El vínculo de sangre

El vínculo de sangreES

Laura A.  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
24Capítulos
4.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

La mercenaria de élite Elissa Muin había conseguido mantener su cordura dentro del escuadrón gracias a una única y sencilla norma auto-impuesta: mantener sus manos alejadas de sus compañeros. Nunca, bajo ninguna circunstancia, debía tocarlos. Ellos estaban prohibidos. Sin embargo, por una estúpida confusión, había hecho aquello que nunca debía hacer, había roto la norma inquebrantable. Ahora estaba en serios problemas. Sus tres compañeros tenían todas las de ganar, y ella, todas las de perder.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
24 chapters
La norma inquebrantable
Las últimas luces del día abandonaban ya la lúgubre estancia y Elissa Muin, mercenaria experta, se ve obligada a encender una de las pequeñas velas repartidas estratégicamente por las mesas para proseguir con su labor. —Menuda faena... —masculla entre dientes mientras intenta recomponer las afiladas puntas de sus maltrechas flechas con la paciencia propia de los artesanos. En realidad, su presencia allí se debía a un egoísta acto de cobardía pues ese mismo día, y aunque todavía le resultara increíble, cumplían ya tres años desde su alistamiento con el equipo. Quizás, pasar el poco tiempo libre del que disponía en la mercería del puerto, no era la celebración que debería estar haciendo, pero por desgracia, las fiestas y la gente no eran mucho de su agrado y su carácter introvertido tampoco ayudaba demasiado. Además, para quienes no lo supieran, ella tenía una gran reputación que mantener como mercenaria pues era nada más, ni nada menos, que la ladrona estrella de su e
Leer más
La decisión de Elissa
Lizzi, presa del terror, intenta incorporarse retirando inmediatamente la mano del ardiente y grueso sexo de Lori. —No, por favor —suplica con voz ronca el fénix evitando que quite su mano y apretándola contra su erección aún con más fuerza—. Sigue, tócame más… —dice su compañero—. Lizzi, más, por favor… —vuelve a repetir él. La druida casi no podía moverse de la impresión. Su cara ardía como si estuviese a punto de entrar en combustión en cualquier momento y su propio sexo estaba húmedo, muy húmedo. Sus pechos le dolían como nunca antes mientras se hallaba completamente excitada a la par que confundida. No se lo podía creer. Durante tres largos años se había mantenido alejada de él por completo y ahora, por una estúpida confusión, estaba tumbada encima de su cuerpo y acariciándole. ¿¡Cómo narices había ocurrido!?¡¿Cómo!? —Lori… —farfulla ella encontrando su voz—. Lori, un momento, un momento... —repite intentando apartarse de él sin éxito pero retira
Leer más
La misión
Veinticuatro horas más tarde, Lizzi se estaba esmerando de lo lindo en su entrenamiento en un intento de olvidar todo lo que había ocurrido en el día de ayer. Llevaba ya unas horas entrenando fuerte y estaba empezando a agotarse de verdad. —Más alto —le índica Maya secamente. En esos instantes, la mercenaria se encontraba practicando las patadas altas para mejorar su ataque físico. Así pues, Lizzi repite el movimiento subiendo más la pierna como le había indicado el druida, pero al mismo momento, Maya bloquea su ataque cogiendo su muslo con ambas manos e inmovilizándola. La pequeña druida se congela por un instante pues Maya nunca antes había hecho eso, él era el primero que respetaba la norma de Lizzi de que no la tocaran y tan siquiera se lo saltaba cuando estaba luchando. Por eso su repentina acción le había tomado completamente por sorpresa. —Te he dicho más alto... —repite él por encima de su cabeza con autoridad. —Ya lo he hecho —respond
Leer más
El burdel de Madame Fiss
(Unos días más tarde) —Y acabarías así, pasando tu lengua desde el ano y los testículos hasta llegar a la cabeza —finaliza la terrenal de pelo blanco de forma triunfante. La druida mercenaria llevaba al menos media hora recibiendo una improvisada y apasionada clase de felación y masturbación masculina, totalmente gratuita, y sin saber exactamente por qué. —De verdad, sólo he venido a ayudar por una noche, no creo que sea necesario —insiste Lizzi por enésima vez. —Nunca se sabe... —repite la terrenal encogiendo los hombros—. Mejor estar prevenidas, ¿no? —comenta con una brillante sonrisa. Pensar eso no ayudaba para nada a la situación de Elissa, aunque a decir verdad, durante esos días había sido capaz de mantener bajo control su pequeño problema y conservar la poca magia que aún le quedaba. No obstante, esa noche estaba en verdaderos problemas por que el ambiente y el olor a sexo del burdel hacían descontrolar su cuerpo de forma irremediable p
Leer más
El Ritual de la Luna
(Esa misma noche, instantes después) —Desnúdate, muéstrame lo que tienes, guardián —ordena la Diosa a Maya a través de ella una vez se encuentran en completa intimidad. Y es que aunque la Diosa estuviera a cargo en esos momentos, Lizzi todavía estaba allí, dentro de su consciencia, viendo y sintiéndolo todo. Los dos ya estaban en la habitación que Madame Fiss les había asignado ya que hacía unos minutos atrás, Maya le había explicado brevemente la situación en la que se encontraban y ella les había dado lo que había descrito como la habitación perfecta. Ésta era sencilla pero lujosa a la vez y estaba diseñada especialmente para realizar el Ritual de la Luna. Varias velas aromáticas se esparcían por todo el suelo creando así un ambiente sensual para complacer el gusto de cualquier amante y en el techo, un gran cristal transparente dejaba ver las estrellas y la luna. Lo cierto es que se había quedado muy sorprendida por tal descubrimiento. ¿Quién iba a
Leer más
El Ritual de la Luna (2a parte)
Después de secar sus cuerpos con diligencia, Maya la lleva hasta la cama y la tumba para seguidamente colocarse sobre de su cuerpo separando sus piernas y acomodándose entre ellas. —Ha llegado el momento... —susurra mordisqueando su oído igual que antes, y restregando lentamente su longitud contra su humedecido sexo creando un suave ritmo entre sus cuerpos. La Diosa también empujaba sus caderas contra él queriendo sentir más del maravilloso druida. Sus manos se movían por todas partes, su pelo, su espalda, su trasero, allí donde llegaban, mientras el druida se dejaba hacer sin rechistar. Desde que había empezado el Ritual, no había oído ni una sola queja por su parte, sino que Maya había estado complaciente ante todas sus demandas. Ya le había besado todo lo que había querido y más, le había acariciado por todas partes e incluso le había mordido y masturbado. Y aún después de todo eso, Lizzi seguía sin poder creérselo. Pero allí estaba, desnuda y aprisionada debajo d
Leer más
Por el bien común
Lizzi empieza despacio a abrir sus ojos. No sabía cuánto tiempo había estado durmiendo pero después de mucho tiempo, se sentía por fin llena de vida y poder. Lo primero que ve al despertar es el hermoso rostro de su compañero Lori quien estaba durmiendo a su lado tranquilamente. Su respiración era suave y calmada. ¿Era eso otro sueño? No tenía ni idea... De todos modos, la pequeña druida intenta moverse despacio y es entonces cuando se da cuenta de que Maya también estaba detrás de ella abrazando su cuerpo protectoramente. No, no era un sueño. Los tres estaban de verdad recostados sobre una cómoda y blanda cama, y sus cuerpos se hallaban cubiertos por suaves sábanas de algodón. No estaban en el burdel, tampoco en la residencia de mujeres, sino
Leer más
Noche de fuego
(Días más tarde) Pasaban ya un par de semanas desde esa mañana en el jardín del escuadrón y todo había vuelto más o menos a la normalidad en su vida. Como había prometido al capitán, ambos habían ido a visitar al poco tiempo al doctor Tinissel y éste, después de una corta e incómoda visita, le había dado el alta médica. Lizzi se sentía feliz de poder terminar sus episodios de calentones imprevisibles. El único inconveniente fue que al capitán no le había sentado nada bien descubrir que el doctor la había estado ayudando, y en contra de sus deseos, le había hecho conocedor de su relación destrozando su tapadera. Tinissel se había mostrado claramente sorprendido por ello y como despedida, les había regalado dos recuperadores medicinales para Maya que tardó un par de días en tener su habitual energía. Ese día, todos se encontraban de vuelta de una misión en el puerto vecino de Quesis. Las últimas expediciones del escuadrón habían sido todo un éxito y estaban gan
Leer más
Promesas por cumplir
La mercenaria mira la imponente y deliciosa erección de Lori y numerosas corrientes eléctricas recorren su cuerpo ante la excelsa visión de su compañero principal. —Pero Lori... estamos en público... —comenta Lizzi un poco preocupada y nerviosa, pero sumamente encendida por ese hecho. —Nadie nos está mirando —le asegura Lori con su grave voz conteniendo su excitación y muy seguro de sí mismo. Ella mira por encima de su hombro comprobando que su compañero decía la verdad. Y efectivamente, todo el mundo seguía mirando hacia el escenario disfrutando del maravilloso bailarín. Así pues, sabiendo que nadie reparaba en ellos, Lizzi devuelve la atención hacia el necesitado fénix que no parecía ni una pizca perturbado por tener su pene fuera cuando miles de persones estaban pululando por ahí, sino más bien todo el contrario. —Yo… no creo que sea muy buena… —explica Lizzi un poco avergonzada y siendo consciente de sus limitaciones. Al fin y al cabo, ést
Leer más
Una práctica de alto voltaje
A la mañana siguiente de tener ese sexo ardiente con Lori, Lizzi se había levantando completamente sola en la cama. Al despertar, su compañero principal ya había vuelto a la casa del escuadrón, y aunque eso le apenaba y le aliviaba por partes iguales, había algo que la tenía muy preocupada. Su amiga Dedenus. La noche anterior, por culpa de las circunstancias, se había marchado de repente dejando sola a su amiga en el festival y se sentía muy culpable por ello. Y aunque sabía que de algún modo sus compañeros se habían asegurado de salvar la situación, Lizzi tenía la necesidad de hablar con ella lo antes posible. Con eso en mente, se viste rápidamente para ir en su busca. Pero justo en el momento en que iba a salir por la puerta, se encuentra a la mismísima Dedenus esperando a por ella. —¡Oh! —exclama Lizzi con asombro. —Así que estabas aquí… —empieza a decir la terrenal caminando hacia ella para entrar en la habitación cerrando la puerta a sus espaldas
Leer más