La jefa

La jefaES

Mainvillage  En proceso
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
62Capítulos
4.3Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Lexie es una mujer extremadamente exitosa en cuanto a los negocios, sin embargo vive con miedo constante, desde que su mamá dejó a su papá ha evitado el contacto con el mismo, sin embargo, eso le convertía en un blanco perfecto para ser víctima de los gajes del oficio familiar. Finalmente, ese día ha llegado y tiene tres opciones convertirse en la jefa de la mafia, en la esposa del jefe o permitir que la maten.

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
62 chapters
En la boca del lobo
  Lexie estaba sentada en su  oficina tranquilita haciéndose las uñas cuando su asistente llamó a la puerta. Le miró de arriba a abajo y él a ella, los dos sonrieron como siempre.  —¿Qué se te ofrece, precioso? —Está aquí.—Dijo refiriéndose al hombre que estaba poniendo una notoria atención hacia su jefa. — De nuevo—Enfatizó. — y las chicas empiezan a asustarse.  —Ofrécele de beber y envíalos a una de las salas. Dile que tendrá que esperar —La mujer le guiñó el ojo y le lanzó un beso.  Aquellos dos habían sido amigos de toda la vida. Elvis era el hijo de su niñera, la única mujer que le había tratado bien y juntos se habían querido como hermanos y se cuidaron como tales.  —Se quieren mucho—dijo la mujer que le hacía las uñas.  —Somos como hermanos. 
Leer más
Armados hasta los dientes
Andrés llegó a su casa y su bebé preciosa le saltó encima.  —Hola, papá.  —Hola, princesa de mi vida—Dijo y él le llenó de besos. Se desarmó y le pasó la pistola a su asociado.  —Papá, no hay que andar con pistolas es peligroso, eso mata gente.  —Sí y también nos protege. —Replicó y le llenó de besos. —¿Por qué mejor me cuentas un cuento? Voy a ducharme y la nana te ducha a ti, nos vemos en quince.  —Me encanta, pero yo tengo que cenar, ehh. No seas irresponsable.  —Lo que ella cene, yo igual —Vio a la niñera. —Unas quesadillas y papas fritas.  —Quiero quesadillas de pescado y guacamole. —pidió la niña y su papá le vio confundido por la combinación, de todos modos él prefirió dejarla ir.  —Chapas, dame el teléfono. Voy a pasar una hora con Mindy y volvemos a salir, Asher está bajo guardia y el Rey.  —Así es señor. —¿Algo inusual? —preguntó Berrocal.&
Leer más
Reinita
    La jefa escuchó como hacían una pausa por lo que supo que estaban recargando y si hay un equipo combatiendo fuera de su casa le daba tiempo de causar una distracción. Lexie  corrió al closet y tomó un par de armas, antes de ponerse a armar la ametralladora automática, tocó un par de códigos en la pared y su casa comenzó a llenarse de humo. La mujer sonrió y se puso una máscara.  —Vinimos por usted, reinita —Gritó  un hombre antes de volver a darle tiros a la puerta.  La puerta se abrió, llevaban rato intentando abrirla con balazos y ella encendió el botón.  Berrocal estaba en la ventada por entrar cuando vio la ametralladora tirando  en dirección a la puerta. Lexie  le tiró una máscara a  Berrocal. Él se la puso e hizo una seña a sus empleados para que esperaran. 
Leer más
El sapo
Berrocal le pidió a Chapas que le diera todo lo que quisiera y que la pusiera al mando. Ella le guiñó un ojo y él sonrió antes de recordarle que tenían otros asuntos pendientes. —No voy a casarme contigo sin mi abuelo —Replicó. —No puedes vivir en una farsa para los demás sin tenerles cerca. Vamos a ocuparnos de esto y después puedes ocuparte de lo demás. Necesito una especie de prenupcial de la mafia.  —Excelente.  —Mi abuelo es un ex militar, así que necesitas estar preparado para que te quiebre.—Ella sonrió. — Yo me ocupo de eso.  —¿De quebrarme? —Sí, cariño —Respondió y Chapas les sirvió el café a ambos.  —Esto no va a funcionar—Comentó y los dos le vieron. —Ambos son leo —Berrocal le dio un golpe en la cabeza y ella sonrió.  —Ven, ponte serio y a trabajar.  Unas horas más tarde Berrocal salió al jardín de
Leer más
Madre solo hay una
  Berrocal sabía que eso era un rasgo muy marcado en los Staton, no confiaban en nadie ni en nada. Era como si esperara que la vida y que la gente les lastimara así que simplemente se negaban a darle una oportunidad a cualquiera que se les acercara. Berrocal nunca había estado conectado a una máquina de esas, ella se colocó sus cables y Berrocal le vio divertido, porque sabía que con entrenamiento eran altamente modificables, el encargado le enseñó la simbología y ella tomó asiento en frente.  —¿Has estado casada? —preguntó Berrocal.  —Sí.  —¿Lo amaste? —No.  —Estás diciendo una verdad a medias—Declaró Berrocal.  Lexie sonrió. Él tenía razón, ella había estado casada, había amado a su esposa, así que eso era una cosa que no era correcta y significaba que él era muy bueno leyendo a la gente. 
Leer más
Vince
La puerta de la habitación se abrió y Berrocal suspiró pesado.  —Estoy ocupado—Resumió y Chapas negó con la cabeza.  —Lo siento, están aquí los matones del Rey y encontré a su hermano.  —A Nando ponlo en un lugar seguro y no le des absolutamente nada de comer ni beber.  —Sí.  —Señorita quiere ver a la familia.  —Claro, siempre me apetece.  Ella se visitó rápidamente y él también, los dos salieron de la habitación y Berrocal le tomó de su mano y le aseguró nuevamente que estaba segura con él. Ella sonrió y los dos rieron.  —Sé que puedes defenderte, pero sé que somos más fuertes en equipo.  —Tengo un entendimiento contó Berrocal. No rompo promesas y no voy a echarme para atrás porque no soy una niñita, menos voy a olvidar que me debes una Master class.  Él le acercó más a su cuerpo.&
Leer más
Piedras
Lexie sonrió y se acomodó en su asiento, recogió el pelo largo de forma que su cuello estuviese liberado. Los dos se miraron. —¿Qué si soy una ladrona? —Bueno, eso te pone encima de mí en la línea de carteristas.  —Eres  un roba carteras. No te menosprecies  que yo solo soy una ladrona refinada…—Dijo y bebió champán. —Estafadora me gusta más, lo has escuchado en inglés “Con artist”, ser ladrón es desagradable para rodos menos los gringos que lo llaman tan bonito.  —Estás intentando distraerme, aburrirme porque me vale —Los dos rieron.  —¿El qué, el que sea una estafadora o el que sea una mujer? —Las dos, tú a lo tuyo…—Respondió y se acomodó en la silla. —Voy a decirte una cosa. Voy a firmar un papel en el que dicen que eres mi mujer, tu felicidad me impor
Leer más
La familia
 Lexie sonrió al ver las armas que llevaba debajo del asiento. La joven no pudo evitar reír. —¿Qué son estos? ¿Crees que podemos defendernos con armas ligeras?—Son solo por seguridad. —Te sientes seguro con tres carros de matones detrás de nosotros, armados hasta los dientes y tú con pistolas de muñeca. —Tengo armas atrás. —Atrás donde nos pueden disparar si nos acercamos —respondió irónica y molesta con la situación. —¡Sí, sí Lexington!—gritó y ella le vio amenazante. —Lo estás haciendo complicado. —Sí ¿Por qué? ¿Dónde está nuestra seguridad? Ehh —Dijiste que podías solita, ehh.&nbs
Leer más
Uno a uno
Berrocal y Lexie son estrategas impresionantes. Por lo cual decidieron llegar un día antes a la finca para poder hablar. Ambos tomaron una ducha y se cambiaron en ropa cómoda. Berrocal les pidió a sus hombres que descansaran porque no confiaba al 100% en los Staton, ella hizo lo mismo con los suyos. Berrocal sonrió y le siguió a la oficina. —¿Llevas aquí sin dormir desde anoche? —Hay mucho en que trabajar. —Lo sé. Ella sacó dos pizarrones de vidrio, uno con fotografías de los agentes de narcóticos y a los que sueñen infiltrar y otra con la fotografía de todos los hombres de su equipo que podían delatarles o colaborar con la policía abajo. Berrocal fue a la siguiente pizarra, eran fotos de todos los cabecillas en Mainvillage y en la tercera las cabecillas que tenían que conquistar en el exte
Leer más
Sociedades
Vince siguió moviendo los cubiertos y sus guardaespaldas apuntaron hacia berrocal. Lexie acomodó su arma bajo la mesa apuntando hacia los testículos de su abuelo. Lali se puso una tostada con más mermelada casera. Sonrió y acarició la espalda de su esposo. —El 90 % de mis mejores ideas, cambios y negocios salieron de la cabeza de mi mujer. Si ella me pidiese el negocio hoy o mañana le diría que no. —Esto funciona porque a mi esposa tiene a alguien que dé la cara por ella, no que la respalde. —Dame el apoyo y seis meses, de no ser así, se lo das a berrocal, dices que me estabas probando y a nuestra unión. Un año. —Si alguno de ustedes vuelve a apuntarme con un arma los mato. Cásense y después negociamos. Lali le dio una tostada a berrocal, el cual le dio las gracias y la m
Leer más