La gran crisis

La gran crisisES

Un Grimorio  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
9Capítulos
481leídos
Leer
Añadido
Resumen
Índice

La gran crisis es un libro de relatos que contienen diversas historias narradas desde lo urbano y lo fantástico policial.

Leer más
La gran crisis Novelas Online Descarga gratuita de PDF

Último capítulo

También te gustarán

Libros interesantes del mismo período

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
9 chapters
La gran crisis Capítulo 1
La crisis bancaria se ocultaba en las oficinas del INTERBANK, era inevitable, y los cuentahabientes pronto se percatarían de que sus ahorros se habían esfumado por culpa de los hermanos Centeno Roque. Y, estos cuentahabientes harían enormes filas en las sucursales del banco para ir a solicitar si acaso les quedó algo de dinero. Mientras tanto a las siete de la noche, Roger Guevara conducía su auto con dirección a su casa. El tráfico estaba pesado, y Roger se desesperaba en los semáforos de Enel Central, tenía mucha hambre, y también ganas de una cerveza, las ganas eran desesperante, deseaba estar en un bar tomando cerveza tras cerveza, la idea le revoloteaba en la mente, se imaginaba la fría cerveza en la barra tomándola despacio, y deslizándose el líquido amargo de una Toña, prefería la Toña porque es más amarga, siempre ha tenido una obsesión por la
Leer más
La gran crisis Capítulo 2
 La mañana parecía que anunciaba un presagio maligno, y en efecto, Norma fue la primera en levantarse a las cuatro y cuarenta para alistar el desayuno de sus hijos. Prendió la radio y el presentador anunciaba la quiebra del INTERBANK. Al escuchar esas palabras –INTERBANK-, corrió a su habitación para despertar a Roger.La familia Guevara iba a presenciar uno de los episodios más desagradables de la historia nacional. Roger se desperezó y vio con malos ojos a su esposa por despertarlo diez minutos antes de las cinco. Sin embargo, Norman se tiró a la cama, y le dijo que se vistiera de inmediato y fuera a a escuchar la radio. Roger estiró los brazos, pensó que se trataba de la muerte de alguna figura pública, pero nunca de la quiebra del banco donde trabajaba como cobrador judicial. “Pero apurate”, le dijo Norma. Y, Roger con toda la pereza y lentitud del mundo salió
Leer más
El trueque
El parque de diversiones de la ciudad volvió en verano, y como siempre, estaba ubicado cerca del Puerto de Walsh, podíamos llegar en veinte minutos caminando desde nuestra casa en la Avenida Gilbert. Los rumores de mis vecinos eran sobre la nueva casa embrujada, con mejores atractivos y espantos que me harían temblar de miedo. A René le apetecía más el carrusel, pero ya estábamos algo grande para eso, en su defensa agregó que el ciclo infinito del aparato combinada con la música circense le ayudaba a pensar con claridad. No entendí nada de lo que decía, sin embargo, le pedí que me acompañara.            Primero elaboramos una coartada para que nuestra madre no tuviera sospechas de nuestras travesuras. Fue algo sencillo, la idea se le ocurrió René, le dijo a mamá que iríamos a la biblioteca. Ella estaba o
Leer más
Fantasy
Monk me recomendó un motel, dijo que era el mejor de la ciudad y que debía ir en cuanto antes. Así que una noche decidí ir con Laura. Mientras ella se daba una ducha, yo me encontraba en la cama pensando en que nunca antes había visitado un motel por todas las cosas que dicen acerca de los moteles. Cosas como que son desaseados y graban a las personas con cámaras ocultas. A pesar de eso, le dije a Laura que íbamos a pasar una noche espectacular. Vi el vestido que había colgado en el closet.  El vestido era de rayas blancas y negras, en una ocasión Laura lo usó y me pareció que le quedaba perfecto. Lo compró en una tienda de ropa usada. Laura salió del baño, y guiñó el ojo izquierdo, se quitó la toalla y empezó a secarse. Yo estaba con muchas ganas de coger, quería comerla en ese mismo instante, pero me contuve las ganas. Cuando terminó de v
Leer más
El forajido
Zenthan se presentó con dos oficiales más para averiguar qué había sucedido en la Calle Billy the Kid. Salió de la patrulla y se acercó al cuerpo ensangrentado que yacía en el pavimento. De inmediato reconoció que se trataba del guitarrista y cantante de blues Philip Blast por sus ropas coloridas y el bigote castaño que ahora estaba empapado de sangre. Una joven alta y rubia de ojos azules permanecía en la puerta del edificio. El detective conocía a Philip por sus tocadas en el famoso bar bohemio Salambó donde se reunían poetas y escritores como Solaris, autor de varias novelas también amigo del guitarrista.            La joven tenía los brazos cruzados y su rostro se veía inflamado. Zenthan levantó la mirada y observó que la ventana del quinto piso del edificio estaba hecha peda
Leer más
Pauline
Zenthan revisaba en su gabinete de metal los archivos de algunos casos resueltos en Ciudad Macabria. Mientras leía el desafortunado asesinato del periodista “Lenin Martí” el teléfono empezó a sonar. Llamó a su asistente para que atendiera, pero ella había salido a conseguir el café matutino. El teléfono sonó por tercera vez así que no tuvo más opción que contestar. Quien hablaba desde el otro lado era el magnate Benito Altare dueño de la empresa constructora “Fortune”. Hacía semanas que Benito lo había invitado a una cena privada en su yate para discutir sobre asuntos de la ciudad. Sin embargo, esta vez se trataba de algo diferente a una charla amena. El magnate le solicitó a Zenthan venir a su casa lo más pronto posible. Era algo que el detective vivía a diario, pero que su amigo Benito Altare lo llamara de emergencia era demasiado ex
Leer más
Un caso privado
Elías Munguía entró al edificio y la secretaria del detective Boris Jacob le dijo que en un momento lo atenderían. Afuera se escuchó la sirena de un camión de bombero. Elías se levantó del asiento para tomar agua, mientras permanecía de pie, vio que el detective abrió la puerta de su despacho para hablar con su secretaria. Elías llevaba gafas oscuras y una bufanda que cubría su rostro para evitar que lo identificaran. Temía por su vida. A los pocos minutos, un obrero constructor salió por la puerta del despacho, y la joven secretaria le dijo a Elías que podía entrar.                Elías abrió la puerta, vio al detective al lado de una ventana fumando un cigarro y dijo “buenos días”. Boris le estrechó la mano y le pidió tomar asiento. Elí
Leer más
La madre
El Departamento de Policía de Ciudad Macabria recibió una llamada de un joven para alertar sobre la escena de un crimen en la Avenida Gilbert. La asistente del detective Zenthan entró a su oficina para explicarle lo sucedido. El detective se levantó de su silla y se encaminó en su Ford Fairlane a la dirección indicada. Las casas de la Avenida Gilbert eran para ciudadanos pudientes con trabajos ejecutivos en el centro de la ciudad. Nunca antes se había escuchado de un doble asesinato en ese lugar seguro y alejado de los barrios aledaños donde proliferaba la delincuencia. Sin embargo, al llegar veinte minutos después, un joven caucásico con cuerpo de defensa de algún equipo de fútbol americano temblaba afuera de la casa junto a la puerta. Zenthan estacionó el auto, encendió un cigarro y se acercó al joven para preguntarle qué había ocurrido. Terminó de fumar el
Leer más
Ella
Siempre quise sus abrazos, reconocí a mi madre a temprana edad, lo supe al instante y, cuando la veía asomar la cabeza en la habitación donde yo jugaba solitario con mis juguetes preferidos, ella sonreía y salía del cuarto. Su sonrisa era superior a cualquier lujo y exceso de mi infancia. Reconocía su rostro a lo lejos, esa sonrisa perfecta la tenía memorizada, pero me era imposible recordar sus manos, sus caricias de madre no existían en mi registro sensorial. Al despertar sobresaltado, con miedos y angustias desconocidos, alguien permanecía a mi lado presto a atenderme, pero no era mi madre. Me dic cuenta de su rechazo a amantarme. Alguien me comentó que al nacer me entregaron en sus brazos y ella se limitó a mirarme, sonrió cansada, debería de estarlo, e hizo un gesto con su débil mano para retirarme de su vista. Desde entonces anduve de regazo en regazo. Me alimentaron con suplementos de la leche materna. De los mejores, no me quejo. Recuerdo tantas voces y tantas caras,
Leer más