Desafiemos al destino (cuarta entrega chicas de orfanato)

Desafiemos al destino (cuarta entrega chicas de orfanato)ES

Karina Peña De Goncalves  Completo
goodnovel18goodnovel
10
Reseñas insuficientes
87Capítulos
9.0Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Todo comenzará en un viaje a Milán. Aunque Johana prefiere mantenerse alejada de Robert, cuando él la lleve a un postgrado lejos de la realidad de ambos, olvidaran a la sociedad, la conveniencia y se entregaran al amor. Sin embargo, no todo en la vida es tan sencillo, Johana es hija ilegítima y aunque ama a Robert, comprende que no es la esposa idonéa y no está dispuesta a aceptar ser su amante, no quiere repetir los errores de su madre. Robert es millonario por derecho propio más allá de su herencia, él prefiere los negocios y no estar anclado a su hacienda, tiene su destino marcado, incluyendo un matrimonio por conveniencia esperando a qué el quiera dar el paso, así su difunto padre lo planeó y para Robert seguir los designios de su padre es lo más importante en la vida. A menudo la pasión gobierna sobre la razón, pero más tarde el golpe con la realidad es muy fuerte. No se puede mantener un matrimonio malogrado, ni luchar contra corriente, sus caminos nunca debieron juntarse y sus destinos los arroja lejos uno del otro, pero a ellos alguien los une; una pequeña a la que adoran y que quizas logre que ellos puedan volver a sentir lo que alguna vez los hizo decir: desafiemos al destino.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
87 chapters
Prefacio.
   La tormenta era furiosa, Johana quedó atrapada en las caballerizas por necedad, le advirtieron que se quedará en casa, pero ella debía hacer la limpieza en la herida de un caballo, pensó que era cosa de un momento y podía regresar, ahora sentía un miedo real de aventurarse hasta la casa, los vientos eran tan fuertes que ella sospechaba podrían hacerla volar y su estado era delicado, un dolor sordo en la espalda baja que sentía persistente de a momentos y se aliviaba después la hizo lamentarse. Un apagón la dejó por completo a oscuras, se asustó no pudo evitarlo, pero al minuto el generador de emergencia hizo regresar la electricidad permitiéndole ver de nuevo a su alrededor.    —Johana estás embarazada —observó Robert asombrado aún negándose a creer lo que sus ojos veían, era ella y tenía un enorme vientre.    J
Leer más
Capítulo 1 Planes de viaje.
    Johana Exposito es una veterinaria de 23 años, fue entregada al orfanato Sagrada familia dirigido por monjas el día que nació por una elegante mujer junto a un sustancioso donativo, ella creció sin saber nada en lo absoluto de sus raíces, sin embargo, el destino siempre nos alcanza.   Johana se enteró ya siendo una mujer que fue el fruto de una relación prohibida entre Leonardo Martino y su empleada Yelitza Perdomo, aunque nadie sabe los detalles de esa relación extramarital, todos pueden garantizar que no fue un romance idílico, Leonardo Martino fue un descendiente de italianos, hacendado y cruel hombre mujeriego, que solo tenía amor para dar a su esposa Sonia y su hija Donna. Pero el destino llevará a Johana hasta sus raíc
Leer más
Capítulo 2 Nuevo sendero.
    Johana era un manojo de nervios dentro de un avión privado propiedad de Robert Mendoza, aún no despegaba y ya quería bajarse, aunque el avión fuera de lo más cómodo y lujoso, a su mente solo venían imágenes de películas de aviones cayendo.   —Johana puedes dejar de mover esa pierna y de rascarte —susurró Sonia a su lado y acercándose para que solo ella escuchara, reclamó a su estilo hiriente—, que rústica tienes que ser siempre, ¿será que te pegaron las pulgas tus animales?   —Ya no soy solo una niña rústica y asquerosa, ahora también soy pulgosa —dijo Johana sonriendo para hacer exasperar a Sonia.Leer más
Capítulo 3 Lejos de la realidad.
    Robert llevó a Johana a la universidad, el decano los esperaba, hizo la inscripción, empezaría el próximo lunes, mientras tanto Johana debía empezar a practicar italiano en un curso, Johana acompañó a Robert por los salones y laboratorios de investigación, viendo los datos de investigación, perdiéndose de casi todo al no hablar italiano, pero muy interesada y fascinada.   —Robert muchas gracias por darme esta oportunidad —le decía Johana mientras caminaban ya fuera de la universidad, para que Johana se fuera familiarizando con lo que sería su entorno de ahora en adelante—; mañana mismo comenzaré el curso de italiano, ya lo entiendo un poquito, Sonia lo hablaba seguido con Dante, pero como a mi hermano no le gusta conver
Leer más
Capítulo 4 Belleza en Italia.
     Robert se puso un jean, suéter de lana manga larga y el sobre todo, regresó con Johana que lo esperaba en un sofá jugando con sus manos, se sentó en el apoyabrazos quedando muy cerca de Johana y disfrutó de su incomodidad, pero más disfrutó que ella no se quitara de su lado, la miró y le sonrió mostrando los hoyuelos que tanto gustaban a Johana. —Te llevaré a ver el atardecer más hermoso que verás en Milán…  Llegaron a un pueblito llamado Bellagio, la localidad más famosa del lago de Como, pasearon por las estrechas y empinadas callejuelas, compraron recuerdos rodeados de varios turistas,  pararon al llegar a la más impresionante vista de
Leer más
Capítulo 5 No es mi destino.
    Ambos caminaron por los jardines del hotel, pero esta vez Johana retiró su mano cuando él quiso tomarla.   —Es muy bonito este jardín.   —No tanto como tú.   Johana lo miró arrugando la boca e inclinando la cabeza.   —Robert ¿Por qué estás con la sifrina?   —Podrías olvidarla por un momento, ella no está aquí —dijo Robert molesto.Leer más
Capítulo 6 Intenciones.
3 meses después    Robert estaba en su estudio junto a José su capataz y hombre de confianza en La Mágica Cascada, José había sido su apoyo y guía en la hacienda cuando Rubén Mendoza murió, Robert no se atrevía a decir que José había sido como un segundo padre y ponerle un sustituto a Rubén que era su héroe y aunque tenía la confianza para regañarlo y decir si no estaba de acuerdo en algo, José aceptaba la voluntad de Robert como patrón, era un hombre activo de 55 años, tostado por el sol y con algunas canas en sus sienes, se conservaba activo y el trabajo lo mantenía en buena forma, era soltero y aunque muchas señoras y no tan señoras de la comunidad y el servicio de la hacienda le hacían ojitos, José siempre se mantenía imperturbable, Robert asumió que era muy discreto en su vida personal. Robert vio una carta con el membrete de la universidad en Italia
Leer más
Capítulo 7 Cazadores.
    En la tarde siguiente, Johana estaba en las puertas del hotel esperando un chofer que la llevaría a su curso de italiano y un Ferrari rojo estacionó frente a ella, no era raro ver estos autos deportivos en el hotel, pero en esta ocasión el conductor paró por ella.   —Johana… —era el rubio amigo de Robert—, ¿necesitas que te lleven?   —Hola, ¿Alejandro, cierto? —El apuesto hombre afirmó—, no te preocupes espero un chofer del hotel.   —Ven vamos, yo te llevo.
Leer más
Capítulo 8 actitudes irritantes.
   Robert no le quiso dar respuesta a Sonia, se le notaba a leguas su intención de cazarlo, si la doña supiera que él quería caer tendido a merced de Johana, que podría darle estudios si quería, una hacienda si era lo que soñaba, pero Johana con su moral pasada de moda no quería ni pensar en eso «quiero que te alejes de mí» las palabras repiqueteaba en su cerebro y para qué negarlo estaba molesto, pero también obsesionado por el rechazo de Johana, él era un excelente prospecto, aún como amante, cualquier mujer dejaría cualquier tipo de vida digna o no, por aceptarlo, con él tendría placer, lujos y viaje, pero la señorita quería amor, que fácil, solo quería engañarse a sí misma y lo haría con alguien que le dijera lo que ella quisiera escuchar
Leer más
Capítulo 9 Tutorías.
  Robert dejó a los directivos de la universidad con la palabra en la boca, él no tenía problemas en dar un cheque, pero tenían que enseñarle el proyecto y que él lo aprobara, no les soltaría dinero solo porque lo adulen y le den una placa y un pedazo de acrílico, llegó junto a Johana y la saludó en italiano, Johana se puso pálida, pero disimuló y le contestó.   —Hola Robert, —dijo Johana un poco más alto de lo que debería para estar en una biblioteca—, no pensé que vendrías a la universidad de nuevo.   Robert se acercó mucho a ella hasta quedar con la cabeza junto a ella.   —Leer más