededor tratando de entender dónde estaba. Era una habitación preciosa, las paredes están pintadas de un color durazno pulcro, el piso completamente cubierto de parqué oscuro. La cama era muy amplia y extremada y cautelosamente dispuesta, sábanas blancas con ribetes en gris hacían juego con el esponjoso edredón también en gris, al pie de cama una manta en durazno. Una alfombra negra encuadraba la cama y sus dos mesas auxiliares pequeñas, que sólo cargaban unas lámparas con pie de madera oscuro y pantalla metálica, un reloj despertador y un cenicero en la otra. Un sofá a uno de sus costados, en frente una cómoda haciendo juego con un televisor de plasma y detrás de ellos un hermoso ventanal con cortinas bl
Leer más
No es lo que parece
 —Despierta dormilona —la voz de Elle me trajo a la realidad —¿Qué hora es? —Las 6:45am, debo ir a trabajar, como me perdí el turno de anoche debo cubrirlo hoy. —De acuerdo, no te preocupes, ve. —Ya preparé el desayuno, mamá no se encuentra bien. —Yo me encargo, no te preocupes. Que tengas lindo día.Tomé mi teléfono y vi que tenía cientos de llamadas perdidas. Marqué a July. —Al fin das señales de vida —me reprendió ni bien atendió. —Lo sé, lo siento, no imaginas todo lo que pasó —le conté con lujo de detalle todo, el hospital, la casa de Dorian, la pelea de él y Jason. Todo. Mi amiga jamás vio con buenos ojos a mi novio, lo conocía bien, y sabía que tenía un temperamento
Leer más
Siéntete como en casa
Me metí a la cama también, tomé un calmante para que no doliera tanto. Estaba triste, por supuesto, habían sido más de dos años juntos. Y si bien Jason no era un príncipe azul, lo quería. Y que todo termine así me dolía. No lo merecía, no era justo todo lo que me había hecho, sobre todo sin merecerlo. Pero ahora pertenecía al pasado, no lo perdonaría nunca. Las lágrimas comenzaron a caer por mi rostro sin compasión.Los días pasaron, la tristeza por la separación con Jason no me daba tregua. Dorian había llamado constantemente, pero no lo quise atender. No estaba de ánimo para ver a nadie. —Vamos Sami, levántate. ¿Quieres que vayamos a pasear? —me incitaba mi hermana. —No Elle, no tengo ánimos. Gracias.Resignada, apagó la luz y abandonó la habitaci&oacu
Leer más
Quiero conocerte
Con el corazón en la mano, me resigné a que no podía aspirar a un hombre como él. Me metí en la cama y me dormí.Mi hermana estaba terminando de arreglarse cuando me desperté. Me metí al baño y al salir preparé el desayuno, nos sentamos en la mesa y ambas estaban deseosas de saber cómo conocí a Dorian. Les conté de nuestro primer encuentro y de los siguientes. Mi madre entusiasmada, ya pensaba en una boda… “Ni siquiera quiso besarme” me repitió mi conciencia. Elle se marchó y yo para matar el tiempo me dediqué a limpiar. Aún no podía tocar, por lo que sólo me senté a garabatear unas partituras. Llamaron a la puerta y fui a atender. —¿Señorita Samantha Clark? —preguntó un joven repartidor con la cara llena de granos y un olor a marihuana tremenda. —Sí
Leer más
Confesiones
La luz negra con pequeños matices rojos apenas iluminaba el lugar, era un largo pasillo que daba a unas escaleras angostas hasta llegar a un subsuelo. Dorian me sacó el tapado y el bolso, junto con su chaqueta y se los entregó a un joven que atendía el guardarropa. Luego había como una cabina, donde él entregó algo y pasamos a un amplio salón. La iluminación era casi tétrica, el lugar era muy amplio, había mucha gente. Sobre uno de los costados unos cuantos sillones y unas mesas bajas, al fondo del lugar ¿Mis ojos veían bien? ¿Cruces de madera?, no estaba segura. Luego una especie de bancos. Y otros mobiliarios que jamás había visto. En el costado opuesto una barra.Una joven muy hermosa se nos acercó. Vestía como una condesa o algo así. Su rubio cabello al aire se movía mientras avanzaba hasta nosotros. Dorian apretó con cari&ntil
Leer más