Betel

BetelES

Gregoria R. Márquez Díaz  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
51Capítulos
2.4Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Betel es una novela romántica, apasionada, interesante, llena además de la romántica experiencia de los protagonistas: Ensuan e Yvonne, de misteriosos eventos que la convierten en emocionante. La historia está contada desde la perspectiva de ambos protagonistas. Estos, siendo unos desconocidos que se escriben a la distancia, han pasado por frustraciones amorosas y eventos muy tristes. Es entonces cuando descubren, en una etapa donde ya se consideran algo mayores para esperar otra oportunidad en el amor, que podrían estar buscando lo mismo para no quedar solos al final de sus vidas. De esa manera, para alejarse de las presiones familiares, Ensuan convence a Yvonne de que lo mejor es que se casen aún en la distancia para luego encontrarse con él atravesando el mar. Es así como, sin previo romance, comienza una historia llena de emociones y sentimientos apasionados. De fuertes discusiones entre los protagonistas, que apenas se conocen, y deben poner muy en claro que es lo que quieren y en que no están dispuestos a ceder. De manera que enfrentan por un lado a la antigua novia de Ensuan que regresa a buscarlo. Para ella nada había terminado y para conseguir lo que quería tiempo atrás consigue aliados fuera de Betel para intentar destruir gran parte de lo que fue construido dentro de esa hacienda, que no solo se reduce a lo material sino también a la confianza que ambos enamorados comenzaban a tenerse.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
51 chapters
Pluvia
–Disculpe señorita, usted… ¿el doctor tardará mucho?-El doctor salió a una emergencia hace dos horas, no sé sí tardará o no. –Terminó con una bomba de su chicle.  –Eso me dijo hace tres horas cuando pasé por aquí.–Las emergencias son emergencias señor ¡lo suyo es una emergencia?No supe que responder, para mí no lo era, serpientes me habían picado muchas. Miró la venda en mi brazo, hizo otra bomba y al mismo tiempo la puerta de la entrada se abrió de golpe.– ¡Doctor Rubén! –Lo saludé y él nos miró.–Ensuan. ¿Qué se te ofrece?–Llevo un rato esperándolo –La miré a ella –Me mordió una serpiente hace…cuatro horas.– ¿Cuatro horas? Pasa muchacho ¿por qu&
Leer más
Proposta
Tres toques en la puerta: María de Lourdes. No respondí. Llevaba casi dos horas arreglándome, convirtiéndome en lo que veía en el espejo, una dama de cortejo. Pasé las manos por mis caderas y luego alisé el frente del traje de seda color carmesí. Era un poco ceñido y también mostraba un tanto los senos pero hacía meses que no me interesaban muchos asuntos y uno de esos era este vestido para la boda de mi hermanita menor: María de Lourdes. De nuevo tres toques en la puerta de mi habitación.–¿Yvonne? –era su vocecita.–Enseguida te abro.Respiré, tomé compostura y fui a la puerta atravesando mi habitación toda pintada de rosa con apliques verdes, espaciosa, gran ventanal, baño privado, enorme cama, total soledad y decepción propia.Abrí.–¡Ahhh!¡Estas preciosa!Salt&oac
Leer más
E-mails
Todavía no obedecía a mamá en eso de ir y venir a caballo por la hacienda, estaba acostumbrado a mi moto y a mi ritmo. Sentía gran arrepentimiento al pensar en el tiempo que papá tuvo que sortear solo todos los compromisos.Salía temprano de la casa y regresaba bien tarde en la tarde. A veces solo iba a comer o mamá me mandaba  la comida con Leo o el otro muchacho que había podido contratar. La hacienda no daba para grandes ahorros pero si iba bien, esperaba que el banco viera lo sólido que estábamos después de casi dos años y nos diera un préstamo.– ¡Recoge las gallinas Liborio!Le gritaba mamá al muchacho nuevo, había servido de mucho, conocía de reces y pude concretar la venta de leche por un tiempo adquiriendo doce vacas.– ¡Mamá me voy a la casa!– ¡Te estan esperando!Aceler&ea
Leer más
Casamento
Las primeras horas de la mañana fueron pesadas en la oficina de papá. Fernando era perfeccionista, revisaba cualquier cosa, aunque siempre lo había soportado creo que ahora yo estaba muy irritable, harta de saber que José ya tenía pretensiones de boda y que en mi casa me veían como una fracasada.Hacía semanas había escrito un correo al amigo de Jasper. La verdad días antes se me escapó uno en blanco, él no si quiera se preocupó, lo que me llevó a escribir un segundo mensaje casi disculpándome.La foto que mandara Jasper a mi teléfono era borrosa, hasta parecía robada en un momento en que él se volteó. Lo tenía de perfil, un poco buenmozo, mucho pelo pero ojos bonitos, pequeños y lo mejor: estaba lejos y soltero. Si tenía que someterme a dormir con un viejo hediendo, amargado y solitario lo haría con tal de salir de M
Leer más
Marido y Y Mulher
Esperé impaciente la respuesta, estaba en línea pero no escribía. ¿La asusté? Si, seguramente había sido eso, la asusté, estaba divorciada, alguien se comió el bocado y  luego lo escupió, casarse de nuevo no era una opción fácil. Pero Jasper dijo que si no era así no vendría y yo era como su pasaporte, un pasaporte con el que tendría que tener sexo, ¿cómo le iría en el sexo en su matrimonio? No, la verdad no estaba fácil responder. Ya no se encontraba en línea. Oh Dios ¿por qué te apresuraste Ensuan? Pero no me apresuré, me dije, es solo que un tal Joao, el verdadero con nombre Joao, no de apodo portugués la estaba pretendiendo y yo tenía semanas, dos meses para ser exactos hablando con ella y me gustaba hablarle. Ya yo no estaba para dudar sobre una mujer y ella repetía que quería salir de Madeira.
Leer más
O Novo Mundo
Sé que parecía infantil, que a mi edad la mayoría estaban ya  enviando niños a los niños a los pre–escolares, atendiendo la casa, haciendo listas de tareas del hogar, devolviendo las carnes con un mal corte o el pescado pasado de días. Sin contar que también a mi edad encontrar a otro hombre de la misma que se interesara era un poco difícil, de paso sin hijos o sea, que esperaba a una mujer joven y sana que le diera hijos y yo a los treinta lo había encontrado pero a cientos de miles de kilómetros, cruzando el mar, volando muy alto, casi una ilusión, casi nada.Hace días cuando me dijo que lo pensara bien sentí esa espina en mi corazón, ¿él lo había pensado bien y no se atrevía a decírmelo para no hacerme sentir mal y abandonada? Sentí como las mejillas se coloreaban de calor y una picazón extraña en la cabeza me
Leer más
Fashion
Cuando vi que se hicieron las dos y nadie llegó ni con comida, ni café, ni ayuda, decidí regresar a la casa, algo tenía que haber pasado, estaba a  siete minutos en moto esquivando los charquitos de las lluvias de octubre y los restos rezagados  de noviembre. Las siembras lucían de un verde hermoso, todo parecía una creación frondosa ahora que había salido el sol y no solo floreaban los arboles sino que las aves hacían sus nidos tranquilas. Justo hacía tres días tuvimos que armar de nuevo los hombres de madera con cabezas de jojoto y una ropa vieja de papá porque algunos pájaros picoteaban las caraotas y otras guacharacas comían a placer las hojas del brócoli. Hasta el olor era perfecto, a tierra húmeda todavía, a veces a limón cuando la brisa alborotaba las matas. Creo que papá estaría feliz si viera como el agua del pozo fluía
Leer más
Adán y Eva
De las ocho horas de vuelo dormí cinco, y eso porque Vanda me dio unas pastillas relajantes que ella usaba y las tomé en cuanto subí al avión, sin agua. Pensé que iría sola desde la casa pero no fue así, Fernando y papá me llevaron y eso me alegró un tanto, en la casa busqué a mamá en su cuarto y la abracé fuerte, ella ni movió los brazos pero yo hasta la besé y le sonreí, estaba feliz, muy feliz de alejarme de ella aunque me diera mucha pena si quiera pensarlo. Ensuan no había estado en línea todo el día, inclusive su teléfono parecía muerto de señal. Con quien si hablé antes de subir al avión fue con Jasper, atendió en el primer repique y con voz agradable.–Estoy por subir al avión Jasper.–Eso me alegra mucho ¿estas nerviosas?–Mucho ¿has hablado con &eac
Leer más
Algo de ella
A  de ser porque siempre tuve fácil el tema del amor, junto con el compromiso, luego la compañía, el sexo, la costumbre de estar donde la otra persona estaba, de afirmar cuando algo Ayarit deseaba, que ahora estar frente a otra mujer, que era mi esposa además, me parecía muy extraño, incómodo, irreal, equivocado ¿estaba listo para esto? A pesar de haberla visto más de cincuenta veces en las fotografías, cuando salió entre la gente quedé paralizado, más que nada porque nuestras charlas eran de como ella saldría de Madeira y lo que haría yo para no convertirme en un ermitaño, sin embargo, mamá ya esperaba que la cama sonara y que yo la besara y para que eso sucediera yo debía tocarla, tomarla, desearla y sentir además que ella me deseaba, creo que no podría hacerle nada de no ser así.  ¿Tendría miedo de que yo la abusara? Bueno, a eso había venido, no íbamos a rezar o algo parecido. De todas maneras yo quería gustarle y no supe descifrar su mirada, sé que se
Leer más
Água benta
Estaba aquí, frente a él, ya no me sometía por la espalda y me miraba directo sorprendido y tenso. No era un secreto para nadie en Madeira que José me abandonara el mismo día aunque nuestro divorcio se realizara dos semanas después, pero Ensuan no lo sabía y ahora su mirada estaba  a la expectativa. Jasper me pidió que no aclarara nada, total Ensuan no le daría importancia y ahora veía que si cambiaría en algo las cosas.–Dime Yvonne que es. –Insistió,  no sé cuánto rato tardé callada.–No es nada escalofriante ni nada escabroso Ensuan. –Seguía mirándome interrogante y yo quería que me mirara como lo había estado haciendo desde que me besara, así como si yo le interesara y que no había nada que lo forzara.–Dilo ya y yo juzgaré que tan escalofriante puede ser.&nda
Leer más