Damasco

DamascoES

Jull Dawson  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
21Capítulos
653leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

¿Qué sucede cuando amas y no lo sabes? Cuando quien creías era tu amigo del alma, resulta ser tu alma gemela, la razón de tu vida. Para algunas personas el amor es repentino, a primera vista, como una bola de demolición que te golpea tan duro que es imposible no darte cuenta. Te quita el aire, trastorna tu mente, enloquece los latidos de tu corazón. Y tu vida ya no es la misma a partir de ese momento. Para otros se va construyendo en el día a día, es ese sentimiento de sosiego, de plenitud, de protección, de seguridad y de confianza. El poder contar con el otro para andar juntos el camino. Y cuando menos lo imaginas, te descubres enamorado. Dicen también que no se reconoce lo que se tiene hasta que se pierde, cuánta razón a veces existe en esas palabras. ¿Y si lo encuentras y lo vuelves a perder? ¿Cómo hacer que tu vida tenga sentido, si la razón de tu vida ya no está? ¿Cómo sobrevives cuando tu corazón deja de tener razones para latir?

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
21 chapters
Capítulo 1
—¡Oh por Dios! Primer día y tarde… ¡¡taaaardeee!!… ¿justo hoy? —repetía Emma mientras corría de su dormitorio a la cocina, en busca de la cafeína para terminar de despertar.Media taza y una tostada más tarde, llegaba a la estación José Hernández de la línea D del subte, solo para ver cómo se alejaba. Suspiró resignada, deseando que el profesor también llegara tarde.Por lo visto los astros estaban alineados esa mañana. El siguiente tren llegó muy rápido y recuperó así varios de los minutos perdidos. Tenía pensado caminar las ocho cuadras que separaban la estación de subtes hasta la sede de la Facultad, pero dadas las circunstancias un taxi fue lo más acertado. Cuando abrió la puerta del aula asignada para el curso de Física Aplicada 1, solo los alum
Leer más
Capítulo 2
Darío encontró en la amistad de Emma, la sensación de hogar que le faltaba. Era su amiga, su confidente, su hermana casi por adopción. Con ella se sentía contenido. Nunca le había pasado con anterioridad, tenía a sus hermanos y primos, amigos del colegio, de la facultad, sin embargo, con Emma todo era especial. Porque ella lo era. En poco tiempo la conoció muy bien, y lo atribuía a su forma abierta y honesta de ser.Era un ser absolutamente transparente, sin malicia, que siempre buscaba la bondad en todos los actos de la vida. Siempre una sonrisa, una palabra de aliento, la ayuda sincera sin pedir nada a cambio. Ella era sinónimo de luz.Y Emma por su lado, descubrió en él un hombre fuerte y un hombro atento. Eran tan parecidos en tantas cosas, tan distintas en otras. Él era tan práctico y ordenado, tan lógico. Y ella tan soñadora.El viaje en subte de
Leer más
Capítulo 3
—¡Y después dicen que la vida no es una fiesta! —hablaba para él solo, mientras observaba a Emma conversar con el resto del grupo en el buffet.Tomaba pequeños sorbos de café, de a ratos mareaba la cucharilla en un movimiento mecánico, seguro todavía estaría muy caliente, y volteaba su cabeza a un lado y al otro participando de al menos dos conversaciones distintas.¿Cómo diablos las mujeres pueden hacer eso? Se preguntaba en silencio.Bueno... para ser honestos ella podía hacer eso y mucho más... eran tan capaz... tan brillante...¡No vayas por allí! ¡No vayas por allí! Capaz que si lo repito lo suficiente hasta me lo creo. Suspiró levemente mientras corría la mano izquierda por su pelo revuelto y removía el contenido de la taza con la otra haciéndolo ondear.Sus compa&ntild
Leer más
Capítulo 4
El abrazo duró lo que un instante o una vida. Ninguno de los dos lo supo. Cada uno sumergido en sus propios sentimientos, en sus propios pensamientos.Él tan seguro… ella tan confundida.Darío estaba petrificado o casi. Emma siempre reía. Su vida no tenía altibajos, estudiaba, trabajaba con su madre en la florería, creaba, leía, salía con sus amigos. Era una persona muy puntual y muy responsable, muy organizada, cada cosa tenía su momento y su lugar. Ni la muerte de su padre ponía a Emma triste. Con el transcurso del tiempo había llegado la aceptación y su amor intacto por él hizo el resto. La vida con su padre fue tan hermosa, tan colmada de amor, que el sentimiento que afloraba en su recuerdo era la nostalgia. Pero nunca la tristeza. Emma nunca lloraba. Nunca. Hasta hoy.¿Qué mierda está pasando? Darío no sabía qué
Leer más
Capítulo 5
Darío llegó ese viernes a la estación de subtes sin saber cómo iba a afrontar las semanas que tenía por delante. Ahora que tenía claros sus sentimientos, estaba consciente de cada gesto, de cada mirada, de cada palabra, y estas semanas por venir no tenían buen prospecto. ¿Y si Emma se daba cuenta? No podía permitir que sus inquietudes la perturbaran. Ella se sentiría mal por no corresponderle, la entristecería, la abrumaría, aún más que con el viaje. Y ser la causa de su pena no era admisible, de hecho, si por él fuera, erradicaría esos malos sentimientos de la faz de la Tierra solo para que nunca los sintiera. Si pudiera transportarse en el tiempo sería genial, como para no estar en este proceso tormentoso de no saber qué hacer ni qué decir delante de ella.El único problema sería a dónde ir, ¿al pasado para escoger
Leer más
Capítulo 6
Abrazados en medio del salón, con sus frentes juntas, sus ojos se encontraron, sus respiraciones se calmaron poco a poco. El tiempo parecía haberse detenido.Silencio.—¿Desde cuándo lo sabes? —preguntó Darío.—Desde que me dijiste que te ibas a New York —respondió mientras sus mejillas se teñían de rosa fuerte.—Fue lo más difícil que tuve que hacer en mi vida —ancló sus ojos cafés en la mirada enamorada de ella—. Estaba tan confundido, no creí posible que sintieras lo mismo que yo, y necesitaba pensar y no podía.—Para mí fue igual.—Ven, sentémonos un momento —y acompañó a Emma hasta el sillón, sentándose muy juntos y enfrentados, con las manos entrelazadas. Besó sus manos y mirándola a los ojos le dijo:—Amo
Leer más
Capítulo 7
Emma comenzó la semana como todas y como ninguna otra, era el lunes de la última semana del semestre, y era el lunes de la primera semana del resto de su vida. O al menos así se sentía.Se despertó y se preparó en la mitad del tiempo de cada día. Había hablado por teléfono con Darío hasta dormirse, la complicidad y la amistad que los unía, a la luz de los sentimientos expresados, solo había crecido, se había profundizado. ¿Era eso posible? Al parecer al encontrarte con tu “alma gemela” era lo que ocurría.Caminó las cinco cuadras que la separan de la estación de subtes con el corazón latiendo más fuerte con cada paso que daba. Si verlo cada mañana le mareaba sus sentidos, ahora definitivamente estaba en problemas. Si no fuera porque debía mantener la compostura en la calle, no habría manera posible de borr
Leer más
Capítulo 8
Llegaron a Palermo y estacionaron casi en la puerta de la confitería que se inauguraba esa tarde: los padres de Ezequiel estaban sumando un local más a su cadena. Ya tenían a “Whisper’s Coffe Corner” y “Secret’s Coffee Corner”, hoy era el turno de “Confidence’s Coffee Corner”. La reunión fue amena, llena de familia, amigos y conocidos, cargados de buenos deseos y plantas como era de costumbre. Por supuesto Darío y Emma, llevaban un ramo especial de Las Gardenias, para acompañar el momento. Después de un par de horas de hablar con todos, dieron por terminada la visita. Se despidieron de sus anfitriones y decidieron dar un paseo, la noche no era muy fría, y era perfecta para la caminata. Caminaban tomados de la mano en silencio mientras las nubes comenzaron a agruparse y a ocultar la luna y las estrellas, caían tímidas gotas cristalinas. Apuraron el paso, y el clima decidió sumarse al juego: más rápido caminaban, más gotas caían. Cuando llegaron corrien
Leer más
Capítulo 9
Despertar con Emma en sus brazos era definitivamente lo mejor en el mundo. El alba comenzaba a despuntar… la ciudad comenzaba a despertar. Desde hacía un rato veía a Emma soñar en sus brazos, en su sereno dormir. Ella estaba de costado casi boca abajo con una mano bajo la almohada coronada por su hermoso cabello.La otra mano a la altura de la cintura entrelazada con la suya. Con la cabeza apoyada en una mano respiraba su aroma en la curva de su cuello pegado a su espalda. Las piernas cruzadas y enredadas buscando acomodo. Su respiración calma y los labios entreabiertos. La sábana resbalaba por su costado dejando al descubierto la pálida piel de su espalda.Besó suavemente tras su oreja, fue bajando apenas rozando con los labios por su cuello. Besó su hombro y bajó su cuerpo un poco más, solo para poder besar su espalda cómodamente. Emma movió las piernas y suspiró quedame
Leer más
Capítulo 10
Su vuelo chárter de Damasco a Teherán había sido, corto y provechoso. Su secretario lo acompañó esta vez, pudiendo dar por terminado algunos de los pendientes y dejando instrucciones muy precisas sobre otros. Como cada vez que utilizaba el servicio, el vuelo AEK 978 de Emirates Airlines despegaba puntual del Aeropuerto Imam Khomeini.Sentado del lado de la ventanilla del avión, Hakim miraba con ojos entrecerrados el cielo celeste.Su mente vagaba en el mundo de los negocios, acomodando detalles, reubicando citas, proyectando. Ese último pensamiento hizo elevar la comisura de sus labios, en una mueca que intentaba, con poco resultado, asemejarse a una sonrisa.Proyectos. La palabra sonaba a burla.Una vez alcanzada la altura crucero y luego de desabrocharse el cinturón de seguridad, se hizo de su whiskey con la primera pasada del carrito de las bebidas.Y con ello las somb
Leer más