P.S, Eres mi pareja

P.S, Eres mi parejaES

Kylie. G  Completo
goodnovel4goodnovel
9.9
Reseñas insuficientes
55Capítulos
33.6Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

LIBRO UNO: “Grace, puedes pelear conmigo todo lo que quieras, pero no puedes ignorar lo que sientes por mí para siempre. Si ninguno de los dos nos rechazamos, el vínculo solo se hace más fuerte. Lo sientes, ¿no es así? Tú me necesitas ", dijo con calma, avanzando poco a poco hacia mí. Lo miré, el sonido de su voz me hizo hablar en mi. Odiaba eso, odiaba que con tal de usar su voz puede encenderme fácilmente, "No eres mi pareja. ¡Me niego a creerlo! ". Fue todo lo que dije antes de salir de allí, sobre todo desde que vio morir a su pareja frente a sus propios ojos. ¿Qué sucede cuando el misterioso extraño ahora viene a reclamarla? ¿Se rendirá ante él o lo rechazará, matando a su lobo y rompiéndole el corazón?

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
55 chapters
Preface
GRACETodavía recuerdo el día en que encontré a mi pareja. La forma en que olía tan fresco como el suelo del bosque. La forma en que su pelo rubio arenoso estaba siempre atado en un moño. Sus ojos azules brillaban como las ondas del océano que captan el resplandor del sol. Era un guerrero de la manada, sus años de lucha le pasaron factura, dejándole una nariz ligeramente torcida y una cicatriz roja que decoraba su mejilla izquierda. La cicatriz nunca se curó gracias a la plata utilizada para crearla.Era puro músculo, duro y perfecto. Su 1.90 cm de altura superaba mi 1.70 cm, pero era perfecto. Encajábamos perfectamente juntos. Compartíamos muchos gustos y los mismos disgustos, lo que facilitaba que nos lleváramos bien. Era una ventaja que perteneciéramos a la misma manada: Amanecer PlateadoEl día que cumplí dieciséis años fue mi primer cambio. Carter Dell estaba a cargo de nosotros ese día. A los veinte años, estaba perdiendo la esperanza de encontrar a su pareja. Verás, los hombr
Leer más
Capítulo 1
GRACEAclaremos una cosa, cuando digo que odio algo lo digo en serio y nunca lo haré. Sin embargo, si mi tonta mejor amiga, Monica Steerling, estuviera involucrada, entonces de repente me encontrarías haciendo cosas que normalmente no haría; cosas completamente fuera de mi carácter, como venir a este club nocturno de humanos y permitirle a ella tomarse más de un galón de alcohol. Por desgracia, eso era lo que necesitaba para sentirse un poco borracha y ella planeaba emborracharse completamente, así que una vez que empezó a pedir bebidas, estas siguieron llegando sin parar. Se aseguró de que yo también bebiera, sabiendo que los efectos no durarían tanto y que podríamos volver a casa sin problemas. En cualquier caso, si un humano intentaba tocarnos, nuestras lobas se harían cargo y sería un ‘hasta la vista humano’. Una de las muchas ventajas de ser una mujer loba, en mi opinión. Nos curábamos rápidamente, nuestros sentidos se agudizaban, éramos rápidas y ágiles, éramos fuertes con
Leer más
Capítulo 2
GRACELos hombres lobo tienen tiempos de recuperación muy rápidos. Dicho esto, sufrir una resaca era casi imposible si todo lo que bebíamos era licor humano. Pero cuando mis ojos se abrieron y empecé a incorporarme, un innegable dolor palpitante me atacó la cabeza. Si no lo supiera, habría pensado que mi cerebro se había desplazado, quedando al revés, por lo que sentía.Esperé a que la leve desorientación desapareciera antes de observar por fin mi entorno. Mi memoria estaba borrosa y sospeché que Monica debía de haber echado una de mis bebidas la noche anterior para ayudarme a relajarme. Ciertas sustancias sobrenaturales conseguían emborrachar a los hombres lobo. Yo no sabía mucho sobre ellas, pero Monica era una fiestera empedernida que había probado casi todo por diversión.Al mirar a mi alrededor, me di cuenta de que estaba en mi habitación, la del apartamento que tenía fuera de la manada. No había llegado a decorar el lugar, así que toda la habitación estaba ambientada con sus p
Leer más
Capítulo 3
GRACEQuería moverme, salir corriendo de allí y no mirar atrás, pero mis pies no me dejaban. Me traicionaron al quedarse quietos, casi como si alguien les hubiera echado cemento de secado rápido. Nos quedamos allí, con los ojos sin vacilar. Parecía sorprendido de verme, pero qué esperaba. Solo había una manada en este distrito, así que, obviamente, yo pertenecía a este lugar; a menos que esperara que yo fuera una vagabunda. Sabía que me encontraría con él en algún momento, pero no esperaba que fuera tan pronto.Por el rabillo del ojo, vi a Gino caminando hacia mí, con su brazo musculoso rodeando la pequeña cintura de la que supuse que era su pareja. Decidí interrumpir nuestro pequeño concurso de miradas y mirar los brillantes ojos azules de Gino. Sus ojos me recordaban mucho a los de su hermano."Grace, ¿finalmente decidiste venir a casa?". Gino sonrió descaradamente y supe que Mónica debía haberle contado lo de anoche.Poniendo los ojos azules muy apagados, le di un puñetazo jugue
Leer más
Capítulo 4
GRACE"Mamá, ¿podemos cambiar de tema?", gemí, acercándome a ella y depositando un beso en su mejilla: "he venido aquí con la esperanza de alejarme de esto durante un tiempo. Solo un rato"."No creo que eso vaya a ser posible porque Rykes está de camino a verte", informó Afrodita, "No está enfadado así que no te preocupes por eso pero realmente quiere hablar contigo"."¿Estás segura de que no está enfadado? Quiero decir, ataqué a un lobo alfa que tenía permiso para estar en nuestro territorio", empecé a tantear con mis dedos, la ansiedad aumentando dentro de mí. Estaba dispuesta a enfrentarme a cualquier castigo que me ofreciera. Atacar sin razón o causa iba en contra de la ley de la manada."El Alfa Silas habló con Rykes y le pidió que te dejara libre con una advertencia. Parece que entiende por qué te niegas a aceptar el vínculo", dijo antes de que sus ojos se volvieran vidriosos. Afrodita tenía la extraña habilidad de comunicarse dentro de un vínculo mental y al mismo tiempo hab
Leer más
Capítulo 5
SILAS"¿Y si te rechaza?". Mi Beta, Xander Payne, preguntó con preocupación en sus palabras. No tenía malas intenciones, obviamente trataba de cuidar a su Alfa, pero mi lobo no se tomó muy bien lo pregunta.Un gruñido vibró en mi pecho, un gruñido de advertencia que le decía que mejor anduviera con cuidado: "No lo hará. No se lo permitiré". Simplemente afirmé, mi lobo se agitó ante la idea de no tenerla.No otra vez, esto no volverá a suceder. "No puedes obligarla a aceptarte Silas. Por lo que he oído, ya tuvo una pareja y todavía parece estar muy unida a él", señaló, recostándose en el sofá de cuero marrón en el que estaba sentado. Tenía la pierna izquierda apoyada sobre la rodilla derecha, los codos apoyados en los reposabrazos y los dedos entrelazados frente a él. Claramente, su postura gritaba modo de negocios, tratando de decirme que solo estaba exponiendo los hechos de la situación.Mi lobo se sintió celoso del fuerte vínculo que tenía con su antigua pareja. Sabía que eso e
Leer más
Capítulo 6
GRACEPasé la noche del sábado y todo el domingo encerrado en mi habitación, sin molestarme en salir a comer con el resto de la manada. Monica no había regresado a la habitación desde que se fue el sábado por la tarde, lo que me dejó en una zona tranquila y libre de humo durante el fin de semana. Quería a mi mejor amiga, pero no me gustaba su hábito de fumar. Por desgracia, no escuchaba a nadie y hacía lo que le daba la gana a menos que el Alfa le ordenara lo contrario. Me puse un sujetador deportivo rosado, unos pantalones de yoga negros y unas zapatillas que había comprado solo para el entrenamiento de la manada, y me dirigí al patio trasero, donde todo el mundo estaba empezando a hacer estiramientos y calentamientos para la sesión. Después de unirme a los guerreros de la manada, ascendí rápidamente y me convertí en la jefa de los guerreros de la manada. Al principio, había sido la única loba y los hombres de la manada no se lo tomaron muy bien. Sin embargo, con el permiso del alf
Leer más
Capítulo 7
GRACEEse lunes por la noche tenía que patrullar; justo después de la cena con la manada, tenía que presentarme al servicio. Para molestarme como esperaba, Silas decidió seguirme esa noche, haciéndome compañía durante todo mi turno. Sin embargo, se mantuvo alejado de mí, y agradecí que no pudiéramos entendernos cuando éramos lobos. No necesitaba que me recordara los sucesos ocurridos ese mismo día. Mi único momento de debilidad que no volvería a mostrarle.El martes siguió de la misma manera; entrenamiento por la mañana, dormir durante el día, y patrulla fronteriza toda la noche. Incluso el martes, el Alfa Silas me siguió. A mi loba le encantaba eso. Demostró que se preocupaba por la seguridad de su pareja. Si no lo supiera, diría que mi loba estaba bastante contenta con aceptar a Silas como nuestra nueva pareja.Aunque muchas novelas, obviamente escritas por humanos que no sabían mucho sobre nuestra especie, presentaban a nuestros lobos como una personalidad más en tu cabeza, total
Leer más
Capítulo 8
GRACEEl trance en el que se había encontrado se rompió tan rápido como cayó en él. Se apresuró a alcanzarme de nuevo, igualando mi paso lo mejor que pudo: "Nadie nunca había mencionado mis ojos".Me encogí de hombros: "Así que a nadie le parece raro que a veces sean púrpura y otra marrón miel"."Los tuyos se vuelven de color obsidiana a veces y luego se convierten en este gris azulado", señaló. Me hizo sentir un poco menos incómoda el hecho de que hubiera dedicado tanto tiempo a analizar sus ojos porque claramente él hacía lo mismo."Eso es porque mi loba tiende a tomar el control cuando está enojada. Todavía no he aprendido a controlarla del todo", admití, manteniendo la mirada baja. Todo me resultaba fácil porque lo hacía a diario, pero casi nunca sentía ira, así que cuando lo hacía, simplemente no sabía cómo manejarla."Pues a mí me pasa lo mismo, excepto que mi lobo y yo tenemos un acuerdo. Yo tengo el control, pero si él siente que no se le obedece como Alfa o si está enfada
Leer más
Capítulo 9
GRACEDespués de hacer un doble turno patrullando la frontera occidental de la manada, estaba oficialmente agotada. No había regresado a mi habitación en la casa de la manada hasta el amanecer y encontré a Monica aún profundamente dormida. Llevaba una camiseta blanca de tirantes y unos tiros de seda que no dejaban nada a la imaginación. Tumbada boca abajo, tenía una mano y una pierna colgando de la cama en una posición que no parecía demasiado cómoda. Poniendo los ojos en blanco, me quité la ropa interior y me puse una camiseta larga y holgada para poder dormir un poco. Por suerte, debido a lo agotadas que estábamos tanto yo como mi loba, el sueño llegó con facilidad, pero nunca fui una persona que durmiera de día. Con el calor y el sol brillante que sobresalía a través de las cortinas cerradas, solo conseguí dormir tres horas. Cuando me desperté, encontré a Monica completamente vestida, sentada en el borde de su cama, totalmente absorta en su teléfono.Me froté los ojos para quita
Leer más