La era de Zenthan

La era de ZenthanES

orell_o  Completo
goodnovel16goodnovel
0.0
Reseñas insuficientes
16Capítulos
944leídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

La era de Zenthan son una recopilación de relatos urbanos y de realismo mágico. También de ciencia ficción y relato policial.

Leer más
Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
16 chapters
La nueva era de Ulbarín
Vieski se preguntó detrás de los barrotes láser si escaparía del juicio que le aguardaba en su planeta delante de la reina Kabria II. Observó la angustia de Longon, compañero habitante de Ulbarín que se unió a la rebelión. Llevaban veinte minutos en las celdas, el capitán debía arribar a Ulbarín para comenzar el juicio de los rebeldes. Vieski pensó en todos sus camaradas muertos, muchos eran amigos de la infancia que se arriesgaron con la esperanza de derrocar a la reina de Ulbarín. La reina surgió luego que su padre muriera, y como única heredera al trono, ascendió y los consejeros le advirtieron de la región este de Ulbarín, donde hacía décadas se escuchaba el rumor de un sujeto capaz de abrir portales hacia otros lugares del espacio. De ahí provenía Vieski y sus amigos. Creció como todo mundo en Ulbarín, en
Leer más
Detención
Después de un largo sueño desperté en una cama de cemento, mi cuerpo estaba abatido de tantos golpes, no recordaba qué había sucedido, sin embargo, estaba desnudo y moría de frío en una celda putrefacta. Vi las manchas moradas en mi abdomen supuse que eran de la paliza que me habían dado, apenas podía mover el cuello, y mi espalda estaba tan adolorida que cada vez que respiraba mis pulmones se contraían. Pensé que estaba en alguna celda de máxima seguridad, pero no comprendía las razones de mi detención. Pasaron las horas, podía escuchar que los guardias del otro lado de la celda pronunciaban nombres desconocidos: «Bismarck, Claudio y Luis». Después de anunciarles que salieran de las celdas cerraban de nuevo la puerta. Luego, escuché mi nombre, pero se trataba de un tocayo, tenía esperanzas de salir lo más pronto posible. La peste del excus
Leer más
El atraco
Los camiones madereros transitaban la carretera empapada de lodo amarillo, caía una leve brisa, mientras tanto, Guillermo Solares almorzaba una güirila con cuajada y un café caliente. Vino desde la capital a enterrar a su primo Filiberto Solares. Y, estaba acompañado de su otro primo de la ciudad, Juan Malvina. Estaban a unos pocos kilómetros de la hacienda de su primo, y desde la choza donde venden comida para los viajeros se observaban las montañas cubiertas de neblina. Juan también comía güirilas y le dijo a Guillermo que es la mejor que ha probado en toda la vida, y no se comparan a las de Managua. Guillermo pensaba en la muerte de su primo. En primer lugar, Filiberto al igual que todos los de Río Blanco caminan con un arma en los pantalones en caso de bandidos. Sin embargo, un hombre no puede contra seis bien armados a corta distancia.            La p
Leer más
El manuscrito de Argonad
Durante el ataque siniestro de los mumbads a la Biblioteca de Hashedan, salvé algunos papiros de relevancia, y escapé al archipiélago nordeste donde me recibió mi gran amigo y maestro Retienper. Cuando acomodé mis pertenencias, me detuve a leer los textos rescatados. Me llamó la atención uno de ellos, se trataba del misterioso manuscrito perteneciente a Argonad habitante de la mítica ciudad de Khalad, esto según el papiro de Historia de los pueblos mercenarios donde explica el poder que tenían estos reinos. Traduje el texto de Argonad en un año, debido a la complejidad de su idioma, aunque logré mostrar el mensaje se perdió cierto énfasis poético:            El reino de Khalad, tierra de dunas y noches frías. Hace tiempo  escalaba el alto risco de unas ruinas mineras tratando de regresar a casa, el sol me
Leer más
Un caso privado
El detective Zenthan revisaba en su gabinete de metal los archivos de algunos casos que había resuelto en Ciudad Macabria. Mientras leía el desafortunado asesinato del periodista “Lenin Martí” el teléfono empezó a sonar. Llamó a su asistente para que atendiera, pero ella había salido a conseguir el café matutino del detective. El teléfono sonó por tercera vez así que no tuvo más opción que contestar. Quien hablaba desde el otro lado era el magnate Benito Altare dueño de la empresa constructora “Fortune”. Hacía semanas que Benito había invitado al detective a una cena privada en su yate para discutir sobre asuntos de la ciudad. Sin embargo, esta vez se trataba de algo diferente más que una charla amena. El magnate le solicitó a Zenthan que viniera a su casa lo más pronto posible. Era algo que el detective vivía a diario, p
Leer más
Sangre de hermanos
Hay disparos por todos los ángulos en la avenida universitaria. Algunos de mis compañeros se ocultan entre los árboles, y otros en las esquinas de las paredes. Caen piedras en los cascos y en los escudos. Se defienden con piedras. A este paso van a rendirse. Tienen que rendirse, nosotros tenemos las armas. Responden con piedras. Barricadas y trincheras, hay barricadas y trincheras. No podemos pasar. Una piedra en los pies de Gabriel. Otra. Aquel muchacho está en la esquina, Arnulfo lo tienen en la mira. Le dio al muchacho. Esto es una masacre. Tienen que rendirse, con piedras no van a hacer nada. Vamos, vamos, vamos. Fuego por todas partes, tiran bombas molotov. Charneles. Esto se va a poner difícil. Bombas lacrimógenas. Las devuelven a mano pelada. No puedo más, estos muchachos no se rinden. No tienen armas, solo piedras y bombas caseras. Arnulfo salió corriendo. Sigo aquí, inmóvil, veo todo el panorama escondido
Leer más
La reunión del infortunio
Amelia invocó a los espíritus a la mesa con el dialecto del manual de Las ánimas. Libro que adquirió con un pacto diabólico. Sus ojos su pusieron en blanco mientras alzaba las manos y sacudía su cuerpo en convulsiones. Las voces del infierno empezaron a escucharse del portal que se abrió en medio de la mesa de ritos. Chevonke, Darius, Johan, y Gabriel fueron los espíritus que se presentaron. El olor a azufre se disipó y el portal se cerró. Los espíritus vestían las ropas con las que fueron sepultados. Amelia no les explicó las razones por las que estaban ahí. Y dio inicio a la reunión. Se dirigió a Chevonke preguntándole sobres su vida.«Fue Gijov, él nos vendió a todos, nos dimos cuenta cuando se apareció junto con el ejército. Nos acorralaron cuando nos preparábamos para atacar. Después de sacarnos del cuartel
Leer más
Cartas en llamas
  (De Anselmo Peñalba a Luci Tanás)Estimado señor TanásSupe del trabajo que ofrece en los diarios. De verdad me urge conseguir ingresos, usted sabe, para pagar la luz, el agua y comprar víveres. Es cierto que no tengo hijos ni esposa, pero uno tiene sus necesidades, y en este momento cualquier trabajo me vendría bien. Sería un gran honor trabajar con usted. Me ha tocado duro vivir, desde pequeño, a los siete años ya lustraba zapatos, y vendía caramelos en la calle. También agua helada en bolsa, y limpia brisas. Por eso le escribo, espero que tenga misericordia, y se apiade de este pobre hombre que tiene hambre. Quisiera sí que me explicara en qué consiste el trabajo. Según dice en el diario usted ofrece una buena suma de dinero, y un horario flexible. Yo estoy dispuesto a todo, durante muchos años hice di
Leer más
Carta a Carolina
Desde que empecé a tomar el cóctel de pastillas para estabilizar mi salud mental olvidé esos pensamientos que torturaban mi mente. Pensamientos que tú sabes que me llevaban al delirio, y al desvarío. Tantas ideas locas que se me han ocurrido en mis estados maniáticos y ahora todo está resuelto, gracias al tratamiento y a la terapia del doctor y los enfermeros. Este lugar ha sido una bendición para mi salud mental. Carolina, confío en ti, eres mi amiga, y pues ha habido un poco de romance entre nosotros, no te estoy pidiendo que nos casemos, pero sí que comprendas mi situación. Ahora vivo en tranquilidad, veo el amanecer y me lleno de gozo al pensar en tu nombre. Pronto me darán de alta, eso es lo que me ha dicho Mauricio. Quiero volver a regocijarme en tus brazos, y decirte lo maravillosa que eres. Visitar el centro psiquiátrico para rehabilitarme fue la mejor decisión de mi vida. El ps
Leer más
El discurrir de la selva
Zenthan conduce el Ford de su padre con dirección al Lago Tecapo, lo acompaña Jenny, su novia, una joven de ojos color almendra que conoció en la carrera de periodismo. Le sonríe cada vez que la mira mientras coloca su mano derecha en la pierna bronceada que se asoma por la falda. Un verde campo brilla alrededor de la carretera, a lo lejos se ven granjas pintadas en rojo con techo de madera. La joven observa las vacas que comen pasto y las señala con su dedo índice. Zenthan piensa llevar a su novia a la casa de campo que rentó para pasar con ella el fin de semana. Todavía no le ha dicho sobre su plan, espera sorprenderla.            Ha sido paciente, sus primeros besos fueron tímidos porque la joven nunca había besado. Para empezar a salir, Zenthan habló con los padres de Jenny y de esa manera le dieron permiso para ser novio de su hija
Leer más