Encuéntrame

EncuéntrameES

Majo  Completo
goodnovel16goodnovel
9.8
Reseñas insuficientes
71Capítulos
20.2Kleídos
Leer
Añadido
Denunciar
Resumen
Índice

Anaelise estudia el primer año de Medicina en la universidad de Durango Colorado, ciudad donde reside con su padre. Ella trata de llevar una vida, pero sabe que es un compendio de fragmentos que ha tratado de volver a unir por años. Su terapia una vez a la semana, es el lugar de refugio donde respirar no le cuesta tanto. Todo en su vida debe ser cuidadosamente planeado Sin embargo, el cambio repentino de su Psiquiatra jubilado y el profesor más verdugo de la academia, que a resumidas cuentas resultan ser la misma persona, desequilibran su supuesta normalidad haciendo que ella saque a flote los rincones más oscuros que ha querido esconder desde hace mucho tiempo. Xavier está convencido que nadie interrumpirá su rigurosa vida, de hecho, él es lo suficientemente cuidadoso como para que nadie esté a su lado por lo menos 24 horas seguidas. Es un hombre cerrado, dominante y muy controlador, entre eso, manipulador. Pero cuando Anaelise entra en su campo de visión, no solo sacará lo peor de él, ella romperá sus barreras y desatará el caos que él mantiene oculto. Ellos son sombras, y estas, se unirán formando un caos interminable...

Leer más

También te gustarán

Comentarios Deje su reseña en la aplicación
No hay comentarios
71 chapters
Prólogo
—Entonces… ¡Felicidades, Anaelise!Ella alzó su mirada lentamente y observó sin ninguna expresión a Oliver Walsh. Su Psiquiatra desde que tenía 5 años. Había pasado mucho tiempo ya desde el primer día en que llegó a este sitio, Anaelise actualmente tenía 19 años, pero su alma parecía como de 80.Ella sintió algo amargo en la boca al escuchar esas palabras, sabía lo que él intentaba hacer cada vez que ella venía a este lugar. Oliver no era su persona favorita, de hecho, no tenía una. Pero Walsh de cierto modo era el respiro que necesitaba una vez por semana.—¿Por qué me felicita? —preguntó muy bajo.Oliver pasó un trago. Eran muchos años estudiando a esa chica que estaba frente a él. De hecho, ahora mismo la consideraba parte de su vida. Anaelise tenía la mi
Leer más
Capítulo 1
El día era gris, lluvioso y aburrido… aunque la época determinaba que no habría mucha lluvia, hoy era un día de esos en que el tiempo tomó desprevenidos a todos los habitantes de Durango, Colorado.De hecho, hasta a la misma controladora Anaelise que estaba refutando empapada, mientras trataba de abrir la puerta de su casa.Ana vivía en una especie de residencia de clase media, en ella solo se encontraban 20 casas alrededor de la suya y sus vecinos siempre trataban de llevar una buena convivencia para la comunidad. Sin embargo, esta casa, donde residía con su padre, nunca sumó para hacer parte de esa armonía. Pagaba su condominio por transferencia y nunca participaba en ninguna actividad que solía realizarse los fines de semana.Ahora mismo, frustrada por no poder abrir, Anaelise sabía que la señora lambiscona e intrépida estaba en el porche frente a su cas
Leer más
Capítulo 2
Era seguro que, en el final de su subconsciente, el sentido de la audición le gritaba que debía escuchar algo insistente. Así que batalló por removerse sin ni siquiera saber qué día era hoy y en qué lugar se encontraba.Esta sensación se la adjudicaba a los efectos que dejaban los medicamentos, esta era la parte que no le gustaba mucho de quedar completamente dopada. Sin embargo, Anaelise prefería esta sensación cada mañana que tener pesadillas. «Porque sus pesadillas no eran nada normales». Ella podía levantarse empapada como si hubiese entrado en una ducha, y no conforme con eso su día era un completo desastre. «Así que no, ella nunca las dejaría», pensó abriendo los ojos lentamente.Cuando sus sentidos se pusieron más alertas, entendió que era su móvil sonando, y cuando lo tomó,
Leer más
Capítulo 3
Un silencio procedió mientras su corazón cabalgaba salvajemente. Entonces Anaelise recordó sus terapias, las palabras de Oliver y todas aquellas cosas que consideró por mucho tiempo una estupidez.“La mejor manera de enfrentar un miedo es mirándolo a los ojos Ana…”Después de pasar un trago y tomar todo el aire posible, contuvo sus labios y se puso los más erguida posible. Así que centró su mirada color miel en aquellos ojos negros y les hizo frente.—Mi nombre es Anaelise Becher, tengo 19 años…—¿Por qué escogió la medicina? —le interrumpió Howard Miller con una sonrisa en su boca.Ella tenía una larga lista para responder a esa pregunta, sobre todo y principalmente, aunque sonara egoísta, porque trataba de ayudarse a ella misma.—Porque… —titubeó al pr
Leer más
Capítulo 4
Xavier bajó de su auto y estacionó frente a su casa. Alzó el rostro en saludo al guardia de vigilancia que paseaba su residencia, y luego entró cerrando de un portazo para deleitarse en el silencio que comenzó a llenarlo y satisfacerlo a la vez.Su comida estaba hecha, la mujer que trabajaba para él, Clara, salía los viernes al medio día tomándose el fin de semana de descanso y volvía el lunes antes de las seis de la mañana para ayudarle en todo lo que debía hacerse en su casa. Él no necesitaba esta casa tan grande, pero para Cox era imposible deshacerse de ella con tantos recuerdos que había compartido allí. “Recuerdos” que lo hacían feliz, pero que a la vez arruinaban su existencia. No estaba seguro del desequilibrio que le causaba estar en esa disyuntiva, pero prefería el dolor a no haber conocido esa felicidad que alguna vez experimen
Leer más
Capítulo 5
“Muchas veces nos sentimos aburridos, cansados incluso desesperados viendo que los días son iguales y que de alguna forma nada cambia. Sin embargo, solo se debe mirar alrededor, pausar por un momento, y darnos cuenta de que estamos caminando en el mismo círculo desde hace mucho tiempo…”  Eran las siete de la noche cuando Ana entró a su casa. Colocó las compras en su sitio y no demoró un instante en correr a su cuarto. Se quitó la ropa de mala gana y fue hacia la ducha donde dejó correr el agua fría por su cuerpo. El ambiente estaba frío, la calle desde donde ella venía había una temperatura de 10 grados. Pero Anaelise solo quería deshacerse de la sensación que estaba ahogándola.“Mi carta de jubilación llegó Anaelise… yo lo siento mucho, alguien más estará en mi puesto&helli
Leer más
Capítulo 6
Podía escuchar el palpitar de su corazón en los oídos, incluso imaginaba los escenarios posibles que podían presentarse.Las voces dentro de la cabeza la estaban llevando al límite, muchas negaciones y pocas palabras de aliento, se mezclaban para ponerla al borde del colapso. Así que ella alzó la mirada al reloj y vio que eran las 8:00 pm, en punto.Pronunció su ceño incómoda y un poco enojada, giró sus pies, cuando estaba a punto de dar un paso, el timbre de su casa sonó varias veces.Entonces sintió un golpe tremendo en su estómago de los nervios.Ella pasó el trago sin mirar a Carla que estaba concentrada en todo lo que ella hacía.Caminó rápido hacia la puerta y el olor a perfume, algo exagerado, le llenó las fosas nasales. Andrew le sonreía. Él estaba vestido un poco más arreglado qu
Leer más
Capítulo 7
Todos callaron al escuchar a Frank decir su penitencia, pero el cuerpo de Cox se colocó en tensión como si la situación no pudiera ser peor. Maldijo varias veces por estar en este lugar y haberse dejado llevar por sus impulsos. Así que hizo que no estaba escuchando y trató de mirar hacia otra parte.Ana se estremeció al escuchar las palabras de Frank, sin embargo, al rodar los ojos en dirección de Xavier, solo pudo ver como Olivia estaba en plena diversión por lo que estaba aconteciendo.Se sentía de cierta forma un poco humillada y burlada, y esa sensación solo aumentó ese sentimiento desconocido que estaba surgiendo muy dentro de ella. «No iba a dejarse intimidar».—Bien —respondió Ana a la vez que todos se giraron de golpe hacia su lugar. Aunque los nervios se la estaban comiendo viva, unas fuerzas nuevas comenzaron a emerger.Tomando to
Leer más
Capítulo 8
«¿A dónde se había ido?», se preguntó Xavier cuando observó hacia el jardín y Anaelise no estaba. Después de aquel baile había necesitado respirar de la presencia de ella. Decidió alejarse lo más posible, pero siguió observando cada acción suya desde lo lejos.Pensó mucho, de hecho, trató de explicarse a sí mismo qué era lo que lo estaba atrayéndolo como un imán hacia esa chica, y le enfermaba solo pensar que algo en su mirada, esa mirada carente de mucho, era lo que le gritaba desde lo más profundo de su alma, que necesitaba algo, y Xavier sabía perfectamente a que conllevaba fijarse en esa expresión vacía.Las personas carentes de cosas siempre buscaban a otras personas vacías, era un círculo vicioso; así que esto era lo único lógico que &eacu
Leer más
Capítulo 9
El tiempo… era tan rápido y lento a la vez. Tan fuerte y frágil…Anaelise estaba frente a un enigma. Jamás en toda su existencia sintió esa presión en el pecho, la boca seca y la necesidad de besar a alguien por motivación propia. Había algo dentro de ella que quería salir con fuerza, era como si de alguna forma, otra Ana luchara por quitarse su propia piel, como si estuviese encapsulada y un magnetismo que no reconocía y le exigiera salir de su caparazón con urgencia.No podía con los latidos de su corazón, eran tan fuertes que sentía el palpitar por todo su cuerpo, como si todo cobrara vida propia. Así que en cuanto despegó su mirada de la boca de Cox y la posó en sus ojos, se encontró totalmente perdida.Pasó el trago de una forma muy difícil mientras intentaba traer algo a su mente, pero nada aparec&iacut
Leer más