¡Ai! que suerte

¡Ai! que suerteES

Amanda Castillo  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
22Capítulos
1.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Nunca hubiera imaginado que un correo en la mañana me cambiaría la vida, que un "Ahora serás mía" significaría tanto fuera de las novelas, o que quedaría entre la espada y la pared, pues era despistada, testaruda y algo torpe, bueno, demasiado para ser honesta. Ahora me encontraba en un embrollo y todo para terminar con una pasantía y pasarme todo el día en la cama, así que accedí a meterme en uno de los lugares mas peligrosos de la ciudad sin saber que no regresaría así nada mas. ¿Qué haría ahora? ¿Aceptar un terrible trato? ¿O no contarles esta historia?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
22 chapters
Capítulo 1
— ¡Ah! ¡Me duele! —Gemí mientras sentía sus manos alrededor de mis brazos apretándome con fuerza— ¿A dónde me llevan? —pregunté inútilmente, no tendría escapatoria. Intenté zafarme de los robustos tipos, pero era en vano, mis pies ni siquiera tocaban el piso— Prometo no decir nada, lo juro, me iré —Mentí, llamaría a la policía en cuanto estuviera lejos— No tan duro por favor —Fue lo último que les dije casi entre lágrimas y mocos apretando los ojos negándome a lo que pudiera pasar.Imagino que sería más fácil si empezara mi historia varias horas antes y con un poco más de contexto, cuando aún el sol estuviera afuera y yo tranquila y segura en mi casa, no en uno de los barrios más peligrosos del país, de esos donde no hay ley más que la propia, donde na
Leer más
Capítulo 2
— ¡¿Qué?! —Grité con los ojos bien abiertos dándole un golpe en la mano rechazándola, él se alejó con una carcajada, mientras acariciaba su mano ¿Había sido muy ruda? Seguro ahora si me mataría por aquel impulso, pero no podía retroceder—No soy de nadie —Espeté hasta llegando a tirar su chaqueta fuera de mí, aun si me moría del frio.—No seas arisca —Dijo despejando toda falsa amabilidad de su rostro—Así son las reglas aquí, yo te salve la vida ahí afuera y ahora tu eres mía, así de simple—Continuó como si no fuera la gran cosa.—Me vale madre como sean las reglas aquí —Respondí sin reconocer de donde sacaba tanto coraje, tal vez en el fondo sabía que ya de nada servía llorar pues de todos modos ya estaba frita—Ni siquiera soy de aqu
Leer más
Capítulo 3
— ¡Oh, mi Dios! —Solté el cuchillo espantada ¿Qué demonios Ai rin? —Lo siento tanto — Dije alarmada agitando las manos de un lado a otro ¿Qué estaba diciendo? ¿Esa no era la idea? Mis ojos se habían inundado de lágrimas, nunca había apuñalado a alguien y mucho menos matado, puse mis manos en su herida sin pensar en nada, solo esperando que dejara de sangrar, él se estremeció soltando un pequeño quejido ante mi imprudente toque, pero claramente lo que hacía era inútil—Señor capo, no te mueras.—No moriré —Masculló disimulando el dolor, se puso de pie y se quitó la camiseta, ese definido pecho y abdominales estaban cubiertos de sangre, le había dado en el hombro justo debajo de la clavícula—Es solo un rasguño, de verdad que no sirves ni para matar a una persona—Mi exp
Leer más
Capítulo 4
—Mio, cariño —Sonó en un tono de voz que no había imaginado que saldría de sus labios.— ¿Qué demonios Hitóry? —Espetó Mio con enojo— ¿Qué hace Ai aquí?— ¿Ai? —levantó una ceja ¿De verdad no sabía mi nombre? No lo culpaba, yo tampoco sabía el suyo.— ¿Por qué tardaste tanto? Te envié el mensaje ayer diciéndote que estaba en peligro junto a la locación—Reclamaba frustrada — Además ¿De dónde se conocen ustedes? ¿Es un cliente tuyo? —Esa era una opción bastante probable ya que él era un criminal y ella una abogada.—Fue hace un rato que vi el mensaje —No podía creerlo, le había advertido que algo pasaría, que un día me hallarían en una zanja y ella nunca lo sab
Leer más
Capítulo 5
—Oh—Fue lo único que pude decir, sintiéndome algo rara, no esperaba que este tipo estuviera en esa clase de relación y mucho menos cogérsela casi al frente de la persona que tenía secuestrada, pero ahora tomó sentido que se enojara cuando me quejé sobre eso. Era tan incomodo que no sabía bien que hacer— Ai, la rehén, un gusto, supongo—Miré a los lados y remojé mis labios, tomé mi plato en la mano—Bueno, los dejo—Me despedí saliendo de la cocina, no estaba para nada en fachas ni con el ánimo para quedarme ahí.Ella era verdaderamente hermosa, quitando la grotesca imagen que tenia del día anterior, podía decir que parecía un ángel, tenía el pelo corto y ondulado, un blush natural en las mejillas y una sonrisa que haría caer a cualquiera si no la forzaba como lo había hecho conmigo, pero tamp
Leer más
Capítulo 6
Suspiré buscando calma, lo menos que quería era que despertara y me encontrara escapando, pero tenía mala suerte y solo hice moverme un poco hacía afuera para que sus brazos me atraparan en la oscuridad, demonios, dije ya en voz alta, estaba jodida.Dentro de todo cabía la posibilidad de que el infeliz de Hitóry me hubiera prestado a ese tipo para que me utilice como quisiera y de la nada me sacara un arma y me la pusiera en la boca, para obligarme a quien sabe cuántas cosas. Era muy joven para saborear un cañón de una pistola, ya había sentido uno en los labios y no fue para nada una buena experiencia.Pude escurrirme lo suficiente para por lo menos poder encontrar mis bragas y me las puse con sumo cuidado, pero él se movía demasiado y hacía que mi escape fuera al nivel de misión imposible, a la verga.—Oye—Llamé en voz alta—Ei—Repet&
Leer más
Capítulo 7
Ya le había tomado el hilo a esto de que Mio conociera a esas personas que anduvieran rondando estos lares y esperaba fielmente que un día me hablara de ello, ella de por si era muy cerrada con sus asuntos sentimentales y si de verdad yo necesitara saber algo me lo diría, así era ella. No dejaba de molestarme estar en el aire, pero no tenía  de otra— ¿Mio? —Nombró Kai con el mismo tono perplejo que Mio llevaba en el rostro.—Hice una pregunta ¿Cuál de los dos la responderá? —Insistí esperando que alguien me dijera algo, pero nada, ni siquiera podían mirarse entre sí, y conociendo lo suficiente de mi amiga sabía que no daría un solo paso dentro de la habitación.—Ai, mejor me iré—Eso fue todo lo que dijo, ya no parecía nerviosa o impactada, solo lucia sombría y un poco molesta, por lo que no
Leer más
Capítulo 8
Desperté sintiendo la cabeza estallar ¿Qué había pasado? Todo estaba oscuro y abrir los ojos me era insoportable, no escuchaba nada, estaba mareada y mucho menos podía sentir partes de mí cuerpo. Una luz se mesclaba por las esquinas de mis ojos y solo podía percibir dos figuras discutiendo al frente de mí, no entendía lo que decían, era como ruiditos indescriptibles y estaba demasiado cansada y atontada, cerré los ojos nuevamente.La segunda vez que desperté fue igual, como salir de un sueño de miles de años, abrió los ojos y me vi sentada en una cama ¿Dónde estaba? Fue lo primero que me pregunté. Intenté moverme, pero no podía, estaba atada y subí la mirada en busca de mis manos para darme cuenta de que estaba amarrada al espaldar de la cama, bajé la cabeza de golpe, el vértigo podía conmigo.Respir&eac
Leer más
Capítulo 9
Capítulo 9— ¿Qué? —Pregunté desconcertada ¿A qué venia todo eso?— Mierda ¿Hermano? Ya he dormido con ella—Reveló Kai poniéndose las manos detrás de la cabeza.—Lo sé—Hitóry disimuló su incomodidad con el tema—Es por eso por lo que no pasará de nuevo, bajo ninguna circunstancia—Me miró como una amenaza—Tuvo que haber sido horrible despertar con Gremlin a tu lado.—Para nada —Dijo con una amplia sonrisa de niño que me engrandeció el corazón, pero que fue de inmediato incinerada con una mirada color azul—No es que hubiera querido dormir con tu chica y como dije no hicimos nada más allá.—No es mi chica — Contesto rápidamente con una expresión que sin problemas podría borrarle con mi puño&mda
Leer más
Capítulo 10
Los días junto a Hitóry y su loca familia criminal incluyendo a Mio, marchaban sobre ruedas, poco a poco había olvidado que era una prisionera allí y era más parte de la familia, aunque Hitóry y yo teníamos roces al momento de demostrar quien estaba sobre quién, pero él me ganaba con ventaja.Un día había intentado irme por otro camino de regreso a casa y de inmediato dos tipos que no eran ni Miguel ni Rodrigo aparecieron delante de mí ofreciéndome escoltarme de vuelta a casa, lo que me recordaba de golpe como eran realmente las cosas.Kai era un amor, era el hermano mayor que siempre quise, el ken para barbie, ese amigo gay que no había logrado conseguir. Pasábamos el día juntos cuando estaba en la fortaleza, e ir al cine unas cuantas veces, llegamos hasta jugar “yo nunca, nunca” junto a algunos hombres de Hitóry que habían afianzad
Leer más